bandera 4

 

Diseñando para todos

Lunes, marzo de 14 2011 20: 28

Diseño para grupos específicos

Al diseñar un producto o un proceso industrial, uno se enfoca en el trabajador “promedio” y “saludable”. La información sobre las habilidades humanas en términos de fuerza muscular, flexibilidad corporal, longitud de alcance y muchas otras características se deriva en su mayor parte de estudios empíricos llevados a cabo por agencias de reclutamiento militar y refleja valores medidos válidos para el joven típico de veinte años. . Pero las poblaciones trabajadoras, sin duda, consisten en personas de ambos sexos y de una amplia gama de edades, por no hablar de una variedad de tipos y habilidades físicas, niveles de condición física y salud, y capacidades funcionales. En el documento adjunto se proporciona una clasificación de las variedades de limitación funcional entre las personas, tal como lo describe la Organización Mundial de la Salud. artículo "Caso de Estudio: La Clasificación Internacional de Limitación Funcional en Personas". En la actualidad, el diseño industrial en su mayor parte no tiene suficientemente en cuenta las habilidades generales (o incapacidades, para el caso) de los trabajadores en general, y debería tomar como punto de partida un promedio humano más amplio como base para el diseño. Claramente, una carga física adecuada para un joven de 20 años puede exceder la capacidad de manejo de un joven de 15 o de 60 años. Es responsabilidad del diseñador considerar tales diferencias no solo desde el punto de vista de la eficiencia, sino también con miras a la prevención de lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo.

El progreso de la tecnología ha hecho que, de todos los lugares de trabajo en Europa y América del Norte, el 60% implique la posición sentada. La carga física en situaciones de trabajo es ahora en promedio mucho menor que antes, pero muchos lugares de trabajo, sin embargo, requieren cargas físicas que no pueden reducirse lo suficiente para adaptarse a las capacidades físicas humanas; en algunos países en desarrollo, los recursos de la tecnología actual simplemente no están disponibles para aliviar la carga física humana en una medida apreciable. Y en países tecnológicamente avanzados, sigue siendo un problema común que un diseñador adapte su enfoque a las restricciones impuestas por las especificaciones del producto o los procesos de producción, ya sea menospreciando o dejando de lado los factores humanos relacionados con la discapacidad y la prevención de daños debido a la carga de trabajo. . Con respecto a estos objetivos, los diseñadores deben ser educados para prestar atención a todos estos factores humanos, expresando los resultados de su estudio en un documento de requisitos del producto (PRD). El PRD contiene el sistema de exigencias que el diseñador debe cumplir para alcanzar tanto el nivel de calidad esperado del producto como la satisfacción de las necesidades de capacidad humana en el proceso productivo. Si bien no es realista exigir un producto que coincida con un PRD en todos los aspectos, dada la necesidad de compromisos inevitables, el método de diseño adecuado para el enfoque más cercano a este objetivo es el método de diseño ergonómico del sistema (SED), que se discutirá después de una consideración. de dos enfoques de diseño alternativos.

Diseño creativo

Este enfoque de diseño es característico de los artistas y otras personas involucradas en la producción de obras de un alto nivel de originalidad. La esencia de este proceso de diseño es que un concepto se elabora de manera intuitiva y a través de la "inspiración", lo que permite abordar los problemas a medida que surgen, sin una deliberación consciente previa. A veces, el resultado no se parecerá al concepto inicial, pero sin embargo representa lo que el creador considera su producto auténtico. No pocas veces, también, el diseño es un fracaso. La Figura 1 ilustra la ruta del diseño creativo.

Figura 1. Diseño creativo

ERG240F1

Diseño de sistemas

El diseño de sistemas surgió de la necesidad de predeterminar los pasos del diseño en un orden lógico. A medida que el diseño se vuelve complejo, debe subdividirse en subtareas. Los diseñadores o equipos de subtareas se vuelven así interdependientes, y el diseño se convierte en el trabajo de un equipo de diseño en lugar de un diseñador individual. La experiencia complementaria se distribuye a través del equipo, y el diseño asume un carácter interdisciplinario.

El diseño del sistema está orientado a la realización óptima de funciones de productos complejas y bien definidas a través de la selección de la tecnología más adecuada; es costoso, pero los riesgos de fracaso se reducen considerablemente en comparación con enfoques menos organizados. La eficacia del diseño se mide frente a las metas formuladas en el PRD.

La forma en que las especificaciones formuladas en el PRD son de primera importancia. La Figura 2 ilustra la relación entre el PRD y otras partes del proceso de diseño del sistema.

Figura 2. Diseño del sistema

ERG240F2

Como muestra este esquema, se descuida la entrada del usuario. Solo al final del proceso de diseño el usuario puede criticar el diseño. Esto no es útil ni para el productor ni para el usuario, ya que hay que esperar al siguiente ciclo de diseño (si lo hay) antes de que se puedan corregir los errores y realizar modificaciones. Además, los comentarios de los usuarios rara vez se sistematizan y se importan a un nuevo PRD como una influencia en el diseño.

 

 

 

 

 

 

 

 

Diseño ergonómico del sistema (SED)

SED es una versión del diseño del sistema adaptada para garantizar que el factor humano se tenga en cuenta en el proceso de diseño. La Figura 3 ilustra el flujo de entrada del usuario en el PRD.

Figura 3. Diseño ergonómico del sistema

ERG240F3En el diseño ergonómico del sistema, el ser humano se considera parte del sistema: los cambios en las especificaciones del diseño se realizan, de hecho, teniendo en cuenta las capacidades del trabajador con respecto a los aspectos cognitivos, físicos y mentales, y el método se presta como un enfoque de diseño eficiente. para cualquier sistema técnico donde se empleen operadores humanos.

Por ejemplo, para examinar las implicaciones de las capacidades físicas del trabajador, la asignación de tareas en el diseño del proceso exigirá una selección cuidadosa de las tareas a realizar por el operador humano o por la máquina, y se estudiará cada tarea en cuanto a su aptitud para realizarlas. máquina o tratamiento humano. Claramente, el trabajador humano será más eficaz en la interpretación de información incompleta; las máquinas, sin embargo, calculan mucho más rápidamente con datos preparados; una máquina es la elección para levantar cargas pesadas; Etcétera. Además, dado que la interfaz usuario-máquina se puede probar en la fase de prototipo, se pueden eliminar los errores de diseño que, de otro modo, se manifestarían inoportunamente en la fase de funcionamiento técnico.

Métodos en la investigación de usuarios

No existe el “mejor” método, ni ninguna fuente de fórmulas y pautas seguras y certeras, según las cuales deba emprenderse el diseño para trabajadores discapacitados. Es más bien un negocio de sentido común hacer una búsqueda exhaustiva de todo el conocimiento obtenible relevante para el problema e implementarlo con el mejor efecto más evidente.

La información puede recopilarse a partir de fuentes como las siguientes:

  • La literatura de los resultados de la investigación..
  • Observación directa de la persona discapacitada en el trabajo y descripción de sus dificultades laborales particulares. Tal observación debe hacerse en un punto en el horario del trabajador cuando se espera que esté sujeto a fatiga, tal vez al final de un turno de trabajo. El punto es que cualquier solución de diseño debe adaptarse a la fase más ardua del proceso de trabajo, de lo contrario, dichas fases pueden no ejecutarse adecuadamente (o en absoluto) debido a que se ha excedido físicamente la capacidad del trabajador.
  • La entrevista. Uno tiene que ser consciente de las posibles respuestas subjetivas que la entrevista per se puede tener el efecto de provocar. Es un enfoque mucho mejor que la técnica de la entrevista se combine con la observación. Las personas discapacitadas a veces dudan en hablar de sus dificultades, pero cuando los trabajadores se dan cuenta de que el investigador está dispuesto a ejercer especial minuciosidad en su nombre, su reticencia disminuirá. Esta técnica requiere mucho tiempo, pero vale la pena.
  • Cuestionarios. Una ventaja del cuestionario es que se puede distribuir a grandes grupos de encuestados y al mismo tiempo recopilar datos tan específicos como se desee proporcionar. El cuestionario must, sin embargo, se construirá sobre la base de información representativa perteneciente al grupo al que se administrará. Esto significa que el tipo de información a buscar debe obtenerse sobre la base de entrevistas y observaciones realizadas entre una muestra de trabajadores y especialistas que debe ser razonablemente restringida en tamaño. En el caso de las personas discapacitadas, es sensato incluir en esa muestra a los médicos y terapeutas que estén involucrados en la prescripción de ayudas especiales para personas discapacitadas y que las hayan examinado en cuanto a sus capacidades físicas.
  • Medidas físicas. Mediciones obtenidas de instrumentos en el campo de la bioinstrumentación (p. ej., el nivel de actividad de los músculos o la cantidad de oxígeno consumido en una tarea dada) y por métodos antropométricos (p. ej., las dimensiones lineales de los elementos del cuerpo, el rango de movimiento de extremidades, fuerza muscular) son de valor indispensable en los diseños de trabajo orientados al ser humano.

 

Los métodos descritos anteriormente son algunas de las diversas formas de recopilar datos sobre las personas. También existen métodos para evaluar los sistemas usuario-máquina. Uno de estos-simulación— es construir una copia física realista. El desarrollo de una representación simbólica más o menos abstracta de un sistema es un ejemplo de modelización. Tales recursos, por supuesto, son tanto útiles como necesarios cuando el sistema o producto real no existe o no es accesible para la manipulación experimental. La simulación se utiliza más a menudo con fines de formación y de modelado para la investigación. A maqueta es una copia tridimensional de tamaño real del lugar de trabajo diseñado compuesto, cuando sea necesario, de materiales improvisados, y es de gran utilidad para probar las posibilidades de diseño con el trabajador discapacitado propuesto: de hecho, la mayoría de los problemas de diseño se pueden identificar con la ayuda de tal dispositivo. Otra ventaja de este enfoque es que la motivación del trabajador crece a medida que participa en el diseño de su propia estación de trabajo futura.

Análisis de Tareas

En el análisis de tareas, diferentes aspectos de un trabajo definido están sujetos a la observación analítica. Estos múltiples aspectos incluyen la postura, el enrutamiento de las manipulaciones del trabajo, las interacciones con otros trabajadores, el manejo de herramientas y la operación de máquinas, el orden lógico de las subtareas, la eficiencia de las operaciones, las condiciones estáticas (un trabajador puede tener que realizar tareas en la misma postura durante mucho tiempo). tiempo o con alta frecuencia), condiciones dinámicas (que exigen numerosas condiciones físicas variables), condiciones ambientales materiales (como en un matadero frío) o condiciones no materiales (como un entorno de trabajo estresante o la propia organización del trabajo).

Por lo tanto, el diseño del trabajo para la persona discapacitada debe basarse en un análisis exhaustivo de la tarea, así como en un examen completo de las capacidades funcionales de la persona discapacitada. El enfoque de diseño básico es un tema crucial: es más eficiente elaborar todas las soluciones posibles para el problema en cuestión sin prejuicios que producir un solo concepto de diseño o un número limitado de conceptos. En la terminología de diseño, este enfoque se llama hacer una descripción morfológica. Dada la multiplicidad de conceptos de diseño originales, se puede proceder a un análisis de las ventajas y desventajas de cada posibilidad con respecto al uso de materiales, método de construcción, características técnicas de producción, facilidad de manipulación, etc. No tiene precedentes que más de una solución llegue a la etapa de prototipo y que la decisión final se tome en una fase relativamente tardía del proceso de diseño.

Si bien esta puede parecer una forma que requiere mucho tiempo para realizar proyectos de diseño, de hecho, el trabajo adicional que implica se compensa en términos de menos problemas encontrados en la etapa de desarrollo, por no hablar de que el resultado (una nueva estación de trabajo o producto) tendrá encarnaba un mejor equilibrio entre las necesidades del trabajador discapacitado y las exigencias del entorno laboral. Desafortunadamente, este último beneficio rara vez llega al diseñador en términos de retroalimentación.

Documento de Requisitos del Producto (PRD) y Discapacidad

Una vez recopilada toda la información relativa a un producto, debe transformarse en una descripción no sólo del producto sino de todas las demandas que se le puedan hacer, independientemente de su fuente o naturaleza. Por supuesto, estas demandas pueden dividirse en varias líneas. El PRD debe incluir exigencias relativas a datos usuario-operador (medidas físicas, rango de movimiento, rango de fuerza muscular, etc.), datos técnicos (materiales, construcción, técnica de producción, normas de seguridad, etc.), e incluso conclusiones derivadas de estudios de viabilidad de mercado.

El PRD forma el marco del diseñador, y algunos diseñadores lo ven como una restricción no deseada de su creatividad más que como un desafío saludable. En vista de las dificultades que a veces acompañan a la ejecución de un PRD, siempre debe tenerse presente que una falla en el diseño causa angustia a la persona con discapacidad, quien puede renunciar a sus esfuerzos para tener éxito en el ámbito laboral (o bien caer víctima indefensa al progreso de la condición incapacitante), y costos adicionales para el rediseño también. Con este fin, los diseñadores técnicos no deben operar solos en su trabajo de diseño para discapacitados, sino que deben cooperar con las disciplinas que sean necesarias para asegurar la información médica y funcional para establecer un PRD integrado como marco para el diseño.

Prueba de prototipo

Cuando se construye un prototipo, debe probarse para detectar errores. La prueba de errores debe llevarse a cabo no solo desde el punto de vista del sistema técnico y los subsistemas, sino también con vistas a su usabilidad en combinación con el usuario. Cuando el usuario es una persona discapacitada, se deben tomar precauciones adicionales. Un error al que un trabajador no discapacitado puede responder satisfactoriamente con seguridad puede no brindar al trabajador discapacitado la oportunidad de evitar el daño.

Las pruebas de prototipos deben realizarse en un número reducido de trabajadores discapacitados (excepto en el caso de un diseño único) de acuerdo con un protocolo adaptado al PRD. Solo mediante tales pruebas empíricas se puede juzgar adecuadamente el grado en que el diseño cumple con las exigencias del PRD. Aunque los resultados sobre un pequeño número de sujetos pueden no ser generalizables a todos los casos, proporcionan información valiosa para el uso del diseñador en el diseño final o en diseños futuros.

Evaluación

La evaluación de un sistema técnico (una situación de trabajo, máquina o herramienta) debe juzgarse en su PRD, no cuestionando al usuario o incluso intentando comparaciones de diseños alternativos con respecto al rendimiento físico. Por ejemplo, el diseñador de una rodillera específica, basando su diseño en resultados de investigación que muestran articulaciones de rodilla inestables que exhiben una reacción tardía de los isquiotibiales, creará un producto que compense este retraso. Pero otro aparato ortopédico puede tener diferentes objetivos de diseño. Sin embargo, los métodos de evaluación actuales no muestran una idea de cuándo prescribir qué tipo de rodillera, a qué pacientes y en qué condiciones, precisamente el tipo de información que necesita un profesional de la salud cuando prescribe ayudas técnicas en el tratamiento de discapacidades.

La investigación actual tiene como objetivo hacer posible este tipo de conocimiento. Un modelo utilizado para obtener información sobre los factores que realmente determinan si se debe utilizar o no una ayuda técnica, o si un lugar de trabajo está bien diseñado y equipado para el trabajador discapacitado es el Modelo de Usabilidad de Tecnología de Rehabilitación (RTUM). El modelo RTUM ofrece un marco para usar en las evaluaciones de productos, herramientas o máquinas existentes, pero también se puede usar en combinación con el proceso de diseño, como se muestra en la figura 4.

Figura 4. Modelo de usabilidad de tecnología de rehabilitación (RTUM) en combinación con el enfoque de diseño ergonómico del sistema

ERG240F4

Las evaluaciones de los productos existentes revelan que en cuanto a ayudas técnicas y obras, la calidad de los PRD es muy mala. En ocasiones, los requisitos del producto no se registran correctamente; en otros no están desarrollados en una medida útil. Los diseñadores simplemente deben aprender a comenzar a documentar los requisitos de sus productos, incluidos los relevantes para los usuarios discapacitados. Tenga en cuenta que, como muestra la figura 4, RTUM, junto con SED, ofrece un marco que incluye los requisitos de los usuarios discapacitados. Las agencias responsables de prescribir productos para sus usuarios deben solicitar a la industria que evalúe esos productos antes de comercializarlos, una tarea en esencia imposible en ausencia de especificaciones de requisitos del producto; La figura 4 también muestra cómo se pueden tomar medidas para garantizar que el resultado final se pueda evaluar como se debe (en un PRD) con la ayuda de la persona o grupo discapacitado al que está destinado el producto. Corresponde a las organizaciones nacionales de salud estimular a los diseñadores para que cumplan con tales estándares de diseño y formulen las regulaciones apropiadas.

 

Atrás

Lunes, marzo de 14 2011 20: 33

Diferencias culturales

La cultura y la tecnología son interdependientes. Si bien la cultura es de hecho un aspecto importante en el diseño, desarrollo y utilización de la tecnología, la relación entre cultura y tecnología es, sin embargo, extremadamente compleja. Necesita ser analizado desde varias perspectivas para ser considerado en el diseño y aplicación de la tecnología. Basado en su trabajo en Zambia, Kingsley (1983) divide la adaptación tecnológica en cambios y ajustes en tres niveles: el del individuo, el de la organización social y el del sistema de valores culturales de la sociedad. Cada nivel posee fuertes dimensiones culturales que requieren consideraciones especiales de diseño.

Al mismo tiempo, la tecnología en sí misma es una parte inseparable de la cultura. Se construye, total o parcialmente, en torno a los valores culturales de una sociedad en particular. Y como parte de la cultura, la tecnología se convierte en una expresión del modo de vida y de pensamiento de esa sociedad. Por lo tanto, para que la tecnología sea aceptada, utilizada y reconocida por una sociedad como propia, debe ser congruente con la imagen general de la cultura de esa sociedad. La tecnología debe complementar la cultura, no antagonizarla.

Este artículo se ocupará de algunas de las complejidades relacionadas con las consideraciones culturales en los diseños de tecnología, examinando los temas y problemas actuales, así como los conceptos y principios predominantes, y cómo se pueden aplicar.

Definición de cultura

La definición del término cultura ha sido debatido extensamente entre sociólogos y antropólogos durante muchas décadas. La cultura se puede definir en muchos términos. Kroeber y Kluckhohn (1952) revisaron más de cien definiciones de cultura. Williams (1976) mencionó cultura como una de las palabras más complicadas del idioma inglés. Incluso se ha definido la cultura como el modo de vida total de las personas. Como tal, incluye su tecnología y artefactos materiales, cualquier cosa que uno necesite saber para convertirse en un miembro funcional de la sociedad (Geertz 1973). Incluso puede describirse como “formas simbólicas disponibles públicamente a través de las cuales las personas experimentan y expresan significado” (Keesing 1974). Resumiendo, Elzinga y Jamison (1981) lo expresaron acertadamente cuando dijeron que “la palabra cultura tiene diferentes significados en diferentes disciplinas intelectuales y sistemas de pensamiento”.

Tecnología: parte y producto de la cultura

La tecnología puede considerarse tanto como parte de la cultura como de su producto. Hace más de 60 años, el destacado sociólogo Malinowsky incluyó la tecnología como parte de la cultura y dio la siguiente definición: “la cultura comprende artefactos, bienes, procesos técnicos, ideas, hábitos y valores heredados”. Posteriormente, Leach (1965) consideró a la tecnología como un producto cultural y mencionó a los “artefactos, bienes y procesos técnicos” como “productos de la cultura”.

En el ámbito tecnológico, muchos proveedores y receptores de tecnología han descuidado en gran medida la “cultura” como tema importante en el diseño, desarrollo y utilización de productos o sistemas técnicos. Una de las principales razones de este descuido es la ausencia de información básica sobre las diferencias culturales.

En el pasado, los cambios tecnológicos han llevado a cambios significativos en la vida y organización social y en los sistemas de valores de las personas. La industrialización ha producido cambios profundos y duraderos en los estilos de vida tradicionales de muchas sociedades anteriormente agrícolas, ya que dichos estilos de vida se consideraban en gran medida incompatibles con la forma en que debería organizarse el trabajo industrial. En situaciones de gran diversidad cultural, esto ha llevado a varios resultados socioeconómicos negativos (Shahnavaz 1991). Ahora es un hecho bien establecido que simplemente imponer una tecnología en una sociedad y creer que será absorbida y utilizada a través de una amplia capacitación es una ilusión (Martin et al. 1991).

Es responsabilidad del diseñador de la tecnología considerar los efectos directos e indirectos de la cultura y hacer que el producto sea compatible con el sistema de valores culturales del usuario y con su entorno operativo previsto.

El impacto de la tecnología para muchos “países industrialmente en desarrollo” (IDC) ha sido mucho más que una mejora en la eficiencia. La industrialización no fue solo la modernización de los sectores de producción y servicios, sino hasta cierto punto la occidentalización de la sociedad. La transferencia tecnológica es, pues, también transferencia cultural.

La cultura, además de la religión, la tradición y el idioma, que son parámetros importantes para el diseño y la utilización de la tecnología, abarca otros aspectos, como actitudes específicas hacia ciertos productos y tareas, reglas de comportamiento apropiado, reglas de etiqueta, tabúes, hábitos y costumbres. Todos estos deben ser igualmente considerados para un diseño óptimo.

Se dice que las personas también son productos de sus culturas distintivas. Sin embargo, el hecho es que las culturas del mundo están muy entrelazadas debido a la migración humana a lo largo de la historia. No es de extrañar que existan más variaciones culturales que nacionales en el mundo. Sin embargo, se pueden hacer algunas distinciones muy amplias con respecto a las diferencias basadas en la cultura social, organizacional y profesional que podrían influir en el diseño en general.

Influencias restrictivas de la cultura

Hay muy poca información sobre los análisis teóricos y empíricos de las influencias restrictivas de la cultura sobre la tecnología y cómo este tema debe incorporarse en el diseño de la tecnología de hardware y software. Aunque se ha reconocido la influencia de la cultura en la tecnología (Shahnavaz 1991; Abeysekera, Shahnavaz y Chapman 1990; Alvares 1980; Baranson 1969), se dispone de muy poca información sobre el análisis teórico de las diferencias culturales con respecto al diseño y la utilización de la tecnología. Hay aún menos estudios empíricos que cuantifiquen la importancia de las variaciones culturales y proporcionen recomendaciones sobre cómo deben considerarse los factores culturales en el diseño de productos o sistemas (Kedia y Bhagat 1988). Sin embargo, la cultura y la tecnología todavía pueden estudiarse con cierto grado de claridad cuando se ven desde diferentes puntos de vista sociológicos.

Cultura y tecnología: compatibilidad y preferencia

La correcta aplicación de una tecnología depende, en gran medida, de la compatibilidad de la cultura del usuario con las especificaciones de diseño. La compatibilidad debe existir en todos los niveles de la cultura: en los niveles social, organizacional y profesional. A su vez, la compatibilidad cultural puede tener una gran influencia en las preferencias y la aptitud de las personas para utilizar una tecnología. Esta pregunta involucra preferencias relacionadas con un producto o sistema; a conceptos de productividad y eficiencia relativa; al cambio, logro y autoridad; así como a la forma de utilización de la tecnología. Los valores culturales pueden, por lo tanto, afectar la voluntad y la capacidad de las personas para seleccionar, usar y controlar la tecnología. Tienen que ser compatibles para ser preferidos.

cultura social

Como todas las tecnologías están inevitablemente asociadas a valores socioculturales, la receptividad cultural de la sociedad es un tema muy importante para el buen funcionamiento de un determinado diseño tecnológico (Hosni 1988). La cultura nacional o social, que contribuye a la formación de un modelo mental colectivo de personas, influye en todo el proceso de diseño y aplicación de tecnología, que va desde la planificación, el establecimiento de objetivos y la definición de especificaciones de diseño, hasta los sistemas de producción, gestión y mantenimiento, formación y evaluación. El diseño tecnológico tanto del hardware como del software debe, por lo tanto, reflejar las variaciones culturales basadas en la sociedad para obtener el máximo beneficio. Sin embargo, definir tales factores culturales basados ​​en la sociedad para considerarlos en el diseño de tecnología es una tarea muy complicada. Hofstede (1980) ha propuesto variaciones del marco de cuatro dimensiones de la cultura nacional.

  1. Evasión de la incertidumbre débil versus fuerte. Esto se refiere al deseo de las personas de evitar situaciones ambiguas y hasta qué punto su sociedad ha desarrollado medios formales (como reglas y regulaciones) para servir a este propósito. Hofstede (1980) otorgó, por ejemplo, puntajes altos de evasión de la incertidumbre a países como Japón y Grecia, y puntajes bajos a Hong Kong y Escandinavia.
  2. individualismo contra colectivismo. Esto se refiere a la relación entre los individuos y las organizaciones en la sociedad. En las sociedades individualistas, la orientación es tal que se espera que cada persona cuide sus propios intereses. Por el contrario, en una cultura colectivista, los lazos sociales entre las personas son muy fuertes. Algunos ejemplos de países individualistas son Estados Unidos y Gran Bretaña, mientras que se puede considerar que Colombia y Venezuela tienen culturas colectivistas.
  3. Distancia de poder pequeña versus grande. Una gran “distancia de poder” caracteriza aquellas culturas donde los individuos menos poderosos aceptan la distribución desigual del poder en una cultura, así como las jerarquías en la sociedad y sus organizaciones. Ejemplos de países con gran distancia del poder son India y Filipinas. Las pequeñas distancias de poder son típicas de países como Suecia y Austria.
  4. Masculinidad versus feminidad. Las culturas que ponen más énfasis en los logros materiales se consideran pertenecientes a la primera categoría. A los segundos pertenecen aquellos que dan más valor a la calidad de vida y otros resultados menos tangibles.

         

        Glenn y Glenn (1981) también han distinguido entre tendencias “abstractivas” y “asociativas” en una cultura nacional determinada. Se argumenta que cuando las personas de una cultura asociativa (como las de Asia) abordan un problema cognitivo, ponen más énfasis en el contexto, adaptan un enfoque de pensamiento global y tratan de utilizar la asociación entre varios eventos. Mientras que en las sociedades occidentales predomina una cultura más abstracta de pensamiento racional. Sobre la base de estas dimensiones culturales, Kedia y Bhagat (1988) han desarrollado un modelo conceptual para comprender las limitaciones culturales en la transferencia de tecnología. Han desarrollado varias “proposiciones” descriptivas que brindan información sobre las variaciones culturales de los diferentes países y su receptividad con respecto a la tecnología. Ciertamente, muchas culturas se inclinan moderadamente por una u otra de estas categorías y contienen algunas características mixtas.

        Las perspectivas de los consumidores y de los productores sobre el diseño y la utilización de la tecnología están directamente influenciadas por la cultura social. Las normas de seguridad de los productos para proteger a los consumidores, así como los reglamentos del entorno laboral, los sistemas de inspección y aplicación para proteger a los productores son, en gran medida, el reflejo de la cultura y el sistema de valores de la sociedad.

        Cultura organizacional

        La organización de una empresa, su estructura, sistema de valores, función, comportamiento, etc., son en gran medida productos culturales de la sociedad en la que opera. Esto significa que lo que sucede dentro de una organización es principalmente un reflejo directo de lo que sucede en la sociedad exterior (Hofstede 1983). Las organizaciones predominantes de muchas empresas que operan en los IDC están influenciadas tanto por las características del país productor de tecnología como por las del entorno receptor de tecnología. Sin embargo, el reflejo de la cultura social en una organización determinada puede variar. Las organizaciones interpretan la sociedad en términos de su propia cultura, y su grado de control depende, entre otros factores, de los modos de transferencia de tecnología.

        Dada la naturaleza cambiante de la organización actual, además de una fuerza laboral diversa y multicultural, adaptar un programa organizacional adecuado es más importante que nunca para una operación exitosa (un ejemplo de un programa de gestión de la diversidad de la fuerza laboral se describe en Solomon (1989)).

        cultura profesional

        Las personas que pertenecen a una determinada categoría profesional pueden utilizar una tecnología de una manera específica. Wikström et al. (1991), en un proyecto destinado a desarrollar herramientas manuales, notaron que a pesar de la suposición de los diseñadores de cómo se deben sostener y usar las placas compartidas (es decir, con un agarre de sujeción hacia adelante y la herramienta alejándose del propio cuerpo), los hojalateros profesionales sujetaban y utilizaban la reja de chapa de forma inversa, como se muestra en la figura 1. Concluyeron que las herramientas deben ser estudiadas en las condiciones reales de campo de la propia población usuaria para adquirir información relevante sobre las características de las herramientas.

        Figura 1. El uso de herramientas de rejas de chapa por parte de hojalateros profesionales en la práctica (empuñadura invertida)

        ERG260F1

        Uso de características culturales para un diseño óptimo

        Como implican las consideraciones anteriores, la cultura proporciona identidad y confianza. Forma opiniones sobre los objetivos y características de un “sistema de tecnología humana” y cómo debe operar en un entorno determinado. Y en cualquier cultura, siempre hay algunas características que son valiosas con respecto al progreso tecnológico. Si estas características se consideran en el diseño de tecnología de software y hardware, pueden actuar como la fuerza impulsora para la absorción de tecnología en la sociedad. Un buen ejemplo es la cultura de algunos países del sudeste asiático, en gran medida influenciados por el confucianismo y el budismo. El primero enfatiza, entre otras cosas, el aprendizaje y la lealtad, y considera una virtud poder absorber nuevos conceptos. Este último enseña la importancia de la armonía y el respeto por los demás seres humanos. Se dice que estas características culturales únicas han contribuido a la provisión del entorno adecuado para la absorción e implementación de hardware avanzado y tecnología organizacional proporcionada por los japoneses (Matthews 1982).

        Por lo tanto, una estrategia inteligente haría el mejor uso de las características positivas de la cultura de una sociedad para promover ideas y principios ergonómicos. De acuerdo con McWhinney (1990) “los eventos, para ser entendidos y por lo tanto usados ​​efectivamente en la proyección, deben estar integrados en las historias. Uno debe ir a diferentes profundidades para liberar la energía fundadora, para liberar a la sociedad u organización de los rasgos inhibidores, para encontrar los caminos por los que pueda fluir naturalmente. . . . Ni la planificación ni el cambio pueden ser efectivos sin incorporarlos conscientemente en una narrativa”.

        Un buen ejemplo de apreciación cultural en el diseño de la estrategia de gestión es la implementación de la técnica de las “siete herramientas” para el aseguramiento de la calidad en Japón. Las “siete herramientas” son las armas mínimas que un guerrero samurái debe llevar consigo cada vez que sale a pelear. Los pioneros de los “círculos de control de calidad”, adaptando sus nueve recomendaciones a un entorno japonés, redujeron este número para aprovechar un término familiar, “las siete herramientas”, para fomentar la participación de todos los empleados en su trabajo de calidad. estrategia (Lillrank y Kano 1989).

        Sin embargo, otras características culturales pueden no ser beneficiosas para el desarrollo tecnológico. La discriminación contra la mujer, la observación estricta de un sistema de castas, los prejuicios raciales o de otro tipo, o la consideración de algunas tareas como degradantes, son algunos ejemplos que pueden influir negativamente en el desarrollo tecnológico. En algunas culturas tradicionales, se espera que los hombres sean los principales asalariados. Se acostumbran a considerar el papel de las mujeres como empleadas en pie de igualdad, por no decir como supervisoras, con insensibilidad o incluso hostilidad. Negar la igualdad de oportunidades laborales a las mujeres y cuestionar la legitimidad de la autoridad de las mujeres no es apropiado para las necesidades actuales de las organizaciones, que requieren una utilización óptima de los recursos humanos.

        Con respecto al diseño de tareas y el contenido del trabajo, algunas culturas consideran que tareas como el trabajo manual y el servicio son degradantes. Esto puede atribuirse a experiencias pasadas ligadas a la época colonial en cuanto a las “relaciones amo-esclavo”. En algunas otras culturas, existen fuertes prejuicios contra las tareas u ocupaciones asociadas con las “manos sucias”. Estas actitudes también se reflejan en escalas salariales inferiores a la media para estas ocupaciones. A su vez, esto ha contribuido a la escasez de técnicos o recursos de mantenimiento inadecuados (Sinaiko 1975).

        Dado que generalmente se necesitan muchas generaciones para cambiar los valores culturales con respecto a una nueva tecnología, sería más rentable adaptar la tecnología a la cultura del receptor de la tecnología, teniendo en cuenta las diferencias culturales en el diseño de hardware y software.

        Consideraciones culturales en el diseño de productos y sistemas

        Ahora es obvio que la tecnología consiste tanto en hardware como en software. Los componentes de hardware incluyen bienes de capital e intermediarios, como productos industriales, maquinaria, equipos, edificios, lugares de trabajo y diseños físicos, la mayoría de los cuales se relacionan principalmente con el dominio de la microergonomía. El software pertenece a la programación y la planificación, las técnicas de gestión y organización, la administración, el mantenimiento, la formación y la educación, la documentación y los servicios. Todas estas preocupaciones caen bajo el título de macroergonomía.

        A continuación se dan algunos ejemplos de influencias culturales que requieren una consideración de diseño especial desde el punto de vista micro y macroergonómico.

        Problemas microergonómicos

        La microergonomía se ocupa del diseño de un producto o sistema con el objetivo de crear una interfaz usuario-máquina-entorno "utilizable". El concepto principal del diseño de productos es la usabilidad. Este concepto implica no solo la funcionalidad y confiabilidad del producto, sino también cuestiones de seguridad, comodidad y disfrute.

        El modelo interno del usuario (es decir, su modelo cognitivo o mental) juega un papel importante en el diseño de usabilidad. Para operar o controlar un sistema de manera eficiente y segura, el usuario debe tener un modelo cognitivo representativo preciso del sistema en uso. Wisner (1983) ha declarado que “la industrialización requeriría más o menos un nuevo tipo de modelo mental”. Desde esta perspectiva, la educación formal y la formación técnica, la experiencia y la cultura son factores importantes para determinar la formación de un modelo cognitivo adecuado.

        Meshkati (1989), al estudiar los factores micro y macroergonómicos del accidente de Union Carbide Bhopal de 1984, destacó la importancia de la cultura en el modelo mental inadecuado de los operadores indios de la operación de la planta. Afirmó que parte del problema puede deberse al “desempeño de operadores del Tercer Mundo mal capacitados que utilizan sistemas tecnológicos avanzados diseñados por otros humanos con antecedentes educativos muy diferentes, así como atributos culturales y psicosociales”. De hecho, muchos aspectos de la usabilidad del diseño a nivel de microinterfaz están influenciados por la cultura del usuario. Los análisis cuidadosos de la percepción, el comportamiento y las preferencias del usuario conducirían a una mejor comprensión de las necesidades y requisitos del usuario para diseñar un producto o sistema que sea efectivo y aceptable.

        Algunos de estos aspectos microergonómicos relacionados con la cultura son los siguientes:

        1. Diseño de interfaz. La emoción humana es un elemento esencial del diseño de productos. Se ocupa de factores como el color y la forma (Kwon, Lee y Ahn 1993; Nagamachi 1992). El color se considera el factor más importante que tiene que ver con las emociones humanas con respecto al diseño de productos. El tratamiento del color del producto refleja las disposiciones psicológicas y sentimentales de los usuarios, que difieren de un país a otro. El simbolismo del color también puede diferir. Por ejemplo, el color rojo, que indica peligro en los países occidentales, es un signo auspicioso en India (Sen 1984) y simboliza alegría o felicidad en China. 
        2. Los signos y símbolos pictóricos que se utilizan en muchas aplicaciones diferentes para lugares públicos están fuertemente relacionados con la cultura. La información pictórica occidental, por ejemplo, es difícil de interpretar por personas no occidentales (Daftuar 1975; Fuglesang 1982).
        3. Compatibilidad de control/pantalla. La compatibilidad es una medida de qué tan bien los movimientos espaciales de control, el comportamiento de visualización o las relaciones conceptuales cumplen con las expectativas humanas (Staramler 1993). Se refiere a la expectativa del usuario de la relación estímulo-respuesta, que es un tema ergonómico fundamental para la operación segura y eficiente de un producto o sistema. Un sistema compatible es aquel que considera el comportamiento perceptivo-motor común de las personas (es decir, su estereotipo de población). Sin embargo, al igual que otros comportamientos humanos, el comportamiento perceptivo-motor también puede verse influido por la cultura. Hsu y Peng (1993) compararon sujetos estadounidenses y chinos con respecto a las relaciones control/quemador en una estufa de cuatro quemadores. Se observaron diferentes patrones de estereotipos de población. Concluyen que los estereotipos de la población con respecto a los vínculos control/quemador eran culturalmente diferentes, probablemente como resultado de diferencias en los hábitos de lectura o exploración.
        4. Diseño del lugar de trabajo. El diseño de una estación de trabajo industrial tiene como objetivo eliminar las posturas dañinas y mejorar el rendimiento del usuario en relación con las necesidades biológicas, las preferencias y los requisitos de la tarea del usuario. Las personas de diferentes culturas pueden preferir diferentes tipos de posturas para sentarse y alturas de trabajo. En los países occidentales, las alturas de trabajo se establecen cerca de la altura del codo sentado para una máxima comodidad y eficiencia. Sin embargo, en muchas partes del mundo la gente se sienta en el suelo. Los trabajadores indios, por ejemplo, prefieren ponerse en cuclillas o sentarse con las piernas cruzadas a estar de pie o sentarse en una silla. De hecho, se ha observado que incluso cuando se proporcionan sillas, los operadores siguen prefiriendo ponerse en cuclillas o sentarse con las piernas cruzadas en los asientos. Daftuar (1975) y Sen (1984) han estudiado los méritos y las implicaciones de la postura sentada india. Después de describir las diversas ventajas de sentarse en el suelo, Sen afirmó que “dado que una gran población del mercado mundial cubre sociedades donde predominan las sentadillas o sentarse en el suelo, es lamentable que hasta ahora no se hayan diseñado máquinas modernas para ser utilizadas De este modo." Por lo tanto, se deben considerar variaciones en la postura preferida en el diseño de la máquina y el lugar de trabajo para mejorar la eficiencia y la comodidad del operador.
        5. Diseño de equipos de protección.. Existen limitaciones tanto psicológicas como físicas con respecto al uso de ropa protectora. En algunas culturas, por ejemplo, los trabajos que requieren el uso de ropa protectora pueden considerarse como trabajo común, adecuado solo para trabajadores no calificados. En consecuencia, los ingenieros generalmente no usan equipo de protección en los lugares de trabajo en tales entornos. En cuanto a las limitaciones físicas, algunos grupos religiosos, obligados por su religión a cubrirse la cabeza (como los turbantes de los sikhs indios o las cubiertas de la cabeza de las mujeres musulmanas) encuentran difícil usar, por ejemplo, cascos protectores. Por lo tanto, se necesitan diseños especiales de ropa de protección para hacer frente a tales variaciones culturales en la protección de las personas contra los peligros del entorno laboral.

         

        Problemas macroergonómicos

        El término macroergonomía se refiere al diseño de tecnología de software. Se trata del diseño adecuado de organizaciones y sistemas de gestión. Existe evidencia que muestra que debido a las diferencias en la cultura, las condiciones sociopolíticas y los niveles educativos, muchos métodos exitosos de gestión y organización desarrollados en los países industrializados no pueden aplicarse con éxito a los países en desarrollo (Negandhi 1975). En la mayoría de los IDC, una jerarquía organizacional caracterizada por un flujo descendente de estructura de autoridad dentro de la organización es una práctica común. Tiene poca preocupación por los valores occidentales como la democracia o el poder compartido en la toma de decisiones, que se consideran cuestiones clave en la gestión moderna, siendo esenciales para la adecuada utilización de los recursos humanos en cuanto a inteligencia, creatividad, potencial para resolver problemas e ingenio.

        El sistema feudal de jerarquía social y su sistema de valores también se practican ampliamente en la mayoría de los lugares de trabajo industriales en los países en desarrollo. Estos hacen que un enfoque de gestión participativa (que es esencial para el nuevo modo de producción de especialización flexible y la motivación de la mano de obra) sea una tarea difícil. Sin embargo, existen informes que confirman la conveniencia de introducir sistemas de trabajo autónomo incluso en estas culturas (Ketchum 1984).

        1. Ergonomía participativa. La ergonomía participativa es un enfoque de macroergonomía útil para resolver varios problemas relacionados con el trabajo (Shahnavaz, Abeysekera y Johansson 1993; Noro e Imada 1991; Wilson 1991). Este enfoque, mayormente utilizado en países industrializados, se ha aplicado de diferentes formas dependiendo de la cultura organizacional en la que se ha implementado. En un estudio, Liker, Nagamachi y Lifshitz (1988) compararon programas de ergonomía participativa en dos plantas de fabricación de EE. UU. y dos japonesas que tenían como objetivo reducir el estrés físico de los trabajadores. Llegaron a la conclusión de que un “programa de ergonomía participativa eficaz puede adoptar muchas formas. El mejor programa para cualquier planta en cualquier cultura puede depender de su propia historia, estructura y cultura únicas”.
        2. Sistemas de software. Las diferencias basadas en la cultura de la sociedad y la organización deben tenerse en cuenta al diseñar un nuevo sistema de software o al introducir un cambio en la organización. Con respecto a la tecnología de la información, De Lisi (1990) indica que las capacidades de creación de redes no se realizarán a menos que las redes se ajusten a la cultura organizacional existente.
        3. Organización y gestión del trabajo. En algunas culturas, la familia es una institución tan importante que desempeña un papel destacado en la organización del trabajo. Por ejemplo, en algunas comunidades de la India, un trabajo generalmente se considera una responsabilidad familiar y todos los miembros de la familia lo realizan colectivamente (Chapanis 1975).
        4. Sistema de mantenimiento. El diseño de programas de mantenimiento (tanto preventivo como regular), así como la limpieza, son otros ejemplos de áreas en las que la organización del trabajo debe adaptarse a las limitaciones culturales. La cultura tradicional entre el tipo de sociedades agrícolas predominante en muchos IDC generalmente no es compatible con los requisitos del trabajo industrial y la forma en que se organizan las actividades. La actividad agrícola tradicional no requiere, por ejemplo, una programación formal de mantenimiento y trabajos de precisión. En su mayor parte, no se lleva a cabo bajo la presión del tiempo. En el campo, generalmente se deja que el proceso de reciclaje de la naturaleza se encargue del trabajo de mantenimiento y limpieza. Por lo tanto, el diseño de programas de mantenimiento y manuales de limpieza para actividades industriales debe tener en cuenta estas limitaciones culturales y proporcionar capacitación y supervisión adecuadas.

         

        Zhang y Tyler (1990), en un estudio de caso relacionado con el establecimiento exitoso de una moderna planta de producción de cables telefónicos en China suministrada por una empresa estadounidense (la Essex Company), afirmaron que “ambas partes se dan cuenta, sin embargo, de que la aplicación directa de las normas estadounidenses o Las prácticas de gestión de Essex no siempre fueron prácticas ni deseables debido a diferencias culturales, filosóficas y políticas. Por lo tanto, la información y las instrucciones proporcionadas por Essex a menudo fueron modificadas por el socio chino para que fueran compatibles con las condiciones existentes en China”. También argumentaron que la clave de su éxito, a pesar de las diferencias culturales, económicas y políticas, era la dedicación y el compromiso de ambas partes con un objetivo común, así como el respeto mutuo, la confianza y la amistad que trascendía cualquier diferencia entre ellos.

        El diseño de turnos y horarios de trabajo son otros ejemplos de organización del trabajo. En la mayoría de los CDI existen ciertos problemas socioculturales asociados con el trabajo por turnos. Estos incluyen malas condiciones generales de vida y vivienda, falta de servicios de apoyo, un entorno familiar ruidoso y otros factores, que requieren el diseño de programas de turnos especiales. Además, para las trabajadoras, la jornada laboral suele ser mucho más larga que las ocho horas; consiste no solo en el tiempo real dedicado al trabajo, sino también al tiempo dedicado a viajar, trabajar en el hogar y cuidar a los niños y familiares mayores. En vista de la cultura prevaleciente, el diseño de turnos y otros trabajos requiere horarios especiales de trabajo y descanso para una operación efectiva.

        La flexibilidad en los horarios de trabajo para permitir variaciones culturales, como una siesta después del almuerzo para los trabajadores chinos y actividades religiosas para los musulmanes, son otros aspectos culturales de la organización del trabajo. En la cultura islámica, las personas deben interrumpir el trabajo varias veces al día para orar y ayunar durante un mes cada año desde el amanecer hasta el atardecer. Todas estas limitaciones culturales requieren consideraciones especiales de organización del trabajo.

        Por lo tanto, muchas características del diseño macroergonómico están estrechamente influenciadas por la cultura. Estas características deben ser consideradas en el diseño de sistemas de software para una operación efectiva.

        Conclusión: diferencias culturales en el diseño

        Diseñar un producto o sistema usable no es una tarea fácil. No existe una cualidad absoluta de idoneidad. Es tarea del diseñador crear una interacción óptima y armónica entre los cuatro componentes básicos del sistema humano-tecnológico: el usuario, la tarea, el sistema tecnológico y el entorno operativo. Un sistema puede ser totalmente utilizable para una combinación de usuario, tarea y condiciones ambientales, pero totalmente inadecuado para otra. Un aspecto del diseño que puede contribuir en gran medida a la usabilidad del diseño, ya sea que se trate de un solo producto o de un sistema complejo, es la consideración de aspectos culturales que tienen una profunda influencia tanto en el usuario como en el entorno operativo.

        Incluso si un ingeniero concienzudo diseña una interfaz hombre-máquina adecuada para su uso en un entorno determinado, el diseñador a menudo no puede prever los efectos de una cultura diferente en la usabilidad del producto. Es difícil prevenir posibles efectos culturales negativos cuando un producto se utiliza en un entorno diferente de aquel para el que fue diseñado. Y dado que casi no existen datos cuantitativos sobre las restricciones culturales, la única forma en que el ingeniero puede hacer que el diseño sea compatible con los factores culturales es integrar activamente a la población de usuarios en el proceso de diseño.

        La mejor manera de considerar los aspectos culturales en el diseño es que el diseñador adapte un enfoque de diseño centrado en el usuario. Es cierto que el enfoque de diseño adaptado por el diseñador es el factor esencial que influirá instantáneamente en la usabilidad del sistema diseñado. El diseñador del producto o sistema debe reconocer e implementar la importancia de este concepto básico desde el principio del ciclo de vida del diseño. Los principios básicos del diseño centrado en el usuario pueden resumirse así (Gould y Lewis 1985; Shackel 1986; Gould et al. 1987; Gould 1988; Wang 1992):

          1. Enfoque temprano y continuo en el usuario. El usuario debe ser un miembro activo del equipo de diseño durante todo el ciclo de vida del desarrollo del producto (es decir, fase previa al diseño, diseño detallado, producción, verificación y mejora del producto).
          2. Diseño integrado. El sistema debe considerarse como un todo, asegurando un enfoque de diseño holístico. Esto significa que el equipo de diseño debe desarrollar en paralelo todos los aspectos de la usabilidad del sistema.
          3. Pruebas de usuario tempranas y continuas. La reacción del usuario debe probarse utilizando prototipos o simulaciones mientras se lleva a cabo un trabajo real en el entorno real desde la etapa inicial de desarrollo hasta el producto final.
          4. diseño iterativo. El diseño, las pruebas y el rediseño se repiten en ciclos regulares hasta que se logran resultados de usabilidad satisfactorios.

                 

                En el caso de diseñar un producto a escala global, el diseñador debe considerar las necesidades de los consumidores de todo el mundo. En tal caso, el acceso a todos los usuarios y entornos operativos reales puede no ser posible con el fin de adoptar un enfoque de diseño centrado en el usuario. El diseñador tiene que utilizar una amplia gama de información, tanto formal como informal, como material de referencia bibliográfico, normas, directrices y principios prácticos y experiencia al realizar una evaluación analítica del diseño y tiene que proporcionar suficiente capacidad de ajuste y flexibilidad en el producto. para satisfacer las necesidades de una población de usuarios más amplia.

                Otro punto a considerar es el hecho de que los diseñadores nunca pueden ser omniscientes. Necesitan información no solo de los usuarios sino también de otras partes involucradas en el proyecto, incluidos gerentes, técnicos y trabajadores de reparación y mantenimiento. En un proceso participativo, las personas involucradas deben compartir sus conocimientos y experiencias en el desarrollo de un producto o sistema utilizable y aceptar la responsabilidad colectiva por su funcionalidad y seguridad. Después de todo, todos los involucrados tienen algo en juego.

                 

                Atrás

                Lunes, marzo de 14 2011 20: 37

                Trabajadores de edad avanzada

                La situación de los trabajadores que envejecen varía según su condición funcional, que a su vez está influida por su pasado laboral. Su estatus también depende del puesto de trabajo que ocupen y de la situación social, cultural y económica del país en el que vivan.

                Así, los trabajadores que tienen que realizar mucho trabajo físico son también, con mayor frecuencia, los que han tenido menor escolaridad y menor formación ocupacional. Están sujetos a condiciones de trabajo extenuantes, que pueden causar enfermedades, y están expuestos al riesgo de accidentes. En este contexto, es muy probable que su capacidad física disminuya hacia el final de su vida activa, hecho que los hace más vulnerables en el trabajo.

                Por el contrario, los trabajadores que han tenido la ventaja de una larga escolaridad, seguida de una formación profesional que los habilite para su trabajo, ejercen en general oficios en los que pueden poner en práctica los conocimientos así adquiridos y ampliar progresivamente su experiencia. A menudo no trabajan en los entornos ocupacionales más dañinos y sus habilidades son reconocidas y valoradas a medida que envejecen.

                Durante un período de expansión económica y escasez de mano de obra, se reconoce que los trabajadores de edad avanzada tienen cualidades de “conciencia ocupacional”, ser regulares en su trabajo y capaces de mantener sus conocimientos. En un período de recesión y desempleo, se hará mayor hincapié en el hecho de que su rendimiento laboral es inferior al de los más jóvenes y en su menor capacidad de adaptación a los cambios en las técnicas y la organización del trabajo.

                Según los países en cuestión, sus tradiciones culturales y su modo y nivel de desarrollo económico, la consideración por los trabajadores de edad y la solidaridad con ellos serán más o menos evidentes, y su protección estará más o menos asegurada.

                Las dimensiones temporales de la relación edad/trabajo

                La relación entre envejecimiento y trabajo abarca una gran diversidad de situaciones, que se pueden considerar desde dos puntos de vista: por un lado, el trabajo aparece como un factor de transformación para el trabajador a lo largo de su vida activa, siendo las transformaciones negativas (por ejemplo, desgaste, disminución de habilidades, enfermedades y accidentes) o positivo (por ejemplo, adquisición de conocimientos y experiencia); por otro lado, el trabajo revela los cambios relacionados con la edad, y esto trae como consecuencia la marginación e incluso la exclusión del sistema productivo de los trabajadores de mayor edad expuestos a exigencias laborales demasiado elevadas para su capacidad en declive, o por el contrario permite el progreso en su carrera laboral si el contenido del trabajo es tal que se otorga un alto valor a la experiencia.

                Por lo tanto, la edad avanzada desempeña el papel de un "vector" en el que se registran cronológicamente los acontecimientos de la vida, tanto en el trabajo como fuera de él. Alrededor de este eje se articulan procesos de decadencia y construcción, que son muy variables de un trabajador a otro. Para tener en cuenta los problemas del envejecimiento de los trabajadores en el diseño de las situaciones de trabajo, es necesario tener en cuenta tanto las características dinámicas de los cambios relacionados con la edad como la variabilidad de estos cambios entre los individuos.

                La relación edad/trabajo puede considerarse a la luz de una triple evolución:

                1. El trabajo evoluciona. Cambio de técnicas; la mecanización, la automatización, la informatización y los métodos de transferencia de información, entre otros factores, tienden o tenderán a generalizarse. Aparecen nuevos productos, otros desaparecen. Se revelan o amplían nuevos riesgos (por ejemplo, radiación y productos químicos), otros se vuelven menos prominentes. Se transforma la organización del trabajo, la gestión laboral, la distribución de tareas y los horarios de trabajo. Algunos sectores productivos se desarrollan, mientras que otros decaen. De una generación a otra, las situaciones de trabajo encontradas durante la vida activa del trabajador, las demandas que hace y las habilidades que requiere no son las mismas.
                2. Las poblaciones trabajadoras cambian. Las estructuras de edad se modifican de acuerdo con los cambios demográficos, las formas de ingreso o retiro del trabajo y las actitudes hacia el empleo. La proporción de mujeres en la población activa continúa evolucionando. Se están produciendo auténticos trastornos en el campo de la educación, la formación profesional y el acceso al sistema sanitario. Todas estas transformaciones están produciendo al mismo tiempo efectos generacionales y de época que obviamente influyen en la relación edad/trabajo y que en cierta medida pueden anticiparse.
                3. Finalmente—un punto que merece énfasis—los cambios individuales están en progreso a lo largo de la vida laboral de uno, y el ajuste entre las características de un trabajo particular y las de las personas que lo llevan a cabo, por lo tanto, se cuestiona con frecuencia.

                 

                Algunos procesos de crianza orgánica y su relación con el trabajo

                Las principales funciones orgánicas implicadas en el trabajo declinan de forma observable a partir de los 40 ó 50 años, después de que algunas de ellas hayan experimentado un desarrollo, hasta los 20 ó 25 años.

                En particular, se observa una disminución con la edad en la fuerza muscular máxima y el rango de movimiento articular. La reducción de la fuerza es del orden del 15 al 20% entre las edades de 20 y 60 años. Pero esto es solo una tendencia general, y la variabilidad entre individuos es considerable. Además, estas son capacidades máximas; el descenso es mucho menor para demandas físicas más moderadas.

                Una función muy sensible a la edad es la regulación de la postura. Esta dificultad no es muy aparente para posiciones de trabajo comunes y estables (de pie o sentado) pero se hace evidente en situaciones de desequilibrio que requieren ajustes precisos, fuertes contracciones musculares o movimientos articulares en ángulos extremos. Estos problemas se agudizan cuando el trabajo debe realizarse sobre soportes inestables o resbaladizos, o cuando el trabajador sufre un golpe o sacudida inesperada. El resultado es que los accidentes por pérdida de equilibrio se vuelven más frecuentes con la edad.

                La regulación del sueño se vuelve menos fiable a partir de los 40 o 45 años. Es más sensible a los cambios en los horarios de trabajo (como el trabajo nocturno o el trabajo por turnos) ya los entornos perturbadores (por ejemplo, el ruido o la iluminación). Siguen los cambios en la duración y la calidad del sueño.

                La termorregulación también se vuelve más difícil con la edad, y esto hace que los trabajadores mayores tengan problemas específicos con respecto al trabajo en calor, particularmente cuando se deben realizar trabajos físicamente intensos.

                Las funciones sensoriales empiezan a verse afectadas muy pronto, pero las deficiencias resultantes rara vez se marcan antes de los 40 o 45 años. La función visual en su conjunto se ve afectada: hay una reducción de la amplitud de acomodación (que se puede corregir con lentes adecuadas) , y también en el campo visual periférico, percepción de profundidad, resistencia al deslumbramiento y transmisión de luz a través del cristalino. El inconveniente resultante sólo se nota en condiciones particulares: con poca iluminación, cerca de fuentes de deslumbramiento, con objetos o textos de muy pequeño tamaño o mal presentados, etc.

                La disminución de la función auditiva afecta el umbral de audición para las frecuencias altas (sonidos agudos), pero se manifiesta especialmente como una dificultad para discriminar las señales sonoras en un entorno ruidoso. Así, la inteligibilidad de la palabra hablada se vuelve más difícil en presencia de ruido ambiental o fuerte reverberación.

                Las demás funciones sensoriales están, en general, poco afectadas en esta etapa de la vida.

                Se puede observar que, de manera general, el declive orgánico con la edad se nota particularmente en situaciones extremas, que en todo caso deberían modificarse para evitar dificultades incluso a los trabajadores jóvenes. Además, los trabajadores que envejecen pueden compensar sus deficiencias mediante estrategias particulares, a menudo adquiridas con la experiencia, cuando las condiciones y la organización del trabajo lo permiten: el uso de soportes adicionales para posturas desequilibradas, levantar y transportar cargas de manera que se reduzcan los esfuerzos extremos , organizar el escaneo visual para identificar información útil, entre otros medios.

                Envejecimiento cognitivo: ralentización y aprendizaje

                En cuanto a las funciones cognitivas, lo primero que hay que señalar es que la actividad laboral pone en juego mecanismos básicos para recibir y procesar información por un lado, y por otro, los conocimientos adquiridos a lo largo de la vida. Este conocimiento se refiere principalmente al significado de objetos, señales, palabras y situaciones (conocimiento “declarativo”), y formas de hacer las cosas (conocimiento “procedimental”).

                La memoria a corto plazo nos permite retener, durante algunas decenas de segundos o durante algunos minutos, información útil que ha sido detectada. El procesamiento de esta información se realiza comparándola con conocimientos memorizados de forma permanente. El envejecimiento actúa sobre estos mecanismos de diversas formas: (1) en virtud de la experiencia, enriquece el conocimiento, la capacidad de seleccionar de la mejor manera tanto el conocimiento útil como la forma de procesarlo, especialmente en tareas que se realizan con cierta frecuencia, pero (2) el tiempo necesario para procesar esta información se alarga debido tanto al envejecimiento del sistema nervioso central como a una memoria a corto plazo más frágil.

                Estas funciones cognitivas dependen mucho del entorno en el que han vivido los trabajadores y, por tanto, de su historia pasada, de su formación y de las situaciones laborales a las que se han tenido que enfrentar. Los cambios que se producen con la edad se manifiestan, por tanto, en combinaciones muy variadas de fenómenos de declive y reconstrucción, en los que cada uno de estos dos factores puede estar más o menos acentuado.

                Si en el transcurso de su vida laboral los trabajadores han recibido solo una formación breve y han tenido que realizar tareas relativamente simples y repetitivas, su conocimiento será limitado y tendrán dificultades cuando se enfrenten a tareas nuevas o relativamente desconocidas. Si, además, tienen que realizar un trabajo con unas limitaciones de tiempo marcadas, los cambios que se han producido en sus funciones sensoriales y la ralentización en el procesamiento de la información les perjudicarán. Si, por el contrario, han tenido una larga escolaridad y formación, y si han tenido que realizar una variedad de tareas, habrán podido mejorar sus habilidades para que las deficiencias sensoriales o cognitivas asociadas con la edad se resuelvan. ampliamente compensado.

                Por tanto, es fácil comprender el papel que juega la formación continua en la situación laboral de los trabajadores que envejecen. Los cambios en el trabajo hacen cada vez más necesario recurrir a la formación periódica, pero los trabajadores de más edad rara vez la reciben. Con frecuencia, las empresas no consideran que valga la pena brindar capacitación a un trabajador que se acerca al final de su vida activa, especialmente porque se cree que las dificultades de aprendizaje aumentan con la edad. Y los propios trabajadores dudan en recibir formación, temiendo que no lo consigan, y no siempre viendo muy claro los beneficios que podrían derivar de la formación.

                De hecho, con la edad, la forma de aprender se modifica. Mientras que un joven registra el conocimiento que le transmite, una persona mayor necesita comprender cómo se organiza ese conocimiento en relación con lo que ya sabe, cuál es su lógica y cuál es su justificación para trabajar. Él o ella también necesita tiempo para aprender. Por lo tanto, una respuesta al problema de la formación de los trabajadores mayores es, en primer lugar, utilizar diferentes métodos de enseñanza, según la edad, los conocimientos y la experiencia de cada persona, en particular, con un período de formación más largo para las personas mayores.

                Envejecimiento de hombres y mujeres en el trabajo

                Las diferencias de edad entre hombres y mujeres se encuentran en dos niveles diferentes. A nivel orgánico, la esperanza de vida es generalmente mayor para las mujeres que para los hombres, pero la llamada esperanza de vida sin discapacidad es muy cercana para ambos sexos, hasta los 65 o 70 años. Más allá de esa edad, las mujeres generalmente están en desventaja. Además, la capacidad física máxima de las mujeres es en promedio un 30% menor que la de los hombres, y esta diferencia tiende a persistir con la edad avanzada, pero la variabilidad en los dos grupos es amplia, con cierta superposición entre las dos distribuciones.

                A nivel de la carrera laboral hay grandes diferencias. En promedio, las mujeres han recibido menos formación para el trabajo que los hombres cuando inician su vida laboral, suelen ocupar puestos para los que se necesitan menos cualificaciones y sus carreras laborales son menos gratificantes. Con la edad, por lo tanto, ocupan puestos con limitaciones considerables, como limitaciones de tiempo y repetitividad del trabajo. No se puede establecer ninguna diferencia sexual en el desarrollo de la capacidad cognitiva con la edad sin referencia a este contexto social de trabajo.

                Si el diseño de las situaciones laborales ha de tener en cuenta estas diferencias de género, se debe actuar especialmente a favor de la formación profesional inicial y continua de las mujeres y la construcción de trayectorias laborales que aumenten las experiencias de las mujeres y las valoricen. Esta acción, por lo tanto, debe tomarse mucho antes del final de su vida activa.

                Envejecimiento de la población activa: la utilidad de los datos colectivos

                Hay al menos dos razones para adoptar enfoques colectivos y cuantitativos con respecto al envejecimiento de la población activa. La primera razón es que tales datos serán necesarios para evaluar y prever los efectos del envejecimiento en un taller, un servicio, una empresa, un sector o un país. La segunda razón es que los principales componentes del envejecimiento son en sí mismos fenómenos sujetos a probabilidad: no todos los trabajadores envejecen de la misma manera ni al mismo ritmo. Por lo tanto, es por medio de herramientas estadísticas que a veces se revelarán, confirmarán o evaluarán varios aspectos del envejecimiento.

                El instrumento más simple en este campo es la descripción de las estructuras de edad y de su evolución, expresada en formas relevantes para el trabajo: sector económico, oficio, grupo de puestos de trabajo, etc.

                Por ejemplo, cuando observamos que la estructura de edad de una población en un lugar de trabajo se mantiene estable y joven, podemos preguntarnos qué características del trabajo podrían desempeñar un papel selectivo en términos de edad. Si, por el contrario, esta estructura es estable y más antigua, el lugar de trabajo tiene la función de recibir personas de otros sectores de la empresa; merece la pena estudiar las razones de estos movimientos, e igualmente habría que comprobar si el trabajo en este centro de trabajo se adecua a las características de una población activa que envejece. Si, finalmente, la estructura de edad cambia regularmente, simplemente reflejando los niveles de contratación de un año a otro, probablemente tengamos una situación en la que las personas “envejecen en el lugar”; esto a veces requiere un estudio especial, particularmente si el número anual de contrataciones tiende a disminuir, lo que desplazará la estructura general hacia grupos de mayor edad.

                Nuestra comprensión de estos fenómenos puede mejorar si disponemos de datos cuantitativos sobre las condiciones de trabajo, sobre los puestos que ocupan actualmente los trabajadores y (si es posible) sobre los puestos que ya no ocupan. Los horarios de trabajo, la repetitividad del trabajo, la naturaleza de las demandas físicas, el ambiente de trabajo, e incluso ciertos componentes cognitivos, pueden ser objeto de consultas (a preguntar a los trabajadores) o de evaluaciones (por expertos). Es posible entonces establecer una conexión entre las características del trabajo actual y del trabajo pasado, y la edad de los trabajadores en cuestión, y así dilucidar los mecanismos de selección a los que las condiciones de trabajo pueden dar lugar en determinadas edades.

                Estas investigaciones se pueden mejorar aún más obteniendo también información sobre el estado de salud de los trabajadores. Esta información puede derivarse de indicadores objetivos como la tasa de accidentes de trabajo o la tasa de ausencia por enfermedad. Pero estos indicadores requieren a menudo un cuidado considerable en cuanto a la metodología, porque si bien reflejan condiciones de salud que pueden estar relacionadas con el trabajo, también reflejan la estrategia de todos los que se preocupan por los accidentes de trabajo y las bajas por enfermedad: los propios trabajadores, la dirección y los médicos pueden tener diversas estrategias al respecto, y no hay garantía de que estas estrategias sean independientes de la edad del trabajador. Por lo tanto, las comparaciones de estos indicadores entre edades suelen ser complejas.

                Por tanto, se recurrirá, cuando sea posible, a los datos derivados de la autoevaluación de la salud de los trabajadores, u obtenidos durante los reconocimientos médicos. Estos datos pueden estar relacionados con enfermedades cuya prevalencia variable con la edad debe conocerse mejor con fines de anticipación y prevención. Pero el estudio del envejecimiento se basará sobre todo en la apreciación de condiciones que no han llegado a la etapa de enfermedad, como ciertos tipos de deterioro funcional: (por ejemplo, de las articulaciones: dolor y limitación de la vista y el oído, del sistema respiratorio) o bien ciertos tipos de dificultad o incluso incapacidad (por ejemplo, para subir un escalón alto, hacer un movimiento preciso, mantener el equilibrio en una posición incómoda).

                Relacionar datos relativos a la edad, el trabajo y la salud es, por tanto, a la vez una cuestión útil y compleja. Su uso permite revelar (o presumir su existencia) varios tipos de conexiones. Puede tratarse de relaciones causales simples, con alguna exigencia del trabajo acelerando una especie de declive del estado funcional a medida que avanza la edad. Pero este no es el caso más frecuente. Muy a menudo, seremos llevados a apreciar simultáneamente el efecto de una acumulación de restricciones sobre un conjunto de características de salud, y al mismo tiempo el efecto de los mecanismos de selección según los cuales los trabajadores cuya salud ha empeorado pueden verse excluidos de ciertos tipos de trabajo (lo que los epidemiólogos llaman el “efecto del trabajador saludable”). ”).

                De esta forma podemos evaluar la solidez de este conjunto de relaciones, confirmar ciertos conocimientos fundamentales en el ámbito de la psicofisiología y, sobre todo, obtener información útil para diseñar estrategias preventivas en relación con el envejecimiento laboral.

                Algunos tipos de acción.

                Las actuaciones a emprender para mantener en el empleo a los trabajadores de edad avanzada, sin consecuencias negativas para ellos, deben seguir varias líneas generales:

                1. No se debe considerar a este grupo de edad como una categoría aparte, sino que se debe considerar la edad como un factor de diversidad entre otros en la población activa; las medidas de protección demasiado específicas o demasiado acentuadas tienden a marginar y debilitar la posición de las poblaciones afectadas.
                2. Uno debería anticiparse a cambios individuales y colectivos relacionados con la edad, así como cambios en las técnicas y organización del trabajo. La gestión de los recursos humanos sólo puede realizarse con eficacia a lo largo del tiempo, de forma que se preparen los ajustes oportunos en la carrera laboral y en la formación. El diseño de las situaciones de trabajo puede entonces tener en cuenta al mismo tiempo las soluciones técnicas y organizativas disponibles y las características de la (futura) población en cuestión.
                3. Debería tenerse en cuenta la diversidad del desarrollo individual a lo largo de la vida laboral, a fin de crear condiciones de diversidad equivalente en las carreras y situaciones laborales.
                4. Se debe prestar atención a favorecer el proceso de construcción de habilidades y atenuar el proceso de declive.

                 

                Sobre la base de estos pocos principios, se pueden definir primero varios tipos de acción inmediata. La máxima prioridad de acción se referirá a las condiciones de trabajo que pueden plantear problemas especialmente graves para los trabajadores de edad. Como se mencionó anteriormente, el estrés postural, el esfuerzo extremo, las restricciones de tiempo estrictas (p. ej., como en el trabajo en línea de montaje o la imposición de objetivos de producción más altos), ambientes dañinos (temperatura, ruido) o ambientes inadecuados (condiciones de iluminación), trabajo nocturno y por turnos. trabajo son ejemplos.

                La identificación sistemática de estas limitaciones en los puestos que están (o pueden estar) ocupados por trabajadores de mayor edad permite realizar un inventario y establecer prioridades de actuación. Esta identificación puede llevarse a cabo mediante listas de verificación de inspección empírica. De igual utilidad será el análisis de la actividad de los trabajadores, que permitirá vincular la observación de su comportamiento con las explicaciones que da de sus dificultades. En estos dos casos, las medidas de esfuerzo o de parámetros ambientales pueden completar las observaciones.

                Más allá de esta puntualización, no se puede describir aquí la acción a realizar, ya que obviamente será específica de cada situación de trabajo. El uso de estándares a veces puede ser útil, pero pocos estándares toman en cuenta aspectos específicos del envejecimiento, y cada uno se ocupa de un dominio particular, lo que tiende a llevar a pensar de manera aislada sobre cada componente de la actividad en estudio.

                Aparte de las medidas inmediatas, tener en cuenta el envejecimiento implica un pensamiento de más largo alcance dirigido a lograr la mayor flexibilidad posible en el diseño de las situaciones de trabajo.

                Esta flexibilidad debe buscarse primero en el diseño de situaciones y equipos de trabajo. Espacio restringido, herramientas no ajustables, software rígido, en definitiva, todas las características de la situación que limitan la expresión de la diversidad humana en el desempeño de la tarea, muy probablemente penalicen a una proporción considerable de trabajadores de mayor edad. Lo mismo ocurre con los tipos de organización más restrictivos: una distribución de tareas completamente predeterminada, plazos frecuentes y urgentes, o pedidos demasiado numerosos o demasiado estrictos (estos, por supuesto, deben tolerarse cuando existen requisitos esenciales relacionados con la calidad de producción o la seguridad de una instalación). La búsqueda de esa flexibilidad es, por tanto, la búsqueda de variados ajustes individuales y colectivos que puedan facilitar la integración exitosa de los trabajadores de edad avanzada al sistema productivo. Una de las condiciones para el éxito de estos ajustes es, obviamente, el establecimiento de programas de formación laboral, destinados a trabajadores de todas las edades y adaptados a sus necesidades específicas.

                Tener en cuenta el envejecimiento en el diseño de las situaciones de trabajo implica, por tanto, una serie de acciones coordinadas (reducción global de las tensiones extremas, utilización de todas las estrategias posibles para la organización del trabajo y esfuerzo continuo para aumentar las competencias), tanto más eficientes como menos caros cuando se toman a largo plazo y se piensan cuidadosamente de antemano. El envejecimiento de la población es un fenómeno lo suficientemente lento y previsible para que una adecuada actuación preventiva sea perfectamente factible.

                 

                Atrás

                Lunes, marzo de 14 2011 20: 39

                Trabajadores con Necesidades Especiales

                Diseñar para Personas con Discapacidad es Diseñar para Todos

                Hay tantos productos en el mercado que fácilmente revelan su inadecuación para la población general de usuarios. ¿Qué evaluación se debe hacer de una puerta demasiado estrecha para acomodar cómodamente a una persona corpulenta o una mujer embarazada? ¿Su diseño físico tendrá fallas si satisface todas las pruebas relevantes de función mecánica? Ciertamente, tales usuarios no pueden ser considerados como discapacitados en ningún sentido físico, ya que pueden estar en perfecto estado de salud. Algunos productos necesitan un manejo considerable antes de que uno pueda obligarlos a funcionar como se desea; ciertos abrelatas económicos vienen, no del todo triviales, a la mente. Sin embargo, no es necesario considerar discapacitada a una persona sana que pueda tener dificultades para operar dichos dispositivos. Un diseñador que incorpora con éxito consideraciones de interacción humana con el producto mejora la utilidad funcional de su diseño. En ausencia de un buen diseño funcional, las personas con una discapacidad menor pueden encontrarse en la posición de verse severamente obstaculizadas. Por lo tanto, es la interfaz usuario-máquina la que determina el valor del diseño para all usuarios.

                Es una perogrullada recordarse que la tecnología existe para servir a los seres humanos; su uso es para ampliar sus propias capacidades. Para las personas discapacitadas, esta ampliación debe llevarse algunos pasos más allá. Por ejemplo, en la década de 1980, se prestó mucha atención al diseño de cocinas para personas discapacitadas. La experiencia adquirida en este trabajo penetró características de diseño para cocinas “normales”; la persona discapacitada en este sentido puede ser considerada pionera. Los impedimentos y las discapacidades inducidos por el trabajo (solo hay que considerar las dolencias musculoesqueléticas y de otro tipo que sufren quienes están confinados a tareas sedentarias tan comunes en el nuevo lugar de trabajo) requieren de manera similar esfuerzos de diseño dirigidos no solo a prevenir la recurrencia de tales condiciones, sino también a la desarrollo de tecnología compatible con el usuario adaptada a las necesidades de los trabajadores ya afectados por trastornos relacionados con el trabajo.

                La persona promedio más amplia

                El diseñador no debe centrarse en una población pequeña y no representativa. Entre ciertos grupos es muy imprudente considerar suposiciones acerca de las similitudes entre ellos. Por ejemplo, un trabajador lesionado de cierta manera en la edad adulta puede no ser necesariamente tan diferente desde el punto de vista antropométrico de una persona sana comparable, y puede ser considerado como parte del promedio general. Un niño pequeño así lesionado mostrará una antropometría considerablemente diferente cuando sea adulto, ya que su desarrollo muscular y mecánico se verá influido de manera constante y secuencial por las etapas de crecimiento precedentes. (No se deben aventurar conclusiones en cuanto a la comparabilidad como adultos con respecto a los dos casos. Deben considerarse como dos grupos específicos distintos, y solo uno se incluye entre el promedio general). Pero como uno se esfuerza por lograr un diseño adecuado para, digamos, el 90% de la población, uno debería esforzarse mucho más para aumentar este margen a, digamos, el 95%, el punto es que de esta manera se puede reducir la necesidad de diseño para grupos específicos.

                Otra forma de abordar el diseño para la población promedio más amplia es producir dos productos, cada uno diseñado aproximadamente para adaptarse a los dos percentiles extremos de las diferencias humanas. Se pueden construir, por ejemplo, dos tamaños de silla, una con ménsulas que permitan regular su altura de 38 a 46 cm y la otra de 46 a 54 cm; Ya existen dos tamaños de alicates, uno que se adapta a los tamaños más grandes y medios de las manos de los hombres y el otro que se adapta a las manos de las mujeres promedio y a las manos de los hombres más pequeños.

                Sería una buena política de la empresa reservar anualmente una módica cantidad de dinero para analizar y adecuar los lugares de trabajo a los trabajadores, una medida que evitaría enfermedades e incapacidades por exceso de carga física. También aumenta la motivación de los trabajadores cuando entienden que la gerencia está tratando activamente de mejorar su ambiente de trabajo, y más impresionante cuando a veces se deben tomar medidas elaboradas: análisis exhaustivo del trabajo, construcción de maquetas, mediciones antropométricas e incluso el diseño de unidades específicas para los trabajadores. En cierta empresa, de hecho, la conclusión fue que las unidades debían rediseñarse en cada lugar de trabajo porque causaban una sobrecarga física en forma de estar demasiado de pie, había dimensiones inadecuadas asociadas a las posiciones sentadas y había otras deficiencias. .

                Costos, Beneficios y Usabilidad del Diseño

                Los análisis de costo/beneficio son desarrollados por ergonomistas para obtener una idea de los resultados de las políticas ergonómicas distintas de las económicas. En la actualidad, la evaluación en el ámbito industrial y comercial incluye el impacto negativo o positivo de una política sobre el trabajador.

                Los métodos para evaluar la calidad y la usabilidad son actualmente objeto de investigación activa. El modelo de usabilidad de la tecnología de rehabilitación (RTUM), como se muestra en la figura 1, se puede utilizar como modelo para evaluar la usabilidad de un producto dentro de la tecnología de rehabilitación y para iluminar los diversos aspectos del producto que determinan su usabilidad.

                Figura 1. El Modelo de Usabilidad de la Tecnología de Rehabilitación (RTUM)

                ERG300F1

                Desde el punto de vista estrictamente económico, se pueden especificar los costos de crear un sistema en el que se pueda realizar una determinada tarea o en el que se pueda fabricar un determinado producto; Ni que decir tiene que en estos términos cada empresa está interesada en obtener el máximo rendimiento de su inversión. Pero, ¿cómo se pueden determinar los costos reales del desempeño de las tareas y la fabricación de productos en relación con la inversión financiera cuando se tienen en cuenta los diferentes esfuerzos de los sistemas físicos, cognitivos y mentales de los trabajadores? De hecho, la evaluación del desempeño humano en sí se basa, entre otros factores, en la percepción de los trabajadores sobre lo que se debe hacer, su opinión sobre el valor que tienen al hacerlo y su opinión sobre la empresa. En realidad, es la satisfacción intrínseca con el trabajo la norma de valor en este contexto, y esta satisfacción, junto con los objetivos de la empresa, constituyen la razón de ser de uno. El bienestar y el desempeño de los trabajadores se basan, por lo tanto, en un amplio espectro de experiencias, asociaciones y percepciones que determinan las actitudes hacia el trabajo y la calidad final del desempeño, un entendimiento sobre el cual se basa el modelo RTUM.

                Si uno no acepta este punto de vista, se vuelve necesario considerar la inversión solo en relación con resultados dudosos y no especificados. Si los ergonomistas y los médicos desean mejorar el entorno laboral de las personas discapacitadas, para producir más a partir de las operaciones de las máquinas y mejorar la facilidad de uso de las herramientas utilizadas, encontrarán dificultades para encontrar formas de justificar la inversión financiera. Por lo general, dicha justificación se ha buscado en los ahorros realizados por la prevención de lesiones y enfermedades debidas al trabajo. Pero si los costes de la enfermedad no han sido asumidos por la empresa sino por el Estado, se vuelven financieramente invisibles, por así decirlo, y no se consideran relacionados con el trabajo.

                Sin embargo, la conciencia de que la inversión en un ambiente de trabajo saludable es dinero bien gastado ha ido creciendo con el reconocimiento de que los costos “sociales” de las incapacidades son traducibles en términos de costos finales para la economía de un país, y ese valor se pierde cuando un trabajador potencial está sentado en casa sin hacer ninguna contribución a la sociedad. Invertir en un lugar de trabajo (en términos de adaptar una estación de trabajo o proporcionar herramientas especiales o tal vez incluso ayudar en la higiene personal) no solo puede recompensar a una persona con satisfacción en el trabajo, sino que puede ayudarla a ser autosuficiente e independiente de la asistencia social.

                Se pueden realizar análisis de costo/beneficio para determinar si se justifica una intervención especial en el lugar de trabajo para las personas discapacitadas. Los siguientes factores representan fuentes de datos que serían objeto de tales análisis:

                1. Personal

                • Ausencia. ¿Tendrá el trabajador discapacitado un historial de asistencia satisfactorio?
                • ¿Es probable que se incurra en costos adicionales para la instrucción de tareas especiales?
                • ¿Se requieren cambios de personal? Sus costos deben ser considerados también.
                • ¿Se puede esperar que aumenten las tasas de indemnización por accidentes?

                 

                2. Seguridad

                • ¿El trabajo que se está considerando para el trabajador discapacitado implicará normas de seguridad?
                • ¿Estarán involucradas normas especiales de seguridad?
                • ¿El trabajo se caracteriza por una frecuencia considerable de accidentes o casi accidentes?

                 

                3. médico

                • En cuanto al trabajador cuya invalidez se examina con miras a su reincorporación al trabajo, se debe evaluar la naturaleza y gravedad de la incapacidad.
                • También debe tenerse en cuenta la magnitud de la ausencia del trabajador discapacitado.
                • ¿Cuál es el carácter y la frecuencia de los síntomas “menores” del trabajador y cómo deben tratarse? ¿Se puede prever el desarrollo futuro de enfermedades “menores” relacionadas capaces de obstaculizar la eficiencia del trabajador?

                 

                En lo que respecta al tiempo perdido en el trabajo, estos cálculos se pueden hacer en términos de salarios, gastos generales, compensación y producción perdida. El tipo de análisis que se acaba de describir representa un enfoque racional mediante el cual una organización puede llegar a una decisión informada sobre si un trabajador discapacitado está mejor en el trabajo y si la propia organización se beneficiará con su regreso al trabajo.

                En la discusión anterior, el diseño para la población en general ha recibido un enfoque de atención intensificado por el énfasis en el diseño específico en relación con la usabilidad y los costos y beneficios de dicho diseño. Todavía es una tarea difícil hacer los cálculos necesarios, incluyendo todos los factores relevantes, pero en la actualidad continúan los esfuerzos de investigación que incorporan métodos de modelado en sus técnicas. En algunos países, por ejemplo, los Países Bajos y Alemania, la política gubernamental está haciendo que las empresas sean más responsables de los daños personales relacionados con el trabajo; Evidentemente, cabe esperar cambios fundamentales en las políticas reguladoras y las estructuras de seguros como resultado de tendencias de este tipo. Ya se ha convertido en una política más o menos asentada en estos países que a un trabajador que sufra un accidente de trabajo incapacitante se le debe proporcionar un puesto de trabajo adaptado o poder realizar otros trabajos dentro de la empresa, política que ha hecho que el tratamiento de discapacitados un logro genuino en el trato humano del trabajador.

                Trabajadores con Capacidad Funcional Limitada

                Ya sea que el diseño esté dirigido a discapacitados o al promedio más amplio, se ve obstaculizado por la escasez de datos de investigación. Las personas con discapacidad han sido objeto de prácticamente ningún esfuerzo de investigación. Por lo tanto, para establecer un documento de requisitos del producto o PRD, se deberá realizar un estudio de investigación empírico específico para recopilar esos datos mediante la observación y la medición.

                Al recopilar la información necesaria sobre el trabajador o usuario discapacitado, es necesario considerar no solo el estado funcional actual de la persona discapacitada, sino intentar prever los cambios que puedan ser el resultado de la progresión de una condición crónica. Este tipo de información puede, de hecho, obtenerse directamente del trabajador, o un médico especialista puede proporcionarla.

                Al diseñar, por ejemplo, una acción de trabajo para la cual son relevantes los datos sobre la fuerza física del trabajador, el diseñador no elegirá como especificación la fuerza máxima que puede ejercer la persona discapacitada, sino que tendrá en cuenta cualquier posible disminución de la fuerza que un podría provocar la progresión de la condición del trabajador. Así, el trabajador podrá seguir utilizando las máquinas y herramientas adaptadas o diseñadas para él o en el puesto de trabajo.

                Además, los diseñadores deben evitar diseños que involucren manipulaciones del cuerpo humano en los extremos de, por ejemplo, el rango de movimiento de una parte del cuerpo, pero deben adaptar sus diseños a los rangos medios. A continuación se presenta una ilustración simple pero muy común de este principio. Una parte muy común de los cajones de los gabinetes y escritorios de cocina y oficina es una manija que tiene la forma de un pequeño estante debajo del cual se colocan los dedos, ejerciendo fuerza hacia arriba y hacia adelante para abrir el cajón. Esta maniobra requiere 180 grados de supinación (con la palma de la mano hacia arriba) en la muñeca, el punto máximo para el rango de este tipo de movimiento de la muñeca. Este estado de cosas puede no presentar ninguna dificultad para una persona sana, siempre que el cajón se pueda abrir con una fuerza ligera y no esté colocado de manera incómoda, pero genera tensión cuando la acción del cajón es apretada o cuando la supinación completa de 180 grados no es posible, y es una carga innecesaria para una persona discapacitada. Una solución simple, un mango colocado verticalmente, sería mecánicamente mucho más eficiente y más fácil de manipular por una parte más grande de la población.

                Capacidad de funcionamiento físico

                A continuación, se discutirán las tres áreas principales de limitación en la capacidad funcional física, definidas por el sistema de locomoción, el sistema neurológico y el sistema de energía. Los diseñadores obtendrán una idea de la naturaleza de las limitaciones del usuario/trabajador al considerar los siguientes principios básicos de las funciones corporales.

                El sistema de locomoción. Está formado por los huesos, las articulaciones, los tejidos conectivos y los músculos. La naturaleza de la estructura articular determina el rango de movimiento posible. Una articulación de la rodilla, por ejemplo, muestra un grado diferente de movimiento y estabilidad que la articulación de la cadera o el hombro. Estas características articulares variables determinan las posibles acciones de los brazos, las manos, los pies, etc. También hay diferentes tipos de músculos; es el tipo de músculo, si el músculo pasa sobre una o dos articulaciones, y la ubicación del músculo lo que determina, para una parte del cuerpo determinada, la dirección de su movimiento, su velocidad y la fuerza que es capaz de ejercer .

                El hecho de que esta dirección, velocidad y fuerza puedan caracterizarse y calcularse es de gran importancia en el diseño. En el caso de las personas discapacitadas, hay que tener en cuenta que se han alterado las ubicaciones “normales” de los músculos y que se ha modificado el rango de movimiento de las articulaciones. En una amputación, por ejemplo, un músculo puede funcionar solo parcialmente, o su ubicación puede haber cambiado, por lo que se debe examinar cuidadosamente la capacidad física del paciente para establecer qué funciones permanecen y qué tan confiables pueden ser. A continuación se presenta un caso.

                Un carpintero de 40 años perdió el pulgar y el tercer dedo de la mano derecha en un accidente. En un esfuerzo por restaurar la capacidad de trabajo del carpintero, un cirujano extrajo uno de los dedos gordos del pie del paciente y reemplazó el pulgar que faltaba con él. Después de un período de rehabilitación, el carpintero volvió al trabajo, pero le resultó imposible realizar un trabajo sostenido durante más de tres o cuatro horas. Sus herramientas fueron estudiadas y se encontró que no se ajustaban a la estructura "anormal" de su mano. El especialista en rehabilitación, al examinar la mano “rediseñada” desde el punto de vista de su nueva capacidad funcional y forma, pudo diseñar nuevas herramientas que eran más apropiadas y utilizables con respecto a la mano alterada. La carga en la mano del trabajador, que anteriormente era demasiado pesada, ahora estaba dentro de un rango utilizable y recuperó su capacidad para continuar trabajando durante más tiempo.

                El sistema neurológico. El sistema neurológico se puede comparar con una sala de control muy sofisticada, completa con colectores de datos, cuyo propósito es iniciar y gobernar los movimientos y acciones de uno mediante la interpretación de la información relacionada con los aspectos de los componentes del cuerpo relacionados con la posición y mecánica, química y otros. estados Este sistema incorpora no sólo un sistema de retroalimentación (p. ej., dolor) que proporciona medidas correctivas, sino una capacidad de "alimentación hacia adelante" que se expresa anticipadamente para mantener un estado de equilibrio. Considere el caso de un trabajador que actúa reflexivamente para restaurar una postura para protegerse de una caída o del contacto con partes peligrosas de la máquina.

                En las personas discapacitadas, el procesamiento fisiológico de la información puede verse afectado. Tanto los mecanismos de retroalimentación como los de avance de las personas con discapacidad visual están debilitados o ausentes, y lo mismo ocurre, a nivel acústico, entre las personas con discapacidad auditiva. Además, los circuitos de gobierno importantes son interactivos. Las señales sonoras tienen un efecto sobre el equilibrio de una persona junto con los circuitos propioceptivos que sitúan nuestros cuerpos en el espacio, por así decirlo, a través de datos recopilados de músculos y articulaciones, con la ayuda adicional de señales visuales. El cerebro puede funcionar para superar deficiencias bastante drásticas en estos sistemas, corrigiendo los errores en la codificación de la información y “completando” la información faltante. Más allá de ciertos límites, sin duda, sobreviene la incapacidad. A continuación se presentan dos historias de casos.

                Caso 1. Una mujer de 36 años sufrió una lesión en la médula espinal debido a un accidente automovilístico. Puede sentarse sin ayuda y puede mover una silla de ruedas manualmente. Su tronco es estable. Sin embargo, la sensación en sus piernas se ha ido; este defecto incluye la incapacidad de detectar los cambios de temperatura.

                Tiene un lugar de trabajo sentado en casa (la cocina está diseñada para permitirle trabajar sentada). Se ha tomado la medida de seguridad de instalar un fregadero en una posición lo suficientemente aislada como para minimizar el riesgo de quemarse las piernas con agua caliente, ya que su incapacidad para procesar la información de temperatura en las piernas la hace vulnerable a no darse cuenta de que se está quemando.

                Caso 2. Un niño de cinco años cuyo lado izquierdo estaba paralizado estaba siendo bañado por su madre. Sonó el timbre, la madre dejó al niño solo para ir a la puerta principal y el niño, al abrir el grifo del agua caliente, sufrió quemaduras. Por razones de seguridad, la bañera debería haber estado equipada con un termostato (preferiblemente uno que el niño no pudiera haber anulado).

                El sistema energético. Cuando el cuerpo humano tiene que realizar un trabajo físico, se producen cambios fisiológicos, en particular en forma de interacciones en las células musculares, aunque de manera relativamente ineficaz. El "motor" humano convierte solo alrededor del 25% de su suministro de energía en actividad mecánica, el resto de la energía representa pérdidas térmicas. Por lo tanto, el cuerpo humano no está especialmente preparado para el trabajo físico pesado. El agotamiento se establece después de un cierto tiempo, y si se debe realizar un trabajo pesado, se recurre a las fuentes de energía de reserva. Estas fuentes de energía de reserva siempre se utilizan cuando el trabajo se realiza muy rápidamente, se inicia repentinamente (sin un período de calentamiento) o implica un gran esfuerzo.

                El organismo humano obtiene energía aeróbicamente (a través del oxígeno en el torrente sanguíneo) y anaeróbicamente (después de agotar el oxígeno aeróbico, recurre a pequeñas pero importantes unidades de reserva de energía almacenadas en el tejido muscular). La necesidad de suministros de aire fresco en el lugar de trabajo atrae naturalmente el enfoque de la discusión sobre el uso de oxígeno hacia el lado aeróbico, las condiciones de trabajo que son lo suficientemente extenuantes como para provocar procesos anaeróbicos de manera regular son extraordinariamente poco comunes en la mayoría de los lugares de trabajo, al menos en los países desarrollados. países. La disponibilidad de oxígeno atmosférico, que se relaciona tan directamente con el funcionamiento aeróbico humano, es una función de varias condiciones:

                • Presión atmosférica ambiental (aproximadamente 760 torr o 21.33 kPa al nivel del mar). El desempeño de tareas a gran altura puede verse profundamente afectado por la deficiencia de oxígeno y es una consideración primordial para los trabajadores en tales condiciones.
                • Para los trabajadores que realizan trabajos pesados, la ventilación es necesaria para garantizar la renovación del suministro de aire, lo que permite aumentar el volumen de aire respirado por minuto.
                • El oxígeno ambiental llega al torrente sanguíneo a través de los alvéolos por difusión. A presiones arteriales más altas, la superficie de difusión aumenta y, por lo tanto, la capacidad de oxígeno de la sangre.
                • Un aumento de la difusión de oxígeno a los tejidos provoca un aumento de la superficie de difusión y, en consecuencia, del nivel de oxígeno.
                • Las personas con ciertos problemas cardíacos sufren cuando, con el aumento del gasto cardíaco (junto con el nivel de oxígeno), la circulación sanguínea cambia a favor de los músculos.
                • A diferencia del oxígeno, debido a las grandes reservas de glucosa, y especialmente de grasa, la fuente de energía ("combustible") no necesita suministrarse continuamente desde el exterior. En el trabajo pesado, lo que se utiliza es simplemente glucosa, con su alto valor energético. Con un trabajo más ligero, se recurre a la grasa, a un ritmo que varía según el individuo. A continuación se presenta una breve historia general del caso.

                Una persona que padece asma o bronquitis, ambas enfermedades que afectan a los pulmones, provoca al trabajador una limitación severa en su trabajo. La asignación de trabajo de este trabajador debe analizarse con respecto a factores como la carga física. El medio ambiente también debe analizarse: el aire ambiente limpio contribuirá sustancialmente al bienestar de los trabajadores. Además, la carga de trabajo debe equilibrarse a lo largo del día, evitando los picos de carga.

                Diseño específico

                En algunos casos, sin embargo, todavía existe la necesidad de un diseño específico o un diseño para grupos muy pequeños. Tal necesidad surge cuando las tareas a realizar y las dificultades que experimenta una persona discapacitada son excesivamente grandes. Si los requisitos específicos necesarios no se pueden realizar con los productos disponibles en el mercado (incluso con adaptaciones), el diseño específico es la respuesta. Ya sea que este tipo de solución sea costosa o barata (y aparte de las cuestiones humanitarias), debe considerarse a la luz de la viabilidad y el apoyo a la viabilidad de la empresa. Un lugar de trabajo especialmente diseñado tiene valor económico solo cuando el trabajador discapacitado puede esperar trabajar allí durante años y cuando el trabajo que realiza es, en términos de producción, un activo para la empresa. Cuando este no es el caso, aunque el trabajador pueda insistir en su derecho al trabajo, debe prevalecer un sentido de realismo. Tales problemas delicados deben abordarse con el espíritu de buscar una solución mediante esfuerzos cooperativos de comunicación.

                Las ventajas del diseño específico son las siguientes:

                • El diseño está hecho a medida: se ajusta a la perfección a los problemas a resolver.
                • El trabajador así servido puede reincorporarse al trabajo ya una vida de participación social.
                • El trabajador puede ser autosuficiente, independiente del bienestar.
                • Se evitan los costes de cualquier cambio de personal que pueda suponer la alternativa.

                 

                Las desventajas del diseño específico son:

                • Es poco probable que el diseño se use incluso para otra persona, y mucho menos para un grupo más grande.
                • El diseño específico suele ser costoso.
                • Los productos diseñados específicamente a menudo deben estar hechos a mano; los ahorros debidos a los métodos masivos a menudo no son realizables.

                Caso 1. Por ejemplo, está el caso de una recepcionista en silla de ruedas que tenía un problema del habla. Su dificultad para hablar hizo que las conversaciones fueran bastante lentas. Si bien la firma siguió siendo pequeña, no surgieron problemas y ella continuó trabajando allí durante años. Pero cuando la empresa se amplió, sus discapacidades comenzaron a volverse problemáticas. Tenía que hablar más deprisa y moverse considerablemente más deprisa; ella no podía hacer frente a las nuevas demandas. Sin embargo, se buscaron soluciones a sus problemas y se redujeron a dos alternativas: instalar un equipo técnico especial para compensar las deficiencias que degradaban la calidad de algunas de sus tareas, o simplemente elegir un conjunto de tareas que implicaran una más carga de trabajo ligada al escritorio. Ella eligió el último curso y todavía trabaja para la misma empresa.

                Caso 2. Un joven, cuya profesión era la realización de dibujos técnicos, sufrió una lesión medular de nivel alto a causa de bucear en aguas poco profundas. Su lesión es lo suficientemente grave como para que necesite ayuda con todas sus actividades diarias. Sin embargo, con la ayuda de un software de diseño asistido por computadora (CAD), continúa ganándose la vida con el dibujo técnico y vive, financieramente independiente, con su pareja. Su espacio de trabajo es un estudio adaptado a sus necesidades y trabaja para una empresa con la que se comunica por ordenador, teléfono y fax. Para operar su computadora personal, tuvo que hacer ciertas adaptaciones al teclado. Pero con estos activos técnicos puede ganarse la vida y mantenerse a sí mismo.

                El enfoque para un diseño específico no es diferente de otro diseño como se describe anteriormente. El único problema insuperable que puede surgir durante un proyecto de diseño es que el objetivo del diseño no se puede lograr por motivos puramente técnicos; en otras palabras, no se puede hacer. Por ejemplo, una persona que padece la enfermedad de Parkinson es propensa, en una cierta etapa de la progresión de su condición, a caer hacia atrás. Una ayuda que evitaría tal eventualidad, por supuesto, representaría la solución deseada, pero el estado de la técnica no es tal que tal dispositivo pueda construirse todavía.

                Sistema de Diseño Ergonómico y Trabajadores con Necesidades Físicas Especiales

                Uno puede tratar el deterioro corporal mediante una intervención médica para restaurar la función dañada, pero el tratamiento de una discapacidad o deficiencia en la capacidad para realizar tareas puede implicar medidas mucho menos desarrolladas en comparación con la experiencia médica. En lo que se refiere a la necesidad de tratar una discapacidad, la gravedad de la discapacidad influye fuertemente en tal decisión. Pero dado que se requiere tratamiento, sin embargo, los siguientes medios, tomados solos o en combinación, forman las opciones disponibles para el diseñador o gerente:

                • dejando fuera una tarea
                • compensar la deficiencia de un trabajador en la realización de un elemento de la tarea mediante el uso de una máquina o la ayuda de otra persona
                • diferenciación del orden de la tarea, es decir, dividir la tarea en subtareas más manejables
                • modificación de las herramientas utilizadas en la tarea
                • diseño especial de herramientas y máquinas.

                 

                Desde el punto de vista ergonómico específico, el tratamiento de una discapacidad incluye lo siguiente:

                • modificación de la tarea
                • modificación de una herramienta
                • diseño de nuevas herramientas o nuevas máquinas.

                 

                El tema de la eficacia es siempre el punto de partida en la modificación de herramientas o máquinas, y muchas veces está relacionado con los costos dedicados a la modificación en cuestión, las características técnicas a abordar y los cambios funcionales a incorporar en el nuevo diseño. . Comodidad y atractivo son cualidades que de ninguna manera merecen ser descuidadas entre estas otras características.

                La siguiente consideración relacionada con los cambios de diseño que se realizarán en una herramienta o máquina es si el dispositivo ya está diseñado para uso general (en cuyo caso, se realizarán modificaciones a un producto preexistente) o si se diseñará con un individuo. tipo de discapacidad en mente. En este último caso, se deben dedicar consideraciones ergonómicas específicas a cada aspecto de la discapacidad del trabajador. Por ejemplo, dado un trabajador que sufre limitaciones en la función cerebral después de un derrame cerebral, deficiencias como afasia (dificultad en la comunicación), un brazo derecho paralizado y una paresia espástica de la pierna que impide que se mueva hacia arriba pueden requerir los siguientes ajustes:

                • una computadora personal u otro dispositivo que permita al trabajador comunicarse
                • herramientas que se pueden operar con el brazo útil restante
                • un sistema protésico que serviría para restaurar la función del pie lesionado así como para compensar la pérdida de la capacidad para caminar del paciente.

                 

                ¿Existe alguna respuesta general a la pregunta de cómo diseñar para el trabajador discapacitado? El enfoque del diseño ergonómico del sistema (SED) es eminentemente adecuado para esta tarea. La investigación relacionada con la situación laboral o con el tipo de producto en cuestión requiere un equipo de diseño con el fin de recopilar información especial relacionada con un grupo especial de trabajadores discapacitados o con el caso único de un usuario individual discapacitado de una manera particular. El equipo de diseño, en virtud de incluir una diversidad de personas calificadas, estará en posesión de experiencia más allá del tipo técnico que se espera de un diseñador solo; los conocimientos médicos y ergonómicos compartidos entre ellos serán tan plenamente aplicables como los estrictamente técnicos.

                Las restricciones de diseño determinadas por la recopilación de datos relacionados con usuarios discapacitados se tratan con la misma objetividad y con el mismo espíritu analítico que los datos equivalentes relacionados con usuarios sanos. Al igual que para estos últimos, hay que determinar para las personas con discapacidad sus patrones personales de respuesta conductual, sus perfiles antropométricos, datos biomecánicos (como alcance, fuerza, rango de movimiento, espacio de manipulación utilizado, carga física, etc.), estándares ergonómicos y normas de seguridad. Pero lamentablemente uno se ve obligado a admitir que, en realidad, se hace muy poca investigación en favor de los trabajadores discapacitados. Existen pocos estudios sobre antropometría, algo más sobre biomecánica en el campo de las prótesis y ortesis, pero apenas se han realizado estudios sobre capacidades de carga física. (El lector encontrará referencias a dicho material en la lista de “Otras lecturas relevantes” al final de este capítulo.) Y aunque a veces es fácil recopilar y aplicar dichos datos, con bastante frecuencia la tarea es difícil y, de hecho, imposible. . Sin duda, se deben obtener datos objetivos, por extenuante que sea el esfuerzo y por improbables que sean las posibilidades de hacerlo, dado que el número de personas discapacitadas disponibles para la investigación es pequeño. Pero a menudo están más que dispuestos a participar en cualquier investigación que se les ofrezca la oportunidad de compartir, ya que existe una gran conciencia de la importancia de tal contribución para el diseño y la investigación en este campo. Por lo tanto, representa una inversión no solo para ellos sino para la comunidad más amplia de personas discapacitadas.

                 

                Atrás

                " EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

                Contenido

                Referencias de ergonomía

                Abeysekera, JDA, H Shahnavaz y LJ Chapman. 1990. Ergonomía en los países en desarrollo. En Avances en Ergonomía y Seguridad Industrial, editado por B Das. Londres: Taylor & Francis.

                Ahonen, M, M Launis y T Kuorinka. 1989. Análisis ergonómico del lugar de trabajo. Helsinki: Instituto Finlandés de Salud Ocupacional.

                Alvares, C. 1980. Homo Faber: Tecnología y Cultura en India, China y Occidente desde 1500 hasta la actualidad. La Haya: Martinus Nijhoff.

                Amalberti, R. 1991. Savoir-faire de l'opérateur: aspectos teóricos y prácticos en ergonomía. En Modèle en analyse du travail, editado por R Amalberti, M de Montmollin y J Thereau. Lieja: Mardaga.

                Amalberti, R, M Bataille, G Deblon, A Guengant, JM Paquay, C Valot y JP Menu. 1989. Desarrollo de ayudantes inteligentes para el pilotaje: Formalización psicológica e informática de un modelo de comportamiento del pologage de combat engagé en mission de pènètration. París: Rapport CERMA.

                Åstrand, I. 1960. Capacidad de trabajo aeróbico en hombres y mujeres con especial referencia a la edad. Acta Physiol Scand 49 Supl. 169:1-92.

                Bainbridge, L. 1981. Le contrôleur de processus. B Psicología XXXIV:813-832.

                —. 1986. Hacer preguntas y acceder al conocimiento. Future Comput Sys 1: 143-149.

                Baitsch, C. 1985. Kompetenzentwicklung und partizipative Arbeitsgestaltung. Berna: Huber.

                Bancos, MH y RL Miller. 1984. Confiabilidad y validez convergente del inventario de componentes del trabajo. J Occup Psychol 57:181-184.

                Baranson, J. 1969. Tecnología industrial para economías en desarrollo. Nueva York: Praeger.

                Bartenwerfer, H. 1970. Psychische Beanspruchung und Erdmüdung. En Handbuch der Psychologie, editado por A Mayer y B Herwig. Gotinga: Hogrefe.

                Bartlem, CS y E Locke. 1981. El estudio de Coch y French: una crítica y una reinterpretación. Hum Relat 34:555-566.

                Blumberg, M. 1988. Hacia una nueva teoría del diseño del trabajo. En Ergonomics of Hybrid Automated Systems, editado por W Karwowski, HR Parsaei y MR Wilhelm. Ámsterdam: Elsevier.

                Bourdon, F y A Weill Fassina. 1994. Réseau et processus de coopération dans la gestion du trafic ferroviaire. Travail Hum. Número especial consagrado al trabajo colectivo.

                Brehmer, B. 1990. Hacia una taxonomía de micromundos. En Taxonomía para un Análisis de Dominios de Trabajo. Actas del Primer Taller MOHAWC, editado por B Brehmer, M de Montmollin y J Leplat. Roskilde: Laboratorio Nacional Riso.

                Brown DA y R Mitchell. 1986. El Ergonomista de Bolsillo. Sydney: Centro de Salud Ocupacional del Grupo.

                Más brusco. 1993. Entwicklung eines wissensbusierten Systems zur belastungsanalytisch unterscheidbaren Erholungszeit. Düsseldorf: VDI-Verlag.

                Caverni, JP. 1988. La verbalisation comme source d'observables pour l'étude du fonctionnnement cognitif. En Psychologie cognitivo: Modèles et méthodes, editado por JP
                Caverni, C Bastien, P Mendelson y G Tiberghien. Grenoble: Prensa Univ. de Grenoble.

                Campión, MA. 1988. Enfoques interdisciplinarios para el diseño de trabajos: una réplica constructiva con extensiones. J Appl Psychol 73:467-481.

                Campion, MA y PW Thayer. 1985. Desarrollo y evaluación de campo de una medida interdisciplinaria de diseño de puestos. J Appl Psychol 70:29-43.

                Carter, RC y RJ Biersner. 1987. Requisitos de trabajo derivados del Cuestionario de análisis de posición y validez utilizando puntajes de pruebas de aptitud militar. J Occup Psychol 60:311-321.

                Chaffin, DB. 1969. Desarrollo de un modelo biomecánico computarizado y uso en el estudio de las acciones corporales brutas. J Biomech 2:429-441.

                Chaffin, DB y G Andersson. 1984. Biomecánica Ocupacional. Nueva York: Wiley.

                Chapanis, A. 1975. Variables étnicas en ingeniería de factores humanos. Baltimore: Universidad Johns Hopkins.

                Coch, L y JRP Francés. 1948. Superando la resistencia al cambio. Hum Relat 1:512-532.

                Corlett, EN y RP Bishop. 1976. Una técnica para evaluar el malestar postural. Ergonomía 19:175-182.

                Corlett, N. 1988. La investigación y evaluación del trabajo y los lugares de trabajo. Ergonomía 31:727-734.

                Costa, G, G Cesana, K Kogi y A Wedderburn. 1990. Trabajo por turnos: salud, sueño y rendimiento. Fráncfort: Peter Lang.

                Cotton, JL, DA Vollrath, KL Froggatt, ML Lengnick-Hall y KR Jennings. 1988. Participación de los trabajadores: Diversas formas y diferentes resultados. Acad Administrar Rev 13:8-22.

                Cushman, WH y DJ Rosenberg. 1991. Factores humanos en el diseño de productos. Ámsterdam: Elsevier.

                Dachler, HP y B Wilpert. 1978. Dimensiones conceptuales y límites de la participación en las organizaciones: una evaluación crítica. Adm Sci Q 23:1-39.

                Daftuar, CN. 1975. El papel de los factores humanos en los países subdesarrollados, con especial referencia a la India. En Variable Étnica en la Ingeniería del Factor Humano, editado por Chapanis. Baltimore: Universidad Johns Hopkins.

                Das, B y RM Grady. 1983a. Diseño de distribución de lugares de trabajo industriales. Una aplicación de la ingeniería antropométrica. Ergonomía 26:433-447.

                —. 1983b. El área de trabajo normal en el plano horizontal. Un estudio comparativo entre los conceptos de Farley y Squire. Ergonomía 26:449-459.

                Dec, EL. 1975. Motivación intrínseca. Nueva York: Plenum Press.

                Decortis, F y PC Cacciabue. 1990. Modelización cognitiva y análisis de la actividad. En Modèles et pratiques de l'analyse du travail, editado por R Amalberti, M Montmollin y J Theureau. Bruselas: Mardaga.

                DeGreve, TB y MM Ayoub. 1987. Un sistema experto en diseño de lugares de trabajo. Int J Ind Erg 2:37-48.

                De Keyser, V. 1986. De l'évolution des métiers. En Traité de psychologie du travail, editado por C Levy-Leboyer y JC Sperandio. París: Presses Universitaires de France.

                —. 1992. Hombre dentro de la Línea de Producción. Actas de la Cuarta Conferencia Brite-EuRam, 25-27 de mayo, Sevilla, España. Bruselas: CEE.

                De Keyser, V y A Housiaux. 1989. La naturaleza de la experiencia humana. Rapport Intermédiaire Politique Scientifique. Lieja: Université de Lieja.

                De Keyser, V y AS Nyssen. 1993. Les erreurs humaines en anesthésie. Trabajo Hum 56:243-266.

                De Lisi, PS. 1990. Lección del hacha de acero: Cultura, tecnología y cambio organizacional. Sloan Manage Rev 32:83-93.

                Dillon, A. 1992. Lectura del papel frente a la pantalla: una revisión crítica de la literatura empírica. Ergonomía 35:1297-1326.

                Dinges, DF. 1992. Probando los límites de la capacidad funcional: Los efectos de la pérdida de sueño en tareas de corta duración. En Sleep, Arousal, and Performance, editado por RJ Broughton y RD Ogilvie. Boston: Birkhäuser.

                Drury, CG. 1987. Una evaluación biomecánica del potencial de lesión por movimiento repetitivo de los trabajos industriales. Sem Occup Med 2:41-49.

                Edholm, OG. 1966. La valoración de la actividad habitual. En Actividad física en salud y enfermedad, editado por K Evang y K Lange-Andersen. Oslo: Universitetterlaget.

                Eilers, K, F Nachreiner y K Hänicke. 1986. Entwicklung und Überprüfung einer Skala zur Erfassung subjektiv erlebter Anstrengung. Zeitschrift für Arbeitswissenschaft 40:215-224.

                Elias, R. 1978. A medicobiological approach to workload. Nota No. 1118-9178 en Cahiers De Notes Documentaires—Sécurité Et Hygiène Du Travail. París: INRS.

                Elzinga, A y A Jamison. 1981. Componentes culturales en la actitud científica hacia la naturaleza: modo oriental y occidental. Documento de debate No. 146. Lund: Univ. de Lund, Instituto de Políticas de Investigación.

                Emery, FE. 1959. Características de los Sistemas Sociotécnicos. Documento No. 527. Londres: Tavistock.

                Empson, J. 1993. Dormir y soñar. Nueva York: Harvester Wheatsheaf.

                Ericson, KA y HA Simon. 1984. Análisis de protocolo: informes verbales como datos. Cambridge, Mass.: MIT Press.

                Comité Europeo de Normalización (CEN). 1990. Principios ergonómicos del diseño de sistemas de trabajo. Directiva del Consejo de la CEE 90/269/CEE, Requisitos mínimos de salud y seguridad para la manipulación manual de cargas. Bruselas: CEN.

                —. 1991. Catálogo CEN 1991: Catálogo de Normas Europeas. Bruselas: CEN.

                —. 1994. Seguridad de Maquinaria: Principios de Diseño Ergonómico. Parte 1: Terminología y Principios Generales. Bruselas: CEN.

                Fadier, E. 1990. Fiabilité humaine: méthodes d'analyse et domaines d'application. En Les facteurs humains de la fiabilité dans les systèmes complexes, editado por J Leplat y G De Terssac. Marsella: Octares.

                Falzon, P. 1991. Diálogos cooperativos. En Toma de Decisiones Distribuida. Cognitive Models for Cooperative Works, editado por J Rasmussen, B Brehmer y J Leplat. Chichester: Wiley.

                Faverge, JM. 1972. L'analyse du travail. En Traité de psychologie appliqueé, editado por M Reuchlin. París: Presses Universitaires de France.

                Fisher, S. 1986. Estrés y estrategia. Londres: Erlbaum.

                Flanagan, JL. 1954. La técnica del incidente crítico. Psychol Bull 51:327-358.

                Fleishman, EA y MK Quaintance. 1984. Toxonomías del desempeño humano: la descripción de las tareas humanas. Nueva York: Prensa Académica.

                Flügel, B, H Greil y K Sommer. 1986. Anthropologischer Atlas. Grundlagen und Daten. Deutsche Demokratische Republik. Berlín: Verlag tribubüne.

                Folkard, S y T Akerstedt. 1992. Un modelo de tres procesos de la regulación de la somnolencia de alerta. En Sleep, Arousal and Performance, editado por RJ Broughton y BD Ogilvie. Boston: Birkhäuser.

                Folkard, S y TH Monje. 1985. Horas de trabajo: factores temporales en la programación del trabajo. Chichester: Wiley.

                Folkard, S, TH Monk y MC Lobban. 1978. Ajuste a corto y largo plazo de los ritmos circadianos en enfermeras nocturnas "permanentes". Ergonomía 21:785-799.

                Folkard, S, P Totterdell, D Minors y J Waterhouse. 1993. Disección de los ritmos circadianos de rendimiento: Implicaciones para el trabajo por turnos. Ergonomía 36(1-3):283-88.

                Fröberg, JE. 1985. Privación del sueño y jornadas laborales prolongadas. En Hours of Work: Temporal Factors in Work Scheduling, editado por S Folkard y TH Monk. Chichester: Wiley.

                Fuglesang, A. 1982. Acerca de la comprensión de las ideas y las observaciones sobre
                Comunicación. Uppsala: Fundación Dag Hammarskjöld.

                Geertz, C. 1973. La Interpretación de las Culturas. Nueva York: Libros básicos.

                Gilad, I. 1993. Metodología para la evaluación ergonómica funcional de operaciones repetitivas. En Advances in Industrial Egonomics and Safety, editado por Nielsen y Jorgensen. Londres: Taylor & Francis.

                Gilad, I y E Messer. 1992. Consideraciones biomecánicas y diseño ergonómico en el pulido de diamantes. En Avances en Ergonomía y Seguridad Industrial, editado por Kumar. Londres: Taylor & Francis.

                Glenn, ES y CG Glenn. 1981. Hombre y Humanidad: Conflicto y Comunicación entre Culturas. Norwood, Nueva Jersey: Ablex.

                Gopher, D y E Donchin. 1986. Carga de trabajo: un examen del concepto. En Handbook of Perception and Human Performance, editado por K Boff, L Kaufman y JP Thomas. Nueva York: Wiley.

                Goul, JD. 1988. Cómo diseñar sistemas utilizables. En Handbook of Human Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

                Gould, JD y C Lewis. 1985. Diseño para la usabilidad: principios clave y lo que piensan los diseñadores. Común ACM 28:300-311.

                Gould, JD, SJ Boies, S Levy, JT Richards y J Schoonard. 1987. El sistema de mensajes olímpicos de 1984: una prueba de los principios de comportamiento del diseño. Común ACM 30:758-769.

                Gowler, D y K Legge. 1978. Participación en contexto: Hacia una síntesis de la teoría y práctica del cambio organizacional, parte I. J Manage Stud 16:150-175.

                Grady, JK y J de Vries. 1994. RAM: El Modelo de Aceptación de Tecnologías de Rehabilitación como Base para una Evaluación Integral de Producto. Instituut voor Research, Ontwikkeling en Nascholing in de Gezondheidszorg (IRON) y University Twente, Department of Biomedical Engineering.

                Grandjean, E. 1988. Adaptando la tarea al hombre. Londres: Taylor & Francis.

                Grant, S y T Mayes. 1991. ¿Análisis de tareas cognitivas? En Human-Computer Interaction and Complex Systems, editado por GS Weir y J Alty. Londres: Prensa académica.

                Greenbaum, J y M Kyng. 1991. Design At Work: Diseño Cooperativo de Sistemas Informáticos. Hillsdale, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum.

                Greuter, MA y JA Algera. 1989. Desarrollo de criterios y análisis de puestos. En Evaluación y Selección en Organizaciones, editado por P Herlot. Chichester: Wiley.

                Grote, G. 1994. Un enfoque participativo para el diseño complementario de sistemas de trabajo altamente automatizados. En Human Factors in Organizational Design and Management, editado por G Bradley y HW Hendrick. Ámsterdam: Elsevier.

                Guelaud, F, MN Beauchesne, J Gautrat y G Roustang. 1977. Pour une analyse des condition du travail ouvrier dans l'entreprise. París: A. Colin.

                Guillerm, R, E Radziszewski y A Reinberg. 1975. Ritmos circadianos de seis hombres jóvenes sanos durante un período de 4 semanas con trabajo nocturno cada 48 hy una atmósfera con un 2 % de CO2. En Experimental Studies of Shiftwork, editado por P Colquhoun, S Folkard, P Knauth y J Rutenfranz. Opladen: Westdeutscher Werlag.

                Hacker, W. 1986. Arbeitspsychologie. En Schriften zur Arbeitpsychologie, editado por E Ulich. Berna: Huber.

                Hacker, W y P Richter. 1994. Psychische Fehlbeanspruchung. Ermüdung, Monotonie, Sättigung, Stress. Heidelberg: Springer.

                Hackman, JR y GR Oldham. 1975. Desarrollo de la encuesta de diagnóstico del trabajo. J Appl Psychol 60:159-170.

                Hancock, PA y MH Chignell. 1986. Hacia una Teoría de la Carga de Trabajo Mental: Estrés y Adaptabilidad en Sistemas Hombre-Máquina. Actas de la Conferencia Internacional IEEE sobre Sistemas, Hombre y Cibernética. Nueva York: Sociedad IEEE.

                Hancock, PA y N Meshkati. 1988. Carga de trabajo mental humana. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

                Hanna, A (ed.). 1990. Identificación de revisión de diseño anual. 37 (4).

                Härmä, M. 1993. Diferencias individuales en la tolerancia al trabajo por turnos: una revisión. Ergonomía 36:101-109.

                Hart, S y LE Staveland. 1988. Desarrollo de NASA-TLX (Task Load Index): Resultados de investigaciones empíricas y teóricas. En Human Mental Work Load, editado por PA Hancock y N Meshkati. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

                Hirschheim, R y HK Klein. 1989. Cuatro paradigmas de desarrollo de sistemas de información. Comun ACM 32:1199-1216.

                Hoc, JM. 1989. Enfoques cognitivos para el control de procesos. En Advances in Cognitive Science, editado por G Tiberghein. Chichester: Horwood.

                Hofstede, G. 1980. Consecuencias de la cultura: diferencias internacionales en valores relacionados con el trabajo. Beverly Hills, California: Sage Univ. Presionar.

                —. 1983. La relatividad cultural de las prácticas y teorías organizacionales. Espárrago internacional J: 75-89.

                Hornby, P y C Clegg. 1992. Participación del usuario en contexto: un estudio de caso en un banco del Reino Unido. Behav Inf Technol 11:293-307.

                Hosni, DE. 1988. La transferencia de tecnología microelectrónica al tercer mundo. Tech Manage Pub TM 1: 391-3997.

                Hsu, SH y Y Peng. 1993. Relación de control/visualización de la estufa de cuatro quemadores: un nuevo examen. Hum Factors 35:745-749.

                Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1990. Las horas que trabajamos: nuevos horarios de trabajo en la política y la práctica. Cond Wor Dig 9.

                Organización Internacional de Normalización (ISO). 1980. Proyecto de propuesta para la lista básica de medidas antropométricas ISO/TC 159/SC 3 N 28 DP 7250. Ginebra: ISO.

                —. 1996. ISO/DIS 7250 Medidas básicas del cuerpo humano para el diseño tecnológico. Ginebra: ISO.
                Organización de Promoción del Diseño Industrial de Japón (JIDPO). 1990. Good Design Products 1989. Tokio: JIDPO.

                Jastrzebowski, W. 1857. Rys ergonomiji czyli Nauki o Pracy, opartej naprawdach poczerpnietych z Nauki Przyrody. Przyoda i Przemyśl 29:227-231.

                Jeanneret, PR. 1980. Evaluación y clasificación equitativa de puestos con el Cuestionario de Análisis de Posición. Compens Rev 1:32-42.

                Jürgens, HW, IA Aune y U Pieper. 1990. Datos internacionales sobre antropometría. Serie Seguridad y Salud en el Trabajo. Ginebra: OIT.

                Kadefors, R. 1993. Un modelo para evaluación y diseño de lugares de trabajo para soldadura manual. En The Ergonomics of Manual Work, editado por WS Marras, W Karwowski y L Pacholski. Londres: Taylor & Francis.

                Kahneman, D. 1973. Atención y Esfuerzo. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

                Karhu, O, P Kansi y I Kuorinka. 1977. Corrección de posturas de trabajo en la industria: un método práctico de análisis. Appl Ergon 8:199-201.

                Karhu, O, R Harkonen, P Sorvali y P Vepsalainen. 1981. Observación de posturas de trabajo en la industria: Ejemplos de aplicación OWAS. Appl Ergon 12:13-17.

                Kedia, BL y RS Bhagat. 1988. Restricciones culturales en la transferencia de tecnología entre naciones: Implicaciones para la investigación en gestión internacional y comparativa. Acad Manage Rev 13: 559-571.

                Keesing, RM. 1974. Teorías de la cultura. Annu Rev Anthropol 3:73-79.

                Kepenne, P. 1984. La charge de travail dans une unité de soins de médecine. Memoria. Lieja: Université de Lieja.

                Kerguelen, A. 1986. L'observation systématique en ergonomie: Élaboration d'un logiciel d'aide au recueil et à l'analyse des données. Diploma en Tesis de Ergonomía, Conservatoire National des Arts et Métiers, París.

                Ketchum, L. 1984. Diseño sociotécnico en un país del tercer mundo: el depósito de mantenimiento ferroviario en Sennar en Sudán. Hum Relat 37:135-154.

                Keyserling, WM. 1986. Un sistema asistido por computadora para evaluar el estrés postural en el lugar de trabajo. Am Ind Hyg Assoc J 47:641-649.

                Kingsley, PR. 1983. Desarrollo tecnológico: problemas, roles y orientación para la psicología social. En Psicología Social y Países en Desarrollo, editado por Blacker. Nueva York: Wiley.

                Kinney, JS y BM Huey. 1990. Principios de aplicación para pantallas multicolores. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

                Kivi, P y M Mattila. 1991. Análisis y mejora de las posturas de trabajo en la construcción: Aplicación del método OWAS informatizado. Appl Ergon 22:43-48.

                Knauth, P, W Rohmert y J Rutenfranz. 1979. Selección sistémica de planes de turnos para producción continua con la ayuda de criterios fisiológicos del trabajo. Aplicación Ergon 10(1):9-15.

                Knauth, P. y J Rutenfranz. 1981. Duración del sueño relacionada con el tipo de trabajo por turnos, en Noche y trabajo por turnos: aspectos biológicos y sociales, editado por A Reinberg, N Vieux y P Andlauer. Oxford Pergamon Press.

                Kogi, K. 1982. Problemas de sueño en el trabajo nocturno y por turnos. II. Trabajo por turnos: su práctica y mejora. J Hum Ergol: 217-231.

                —. 1981. Comparación de las condiciones de descanso entre varios sistemas de rotación de turnos para trabajadores industriales, en Trabajo nocturno y por turnos. Aspectos biológicos y sociales, editado por A Reinberg, N Vieux y P Andlauer. Oxford: Pérgamo.

                —. 1985. Introducción a los problemas del trabajo por turnos. En Hours of Work: Temporal Factors in Work-Scheduling, editado por S Folkard y TH Monk. Chichester: Wiley.

                —. 1991. Contenido del trabajo y tiempo de trabajo: el alcance del cambio conjunto. Ergonomía 34:757-773.

                Kogi, K y JE Thurman. 1993. Tendencias en los enfoques del trabajo nocturno y por turnos y nuevos estándares internacionales. Ergonomía 36:3-13.

                Köhler, C, M von Behr, H Hirsch-Kreinsen, B Lutz, C Nuber y R Schultz-Wild. 1989. Alternativen der Gestaltung von Arbeits- und Personalstrukturen bei rechnerintegrierter Fertigung. En Strategische Optionen der Organisations- und Personalentwicklung bei CIM Forschungsbericht KfK-PFT 148, editado por Institut für Sozialwissenschaftliche Forschung. Karlsruhe: Projektträgerschaft Fertigungstechnik.

                Koller, M. 1983. Riesgos para la salud relacionados con el trabajo por turnos. Un ejemplo de los efectos temporales del estrés a largo plazo. Int Arch Occ Env Health 53:59-75.

                Konz, S. 1990. Organización y diseño de estaciones de trabajo. Ergonomía 32:795-811.

                Kroeber, AL y C Kluckhohn. 1952. Cultura, una revisión crítica de conceptos y definiciones. En Papeles del Museo Peabody. Boston: Universidad de Harvard.

                Kroemer, KHE. 1993. Operación de llaves de cuerdas ternarias. Int J Hum Comput Interact 5:267-288.

                —. 1994a. Ubicando la pantalla de la computadora: ¿Qué tan alto, qué tan lejos? Ergonomía en el Diseño (enero):40.

                —. 1994b. Teclados alternativos. En Actas de la Cuarta Conferencia Científica Internacional WWDU '94. Milán: Univ. de Milán.

                —. 1995. Ergonomía. En Fundamentos de Higiene Industrial, editado por BA Ploog. Chicago: Consejo Nacional de Seguridad.

                Kroemer, KHE, HB Kroemer y KE Kroemer-Elbert. 1994. Ergonomía: Cómo diseñar para la facilidad y la eficiencia. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

                Kwon, KS, SY Lee y BH Ahn. 1993. Una aproximación a los sistemas expertos difusos para el diseño de color de productos. En The Ergonomics of Manual Work, editado por Maras, Karwowski, Smith y Pacholski. Londres: Taylor & Francis.

                Lacoste, M. 1983. Des situaciones de parole aux activités interprétives. Psychol Franç 28:231-238.

                Landau, K y W Rohmert. 1981. AET-A Nuevo método de análisis de puestos. Detroit, Michigan: Conferencia Anual AIIE.

                Laurig, W. 1970. Elektromyographie als arbeitswissenschaftliche Untersuchungsmethode zur Beurteilung von statischer Muskelarbeit. Berlín: Beuth.

                —. 1974. Beurteilung einseitig dynamischer Muskelarbeit. Berlín: Beuth.

                —. 1981. Belastung, Beanspruchung und Erholungszeit bei energetisch-muskulärer Arbeit—Literatureexpertise. En Forschungsbericht Nr. 272 der Bundesanstalt für Arbeitsschutz und Unfallforschung Dortmund. Bremerhaven: Wirtschaftsverlag NW.

                —. 1992. Grundzüge der Ergonomie. Erkenntnisse und Prinzipien. Berlín, Colonia: Beuth Verlag.

                Laurig, W y V Rombach. 1989. Sistemas expertos en ergonomía: Requisitos y un enfoque. Ergonomía 32:795-811.

                Leach, Urgencias. 1965. Cultura y cohesión social: la visión de un antropólogo. En Ciencia y Cultura, editado por Holten. Boston: Houghton Mifflin.

                Leana, CR, EA Locke y DM Schweiger. 1990. Realidad y ficción en el análisis de la investigación sobre la toma de decisiones participativa: una crítica de Cotton, Vollrath, Froggatt, Lengnick-Hall y Jennings. Acad Administrar Rev 15: 137-146.

                Lewin, K. 1951. Teoría de campos en ciencias sociales. Nueva York: Harper.

                Liker, JK, M Nagamachi y YR Lifshitz. 1988. Un análisis comparativo de los programas participativos en las plantas de fabricación de EE. UU. y Japón. Ann Arbor, Michigan: Universidad. de Michigan, Centro de Ergonomía, Ingeniería Industrial y Operativa.

                Lillrank, B y N Kano. 1989. Mejora Continua: Círculos de Control de Calidad en Industrias Japonesas. Ann Arbor, Michigan: Universidad. de Michigan, Centro de Estudios Japoneses.

                Locke, EA y DM Schweiger. 1979. Participación en la toma de decisiones: Una mirada más. En Research in Organizational Behavior, editado por BM Staw. Greenwich, Connecticut: JAI Press.

                Louhevaara, V, T Hakola y H Ollila. 1990. Trabajo físico y tensión involucrados en la clasificación manual de paquetes postales. Ergonomía 33:1115-1130.

                Luczak, H. 1982. Belastung, Beanspruchung und Erholungszeit bei informatorisch- mentaler Arbeit — Literaturexpertise. Forschungsbericht der Bundesanstalt für Arbeitsschutz und Unfallforschung Dortmund. Bremerhaven: Wirtschaftsverlag NW.

                —. 1983. Ermudung. En Praktische Arbeitsphysiologie, editado por W Rohmert y J Rutenfranz. Stuttgart: Georg Thieme Verlag.

                —. 1993. Arbeitswissenschaft. Berlín: Springer Verlag.

                Majchrzak, A. 1988. El lado humano de la automatización de fábricas. San Francisco: Jossey-Bass.

                Martin, T, J Kivinen, JE Rijnsdorp, MG Rodd y WB Rouse. 1991. Automatización adecuada-integrando factores técnicos, humanos, organizativos, económicos y culturales. Automática 27:901-917.

                Matsumoto, K y M Harada. 1994. El efecto de las siestas nocturnas en la recuperación de la fatiga después del trabajo nocturno. Ergonomía 37:899-907.

                Matthews, R. 1982. Condiciones divergentes en el desarrollo tecnológico de India y Japón. Lund Letters on Technology and Culture, No. 4. Lund: Univ. de Lund, Instituto de Políticas de Investigación.

                McCormick, EJ. 1979. Análisis de puestos: métodos y aplicaciones. Nueva York: Asociación Estadounidense de Gestión.

                MacIntosh, DJ. 1994. Integración de VDU en el entorno de trabajo de oficina de EE. UU. En Actas de la Cuarta Conferencia Científica Internacional WWDU '94. Milán: Univ. de Milán.

                Mc Whinney. 1990. El poder del mito en la planificación y el cambio organizacional, 1989 IEEE Technics, Culture and Consequences. Torrence, California: Consejo de Los Ángeles del IEEE.

                Meshkati, N. 1989. Una investigación etiológica de los factores micro y macroergonómicos en el desastre de Bhopal: Lecciones para las industrias de los países industrializados y en desarrollo. Int J Ind Erg 4:161-175.

                Menores, DS y JM Waterhouse. 1981. Anchor sleep como sincronizador de ritmos en rutinas anormales. Int J Cronobiología: 165-188.

                Mital, A y W Karwowski. 1991. Avances en factores humanos/ergonomía. Ámsterdam: Elsevier.

                Monje, TH. 1991. Sueño, somnolencia y rendimiento. Chichester: Wiley.

                Moray, N, PM Sanderson y K Vincente. 1989. Análisis de tareas cognitivas para un equipo en un dominio de trabajo complejo: un estudio de caso. Actas de la Segunda Reunión Europea sobre Enfoques de la Ciencia Cognitiva para el Control de Procesos, Siena, Italia.

                Morgan, CT, A Chapanis, JS III Cork y MW Lund. 1963. Guía de ingeniería humana para el diseño de equipos. Nueva York: McGraw-Hill.

                Mossholder, KW y RD Arvey. 1984. Validez sintética: una revisión conceptual y comparativa. J Appl Psychol 69:322-333.

                Mumford, E y Henshall. 1979. Un enfoque participativo para el diseño de sistemas informáticos. Londres: Associated Business Press.

                Nagamachi, M. 1992. Placer e ingeniería Kansei. En Normas de Medición. Taejon, Corea: Instituto Coreano de Investigación de Normas y Publicaciones Científicas.

                Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). 1981. Guía de Prácticas de Trabajo para Levantamiento Manual. Cincinnati, Ohio: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

                —. 1990. Instrucción de OSHA CPL 2.85: Dirección de Programas de Cumplimiento: Apéndice C, Directrices aumentadas por NIOSH para la evaluación en video de la estación de trabajo para trastornos de trauma acumulativo de las extremidades superiores. Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

                Navarro, C. 1990. Comunicación funcional y resolución de problemas en una tarea de regulación del tráfico de autobuses. Psychol Rep 67:403-409.

                Neghandi, ART. 1975. Comportamiento organizacional moderno. Kent: Universidad de Kent..

                Nisbett, RE y TD De Camp Wilson. 1977. Contando más de lo que sabemos. Psychol Rev 84:231-259.

                normando, da. 1993. Cosas que nos hacen inteligentes. Lectura: Addison-Wesley.

                Noro, K y AS Imada. 1991. Ergonomía Participativa. Londres: Taylor & Francis.

                O'Donnell, RD y FT Eggemeier. 1986. Metodología de evaluación de la carga de trabajo. En Manual de Percepción y Actuación Humana. Procesos cognitivos y rendimiento, editado por K Boff, L Kaufman y JP Thomas. Nueva York: Wiley.

                Pagels, HR. 1984. Cultura informática: El impacto científico, intelectual y social de la computadora. Ann NY Acad Sci :426.

                Persson, J y Å Kilbom. 1983. VIRA—En Enkel Videofilmteknik För Registrering OchAnalys Av Arbetsställningar Och—Rörelser. Solna, Suecia: Undersökningsrapport, Arbetraskyddsstyrelsen.

                Pham, DT y HH Onder. 1992. Un sistema basado en el conocimiento para optimizar los diseños del lugar de trabajo utilizando un algoritmo genético. Ergonomía 35:1479-1487.

                Faisán, S. 1986. Bodyspace, Antropometría, Ergonomía y Diseño. Londres: Taylor & Francis.

                Poole, CJM. 1993. El dedo de la costurera. Brit J Ind Med 50:668-669.

                Putz-Anderson, V. 1988. Trastornos traumáticos acumulativos. Manual de enfermedades musculoesqueléticas de los miembros superiores. Londres: Taylor & Francis.

                Rasmussen, J. 1983. Habilidades, reglas y conocimiento: pecados, signos, símbolos y otras distinciones en los modelos de desempeño humano. IEEE T System Man Cyb 13: 257-266.

                —. 1986. Un marco para el análisis de tareas cognitivas en el diseño de sistemas. En Intelligent Decision Support in Process Environments, editado por E Hollnagel, G Mancini y DD Woods. Berlín: Springer.

                Rasmussen, J, A Pejtersen y K Schmidts. 1990. En Taxonomía para Análisis de Dominios de Trabajo. Actas del Primer Taller MOHAWC, editado por B Brehmer, M de Montmollin y J Leplat. Roskilde: Laboratorio Nacional Riso.

                Reason, J. 1989. Error Humano. Cambridge: COPA.

                Rebiffé, R, O Zayana, and C Tarrière. 1969. Determination des zones optimes pour l'emplacement des commandes manuelles dans l'espace de travail. Ergonomía 12:913-924.

                Régie nationale des usines Renault (RNUR). 1976. Les profils de poste: Methode d'analyse des conditiones de travail. París: Masson-Sirtes.

                Rogalski, J. 1991. Toma de decisiones distribuida en la gestión de emergencias: uso de un método como marco para analizar el trabajo cooperativo y como ayuda para la toma de decisiones. En Toma de Decisiones Distribuida. Modelos cognitivos para el trabajo cooperativo, editado por J Rasmussen, B Brehmer y J Leplat. Chichester: Wiley.

                Rohmert, W. 1962. Untersuchungen über Muskelermüdung und Arbeitsgestaltung. Berna: Beuth-Vertrieb.

                —. 1973. Problemas en la determinación de las asignaciones de descanso. Parte I: Uso de métodos modernos para evaluar el estrés y la tensión en el trabajo muscular estático. Aplicación Ergon 4(2):91-95.

                —. 1984. Das Belastungs-Beanspruchungs-Konzept. Z Arb Sabiduría 38:193-200.

                Rohmert, W y K Landau. 1985. Una nueva técnica de análisis de puestos. Londres: Taylor & Francis.

                Rolland, C. 1986. Introducción a la concepción de los sistemas de información y panorama de los métodos disponibles. Genie Logiciel 4:6-11.

                Roth, EM y DD Woods. 1988. Ayudando al desempeño humano. I. Análisis cognitivo. Trabajo de parto Hum 51:39-54.

                Rudolph, E, E Schönfelder y W Hacker. 1987. Tätigkeitsbewertungssystem für geistige arbeit mit und ohne Rechnerunterstützung (TBS-GA). Berlín: Psychodiagnostisches Zentrum der Humboldt-Universität.

                Rutenfranz, J. 1982. Medidas de salud ocupacional para trabajadores nocturnos y por turnos. II. Trabajo por turnos: su práctica y perfeccionamiento. J Hum Ergol: 67-86.

                Rutenfranz, J, J Ilmarinen, F Klimmer y H Kylian. 1990. Carga de trabajo y capacidad de rendimiento físico demandada en diferentes condiciones de trabajo industrial. En Fitness for Aged, Disabled, and Industrial Workers, editado por M Kaneko. Champaign, Ill.: Libros de cinética humana.

                Rutenfranz, J, P Knauth y D Angersbach. 1981. Problemas de investigación del trabajo por turnos. En Biological Rhythms, Sleep and Shift Work, editado por LC Johnson, DI Tepas, WP Colquhoun y MJ Colligan. Nueva York: Spectrum Publications Libros médicos y científicos.

                Saito, Y. y K Matsumoto. 1988. Variaciones de las funciones fisiológicas y medidas psicológicas y su relación con el cambio retrasado del tiempo de sueño. Jap J Ind Health 30:196-205.

                Sakai, K, A Watanabe, N Onishi, H Shindo, K Kimotsuki, H Saito y K Kogl. 1984. Condiciones de las siestas nocturnas efectivas para facilitar la recuperación de la fatiga del trabajo nocturno. J Sci Lab 60: 451-478.

                Salvaje, CM y D Appleton. 1988. CIM y Gestión de Quinta Generación. Dearborn: Consejo Técnico CASA/SME.

                Savoyant, A y J Leplat. 1983. Estatuto y función de las comunicaciones en la actividad de los equipos de trabajo. Psychol Franç 28:247-253.

                Scarbrough, H y JM Corbett. 1992. Tecnología y Organización. Londres: Routledge.

                Schmidtke, H. 1965. Die Ermüdung. Berna: Huber.

                —. 1971. Untersuchungen über den Erholunggszeitbedarf bei verschiedenen Arten gewerblicher Tätigkeit. Berlín: Beuth-Vertrieb.

                Sen, RN. 1984. Aplicación de la ergonomía a los países en desarrollo industrial. Ergonomía 27:1021-1032.

                Sergean, R. 1971. Gestión del trabajo por turnos. Londres: Gower Press.

                Sethi, AA, DHJ Caro y RS Schuler. 1987. Gestión Estratégica del Tecnoestrés en una Sociedad de la Información. Lewiston: Hogrefe.

                Shackel, B. 1986. Ergonomía en el diseño para la usabilidad. En People and Computer: Design for Usability, editado por MD Harrison y AF Monk. Cambridge: Universidad de Cambridge. Presionar.

                Shahnavaz, H. 1991. Transfer of Technology to Industrially Developing Countries and Human Factors Consideration TULEÅ 1991: 22, 23024. Luleå Univ., Luleå, Suecia: Centro de Ergonomía de Países en Desarrollo.

                Shahnavaz, H, J Abeysekera y A Johansson. 1993. Resolución de problemas multifactoriales del entorno de trabajo a través de la ergonomía participativa: estudio de caso: operadores de VDT. En Ergonomía del trabajo manual, editado por E Williams, S Marrs, W Karwowski, JL Smith y L Pacholski. Londres: Taylor & Francis.

                Shaw, JB y JH Riskind. 1983. Predicción del estrés laboral utilizando datos del Cuestionario de análisis de posición (PAQ). J Appl Psychol 68:253-261.

                Shugaar, A. 1990. Ecodiseño: Nuevos productos para una cultura más verde. Tribuna del Heraldo Internacional, 17.

                Sinaiko, WH. 1975. Factores verbales en la ingeniería humana: algunos datos culturales y psicológicos. En Ethnic Variables in Human Factors Engineering, editado por A Chapanis. Baltimore: Universidad Johns Hopkins..

                Singleton, WT. 1982. El cuerpo en el trabajo. Cambridge: COPA.

                Snyder, HL. 1985a. Calidad de imagen: Medidas y rendimiento visual. En pantallas planas y CRT, editado por LE Tannas. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

                —. 1985b. El sistema visual: Capacidades y limitaciones. En pantallas planas y CRT, editado por LE Tannas. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

                Salomón, CM. 1989. La respuesta corporativa a la diversidad de la fuerza laboral. Pers J 68:42-53.

                Sparke, P. 1987. Diseño japonés moderno. Nueva York: EP Dutton.

                Sperandio, JC. 1972. Charge de travail et régulation des processus opératoires. Trabajo de parto Hum 35:85-98.

                Sperling, L, S Dahlman, L Wikström, A Kilbom y R Kadefors. 1993. Un modelo de cubo para la clasificación del trabajo con herramientas manuales y la formulación de requisitos funcionales. Appl Ergon 34:203-211.

                Spinas, P. 1989. Desarrollo de software orientado al usuario y diseño de diálogo. En Work With Computers: Organizational, Management, Stress and Health Aspects, editado por MJ Smith y G Salvendy. Ámsterdam: Elsevier.

                Staramler, JH. 1993. El Diccionario de Ergonomía de Factores Humanos. Boca Ratón: CRC Press.

                Strohm, O, JK Kuark y A Schilling. 1993. Integrierte Produktion: Arbeitspsychologische Konzepte und empirische Befunde, Schriftenreihe Mensch, Technik, Organisation. En CIM—Herausforderung an Mensch, Technik, Organisation, editado por G Cyranek y E Ulich. Stuttgart, Zúrich: Verlag der Fachvereine.

                Strohm, O, P Troxler y E Ulich. 1994. Vorschlag für die Restrukturierung eines
                Produktionsbetriebes. Zúrich: Institut für Arbietspsychologie der ETH.

                Sullivan, LP. 1986. Despliegue de la función de calidad: un sistema para asegurar que las necesidades del cliente impulsen el diseño del producto y el proceso de producción. Programa de Calidad :39-50.

                Sundin, A, J Laring, J Bäck, G Nengtsson y R Kadefors. 1994. Un lugar de trabajo ambulatorio para soldadura manual: productividad a través de la ergonomía. Manuscrito. Gotemburgo: Lindholmen Development.

                Tardieu, H, D Nanci y D Pascot. 1985. Conception d'un système d'information. París: Editions d'Organisation.

                Teiger, C, A Laville y J Durafourg. 1974. Taches répétitives sous contrainte de temps et charge de travail. Informe nº 39. ​​Laboratoire de fisiologie du travail et d'ergonomie du CNAM.

                Torsvall, L, T Akerstedt y M. Gillberg. 1981. Edad, sueño y horas de trabajo irregulares: un estudio de campo con registro de EEG, excreción de catecolaminas y autoevaluaciones. Scand J Wor Env Health 7:196-203.

                Ulich, E. 1994. Arbeitspsychologie 3. Auflage. Zúrich: Verlag der Fachvereine y Schäffer-Poeschel.

                Ulich, E, M Rauterberg, T Moll, T Greutmann y O Strohm. 1991. Orientación a la tarea y diseño de diálogo orientado al usuario. En Int J Human-Computer Interaction 3:117-144.

                Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). 1992. Impacto de la ergonomía de la ciencia en la sociedad. vol. 165. Londres: Taylor & Francis.

                Van Daele, A. 1988. L'écran de visualización ou la communication verbale? Analizar la utilización comparativa de leur par des opérateurs de salle de contrôle en sidérurgie. Travail Hum 51(1):65-80.

                —. 1992. La réduction de la complexité par les opérateurs dans le contrôle de processus continus. contribución a l'étude du contrôle par anticipación et de ses conditions de mise en œuvre. Lieja: Université de Lieja.

                Van der Beek, AJ, LC Van Gaalen y MHW Frings-Dresen. 1992. Posturas de trabajo y actividades de los conductores de camiones: un estudio de confiabilidad de la observación in situ y el registro en una computadora de bolsillo. Appl Ergon 23:331-336.

                Vleeschdrager, E. 1986. Dureza 10: diamantes. París.

                Volpert, W. 1987. Psychische Regulation von Arbeitstätigkeiten. En Arbeitspsychologie. Enzklopüdie der Psychologie, editado por U Kleinbeck y J Rutenfranz. Gotinga: Hogrefe.

                Wagner, R. 1985. Análisis de puestos en ARBED. Ergonomía 28:255-273.

                Wagner, JA y RZ Gooding. 1987. Efectos de las tendencias sociales en la investigación de participación. Adm Sci Q 32:241-262.

                Muro, TD y JA Lischeron. 1977. Participación de los Trabajadores: Una Crítica de la Literatura y Algunas Nuevas Evidencias. Londres: McGraw-Hill.

                Wang, WM-Y. 1992. Evaluación de usabilidad para la interacción humano-computadora (HCI). Luleå, Suecia: Luleå Univ. de tecnología.

                Waters, TR, V Putz-Anderson, A Garg y LJ Fine. 1993. Ecuación NIOSH revisada para el diseño y evaluación de tareas de manejo manual. Ergonomía 36:749-776.

                Wedderburn, A. 1991. Directrices para trabajadores por turnos. Bulletin of European Shiftwork Topics (BEST) No. 3. Dublín: Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo.

                Welford, AT. 1986. Carga de trabajo mental en función de la demanda, la capacidad, la estrategia y la habilidad. Ergonomía 21:151-176.

                Blanco, Pensilvania. 1988. Saber más sobre lo que contamos: 'Acceso introspectivo' y precisión del informe causal, 10 años después. Brit J Psychol 79:13-45.

                Wickens, C. 1992. Ingeniería Psicológica y Desempeño Humano. Nueva York: Harper Collins.

                Wickens, CD y YY Sí. 1983. La disociación entre la carga de trabajo subjetiva y el rendimiento: un enfoque de recursos múltiples. En Actas de la 27ª Reunión Anual de la Sociedad de Factores Humanos. Santa Mónica, California: Sociedad de Factores Humanos.

                Wieland-Eckelmann, R. 1992. Kognition, Emotion und Psychische Beanspruchung. Gotinga: Hogrefe.

                Wikström.L, S Byström, S Dahlman, C Fransson, R Kadefors, Å Kilbom, E Landervik, L Lieberg, L Sperling y J Öster. 1991. Criterio para la Selección y Desarrollo de Herramientas Manuales. Estocolmo: Instituto Nacional de Salud Ocupacional.

                Wilkinson, RT. 1964. Efectos de hasta 60 horas de privación de sueño en diferentes tipos de trabajo. Ergonomía 7:63-72.

                Williams, R. 1976. Palabras clave: Vocabulario de cultura y sociedad. Glasgow: Fontana.

                Wilpert, B. 1989. Mitbestimmung. En Arbeits- und Organisationspsychologie. Internationales Handbuch en Schlüsselbegriffen, editado por S Greif, H Holling y N Nicholson. Múnich: Psychologie Verlags Union.

                Wilson, JR. 1991. Participación: Un marco y base para la ergonomía. J Ocup Psychol 64:67-80.

                Wilson, JR y EN Corlett. 1990. Evaluación del Trabajo Humano: Una Metodología Ergonómica Práctica. Londres: Taylor & Francis.

                Wisner, A. 1983. Ergonomía o antropología: un enfoque limitado o amplio de las condiciones de trabajo en la transferencia de tecnología. En Actas de la Primera Conferencia Internacional sobre Ergonomía de los Países en Desarrollo, editado por Shahnavaz y Babri. Luleå, Suecia: Luleå Univ. de tecnología.

                Womack, J, T Jones y D Roos. 1990. La máquina que cambió el mundo. Nueva York: Macmillan.

                Woodson, WE, B Tillman y P Tillman. 1991. Manual de diseño de factores humanos. Nueva York: McGraw-Hill.

                Zhang, YK y JS Tyler. 1990. Establecimiento de una moderna planta de producción de cables telefónicos en un país en desarrollo. Un caso de estudio. En las Actas del Simposio Internacional de Alambres y Cables. Illinois.

                Zinchenko, V y V Munipov. 1989. Fundamentos de Ergonomía. Moscú: Progreso.