bandera 10

 

Cultivos de alimentos y fibras

Jueves, 10 Marzo 2011 15: 13

Arroz

El arroz es el alimento básico de los asiáticos; se prepara cociendo o moliendo como harina para hacer pan, ayudando así a alimentar al resto de la población mundial. Se producen varios tipos de arroz para adaptarse al gusto de los consumidores. El cultivo de arroz se realiza en áreas pantanosas de tierras bajas con abundante agua o en mesetas o regiones montañosas donde la lluvia natural proporciona cantidades adecuadas de agua.

Proceso de cultivo

El arroz puede ser cultivado a mano o por mecanización parcial o total, según el desarrollo tecnológico del país y la necesidad de productividad. Cualquiera que sea el tipo de operación que se realice, los siguientes procesos paso a paso son necesarios.

  1. Arada. La tierra se ara en tres etapas para eliminar los grumos y hacer que el suelo sea lo más blando y lodoso posible. Búfalos, bueyes o vacas suelen tirar de los arados, aunque el uso de equipos mecánicos va en aumento.
  2. Deshierbe se realiza tres veces regando la tierra durante 5 días seguidos y luego dejándola secar durante 5 días. Al final de cada ciclo, se golpea la tierra con una pesada herramienta de madera para eliminar las malas hierbas jóvenes para que puedan usarse como fertilizante natural.
  3. Preparación de plántulas.. Las semillas se sumergen en un frasco grande lleno de agua con las concentraciones apropiadas de sal añadidas para que las semillas sanas se hundan. Estas semillas sanas se lavan a fondo, se remojan durante la noche, se envuelven en un paño grueso o en un saco durante 2 noches para que germinen, se siembran en el área preparada para ellas y se dejan crecer durante aproximadamente 30 días.
  4. Trasplante. Las plantas jóvenes, en racimos de 3 a 5, se colocan en hileras en el lodo y se cultivan durante 10 días. Después de un total de 45 días, la planta está completamente desarrollada y comienza a producir semillas.
  5. Cosecha. Cuando la planta tiene alrededor de 100 días, generalmente se cosecha a mano (ver figura 1); se utilizan hoces o herramientas similares para cortar los granos de los cojinetes.
  6. por Aspersión se realiza al aire libre, al sol, para que el contenido de humedad descienda por debajo del 15%.
  7. Trilla separa el grano, con su cáscara o gluma, del tallo. Tradicionalmente, se utilizan búfalos o bueyes para arrastrar lentamente los peines de trilla sobre el tallo para expulsar el grano. Muchos lugares usan máquinas fabricadas localmente para esto.
  8. Almacenamiento. Los granos y el heno se almacenan en graneros o silos.

 

Figura 1. Cosecha manual de plantas de arroz en China, 1992

AGR130F8

lenore manderson

Peligros

Los peligros comunes y específicos son los siguientes:

  • Viviendas deficientes, bajos estándares sanitarios, alimentación inadecuada y la necesidad de beber grandes cantidades de agua, que no siempre es pura, provocan debilidad y fatiga general, posibles insolaciones, problemas intestinales y diarrea.
  • La mayoría de las lesiones causadas por maquinaria agrícola ocurren cuando los trabajadores no están familiarizados con las máquinas. Los músculos, huesos y articulaciones se utilizan de forma intensiva, tanto en cargas dinámicas como estáticas, provocando fatiga física y provocando la reducción de la capacidad de trabajo y el aumento de lesiones traumáticas y accidentes. Niños y adolescentes, así como trabajadores migrantes, mueren cada año a causa de lesiones en las granjas.
  • Los agentes químicos, como fertilizantes, herbicidas fuertes, pesticidas y otras sustancias de uso generalizado, aumentan los peligros tanto para los trabajadores como para los alimentos animales o vegetales que consumen (p. ej., pescado, cangrejos de campo, plantas acuáticas, hongos, hierbas medicinales, ratas de campo). o incluso agua contaminada).
  • Las enfermedades (p. ej., paludismo, tétanos, anquilostomiasis, esquistosomiasis, leptospirosis, fiebre del heno, pulmón de granjero, dermatitis, blefaritis, conjuntivitis, resfriado común e insolación) son muy comunes, al igual que los trastornos nutricionales (p. ej., deficiencia de proteínas, toxinas), alcoholismo, Fumar mucho y otros hábitos adictivos.
  • Las enfermedades profesionales más comunes son las enfermedades de la piel. Estos incluyen: enrojecimiento y ampollas por hojas de arroz espinoso; abrasiones y heridas en la piel causadas por plantas espinosas; callos en palmas, manos, rodillas y codos causados ​​por malas posturas y uso de herramientas manuales; infecciones fúngicas de la piel (tiña) debidas a epidermófitos y Monilia (candida), que puede complicarse con sensibilización secundaria, enrojecimiento y ampollas, frecuentemente debido a Estafilococo bacterias; Dermatitis vesicular (pequeñas ampollas) en los pies a veces atribuidas a Rhizopus parasiticus; picor comúnmente causado por la penetración de la piel por ancilostoma (anquilostomiasis); dermatitis por esquistosomas causada directa o indirectamente por el contacto con agua que contiene trematodos sanguíneos de huéspedes no humanos; y enrojecimiento, ampollas y edema resultantes de picaduras de insectos.
  • Las enfermedades respiratorias debidas a polvos orgánicos e inorgánicos y productos químicos sintéticos son comunes. Los niveles de endotoxinas bacterianas gramnegativas en el aire son altos en algunos países. El envenenamiento por gas de ensilaje de suelos con alto contenido de nitrato también es un problema de salud.
  • Los agentes climáticos como el calor, las fuertes lluvias, la humedad, los fuertes vientos, las tormentas y los rayos afectan tanto a los trabajadores como al ganado.
  • Los factores de estrés psicológico como los problemas económicos, la sensación de inseguridad, la falta de posición social, la falta de oportunidades educativas, la falta de perspectivas y el riesgo de calamidades inesperadas son particularmente comunes en los países en desarrollo.

 

Medidas de Seguridad y Salud

Deben mejorarse las condiciones de trabajo y reducirse los peligros para la salud mediante una mayor mecanización. Las intervenciones ergonómicas para organizar el trabajo y los equipos de trabajo, y el entrenamiento sistemático del cuerpo y sus movimientos para garantizar buenos métodos de trabajo, son esenciales.

Deben aplicarse estrictamente los métodos médicos preventivos necesarios, incluida la introducción de instrucción en primeros auxilios, la provisión de instalaciones de tratamiento, campañas de promoción de la salud y vigilancia médica de los trabajadores.

La mejora de la vivienda, los estándares sanitarios, el agua potable accesible, la higiene ambiental nutricional y la estabilidad económica son esenciales para la calidad de vida de los trabajadores de los campos de arroz.

Deben seguirse los convenios y recomendaciones aplicables de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Éstas incluyen:

  • El Convenio sobre la edad mínima (agricultura), 1921 (núm. 10), establece que los niños menores de 14 años no pueden ser empleados ni trabajar en ninguna empresa agrícola pública o privada, ni en ninguna rama de la misma, cuando la escuela está en sesión.
  • La Recomendación sobre el trabajo nocturno de niños y jóvenes (agricultura), 1921 (núm. 14), exige que cada Estado miembro regule el empleo de niños menores de 14 años en tareas agrícolas nocturnas, dejando no menos de 10 horas consecutivas para ellos a descansar. Para los jóvenes de 14 a 18 años, el período de descanso debe ser de no menos de 9 horas consecutivas.
  • El Convenio sobre las plantaciones, 1958 (núm. 110), dispone que todo trabajador contratado deberá ser examinado médicamente. Este Convenio es obviamente de gran importancia para los trabajadores de todas las edades.
  • El Convenio sobre el peso máximo, 1967 (núm. 127), identificó las cargas óptimas que puede manipular el 90 % de los trabajadores para todas las tareas de manipulación manual rutinarias y repetitivas.

 

Atrás

Jueves, 10 Marzo 2011 15: 16

Granos Agrícolas y Oleaginosas

Varias plantas de la familia de las gramíneas, incluidos el trigo, el centeno, la cebada, la avena, el maíz, el arroz, el sorgo y el mijo, son productos agrícolas valiosos y representan el mayor esfuerzo en la producción agrícola. Los granos proporcionan una forma concentrada de carbohidratos y son una fuente importante de alimentos para animales y humanos.

En la dieta humana, los cereales constituyen aproximadamente el 60 % de las calorías y el 55 % de las proteínas, y se utilizan tanto en alimentos como en bebidas. El pan es el producto alimenticio más comúnmente reconocido hecho de granos, aunque los granos también son importantes en la producción de cerveza y licor. El grano es un ingrediente básico en la destilación de licores neutros que producen licores con sabor y aroma a grano. Los granos también se usan para hacer alimento para animales, incluyendo mascotas, animales de trabajo y animales criados en la producción de productos cárnicos para consumo humano.

La producción de cereales se remonta al comienzo de la civilización. En 1996, la producción mundial de cereales en grano fue de 2,003,380,000 toneladas. Este volumen ha aumentado más del 10% desde mediados de la década de 1980 (FAO 1997).

Tres de los principales cereales producidos por su aceite, también llamados semillas oleaginosas, son la soja, la colza y el girasol. Aunque existen diez tipos diferentes de cultivos de semillas oleaginosas, estos tres representan la mayor parte del mercado, con la soja como líder. Prácticamente todas las semillas oleaginosas se trituran y procesan para producir aceites vegetales y comidas ricas en proteínas. Gran parte del aceite vegetal se usa como aceite para ensaladas o para cocinar, y la harina se usa predominantemente en alimentos para animales. La producción mundial de semillas oleaginosas en 1996 fue de 91,377,790 toneladas, casi un 41% de aumento desde 1986 (FAO 1997).

La producción de granos y semillas oleaginosas se ve afectada por factores regionales como el clima y la geografía. Los suelos y ambientes secos restringen la producción de maíz, mientras que los suelos húmedos impiden la producción de trigo. La temperatura, la precipitación, la fertilidad del suelo y la topografía también afectan el tipo de grano o semilla oleaginosa que se puede producir con éxito en un área.

Para la producción de cultivos de granos y semillas oleaginosas, el trabajo se divide en cuatro áreas: preparación y plantación del lecho de semillas, cosecha, almacenamiento y transporte del cultivo al mercado oa las instalaciones de procesamiento. En la agricultura moderna, algunos de estos procesos han cambiado por completo, pero otros procesos han cambiado poco desde la civilización temprana. Sin embargo, la mecanización de la agricultura ha creado nuevas situaciones y problemas de seguridad.

Riesgos y su prevención

Todas las herramientas utilizadas en la cosecha de granos, desde cosechadoras complejas hasta la simple guadaña, tienen un aspecto en común: son peligrosas. Las herramientas de cosecha son agresivas; están diseñados para cortar, masticar o picar los materiales vegetales que se les colocan. Estas herramientas no discriminan entre un cultivo y una persona. Varios peligros mecánicos asociados con la cosecha de granos incluyen puntos de corte, tirones, puntos de aplastamiento, enredos, puntos de enrollamiento y puntos de pellizco. Una cosechadora tira de tallos de maíz a una velocidad de 3.7 metros por segundo (m/s), demasiado rápido para que los humanos eviten enredarse, incluso con un tiempo de reacción normal. Los sinfines y las unidades de toma de fuerza se utilizan para mover el grano, rotar y tener velocidades de envoltura de 3 m/s y 2 m/s, respectivamente, y también representan un peligro de enredo.

Los trabajadores agrícolas también pueden experimentar pérdida de audición inducida por el ruido de maquinaria y equipos de gran potencia utilizados en la producción de cultivos. Los ventiladores de paletas axiales que fuerzan el aire caliente a través de un depósito o estructura de almacenamiento para secar el grano pueden generar niveles de ruido de 110 dBA o más. Dado que las unidades de secado de granos a menudo se ubican cerca de las viviendas y se operan continuamente durante una temporada, a menudo resultan en una pérdida auditiva sustancial en los trabajadores agrícolas y en los miembros de la familia durante largos períodos de tiempo. Otras fuentes de ruido que pueden contribuir a la pérdida auditiva son maquinarias como tractores, cosechadoras y equipos de transporte, y el grano que se mueve a través de un conducto de gravedad.

Los trabajadores agrícolas también pueden estar expuestos a riesgos significativos de asfixia al quedar atrapados en granos que fluyen o en superficies de granos que se derrumban. Una persona atrapada en el grano es casi imposible de rescatar debido al tremendo peso del grano. Los trabajadores pueden evitar quedar atrapados en el flujo de granos apagando siempre todas las fuentes de energía del equipo de descarga y transporte antes de que ingresen a un área y bloqueando todas las compuertas de flujo por gravedad. El hundimiento en una superficie de grano colapsada es difícil de prevenir, pero los trabajadores pueden evitar la situación conociendo la historia de la estructura de almacenamiento y el grano que contiene. Todos los trabajadores deben seguir los procedimientos de entrada a espacios confinados para peligros físicos de engullimiento cuando trabajan con granos.

Durante la cosecha, almacenamiento y transporte de granos y oleaginosas, los trabajadores agrícolas están expuestos a polvos, esporas, micotoxinas y endotoxinas que pueden ser dañinas para el sistema respiratorio. El polvo biológicamente activo es capaz de producir irritación y/o respuestas alérgicas, inflamatorias o infecciosas en los pulmones. Los trabajadores pueden evitar o reducir su exposición al polvo, o usar equipo de protección personal como respiradores con filtro mecánico o respiradores con suministro de aire en ambientes polvorientos. Algunos sistemas de manipulación y almacenamiento minimizan la creación de polvo, y los aditivos, como los aceites vegetales, pueden evitar que el polvo se propague por el aire.

En algunas condiciones durante el almacenamiento, el grano puede echarse a perder y emitir gases que representan un peligro de asfixia. Dióxido de carbono (CO2) puede acumularse sobre la superficie de un grano para desplazar el oxígeno, lo que puede causar deterioro en los trabajadores si los niveles de oxígeno caen por debajo del 19.5 %. Los respiradores de filtro mecánico son inútiles en estas situaciones.

Otro peligro es el potencial de incendios y explosiones que pueden ocurrir cuando se almacenan o manipulan granos o semillas oleaginosas. Las partículas de polvo que se transportan por el aire cuando se mueve el grano crean una atmósfera propicia para una poderosa explosión. Solo se necesita una fuente de ignición, como un cojinete sobrecalentado o una correa que roza contra un componente de la carcasa. Los mayores peligros existen en los grandes elevadores de los puertos o en los elevadores comunitarios del interior donde se manejan grandes volúmenes de granos. El mantenimiento preventivo regular y las buenas políticas de limpieza minimizan el riesgo de posibles igniciones y atmósferas explosivas.

Los productos químicos utilizados al comienzo del ciclo de producción de cultivos para la preparación y plantación de la cama de siembra también pueden representar un peligro para los trabajadores agrícolas. Los productos químicos pueden aumentar la fertilidad del suelo, reducir la competencia de malezas e insectos y aumentar los rendimientos. La mayor preocupación por los peligros de los productos químicos agrícolas es la exposición a largo plazo; sin embargo, el amoníaco anhidro, un fertilizante líquido comprimido, puede causar lesiones inmediatas. Amoníaco anhidro (NH3) es un compuesto higroscópico, o que busca agua, y produce quemaduras cáusticas cuando disuelve el tejido corporal. El gas amoníaco es un fuerte irritante de los pulmones, pero tiene buenas propiedades de advertencia. También tiene un punto de ebullición bajo y se congela al contacto, provocando otro tipo de quemadura grave. Usar equipo de protección es la mejor manera de reducir el riesgo de exposición. Cuando ocurre la exposición, el tratamiento de primeros auxilios requiere enjuagar inmediatamente el área con abundante agua.

Los trabajadores de la producción de granos también están expuestos a posibles lesiones por resbalones y caídas. Una persona puede morir por lesiones en una caída desde una altura tan baja como 3.7 m, que es superada fácilmente por las plataformas del operador en la mayoría de las estructuras de maquinaria o almacenamiento de granos. Las estructuras de almacenamiento de granos tienen al menos 9 y hasta 30 m de altura, accesibles solo por escaleras. Las inclemencias del tiempo pueden causar superficies resbaladizas por acumulación de lluvia, barro, hielo o nieve, por lo que es importante el uso de protectores, pasamanos y calzado con suelas antideslizantes. También se pueden usar dispositivos como un arnés para el cuerpo o una cuerda de seguridad para detener la caída y minimizar las lesiones.

 

Atrás

Adaptado de la 3ra edición, “Enciclopedia de Salud y Seguridad Ocupacional”.

Labranza

La caña de azúcar es un cultivo resistente que se cultiva en regiones tropicales y subtropicales por su contenido de sacarosa y subproductos como melaza y bagazo (el residuo fibroso de desecho). La planta crece en matas de tallos cilíndricos que miden de 1.25 a 7.25 cm de diámetro y alcanzan de 6 a 7 m de altura. Los tallos de la caña crecen rectos hacia arriba hasta que el tallo se vuelve demasiado pesado para sostenerse por sí mismo. Luego se acuesta de lado y continúa creciendo hacia arriba. Esto da como resultado un campo de caña maduro sobre sí mismo en un patrón de malla. Los tallos de la caña de azúcar contienen una savia a partir de la cual se procesa el azúcar. La caña de azúcar se cultiva en todo el Caribe, América Central y del Sur, India, las Islas del Pacífico, Australia, África Central y del Sur, Mauricio y el sur de los Estados Unidos. El uso principal de la caña de azúcar es para azúcar; sin embargo, se puede fermentar y destilar para producir ron. El bagazo, el material de celulosa que queda después del prensado, puede utilizarse en la producción de papel y otros productos o como fuente de combustible.

Bajo condiciones favorables y el uso apropiado de pesticidas y fertilizantes, la caña crece rápidamente. Para asegurar el contenido máximo de azúcar de 1 a 17% del peso total, la caña debe cosecharse inmediatamente después de que alcance su período final de crecimiento. Los cañaverales se queman antes de la cosecha, para eliminar las malas hierbas (sin destruir el cultivo) y para destruir serpientes, insectos peligrosos y otras plagas que viven en la densa vegetación de los cañaverales. La cosecha se realiza a mano (se utilizan machetes para cortar la caña) o con una máquina cosechadora de caña de azúcar. La mecanización de la cosecha de caña de azúcar se ha vuelto más frecuente durante la década de 1990. Sin embargo, la cosecha manual todavía ocurre en muchas partes del mundo, así como en lugares de campo que no son propicios para el equipo de cosecha. Un gran número de trabajadores temporales o migrantes se emplean durante la cosecha de caña, especialmente en áreas de cosecha manual.

Para conservar el contenido de azúcar, la caña debe procesarse lo antes posible después de la cosecha; por lo tanto, las plantas procesadoras (ingenios) están ubicadas cerca de las principales áreas de producción de caña de azúcar. La cosecha se transporta a los molinos mediante tractores, semirremolques o, en algunas áreas, mediante sistemas ferroviarios internos.

Los peligros y su prevención.

En áreas donde prevalece la cosecha manual, muchas de las lesiones están relacionadas con machetes. Estas lesiones pueden variar desde cortes menores hasta la amputación de partes del cuerpo. Además, el machete es la herramienta más utilizada por los trabajadores menos calificados en la finca o plantación. Mantener el machete afilado ayuda a reducir las lesiones, ya que con un machete afilado el trabajador no tiene que balancearse con tanta fuerza y ​​puede mantener un mejor control sobre el machete. También hay casos de trabajadores que se pelean con machetes. Se han desarrollado guantes de seguridad blindados con malla de cadena para brindar protección a la mano contra lesiones relacionadas con el machete. El uso de botas con punta de acero y protectores de brazos y piernas también reducirá este tipo de lesiones. Las botas también brindarán cierta protección contra las mordeduras de serpientes. Trabajar con caña también puede producir muy fácilmente lesiones y cortes en los ojos. Se recomienda protección para los ojos durante la cosecha manual, donde los trabajadores están expuestos a los tallos de caña. Dado que la caña se cultiva en lugares tropicales y subtropicales, los trabajadores también deben preocuparse por los problemas de salud relacionados con el calor. Esto se puede exacerbar debido al uso de la ropa protectora necesaria. Estas regiones también son áreas de altos niveles de exposición al sol, lo que puede resultar en varios tipos de condiciones de cáncer de piel. Se deben tomar precauciones para limitar o proteger contra la exposición al sol.

La recolección manual con machetes también puede provocar lesiones musculoesqueléticas por los movimientos repetitivos y el esfuerzo físico. El tamaño del machete, el filo y la frecuencia de los golpes de corte son factores que inciden en esto. Ver también el artículo “Operaciones manuales en agricultura” en este capítulo.

Se deben tomar precauciones para prevenir infecciones cuando se producen cortes y abrasiones. Cuando la cosecha se ha vuelto mecanizada, existen peligros asociados con la máquina en particular que se utiliza. Estos son similares a los de otros equipos de cosecha agrícola.

Los plaguicidas y otros productos químicos pueden implicar riesgos tóxicos que pueden provocar intoxicaciones por absorción cutánea o inhalación. Las personas que aplican los plaguicidas deben ser instruidas sobre los peligros de la operación y provistas de ropa protectora e instalaciones de lavado adecuadas. Su equipo necesita mantenimiento y reparación según sea necesario para evitar derrames. Los rociadores de mochila son particularmente propensos a desarrollar fugas que causarán derrames sobre la persona. Las aplicaciones aéreas de pesticidas pueden afectar a otras personas que se encuentren en el área de aplicación. Además, cuando se aplican pesticidas, la etiqueta del producto proporciona requisitos legales y prácticos para el manejo y la eliminación después del uso, así como también enumera los intervalos de tiempo después de los cuales es seguro que las personas vuelvan a ingresar al campo.

Molinos de Caña de Azúcar (Plantas de Procesamiento)

La industria de la caña de azúcar se ocupa de algo más que la producción de alimentos para el consumo humano. Ciertos tipos de azúcar y residuos de azúcar proporcionan alimento complementario nutritivo para los animales, y se obtienen varios productos de importancia comercial a partir de la materia prima y sus subproductos.

Los principales subproductos son sacarosa, glucosa, levulosa, rafinosa, pectina, ceras y betaínas. Los subproductos son tallos (utilizados para forraje), bagazo, ron y melaza. Entre los productos fabricados a escala industrial se encuentran el octacetato de sacarosa, el alcohol etílico y los ácidos acético, cítrico, glutámico, oxálico, fórmico y sacárico. El papel y los tableros duros se producen industrialmente a partir del bagazo. El bagazo también puede, cuando se seca, usarse como fuente de biogás o como combustible en el ingenio azucarero.

En el ingenio azucarero, la caña es triturada y el jugo extraído por pesados ​​rodillos. El jugo contiene sacarosa, glucosa, levulosa, sales orgánicas y ácidos en solución, y se mezcla con fibras de bagazo, arenilla, arcilla, colorantes, albúmina y pectina en suspensión. Debido a las propiedades de la albúmina y la pectina, el jugo no se puede filtrar en frío. Se requiere calor y productos químicos para eliminar las impurezas y obtener sacarosa.

La mezcla se clarifica por calentamiento y adición de precipitantes a base de cal. Una vez clarificado, el jugo se concentra por evaporación al vacío hasta precipitar en forma de cristales grisáceos. El jugo concentrado, o melaza, es 45% agua. El tratamiento centrífugo produce azúcar granulada de color grisáceo (azúcar moreno), para la cual existe mercado. El azúcar blanco se obtiene mediante un proceso de refinado. En este proceso, el azúcar moreno se disuelve con varios químicos (anhídrido sulfúrico, ácido fosfórico) y se filtra con o sin hueso negro, según la pureza deseada. El jarabe filtrado se evapora al vacío hasta que cristaliza. Luego se centrifuga hasta obtener un polvo cristalino blanco.

Los peligros y su prevención.

Las condiciones de los trabajadores variarán según la ubicación geográfica. Los trabajadores de temporada son especialmente vulnerables a vivir en condiciones deficientes. Los riesgos para la salud variarán en relación con los factores ambientales, las condiciones de trabajo, las condiciones de vida y la clase socioeconómica del trabajador.

Debido a las altas temperaturas en las zonas donde se produce la caña, los trabajadores necesitan consumir grandes cantidades de líquido.

Se pueden emitir humos y gases como dióxido de carbono, dióxido de azufre, monóxido de carbono y ácido clorhídrico en varias etapas del proceso de refinación. Las altas temperaturas de procesamiento también pueden generar humos y vapores que no solo son irritantes o calientes, sino que a veces también pueden ser tóxicos.

En algunas áreas de la planta hay niveles excesivos de ruido.

La bagazosis es una enfermedad pulmonar ocupacional del tipo alveolitis alérgica extrínseca, causada por la respiración de polvos que contienen esporas de actinomicetos termófilos que crecen en el bagazo mohoso almacenado. La neumonitis por hipersensibilidad también puede resultar de esta exposición.

En los países en desarrollo, los trabajadores pueden no estar calificados, sin capacitación en seguridad. También puede haber una alta tasa de rotación de empleados, lo que puede generar problemas para mantenerse al día con la capacitación y aumentar los niveles de habilidad. Si bien los datos estadísticos no muestran una alta incidencia de enfermedades profesionales, esto puede deberse en parte a problemas de reporte y cálculo, como el hecho de que las plantas y plantas de refinación no están abiertas todo el año, sino solo por 5 a 6 meses de el año. Por lo tanto, las tasas anuales de accidentes pueden parecer bajas. Durante el resto del año, los trabajadores de temporada se emplearán en trabajos completamente diferentes, mientras que los empleados permanentes mantendrán y trabajarán con la maquinaria, el equipo y las instalaciones.

Los accidentes laborales, como caídas, torceduras, esguinces, etc., difieren poco de los de otras actividades industriales y agrícolas. Con el aumento de la mecanización, los accidentes laborales son menos pero a menudo más graves. Las lesiones más frecuentes incluyen enfermedades relacionadas con el golpe de calor o estrés por calor, dermatitis, conjuntivitis, quemaduras y caídas.

Para planificar y poner en práctica un programa de salud y seguridad para un ingenio azucarero específico, es necesario realizar una evaluación cualitativa y cuantitativa de los riesgos y peligros involucrados, incluida la identificación de medidas correctivas, como el uso de sistemas de extracción local. para el polvo, el gas y los humos en su caso. El control de polvo se puede utilizar de manera efectiva para controlar el polvo de bagazo. La instalación debe airearse y ventilarse adecuadamente para reducir el calor excesivo, y debe proporcionarse una iluminación adecuada. La maquinaria debe estar debidamente protegida y se debe proporcionar ropa de protección adecuada y de fácil acceso para los trabajadores. Se deben cumplir las normas y reglamentos de salud y seguridad. Debe existir un programa de seguridad adecuado, del cual sea responsable el personal capacitado, para garantizar la seguridad de los trabajadores.

El ruido es un peligro generalizado. Las máquinas ruidosas deben estar insonorizadas y, en las áreas donde el nivel de ruido no se puede reducir adecuadamente, se debe proporcionar protección para los oídos y se debe instituir un programa de conservación de la audición. Ese programa debe incluir pruebas audiométricas y capacitación de los trabajadores.

 

Atrás

Jueves, 10 Marzo 2011 15: 19

Cosecha de Papa

Las raíces y los tubérculos son una parte importante de la dieta, la energía alimentaria y la fuente de nutrientes de más de mil millones de personas en el mundo en desarrollo. Los cultivos de raíces se utilizan para producir productos alimenticios que incluyen harinas compuestas, fideos, papas fritas y productos deshidratados. Proporcionan alrededor del 1% de la dieta de la mitad de la población del África subsahariana. La yuca se ha convertido en uno de los alimentos básicos más importantes del mundo en desarrollo, proporcionando una dieta básica a unos 40 millones de personas. La yuca también se ha convertido en un importante cultivo de exportación para alimentación animal en Europa.

Las raíces y los tubérculos (papas, batatas, yuca, ñame y taro) se conocen como alimentos ricos en almidón. Son ricos en carbohidratos, calcio y vitamina C, pero bajos en proteínas. Estos alimentos son los cultivos de subsistencia en algunos de los países más pobres. Varios cultivos alimentarios de raíces son alimentos básicos en las principales regiones del mundo. Estos incluyen el ñame en Indochina, Indonesia y África; la papa en Sudamérica, Centroamérica, México y Europa; y la yuca y la batata en América del Sur (Alexandratos 1995).

La patata se introdujo en Irlanda en la década de 1580 y una pequeña parcela podía alimentar a una familia de seis hijos, una vaca y un cerdo. Además, el cultivo podría permanecer en el suelo protegido de las heladas e incendios invernales. La patata se convirtió en el alimento de los pobres en Irlanda, Inglaterra, Francia, Alemania, Polonia y Rusia. En 1845, una plaga asoló la patata en toda Europa, lo que resultó en la gran y mortal hambruna de la patata en Irlanda, donde no había cultivos sustitutivos disponibles (Tannahill 1973).

La papa sigue siendo un cultivo principal en el mundo desarrollado. Su producción continúa aumentando en los Estados Unidos y gran parte de este aumento se atribuye a las papas procesadas. El crecimiento de las papas procesadas está ocurriendo en papas fritas y muy delgadas, papas fritas congeladas, otros productos congelados y papas enlatadas. Los principales riesgos laborales están relacionados con lesiones y se experimentan durante la operación de recolección mecánica. En un estudio canadiense, se encontró que los productores de papa tenían un riesgo elevado de cáncer de páncreas, pero no se estableció ninguna asociación con la exposición.

Peligros

Cada parte móvil de la cosechadora de papas conlleva el riesgo de lesiones. El eje de la toma de fuerza del tractor, que conecta el tractor y la cosechadora mediante juntas universales o yugos, es la fuente de energía cinética y de lesiones. El eje de la TDF debe estar protegido. La lesión más común en un eje de toma de fuerza ocurre cuando el yugo atrapa una prenda suelta y enreda al usuario.

Todos los sistemas hidráulicos funcionan bajo presión, incluso hasta 2,000 libras por pulgada cuadrada (14,000 XNUMX Kpa), que es tres veces la presión necesaria para penetrar la piel. Por lo tanto, un trabajador nunca debe tapar con un dedo una manguera hidráulica con fugas, ya que el fluido podría inyectarse a través de la piel. Si se inyecta algún líquido en la piel, debe extirparse quirúrgicamente en unas pocas horas o se puede desarrollar gangrena. Si falla algún punto del sistema hidráulico, pueden producirse lesiones graves. Una manguera hidráulica rota puede rociar fluido a una gran distancia. Los sistemas hidráulicos almacenan energía. El mantenimiento o el ajuste descuidados pueden provocar lesiones.

A lesión tipo pellizco puede ocurrir cuando dos partes de la maquinaria se mueven juntas y al menos una de ellas se mueve en círculo. Las transmisiones por engranajes y correas son ejemplos de puntos de pellizco. La ropa o partes del cuerpo pueden engancharse y quedar atrapadas en los engranajes. La protección adecuada de las piezas de la cosechadora de patatas reduce la posibilidad de lesiones por pellizco.

A lesión tipo envoltura puede ocurrir cuando un componente giratorio expuesto y sin protección, como un eje de toma de fuerza, se enreda en una prenda suelta: una manga, el faldón de una camisa, una prenda deshilachada o incluso cabello largo. Los ejes lisos de la toma de fuerza con óxido o muescas pueden ser lo suficientemente ásperos como para atrapar la ropa; un eje de toma de fuerza que gire lentamente debe seguir considerándose con precaución. Sin embargo, es menos probable que las cañas más redondas y lisas se enganchen con la ropa que las cañas cuadradas. Los universales al final de los ejes de la toma de fuerza son los que tienen más probabilidades de atrapar la ropa suelta y causar lesiones por enrollamiento. Estas piezas voluminosas se extienden más allá del eje de la TDF y pueden causar lesiones por enrollamiento, incluso si una está fuera del eje de la TDF. Los ejes de toma de fuerza desde el tractor hasta la cosechadora de patatas deben estar protegidos. Nadie debe trabajar en condiciones inseguras, como ejes de toma de fuerza sin protección.

Puntos de corte son áreas donde dos piezas se mueven en un movimiento de corte. Un dedo colocado en una articulación de la pluma o entre la correa de un ventilador y la polea se cortaría rápidamente. La correa, girada por el motor que impulsa el ventilador, es un sitio de amputación, así como de otras lesiones corporales. Una vez más, la protección adecuada de las piezas de la cosechadora de patatas reduce la posibilidad de lesiones por cizallamiento.

Puntos de aplastamiento se encuentran donde dos objetos se mueven uno hacia el otro, o un objeto se mueve hacia un objeto estacionario. Grandes camiones están involucrados en una cosecha de patatas. El movimiento en el campo y especialmente en una instalación cerrada, como un edificio de almacenamiento de papas, puede provocar atropellos y pies o piernas aplastados.

A lesión por tracción ocurre cuando un trabajador es empujado hacia una maquinaria. Las lesiones por tirones pueden ocurrir en cualquier momento en que se intente quitar algo de una cosechadora de papas mientras está en funcionamiento, incluso si no se está moviendo hacia adelante.

Lesiones por objetos arrojados ocurren cuando se lanzan proyectiles. Las cosechadoras de papas asistidas por aire rutinariamente arrojan tierra y piedras pequeñas en el proceso de separar los tubérculos de papa de las rocas. La tierra y los escombros son arrojados con suficiente fuerza como para causar lesiones en los ojos.

Prevención

Afortunadamente, se puede hacer mucho para evitar lesiones. La ropa puede marcar la diferencia entre quedar atrapado en un punto de pellizco o envoltura y estar seguro. El cabello largo y suelto puede engancharse en las puntas de las vendas y pellizcarlas y arrastrar la cabeza del trabajador a un lugar peligroso. El cabello largo debe estar bien atado. Los zapatos antideslizantes ayudan a evitar que el trabajador se resbale mientras está parado en la plataforma de clasificación, que puede ser traicionera con barro y enredaderas. Los guantes, si se usan mientras se trabaja en la mesa de clasificación, deben ser ajustados y no tener bordes deshilachados ni puños flácidos.

La actitud, el estado de alerta y evitar situaciones peligrosas complementan la vestimenta segura. Nunca nadie debe montar o desmontar una cosechadora de patatas mientras está en movimiento. El jinete debe esperar hasta que la cosechadora se detenga. Muchas de las lesiones graves y debilitantes se producen por caídas y aplastamiento al intentar subir o bajar de una cosechadora en movimiento. Uno debe tratar de estar en una posición estable antes de que el tractor comience a tirar de la cosechadora de papas. Esto reducirá la posibilidad de caerse cuando el tractor se sacuda hacia adelante. Nunca debe haber nadie entre el tractor y la cosechadora mientras están en movimiento o cuando están en marcha. El operador del tractor o los trabajadores que montan la cosechadora de papas nunca deben estar lo suficientemente cerca como para tocar el eje de la TDF mientras está funcionando o cuando está en marcha. Las cosechadoras no deben lubricarse, ajustarse ni repararse mientras están en funcionamiento. No se debe intentar sacar nada de los cinturones mientras están en movimiento.

 

Atrás

Jueves, 10 Marzo 2011 15: 20

Verduras y Melones

Se cultiva una amplia variedad de vegetales (plantas herbáceas) para obtener hojas, tallos, raíces, frutos y semillas comestibles. Los cultivos incluyen cultivos de hoja para ensalada (p. ej., lechuga y espinaca), cultivos de raíces (p. ej., remolacha, zanahoria, nabo), cultivos de col (repollo, brócoli, coliflor) y muchos otros que se cultivan por su fruto o semilla (p. ej., guisantes, frijoles, calabazas, melones, tomates).

Desde la década de 1940, la naturaleza del cultivo de vegetales, particularmente en América del Norte y Europa, ha cambiado drásticamente. Anteriormente, la mayoría de las verduras frescas se cultivaban cerca de los centros de población por parte de agricultores de jardines o camiones y solo estaban disponibles durante o poco después de la cosecha. El crecimiento de los supermercados y el desarrollo de grandes empresas de procesamiento de alimentos crearon una demanda de suministros constantes de vegetales durante todo el año. Al mismo tiempo, la producción de vegetales a gran escala en fincas comerciales se hizo posible en áreas alejadas de los principales centros de población debido a la rápida expansión de los sistemas de riego, mejores rociadores de insectos y control de malezas, y el desarrollo de maquinaria sofisticada para plantar, rociar, cosechar y clasificar. . Hoy en día, la principal fuente de verduras frescas en los Estados Unidos son las áreas de temporada larga, como los estados de California, Florida, Texas y Arizona, y México. El sur de Europa y el norte de África son las principales fuentes de hortalizas para el norte de Europa. Muchas verduras también se cultivan en invernaderos. Sin embargo, los mercados de agricultores que venden productos locales siguen siendo la principal salida para los productores de hortalizas en gran parte del mundo, especialmente en Asia, África y América del Sur.

El cultivo de vegetales requiere habilidades y cuidados sustanciales para asegurar la producción de vegetales de alta calidad que se venderán. Las operaciones de cultivo de hortalizas incluyen la preparación del suelo, la siembra y el cultivo, la cosecha, el procesamiento y el transporte. El control de malezas y plagas y el manejo del agua son cruciales.

Los trabajadores de hortalizas y melones están expuestos a muchos riesgos laborales en su entorno laboral, que incluyen plantas y sus productos, agroquímicos para el control de plagas y aceites y detergentes para el mantenimiento y reparación de maquinaria. El trabajo manual o automático también fuerza a los trabajadores a posiciones incómodas (ver figura 1). Los trastornos musculoesqueléticos como el dolor lumbar son importantes problemas de salud en estos trabajadores. Las herramientas y máquinas agrícolas utilizadas con hortalizas y melones dan lugar a un alto riesgo de lesiones traumáticas y diversos problemas de salud similares a los que se observan en otros trabajos agrícolas. Además, los cultivadores de exterior están expuestos a la radiación solar y al calor, mientras que los cultivadores de invernadero deben tener en cuenta la exposición a pólenes, endotoxinas y hongos. Por lo tanto, en esas poblaciones se puede encontrar una amplia variedad de trastornos relacionados con el trabajo.

Figura 1. Trabajo manual en una granja de hortalizas cerca de Assam, Jordania

AGR200F1

Las alergias alimentarias a las verduras y los melones son bien conocidas. En su mayoría son provocados por alérgenos vegetales y pueden provocar una reacción inmediata. Clínicamente, los síntomas mucocutáneos y respiratorios aparecen en la mayoría de los pacientes. La alergia ocupacional entre los trabajadores de hortalizas difiere de la alergia alimentaria en varios aspectos. Los alérgenos ocupacionales son diversos, incluidos los de origen vegetal, los químicos y los derivados biológicos. Se ha informado que la alcachofa, las coles de Bruselas, el repollo, la zanahoria, el apio, la achicoria, el cebollino, la escarola, el ajo, el rábano picante, el puerro, la lechuga, la okra, la cebolla, el perejil y la chirivía contienen alérgenos vegetales y sensibilizan a los trabajadores de las hortalizas. Sin embargo, rara vez se informan alergias ocupacionales a los alérgenos del melón. Solo se han aislado e identificado unos pocos alérgenos de vegetales y melones debido a la dificultad y complejidad de las técnicas de laboratorio requeridas. La mayoría de los alérgenos, especialmente los de origen vegetal, son liposolubles, pero unos pocos son hidrosolubles. La capacidad de sensibilización también varía según los factores botánicos: los alérgenos pueden quedar secuestrados en los canales de resina y liberados solo cuando las verduras están magulladas. Sin embargo, en otros casos pueden ser fácilmente liberados por frágiles pelos granulares, o ser excretados sobre la hoja, recubrir el polen o ser ampliamente diseminados por la acción del viento sobre los tricomas (crecimientos similares a pelos en las plantas).

Clínicamente, las enfermedades alérgicas ocupacionales más comunes reportadas en los trabajadores de hortalizas son dermatitis alérgica, asma y rinitis. En algunos casos se pueden observar alveolitis alérgica extrínseca, fotodermatitis alérgica y urticaria alérgica (ronchas). Cabe destacar que las verduras, melones, frutas y pólenes tienen algunos alérgenos en común o alérgenos de reacción cruzada. Esto implica que las personas atópicas y las personas con alergia a uno de ellos pueden volverse más susceptibles que otros en el desarrollo de alergias ocupacionales. Para detectar y diagnosticar estas alergias ocupacionales, actualmente se encuentran disponibles varias pruebas inmunológicas. En general, la prueba de punción, la prueba intradérmica, la medición de anticuerpos IgE específicos de alérgeno y in vivo La prueba de provocación con alérgenos se utiliza para las alergias inmediatas, mientras que la prueba del parche se puede elegir para las alergias de tipo tardío. La prueba de proliferación de linfocitos específica de alérgenos y la producción de citoquinas son útiles para diagnosticar ambos tipos de alergia. Estas pruebas se pueden realizar utilizando vegetales nativos, sus extractos y químicos liberados.

En los trabajadores de hortalizas se observan dermatosis como paquilosis, hiperqueratosis, cromatosis por lesión de las uñas y dermatitis. En particular, la dermatitis de contacto, tanto irritativa como alérgica, se presenta con mayor frecuencia. La dermatitis irritante es causada por factores químicos y/o físicos. Partes vegetales como tricomas, espículas, pelos ásperos, rafidios y espinas son las responsables de la mayor parte de esta irritación. Por otro lado, la dermatitis alérgica se clasifica en tipos inmediatos y tardíos en función de su inmunopatogénesis. El primero está mediado por respuestas inmunitarias humorales, mientras que el segundo está mediado por respuestas inmunitarias celulares.

Clínicamente, muchos pacientes con dermatitis alérgica experimentan una variedad de síntomas que incluyen picazón, eritema, sarpullido, hinchazón y vesículas. Los sitios de lesiones son principalmente las manos, los brazos, la cara y el cuello. En una encuesta de campo de cultivadores de okra japonesa (Nomura 1993), más del 50% de los agricultores tenían lesiones en la piel, que aparecían principalmente en las manos y los brazos. Alrededor del 20 al 30% de los agricultores mostraron una reacción positiva en la prueba del parche a los extractos de hoja o almohadilla de okra. Además, se demostró que la actividad proteolítica de los extractos de okra causa lesiones en la piel.

Los productos químicos agrícolas también son alérgenos importantes responsables de la dermatitis alérgica. Estos incluyen insecticidas (DDVP, diazinon, EPN, malatión, naled, paratión, etc.), fungicidas (benomyl, captafol, captan, maneb, manzeb, nitrofen, plondrel®, thiram, zineb, ziram, etc.), herbicidas (carbine , randox, etc.) y fumigantes (mezcla DD® de 1,3-dicloropropeno y 1,1,2-dicloropropano y compuestos relacionados). Además, las bacterias oportunistas y Streptococcus pyogenes Se ha descubierto que juegan un papel importante en la dermatitis alérgica y la urticaria de los trabajadores de hortalizas.

Los trabajadores de las hortalizas, especialmente los que trabajan en invernaderos o bajo techo, están expuestos a muchos productos vegetales ya compuestos como los pesticidas, que son responsables del aumento de las enfermedades pulmonares. En un estudio nacional realizado entre agricultores suizos, se documentó que la mortalidad proporcional estandarizada por edad para todas las enfermedades pulmonares, bronquitis y asma, y ​​solo asma fue de 127, 140 y 137, respectivamente. Los productos vegetales pueden causar directamente asma alérgica ocupacional, o proporcionar irritantes no específicos y/o el vehículo para otros alérgenos, incluidos pólenes, esporas, ácaros y otras sustancias. Los productos vegetales que pueden causar asma alérgica son la bromelina, el ricino y la cera, la fresia, el polen de cereales, la goma guar, la papaína, el pimentón, el lúpulo, la ipecacuana, el ácido plicatico, el ácido quillaico, la saponina y el polen de girasol.

Los hongos en el ambiente de trabajo producen muchas esporas, algunas de las cuales causan asma alérgica y/o alveolitis alérgica extrínseca. Sin embargo, es raro que el asma alérgica y la alveolitis alérgica extrínseca de esos alérgenos ocurran en los mismos sujetos. En cuanto a los microorganismos causales, Alternaria, Aspergilo Níger, Cladosporium, lodo del humidificador, Merulius lacrymans, Micropolispora faei, Paecilomyces and Verticillium han sido identificados. En la mayoría de los casos, los antígenos de origen fúngico están presentes en las esporas y los productos de degradación.

Los pacientes con asma ocupacional causada por productos vegetales siempre muestran anticuerpos séricos IgE elevados, eosinofilia y prick test positivos, mientras que en pacientes con alveolitis alérgica extrínseca se observan anticuerpos precipitantes específicos, prick test positivos y distintos hallazgos radiológicos. Además de la alergia pulmonar a productos vegetales y esporas de hongos, en pacientes atópicos se provocan síntomas nasales al manipular vegetales como zanahorias y lechugas. Generalmente no se encuentran molestias gastrointestinales.

Los agroquímicos se aplican para diversos fines tanto en el cultivo de hortalizas de interior como de exterior. Entre los productos químicos utilizados, se ha descubierto que algunos tienen potencial asmático. Incluyen captafol, clorotalonil, creosota, formaldehído, piretrina y estreptomicina. El uso inapropiado de pesticidas potencialmente puede resultar en la contaminación de suelos y vegetales. La aplicación de plaguicidas sin el equipo de protección personal adecuado puede provocar efectos tóxicos tanto agudos como crónicos.

 

Atrás

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido