Sábado, abril 02 2011 21: 47

Problemas de salud y patrones de enfermedad

Valora este artículo
(Vote 1)

La interpretación de los datos de salud humana en la industria de la impresión, el procesamiento y la reproducción de fotografías comerciales no es un asunto sencillo, ya que los procesos son complejos y están en constante evolución, a veces de manera espectacular. Si bien el uso de la automatización ha reducido sustancialmente la exposición al trabajo manual en las versiones modernizadas de las tres disciplinas, el volumen de trabajo por empleado ha aumentado sustancialmente. Además, la exposición dérmica representa una ruta importante de exposición para estas industrias, pero no está tan bien caracterizada por los datos de higiene industrial disponibles. La notificación de casos de efectos reversibles menos graves (p. ej., dolores de cabeza, irritación de la nariz y los ojos) es incompleta y no se notifica en la bibliografía publicada. A pesar de estos desafíos y limitaciones, los estudios epidemiológicos, las encuestas de salud y los informes de casos brindan una cantidad sustancial de información sobre el estado de salud de los trabajadores en estas industrias.

Actividades de impresión

Agentes y exposiciones

Hoy existen cinco categorías de procesos de impresión: flexografía, huecograbado, tipografía, litografía y serigrafía. El tipo de exposición que puede ocurrir a partir de cada proceso está relacionado con los tipos de tintas de impresión que se utilizan y con la probabilidad de inhalación (nieblas, vapores de solventes, etc.) y contacto penetrable con la piel debido al proceso y las actividades de limpieza empleadas. Cabe señalar que las tintas están compuestas por pigmentos orgánicos o inorgánicos, vehículos oleosos o solventes (es decir, portadores) y aditivos aplicados para fines especiales de impresión. La Tabla 1 describe algunas características de los diferentes procesos de impresión.

Tabla 1. Algunas exposiciones potenciales en la industria de la impresión

Proceso

tipo de tinta

Solvente

Exposiciones potenciales

Flexografía y huecograbado

Tintas líquidas (baja viscosidad)

Volátiles
agua

Disolventes orgánicos: xileno, benceno

Tipografía y litografía

Tintas en pasta (alta viscosidad)

Aceites—
vegetal
mineral

Niebla de tinta: disolventes de hidrocarburos; isopropanol; hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP)

Serigrafía

semipasta

Volátiles

Disolventes orgánicos: xileno, ciclohexanona, acetato de butilo

 

Mortalidad y riesgos crónicos

Existen varios estudios epidemiológicos y de informes de casos sobre impresoras. Las caracterizaciones de la exposición no se cuantifican en gran parte de la literatura más antigua. Sin embargo, las partículas de negro de humo de tamaño respirable con hidrocarburos aromáticos policíclicos potencialmente cancerígenos (benzo(A)pireno) unidos a la superficie en las salas de máquinas rotativas de impresión tipográfica de la producción de periódicos. Estudios en animales encuentran el benzo(A)el pireno se une fuertemente a la superficie de la partícula de negro de carbón y no se libera fácilmente a los pulmones u otros tejidos. Esta falta de "biodisponibilidad" hace que sea más difícil determinar si los riesgos de cáncer son factibles. Varios estudios epidemiológicos de cohortes (es decir, poblaciones seguidas a lo largo del tiempo), pero no todos, han encontrado indicios de un aumento de las tasas de cáncer de pulmón en las imprentas (tabla 2). Una evaluación más detallada de más de 100 casos de cáncer de pulmón y 300 controles (estudio de tipo caso-control) de un grupo de más de 9,000 trabajadores de imprenta en Manchester, Inglaterra (Leon, Thomas y Hutchings 1994) encontró que la duración del trabajo en una sala de máquinas se relacionó con la aparición de cáncer de pulmón en trabajadores de tipografía rotativa. Dado que no se conocen los patrones de tabaquismo de los trabajadores, se desconoce la consideración directa del papel de la ocupación en el estudio. Sin embargo, sugiere que el trabajo de tipografía rotativa puede haber presentado un riesgo de cáncer de pulmón en décadas anteriores. En algunas áreas del mundo, sin embargo, las tecnologías más antiguas, como el trabajo tipográfico rotativo, aún pueden existir y, por lo tanto, brindar oportunidades para evaluaciones preventivas, así como la instalación de controles apropiados donde sea necesario.


Cuadro 2. Estudios de cohortes sobre los riesgos de mortalidad del comercio de impresión

Población estudiada

Numero de trabajadores

Riesgos de mortalidad* (95% IC)

       
   

Período de seguimiento

País

todas las causas

Todos los cánceres

Cáncer de pulmón

Prensa de periódicos

1,361

(1949-65) - 1978

Estados Unidos de America

1.0 (0.8 – 1.0)

1.0 (0.8 – 1.2)

1.5 (0.9 – 2.3)

Prensa de periódicos

, 700

(1940-55) - 1975

Italia

1.1 (0.9 – 1.2)

1.2 (0.9 – 1.6)

1.5 (0.8 – 2.5)

tipógrafos

1,309

1961-1984

Estados Unidos de America

0.7 (0.7 – 0.8)

0.8 (0.7 – 1.0)

0.9 (0.6 – 1.2)

Impresoras (NGA)

4,702

(1943-63) - 1983

UK

0.8 (0.7 – 0.8)

0.7 (0.6 – 0.8)

0.6 (0.5 – 0.7)

Impresoras (NATSOPA)

4,530

(1943-63) - 1983

UK

0.9 (0.9 – 1.0)

1.0 (0.9 – 1.1)

0.9 (0.8 – 1.1)

Huecograbado

1,020

(1925-85) - 1986

Suecia

1.0 (0.9 – 1.2)

1.4 (1.0 – 1.9)

1.4 (0.7 – 2.5)

Impresoras de cartón

2,050

(1957-88) - 1988

Estados Unidos de America

1.0 (0.9 – 1.2)

0.6 (0.3 – 0.9)

0.5 (0.2 – 1.2)

* Razones de mortalidad estandarizadas (SMR) = número de muertes observadas dividido por el número de muertes esperadas, ajustado por los efectos de la edad durante los períodos de tiempo en cuestión. Una SMR de 1 indica que no hay diferencia entre lo observado y lo esperado. Nota: Se proporcionan intervalos de confianza del 95 % para las SMR.

NGA = Asociación Gráfica Nacional, Reino Unido

NATSOPA = Sociedad Nacional de Imprentas Operativas, Personal Gráfico y de Medios, Reino Unido.

Fuentes: Paganini-Hill et al. 1980; Bertazzi y Zoccheti 1980; Michaels, Zoloth y Stern 1991; León 1994; Svenson et al. 1990; Sumideros et al. 1992.


Otro grupo de trabajadores que ha sido sustancialmente estudiado son los litógrafos. La exposición de los litógrafos modernos a disolventes orgánicos (aguarrás, tolueno, etc.), pigmentos, tintes, hidroquinona, cromatos y cianatos se ha reducido notablemente en las últimas décadas debido al uso de tecnologías informáticas, procesos automatizados y cambios en los materiales. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) concluyó recientemente que las exposiciones ocupacionales en el proceso de impresión son posiblemente cancerígenas para los humanos (IARC 1996). Al mismo tiempo, puede ser importante señalar que la conclusión de la IARC se basa en exposiciones históricas que, en la mayoría de los casos, deberían ser significativamente diferentes en la actualidad. Los informes de melanoma maligno han sugerido riesgos de aproximadamente el doble de la tasa esperada (Dubrow 1986). Si bien algunos postulan que el contacto de la piel con la hidroquinona podría estar relacionado con el melanoma (Nielson, Henriksen y Olsen 1996), no se ha confirmado en una planta de fabricación de hidroquinona donde se informó una exposición significativa a la hidroquinona (Pifer et al. 1995). Sin embargo, se deben enfatizar las prácticas que minimizan el contacto de la piel con los solventes, particularmente en la limpieza de planchas.

Actividades de procesamiento fotográfico

Exposiciones y agentes

El procesamiento fotográfico de películas o papel en blanco y negro o en color se puede realizar manualmente o mediante procesos a gran escala esencialmente totalmente automatizados. La selección del proceso, los productos químicos, las condiciones de trabajo (incluida la ventilación, la higiene y el equipo de protección personal) y la carga de trabajo pueden influir en los tipos de exposición y los posibles problemas de salud del entorno laboral. Los tipos de trabajos (es decir, tareas relacionadas con el procesador) que tienen el mayor potencial de exposición a sustancias químicas fotográficas clave, como formaldehído, amoníaco, hidroquinona, ácido acético y reveladores de color, se indican en la tabla 3. El trabajo típico de procesamiento y manipulación de fotografías El flujo se representa en la figura 1.

Tabla 3. Tareas en procesamiento fotográfico con potencial de exposición química

Área de trabajo

Tareas con potencial de exposición

Mezcla quimica

Mezcle los productos químicos en la solución.
Equipo limpio.
Mantener el área de trabajo.

laboratorio analítico

Manipular muestras.
Analizar y reponer soluciones.
Evaluación del control de calidad.

Procesamiento de película/impresión

Procese películas e imprima usando reveladores, endurecedores, blanqueadores.

Despegue de película/impresión

Retire la película procesada y las impresiones para secarlas.

 

Figura 1. Operaciones de procesamiento fotográfico

PRI040F1

En unidades de procesamiento de gran volumen diseñadas más recientemente, algunos de los pasos del flujo de trabajo se han combinado y automatizado, lo que hace que la inhalación y el contacto con la piel sean menos probables. El formaldehído, un agente que se ha utilizado durante décadas como estabilizador de imágenes en color, está disminuyendo su concentración en los productos fotográficos. Según el proceso específico y las condiciones ambientales del sitio, su concentración en el aire puede variar desde niveles no detectables en la zona de respiración del operador hasta alrededor de 0.2 ppm en las ventilaciones de la secadora de la máquina. Las exposiciones también pueden ocurrir durante la limpieza del equipo, la fabricación o el reabastecimiento del fluido estabilizador y la descarga de los procesadores, así como en situaciones de derrame.

Cabe señalar que, si bien las exposiciones químicas han sido el enfoque principal de la mayoría de los estudios de salud de los procesadores fotográficos, otros aspectos ambientales del trabajo, como la reducción de la luz, el manejo de materiales y las demandas posturales del trabajo, también son de interés para la salud preventiva.

Riesgos de mortalidad

La única vigilancia de mortalidad publicada de los procesadores fotográficos sugiere que no hay mayores riesgos de muerte para la ocupación (Friedlander, Hearne y Newman 1982). El estudio abarcó nueve laboratorios de procesamiento en los Estados Unidos y se actualizó para cubrir 15 años más de seguimiento (Pifer 1995). Cabe señalar que se trata de un estudio de más de 2,000 empleados que se encontraban trabajando activamente a principios de 1964, de los cuales más del 70% tenían al menos 15 años de empleo en su profesión en ese momento. Se siguió al grupo durante 31 años, hasta 1994. Muchas exposiciones relevantes anteriores en las carreras de estos empleados, como el tetracloruro de carbono, la n-butilamina y la isopropilamina, se suspendieron en los laboratorios hace más de treinta años. Sin embargo, muchas de las exposiciones clave en los laboratorios modernos (es decir, ácido acético, formaldehído y dióxido de azufre) también estuvieron presentes en décadas anteriores, aunque en concentraciones mucho más altas. Durante el período de tiempo de seguimiento de 31 años, la tasa de mortalidad estandarizada fue solo el 78 % de la esperada (SMR 0.78), con 677 muertes en los 2,061 trabajadores. Ninguna causa individual de muerte aumentó significativamente.

Los 464 procesadores en el estudio también tuvieron una mortalidad reducida, ya sea en comparación con la población general (SMR 0.73) o con otros trabajadores por hora (SMR 0.83) y no tuvieron aumentos significativos en ninguna causa de muerte. Con base en la información epidemiológica disponible, no parece que el procesamiento fotográfico presente un mayor riesgo de mortalidad, incluso en las concentraciones más altas de exposición que probablemente estuvieron presentes en los años 1950 y 1960.

Enfermedad pulmonar

La literatura tiene muy pocos informes de trastornos pulmonares para procesadores fotográficos. Dos artículos (Kipen y Lerman 1986; Hodgson y Parkinson 1986) describen un total de cuatro posibles respuestas pulmonares a las exposiciones en el lugar de trabajo de procesamiento; sin embargo, ninguno tenía datos cuantitativos de exposición ambiental para evaluar los hallazgos pulmonares medidos. En la única revisión epidemiológica del tema (Friedlander, Hearne y Newman 1982), no se identificaron aumentos en las ausencias por enfermedad a largo plazo por trastornos pulmonares; sin embargo, es importante señalar que se requirieron ausencias por enfermedad de ocho días consecutivos para ser capturadas en ese estudio. Parece que los síntomas respiratorios pueden agravarse o iniciarse en personas sensibles por la exposición a concentraciones más altas de ácido acético, dióxido de azufre y otros agentes en el procesamiento fotográfico, en caso de que la ventilación esté mal controlada o se produzcan errores durante la mezcla, lo que resulta en la liberación de concentraciones no deseadas de estos agentes. Sin embargo, rara vez se han informado casos pulmonares relacionados con el trabajo en esta ocupación (Hodgson y Parkinson 1986).

Efectos agudos y subcrónicos

La dermatitis alérgica e irritativa de contacto se ha informado en procesadores fotográficos durante décadas, comenzando con el uso inicial de productos químicos de color a fines de la década de 1930. Muchos de estos casos ocurrieron en los primeros meses de exposición de un procesador. El uso de guantes protectores y la mejora de los procesos de manipulación han reducido sustancialmente la dermatitis fotográfica. Las salpicaduras oculares con algunos fotoquímicos pueden presentar riesgos de lesiones en la córnea. La capacitación sobre los procedimientos de lavado de ojos (lavado de ojos con agua fría durante al menos 15 minutos seguido de atención médica) y el uso de gafas protectoras es particularmente importante para los fotoprocesadores, muchos de los cuales pueden trabajar de forma aislada y/o en entornos con poca luz.

Existen algunas preocupaciones ergonómicas con respecto al funcionamiento de las unidades de procesamiento fotográfico de gran volumen y respuesta rápida. El montaje y desmontaje de grandes rollos de papel fotográfico puede presentar un riesgo de trastornos en la parte superior de la espalda, los hombros y el cuello. Los rollos pueden pesar de 13.6 a 22.7 kg (30 a 50 libras) y pueden ser difíciles de manejar, dependiendo en parte del acceso a la máquina, que puede verse comprometido en sitios de trabajo compactos.

Las lesiones y tensiones del personal pueden evitarse mediante la formación adecuada del personal, proporcionando un acceso adecuado a los rollos y teniendo en cuenta los factores humanos en el diseño general del área de procesamiento.

Prevención y métodos de detección temprana de efectos.

La protección contra la dermatitis, la irritación respiratoria, las lesiones agudas y los trastornos ergonómicos comienza con el reconocimiento de que tales trastornos pueden ocurrir. Con la información adecuada de los trabajadores (incluidas las etiquetas, las hojas de datos de seguridad de los materiales, el equipo de protección y los programas de capacitación en protección de la salud), las revisiones periódicas de salud/seguridad del lugar de trabajo y la supervisión informada, se puede enfatizar fuertemente la prevención. Además, la identificación temprana de trastornos puede facilitarse si se cuenta con un recurso médico para informar sobre la salud de los trabajadores, junto con evaluaciones de salud periódicas voluntarias específicas, centrándose en los síntomas respiratorios y de las extremidades superiores en los cuestionarios y la observación directa de las áreas expuestas de la piel en busca de signos de trabajo. dermatitis relacionadas.

Debido a que el formaldehído es un sensibilizador respiratorio potencial, un fuerte irritante y un posible carcinógeno, es importante que se evalúe cada lugar de trabajo para determinar dónde se usa formaldehído (revisiones del inventario químico y de la hoja de datos de seguridad de los materiales), para evaluar las concentraciones en el aire (si así lo indican los materiales). utilizados), para identificar dónde se pueden producir fugas o derrames y estimar la cantidad que se podría derramar y la concentración que se generaría en el peor de los casos. Se debe desarrollar un plan de respuesta a emergencias, publicarlo en lugares visibles, comunicarlo y practicarlo periódicamente. Se debe consultar a un especialista en salud y seguridad en el desarrollo de dicho plan de emergencia.

Actividades de reproducción

Agentes y exposiciones

Las fotocopiadoras modernas emiten niveles muy bajos de radiación ultravioleta a través de la cubierta de vidrio (plenum), generan algo de ruido y pueden emitir bajas concentraciones de ozono durante la actividad de procesamiento. Estas máquinas utilizan un tóner, principalmente negro carbón (para impresoras en blanco y negro), para producir una impresión oscura en el papel o película transparente. Por lo tanto, las posibles exposiciones rutinarias de interés para la salud de los fotocopiadores pueden incluir la radiación ultravioleta, el ruido, el ozono y posiblemente el tóner. En máquinas más antiguas, el tóner podría ser un problema durante el reemplazo, aunque los cartuchos autónomos modernos han reducido sustancialmente la posible exposición respiratoria y de la piel.

El grado de exposición a la radiación ultravioleta que se produce a través del cristal de exposición de la máquina copiadora es muy bajo. La duración del destello de una fotocopiadora es de aproximadamente 250 microsegundos, y la copia continua produce aproximadamente 4,200 destellos por hora, un valor que puede variar según la copiadora. Con la placa de vidrio en su lugar, la longitud de onda emitida oscila entre 380 y 396 nm. Los rayos UVB no suelen ser el resultado de los destellos de las fotocopiadoras. Las mediciones de UVA máximas registradas en la patena de vidrio promedian alrededor de 1.65 microjulios/cm2 por destello. Por lo tanto, la exposición espectral máxima de UV cercano de 8 horas de una fotocopiadora de funcionamiento continuo que hace unas 33,000 copias por día es de aproximadamente 0.05 julios/cm.2 en la superficie del vidrio. Este valor es solo una fracción del valor límite umbral recomendado por la Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH) y parece no presentar ningún riesgo medible para la salud, incluso en condiciones de exposición tan exageradas.

Cabe señalar que ciertos trabajadores pueden tener un mayor riesgo de exposición a los rayos UV, incluidos aquellos con condiciones de fotosensibilidad, personas que usan agentes/medicamentos fotosensibilizantes y personas con pupilas oculares dañadas (afáquicos). Por lo general, se recomienda a estas personas que minimicen su exposición a los rayos UV como medida de precaución general.

Efectos agudos.

La literatura no revela muchos efectos agudos significativamente relacionados con la fotocopia. Las unidades más antiguas y con un mantenimiento insuficiente podrían emitir concentraciones detectables de ozono si se ejecutan en entornos mal ventilados. Si bien se han informado síntomas de irritación de los ojos y las vías respiratorias superiores de los trabajadores en dichos entornos, las especificaciones mínimas del fabricante para el espacio y la ventilación, junto con la tecnología de copiado más nueva, han eliminado esencialmente el ozono como un problema de emisión.

Riesgos de mortalidad.

No se encontraron estudios que describieran la mortalidad o los riesgos crónicos para la salud de las fotocopias a largo plazo.

Prevención y detección precoz

Simplemente siguiendo el uso recomendado por los fabricantes, la actividad de fotocopiado no debería presentar un riesgo en el lugar de trabajo. Las personas que experimentan un agravamiento de los síntomas relacionados con el uso intensivo de fotocopiadoras deben buscar asesoramiento sobre salud y seguridad.

 

Atrás

Leer 9860 veces Ultima modificacion el Martes, septiembre 13 2011 19: 55

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de la Industria de la Impresión, Fotografía y Reproducción

Bertazzi, PA y CA Zoccheti. 1980. Estudio de mortalidad de los trabajadores de la imprenta de periódicos. Am J Ind Med 1:85-97.

Dubrow, R. 1986. Melanoma maligno en la industria de la impresión. Am J Ind Med 10:119-126.

Friedlander, BR, FT Hearne y BJ Newman. 1982. Mortalidad, incidencia de cáncer y ausencia por enfermedad en procesadores fotográficos: un estudio epidemiológico. J Ocupa Med 24:605-613.

Hodgson, MJ y DK Parkinson. 1986. Enfermedad respiratoria en un fotógrafo. Am J Ind Med 9:349-54.

Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). 1996. Procesos de impresión y tintas de impresión, negro de carbón y algunos compuestos nitro. Vol 65. Lyon: IARC.

Kipen, H e Y Lerman. 1986. Anomalías respiratorias entre reveladores fotográficos: Informe de tres casos. Am J Ind Med 9:341-47.

León, DA. 1994. Mortalidad en la industria gráfica británica: un estudio de cohorte histórico de miembros sindicales en Manchester. Occ y Envir Med 51:79-86.

Leon, DA, P Thomas y S Hutchings. 1994. Cáncer de pulmón entre impresores de periódicos expuestos a niebla de tinta: un estudio de miembros sindicales en Manchester, Inglaterra. Ocupar y Env Med 51:87-94.

Michaels, D, SR Zoloth y FB Stern. 1991. ¿La exposición al plomo en niveles bajos aumenta el riesgo de muerte? Un estudio de mortalidad de los impresores de periódicos. Int J Epidemiol 20:978-983.

Nielson, H, L Henriksen y JH Olsen. 1996. Melanoma maligno entre los litógrafos. Scand J Work Environ Health 22:108-11.

Paganini-Hill, A, E Glazer, BE Henderson y RK Ross. 1980. Mortalidad por causas específicas entre los periodistas web de periódicos. J Ocupa Med 22:542-44.

Pifer, JW. 1995. Mortality Update of the 1964 US Kodak Processing Laboratories Cohort hasta 1994. Kodak Report EP 95-11. Rochester, Nueva York: Eastman Kodak Company.

Pifer, JW, FT Hearne, FA Swanson y JL O'Donoghue. 1995. Estudio de mortalidad de empleados dedicados a la fabricación y uso de hidroquinona. Arch Occup Environ Health 67:267-80.

Sumideros, T, B Lushniak, BJ Haussler et al. 1992. Enfermedad de células renales entre los trabajadores de impresión de cartón. Epidemiología 3:483-89.

Svensson, BG, G Nise, V Englander et al. 1990. Muertes y tumores entre impresores de huecograbado expuestos al tolueno. Br J Ind Med 47:372-79.