Error de salud y tareas críticas en braquiterapia de carga diferida remota: enfoques para mejorar el rendimiento del sistema

La btaquiterapia de carga diferida remota (RAB) es un proceso médico utilizado en el tratamiento del cáncer. RAB utiliza un dispositivo controlado por computadora para insertar y eliminar fuentes radiactivas de forma remota, cerca de un objetivo (o tumor) en el cuerpo. Se informaron problemas relacionados con la dosis administrada durante la RAB y se atribuyeron a errores humanos (Swann-D'Emilia, Chu y Daywalt 1990). Callan et al. (1995) evaluaron el error humano y las tareas críticas asociadas con RAB en 23 sitios en los Estados Unidos. La evaluación incluyó seis fases:

Fase 1: Funciones y tareas. La preparación para el tratamiento se consideró la tarea más difícil, ya que era responsable de la mayor tensión cognitiva. Además, las distracciones tuvieron el mayor efecto en la preparación.

Fase 2: Interferencias del sistema humano. El personal a menudo no estaba familiarizado con las interfaces que usaba con poca frecuencia. Los operadores no pudieron ver las señales de control ni la información esencial desde sus estaciones de trabajo. En muchos casos, la información sobre el estado del sistema no fue entregada al operador.

Fase 3: Procedimientos y prácticas. Debido a que los procedimientos utilizados para pasar de una operación a la siguiente y los utilizados para transmitir información y equipos entre tareas no estaban bien definidos, se podía perder información esencial. Los procedimientos de verificación a menudo estaban ausentes, mal construidos o eran inconsistentes.

Fase 4: Políticas de formación. El estudio reveló la ausencia de programas formales de capacitación en la mayoría de los sitios.

Fase 5: Estructuras organizativas de apoyo. La comunicación durante el RAB estuvo particularmente sujeta a errores. Los procedimientos de control de calidad eran inadecuados.

Fase 6: Identificación y clasificación de las circunstancias que favorecen el error humano. En total, se identificaron y categorizaron 76 factores que favorecen el error humano. Se identificaron y evaluaron enfoques alternativos.

Diez tareas críticas estaban sujetas a error:

  • programación, identificación y seguimiento de pacientes
  • estabilización de colocación del aplicador
  • localización de gran volumen
  • localización de la posición de permanencia
  • dosimetría
  • establecimiento de tratamiento
  • ingreso al plan de tratamiento
  • intercambio de fuentes
  • calibración de fuente
  • mantenimiento de registros y control de calidad de rutina

 

El tratamiento fue la función asociada con el mayor número de errores. Se analizaron treinta errores relacionados con el tratamiento y se encontró que ocurrían errores durante cuatro o cinco subtareas del tratamiento. La mayoría de los errores ocurrieron durante la entrega del tratamiento. El segundo mayor número de errores se asoció con la planificación del tratamiento y se relacionó con el cálculo de la dosis. Se están realizando mejoras de equipamiento y documentación, en colaboración con los fabricantes.

 

Atrás

El Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) estudió el levantamiento y otras lesiones relacionadas en dos almacenes de comestibles (en lo sucesivo, "Almacén A" y "Almacén B") (NIOSH 1993a; NIOSH 1995). Ambos almacenes tienen estándares de ingeniería contra los cuales se mide el desempeño del selector de pedidos; aquellos que caen por debajo de su estándar están sujetos a medidas disciplinarias. Los datos de la tabla 1 se expresan en porcentajes de selectores de pedidos solamente, informando ya sea todas las lesiones o solo las lesiones de espalda cada año.

Tabla 1. Lesiones y enfermedades de la espalda y del lugar de trabajo reportadas que involucran a los selectores de pedidos en dos almacenes de comestibles estudiados por NIOSH, 1987-1992.

Año

Almacén A: todas las lesiones (%)

Almacén B: todas las lesiones (%)

Almacén A: solo lesiones en la espalda (%)

Almacén B: solo lesiones en la espalda (%)

1987

79

N/A

28

N/A

1988

88

N/A

31

N/A

1989

87

62

39

21

1990

81

62

31

31

1991

52

83

28

29

1992

N/A

86

N/A

17

Fuentes: NIOSH 1993a, 1995.

A riesgo de generalizar estos datos más allá de su contexto, por cualquier cálculo, la magnitud de grabable Los porcentajes de lesiones y enfermedades en estos almacenes son bastante significativos y considerablemente más altos que los datos agregados de la industria en su conjunto para todas las clasificaciones de trabajo. Si bien el total de lesiones en el Almacén A muestra una ligera disminución, en realidad aumentan en el Almacén B. Pero las lesiones de espalda, con la excepción de 1992 en el Almacén B, son bastante estables y significativas. En términos generales, estos datos sugieren que los selectores de pedidos tienen prácticamente una probabilidad de 3 en 10 de sufrir una lesión en la espalda que implique tratamiento médico y/o tiempo perdido en un año determinado.

La Asociación Nacional de Almacenes de Comestibles de Estados Unidos (NAGWA, por sus siglas en inglés), un grupo industrial, informó que las distensiones y los esguinces en la espalda representaron el 30 % de todas las lesiones relacionadas con los almacenes de comestibles y que un tercio de todos los trabajadores del almacén (no solo los selectores de pedidos) experimentarán una lesión registrable por año; estos datos son consistentes con los estudios de NIOSH. Además, estimaron el costo de pagar por estas lesiones (principalmente compensación de trabajadores) en $0.61 por hora para el período 1990-1992 (casi US$1,270 por año por trabajador). También determinaron que el levantamiento manual fue la causa principal de las lesiones de espalda en el 54 % de todos los casos estudiados.

Además de una revisión de las estadísticas de lesiones y enfermedades, NIOSH utilizó un instrumento de cuestionario que se administró a todos los selectores de pedidos de comestibles. En el Almacén A, de los 38 selectores de tiempo completo, el 50 % informó al menos una lesión en los últimos 12 meses y el 18 % de los selectores de tiempo completo informó al menos una lesión en la espalda en los 12 meses anteriores. Para el Almacén B, el 63 % de los 19 selectores de tiempo completo informaron al menos una lesión registrable en los últimos 12 meses y el 47 % informaron haber tenido al menos una lesión en la espalda en el mismo período. El setenta por ciento de los trabajadores de tiempo completo en el Almacén A reportaron dolor de espalda significativo el año anterior, al igual que el 47% de los selectores de tiempo completo en el Almacén B. Estos datos autoinformados se corresponden estrechamente con los datos de la encuesta sobre lesiones y enfermedades.

Además de revisar los datos de lesiones con respecto a las lesiones de espalda, NIOSH aplicó su ecuación de levantamiento revisada a una muestra de tareas de levantamiento de selectores de pedidos y encontró que todas las tareas de levantamiento muestreadas excedieron el límite de peso recomendado por márgenes significativos, lo que indica que las tareas estudiadas fueron muy estresantes. desde el punto de vista ergonómico. Además, se estimaron las fuerzas de compresión en el disco vertebral L5/S1; todos excedieron los límites biomecánicos recomendados de 3.4 kN (kilonewtons), que se ha identificado como un límite superior para proteger a la mayoría de los trabajadores del riesgo de lesiones lumbares.

Finalmente, NIOSH, utilizando metodologías de gasto de energía y consumo de oxígeno, estimó la demanda de energía en los selectores de pedidos de comestibles en ambos almacenes. Las demandas de energía promedio del selector de pedidos excedieron el criterio establecido de 5 kcal/minuto (4 METS) para una jornada de 8 horas, lo que se reconoce como trabajo moderado a pesado para la mayoría de los trabajadores sanos. En el Almacén A, la tasa metabólica de trabajo varió de 5.4 a 8.0 kcal/minuto, y la frecuencia cardíaca de trabajo varió de 104 a 131 latidos por minuto; en el Almacén B, fue de 2.6 a 6.3 kcal/minuto y de 138 a 146 latidos por minuto, respectivamente.

Las demandas de energía de los selectores de pedidos de un levantamiento continuo a una velocidad de 4.1 a 4.9 levantamientos por minuto probablemente resultarían en músculos fatigados, especialmente cuando se trabaja en turnos de 10 o más horas. Esto ilustra claramente el costo fisiológico del trabajo en los dos almacenes estudiados hasta la fecha. Al resumir sus hallazgos, NIOSH llegó a la siguiente conclusión con respecto a los riesgos que enfrentan los selectores de pedidos del almacén de comestibles:

En resumen, todos los ensambladores de pedidos (selectores de pedidos) tienen un riesgo elevado de sufrir trastornos musculoesqueléticos, incluido el dolor lumbar, debido a la combinación de factores laborales adversos que contribuyen a la fatiga, una alta carga metabólica y la incapacidad de los trabajadores para regular su ritmo de trabajo. por las exigencias del trabajo. De acuerdo con los criterios reconocidos que definen la capacidad del trabajador y el riesgo asociado de lesiones en la parte baja de la espalda, el trabajo de ensamblador de pedidos en este lugar de trabajo colocará incluso a una fuerza laboral altamente seleccionada en un riesgo sustancial de desarrollar lesiones en la parte baja de la espalda. Además, en general, creemos que los estándares de desempeño existentes fomentan y contribuyen a estos niveles excesivos de esfuerzo (NIOSH 1995).

 

Atrás

Jueves, 27 Octubre 2011 20: 59

Estudio de caso: mujeres pescadoras

La red que enreda: Las mujeres pescadoras comerciales de Alaska cuentan sus vidas, de Leslie Leyland Fields (Urbana: University of Illinois Press, 1996), es la historia, basada en la propia experiencia y entrevistas de la autora, de algunas de las mujeres que trabajaban como pescadoras comerciales en las aguas del Océano Pacífico y el Golfo de Alaska que rodea la isla de Kodiak y las islas Aleutianas. Los siguientes extractos capturan parte del sabor de la experiencia de estas mujeres, por qué eligieron esta línea de trabajo y lo que implicó.

Teresa Peterson

La última temporada de bacalao negro comenzó el 15 de mayo. Eran dos chicas y dos chicos. El patrón quería una tripulación que pudiera cebar el equipo rápidamente; eso era lo que estaba buscando. ... Para empezar, todo lo que intentábamos hacer era girar ganchos. Es un juego de números. Idealmente, ejecuta 18,000-20,000 anzuelos por día. Y entonces tendríamos cuatro personas cebando en todo momento y una persona acarreando equipo. La gente que ceba giraría enrollando el engranaje. Volvimos a la forma tradicional de pescar. La mayoría de los botes Kodiak dejarán que el equipo caiga en una tina, casi por sí solo, luego traerá esa tina de vuelta y lo cebará. En las viejas goletas de halibut, enrollan todo a mano para que puedan girar todos los anzuelos. Intentan hacer una bobina realmente agradable para que cuando la retires puedas cebarla el doble de rápido. Los primeros días nos fijamos en el tiempo que tardaba en cebar los patines desordenados (las líneas largas en las que se sujetan los anzuelos). Me niego a cebar otro patín como ese, así que todos comenzamos a enrollar a mano el nuestro. Cuando haces eso, puedes moverte de tu estación de cebo. Realmente trabajábamos muchas horas, a menudo veinticuatro horas, luego íbamos al día siguiente y trabajábamos toda la noche hasta las 2:00 am y al día siguiente otras veinte horas. Luego nos acostábamos durante unas tres horas. Luego volvíamos a subir y íbamos otras veinticuatro horas y un par de horas más abajo. La primera semana promediamos diez horas de sueño en total, lo descubrimos. Así que bromeamos, veinticuatro en adelante, uno fuera.

Nunca había pescado tan duro antes. Cuando abrió, pescamos el sábado, todo el sábado, todo el domingo y la mitad del lunes. Así que más de cincuenta y seis horas sin dormir, trabajando tan duro, tan rápido como puedas. Luego nos acostamos como tres horas. Te levantas. ¡Eres tan rígido! Luego trajimos un viaje, un poco más de 40,000 libras en cuatro días, así que prácticamente habíamos estado despiertos esos cuatro días. Esa fue una buena carga. Fue realmente motivador. Gano mil dólares al día. ... Son las temporadas más cortas, las temporadas de palangre más cortas, las que están haciendo que los barcos vuelvan a estos horarios. ... con una temporada de tres semanas, estás casi obligado a hacerlo, a menos que puedas rotar a una persona (déjala dormir) (págs. 31-33).

Leslie smith

Pero la razón por la que me siento afortunada es porque estábamos allí, una mujer manejando un bote con una tripulación de mujeres, y lo estábamos haciendo. Y lo estábamos haciendo tan bien como todos los demás en la flota, así que nunca me sentí intimidado al pensar: "Oh, una mujer no puede hacer esto, no puede resolverlo o no es capaz de hacerlo" porque la primera El trabajo que tuve fue con mujeres y lo hicimos bien. Así que tuve ese factor de confianza desde el comienzo de mi carrera como marinero... (p. 35).

Cuando estás en un barco, no tienes vida, no tienes espacio físico, no tienes tiempo para ti. Es todo el barco, la pesca, durante cuatro meses seguidos... (p. 36).

Tengo un poco de protección en algunos de los vientos, pero casi la obtendré toda. ... También hay mucha marea aquí. Tiras estas anclas; tienes quince o veinte anclas, algunas de trescientas libras, para tratar de mantener una red en su lugar. Y cada vez que sales, la red se retuerce de alguna forma diferente y tienes que arrastrar estas anclas. Y el clima no es muy agradable la mayor parte del tiempo. Siempre estás luchando contra el viento. Es un reto, un reto físico en lugar de un reto mental... (p. 37).

Darle vueltas a los muelles (ir de barco en barco buscando trabajo) era lo peor. Después de hacerlo durante un tiempo, me di cuenta de que probablemente solo hay un 15 por ciento de los barcos en los que tienes la posibilidad de ser contratado porque el resto de ellos no contratarán mujeres. Principalmente porque sus esposas no los dejan o porque ya hay otra mujer en el barco o simplemente son sexistas, no quieren mujeres. Pero entre esos tres factores, el número de barcos en los que te podían contratar era tan escaso que resultaba desalentador. Pero tenías que averiguar qué barcos eran esos. Eso significa caminar por los muelles... (p. 81).

marta sutro

Estaba pensando en la pregunta que hiciste antes. Por qué las mujeres se sienten cada vez más atraídas por esto. No sé. Uno se pregunta si hay un número cada vez mayor de mujeres en la minería del carbón o en el transporte por carretera. No sé si tiene algo que ver con Alaska y todo el atractivo de poder participar de algo que antes te estaba negado, o tal vez es una raza de mujeres que han sido criadas o de alguna manera han crecido para entender que ciertas barreras que supuestamente estaban allí no son legítimas. Incluso a pesar de todos los peligros, es una experiencia importante y es muy viable, muy... odio usar la palabra "satisfactorio", pero es muy satisfactorio. Me encantó, me encantó tener una hilera de ollas perfectamente y no tener que pedirle a nadie que me ayudara con una de las puertas una vez y obtener todos los enormes fajos de cebo que arrojas debajo de la olla en el medio. ...Hay elementos que no puedes encontrar en ningún otro tipo de experiencia. Es casi como la agricultura. Es tan elemental. Recurre a un proceso tan elemental. Desde tiempos bíblicos venimos hablando de este tipo de personas. Hay este ethos que lo rodea que es muy antiguo. Y poder ir a eso y dibujar sobre eso. Se mete en todo este reino místico (p.44).

Lisa Jakubowski

Es muy solitario ser la única mujer en un barco. Me aseguro de nunca involucrarme con chicos en un nivel romántico ni nada. Amigos. Siempre estoy abierto a los amigos, pero siempre hay que tener cuidado de que no piensen que es más. Mira, hay tantos niveles diferentes de chicos. No quiero ser amigo de los borrachos y cocainómanos. Pero definitivamente me hice amigo de las personas más respetables. Y he mantenido amistades masculinas y amistades femeninas. Aunque hay mucha soledad. Descubrí que la terapia de la risa ayuda. Salgo a la cubierta trasera y me río solo y me siento mejor (p. 61).

Campos de Leslie Leyland

Cada (mujer) pidió sólo igualdad de trato e igualdad de oportunidades. Esto no viene automáticamente en un trabajo en el que se necesita la fuerza para aterrizar una trampa de cangrejo de 130 libras que se balancea, la resistencia para soportar treinta y seis horas seguidas de trabajo sin dormir, el valor para manejar un esquife de cerco de 150 caballos de fuerza a toda velocidad. velocidad cerca de los arrecifes y habilidades prácticas especiales como reparación y mantenimiento de motores diesel, reparación de redes, hidráulica operativa. Estos son los poderes que ganan el día y el pez; estos son los poderes que las mujeres pescadoras deben demostrar a los hombres incrédulos. Y no menos importante, hay una resistencia activa de un lado inesperado: otras mujeres, las esposas de los hombres que pescan (p. 53).

Esto es parte de lo que sé de ser patrón. ... Tú solo tienes en tus manos la vida de dos, tres o cuatro personas. Los pagos de su bote y los costos del seguro le cuestan decenas de miles cada año: debe pescar. Maneja una mezcla potencialmente volátil de personalidades y hábitos de trabajo. Debe tener amplios conocimientos de navegación, patrones meteorológicos, reglamentos de pesca; debe ser capaz de operar y reparar hasta cierto punto la variedad de componentes electrónicos de alta tecnología que son el cerebro del barco. ... La lista continua.

¿Por qué alguien iza y lleva voluntariamente tal carga? Hay otro lado, por supuesto. Para decirlo positivamente, hay independencia en el patrón, un grado de autonomía que rara vez se encuentra en otras profesiones. Solo tú controlas la vida dentro de tu arca. Puede decidir dónde va a pescar, cuándo va el barco, qué tan rápido va, cuánto tiempo y cuánto trabajará la tripulación, cuánto tiempo duermen todos, las condiciones climáticas en las que trabajará, los grados de riesgo que tomará, el tipo de comida que comes... (pág. 75).

En 1992, cuarenta y cuatro barcos se hundieron en Alaska, ochenta y siete personas fueron rescatadas de barcos que se hundían, treinta y cinco murieron. En la primavera de 1988, cuarenta y cuatro murieron después de que la niebla helada se trasladara y consumiera los barcos y la tripulación. Para poner esos números en perspectiva, el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional informa que la tasa de mortalidad anual para todas las ocupaciones de EE. UU. es de 7 por cada 100,000 200 trabajadores. Para la pesca comercial en Alaska, la tasa salta a 100,000 por 660, lo que lo convierte en el trabajo más mortífero del país. Para los pescadores de cangrejos, cuya temporada se extiende durante el invierno, la tasa sube a 100,000 por 100, o casi 98 veces el promedio nacional (p. XNUMX).

Deborah Nielsen

Solo mido cinco pies y peso cien libras, por lo que los hombres tienen un instinto protector hacia mí. Tuve que superar eso toda mi vida para entrar y hacer cualquier cosa. La única forma en que he podido pasar es siendo más rápido y sabiendo lo que estoy haciendo. Se trata de apalancamiento. ... Tienes que reducir la velocidad. Tienes que usar tu cabeza de una manera diferente y tu cuerpo de una manera diferente. Creo que es importante que la gente sepa lo pequeña que soy porque si yo puedo hacerlo, significa que cualquier mujer puede hacerlo... (p. 86).

christine holmes

Realmente creo en la Asociación de Propietarios de Embarcaciones del Pacífico Norte, ofrecen algunos cursos realmente buenos, uno de los cuales es Emergencias Médicas en el Mar. Creo que cada vez que tomas cualquier tipo de clase de tecnología marina te estás haciendo un favor (p. 106).

Rebeque Raigoza

Desarrolló tal sentido de independencia y fuerza. Cosas que pensé que nunca podría hacer, aprendí que las haría aquí. Simplemente abrió un mundo completamente nuevo para mí como una mujer joven. convertirse en mujer, no lo sé. Hay tantas posibilidades ahora porque sé que puedo hacer “el trabajo de un hombre”, ¿sabes? Hay mucho poder que viene con eso (p. 129).

Copyright 1997 por la Junta de Síndicos de la Universidad de Illinois. Usado con el permiso de University of Illinois Press.

 

Atrás

Jueves, 27 Octubre 2011 20: 34

Sistemas de clasificación

3.1. General

3.1.1. La autoridad competente, o un organismo aprobado o reconocido por la autoridad competente, debe establecer sistemas y criterios específicos para clasificar un producto químico como peligroso y debe extender progresivamente estos sistemas y su aplicación. Se pueden seguir los criterios existentes para la clasificación establecidos por otras autoridades competentes o por acuerdo internacional, si son consistentes con los criterios y métodos descritos en este código, y esto se recomienda donde pueda ayudar a la uniformidad del enfoque. Los resultados del trabajo del grupo de coordinación del Programa Internacional sobre Seguridad Química (IPCS) del PNUMA/OIT/OMS para la armonización de la clasificación de productos químicos deben considerarse cuando corresponda. Las responsabilidades y el papel de las autoridades competentes con respecto a los sistemas de clasificación se establecen en los párrafos 2.1.8 (criterios y requisitos), 2.1.9 (lista consolidada) y 2.1.10 (evaluación de nuevos productos químicos).

3.1.2. Los proveedores deben asegurarse de que los productos químicos que suministran hayan sido clasificados o identificados y evaluados sus propiedades (véanse los párrafos 2.4.3 (evaluación) y 2.4.4 (clasificación)).

3.1.3. Los fabricantes o importadores, a menos que estén exentos, deben dar a la autoridad competente información sobre los elementos y compuestos químicos que aún no están incluidos en la lista de clasificación consolidada compilada por la autoridad competente, antes de su uso en el trabajo (ver párrafo 2.1.10 (evaluación de nuevos productos químicos )).

3.1.4. Las cantidades limitadas de un nuevo químico requeridas para fines de investigación y desarrollo pueden ser producidas, manipuladas y transportadas entre laboratorios y plantas piloto antes de que se conozcan todos los peligros de este químico de acuerdo con las leyes y reglamentos nacionales. Se debe tener plenamente en cuenta toda la información disponible que se encuentre en la literatura o que el empleador conozca a partir de su experiencia con productos químicos y aplicaciones similares, y se deben aplicar las medidas de protección adecuadas, como si el producto químico fuera peligroso. Los trabajadores involucrados deben ser informados sobre la información de peligro real a medida que se conoce.

3.2. Criterios de clasificación

3.2.1. Los criterios para la clasificación de productos químicos deben basarse en sus peligros físicos y para la salud intrínsecos, incluidos:

  1. propiedades tóxicas, incluidos los efectos sobre la salud tanto agudos como crónicos en todas las partes del cuerpo;
  2. características químicas o físicas, incluidas las propiedades inflamables, explosivas, oxidantes y peligrosamente reactivas;
  3. propiedades corrosivas e irritantes;
  4. efectos alergénicos y sensibilizantes;
  5. efectos cancerígenos;
  6. efectos teratogénicos y mutagénicos;
  7. Efectos sobre el sistema reproductivo.

 

3.3. Método de clasificación

3.3.1. La clasificación de los productos químicos debe basarse en las fuentes de información disponibles, por ejemplo:

  1. datos de prueba;
  2. información proporcionada por el fabricante o importador, incluida información sobre el trabajo de investigación realizado;
  3. información disponible como resultado de las normas de transporte internacional, por ejemplo, las Recomendaciones de las Naciones Unidas sobre el Transporte de Mercancías Peligrosas, que deben tenerse en cuenta para la clasificación de productos químicos en el caso del transporte, y el Convenio de Basilea del PNUMA sobre el Control de Mercancías Transfronterizas. Movimientos de Residuos Peligrosos y su Eliminación (1989), que debe tenerse en cuenta respecto de los residuos peligrosos;
  4. libros o literatura de referencia;
  5. experiencia práctica;
  6. en el caso de mezclas, ya sea en la prueba de la mezcla o en los peligros conocidos de sus componentes;
  7. información proporcionada como resultado del trabajo de evaluación de riesgos realizado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), el Programa Internacional sobre Seguridad Química (IPCS) del PNUMA/OIT/OMS, las Comunidades Europeas y diversas instituciones nacionales e internacionales, así como como información disponible a través de sistemas como el Registro Internacional de Químicos Potencialmente Tóxicos (IRPTC) del PNUMA.

 

3.3.2. Ciertos sistemas de clasificación en uso pueden estar limitados solo a clases particulares de productos químicos. Un ejemplo es la clasificación recomendada por la OMS de pesticidas por peligrosidad y las pautas para la clasificación, que clasifica los pesticidas solo por grado de toxicidad y principalmente por riesgos agudos para la salud. Los empleadores y los trabajadores deberían comprender las limitaciones de cualquier sistema de este tipo. Dichos sistemas pueden ser útiles para complementar un sistema de aplicación más general.

3.3.3. Las mezclas de productos químicos deben clasificarse en función de los peligros que presentan las propias mezclas. Solo si las mezclas no se han probado como un todo, deben clasificarse sobre la base de los peligros intrínsecos de sus componentes químicos.

Fuente: OIT 1993, Capítulo 3.

 

Atrás

Un enfoque sistemático de la seguridad requiere un flujo eficiente de información de los proveedores a los usuarios de productos químicos sobre los peligros potenciales y las precauciones de seguridad correctas. Al abordar la necesidad de un programa escrito de comunicación de peligros, el Código de prácticas de seguridad en el uso de productos químicos en el trabajo de la OIT (OIT 1993) establece: “El proveedor debe proporcionar al empleador información esencial sobre los productos químicos peligrosos en forma de un manual de seguridad química. ficha de datos." Esta hoja de datos de seguridad química u hoja de datos de seguridad de materiales (MSDS) describe los peligros de un material y brinda instrucciones sobre cómo se puede manipular, usar y almacenar de manera segura. Las MSDS son producidas por el fabricante o importador de productos peligrosos. El fabricante debe proporcionar a los distribuidores y otros clientes las MSDS en la primera compra de un producto peligroso y si la MSDS cambia. Los distribuidores de productos químicos peligrosos deben proporcionar automáticamente las MSDS a los clientes comerciales. Según el Repertorio de recomendaciones prácticas de la OIT, los trabajadores y sus representantes deben tener derecho a una MSDS ya recibir la información escrita en formas o idiomas que comprendan fácilmente. Debido a que parte de la información requerida puede estar destinada a especialistas, es posible que se necesiten más aclaraciones por parte del empleador. La MSDS es solo una fuente de información sobre un material y, por lo tanto, es mejor utilizarla junto con boletines técnicos, etiquetas, capacitación y otras comunicaciones.

Los requisitos para un programa escrito de comunicación de riesgos se describen en al menos tres directivas internacionales importantes: la Norma de comunicación de riesgos de la Administración de seguridad y salud ocupacional (OSHA) de EE. UU., el Sistema de información sobre materiales peligrosos en el lugar de trabajo (WHMIS) de Canadá y la Directiva 91/155 de la Comisión de la Comunidad Europea /CEE. En las tres directivas se establecen los requisitos para la elaboración de una MSDS completa. Los criterios para las hojas de datos incluyen información sobre la identidad del producto químico, su proveedor, clasificación, peligros, precauciones de seguridad y los procedimientos de emergencia pertinentes. La siguiente discusión detalla el tipo de información requerida incluida en el Repertorio de recomendaciones prácticas sobre seguridad en el uso de productos químicos en el trabajo de la OIT de 1992. Si bien el Código no pretende reemplazar las leyes, los reglamentos o las normas aceptadas nacionales, sus recomendaciones prácticas están destinadas a todos aquellos que tienen la responsabilidad de garantizar el uso seguro de los productos químicos en el lugar de trabajo.

La siguiente descripción del contenido de la ficha de datos de seguridad química se corresponde con el apartado 5.3 del Código:

Las hojas de datos de seguridad química para productos químicos peligrosos deben brindar información sobre la identidad del producto químico, su proveedor, clasificación, peligros, precauciones de seguridad y los procedimientos de emergencia relevantes.

La información que debe incluirse debe ser la establecida por la autoridad competente del área en la que se encuentran los locales del empleador, o por un organismo aprobado o reconocido por dicha autoridad competente. A continuación se detalla el tipo de información que debe solicitarse.

a) Identificación del producto químico y de la empresa

El nombre debe ser el mismo que se usa en la etiqueta del producto químico peligroso, que puede ser el nombre químico convencional o un nombre comercial de uso común. Se pueden usar nombres adicionales si estos ayudan a la identificación. Se debe incluir el nombre completo, dirección y número de teléfono del proveedor. También se debe proporcionar un número de teléfono de emergencia, para contactar en caso de emergencia. Este número puede ser el de la propia empresa o el de un organismo consultivo reconocido, siempre que cualquiera de ellos pueda ser contactado en todo momento.

(b) Información sobre los ingredientes (composición)

La información debe permitir a los empleadores identificar claramente los riesgos asociados con un producto químico en particular para que puedan realizar una evaluación de riesgos, como se describe en la sección 6.2 (Procedimientos para la evaluación) de este código. Normalmente se deben dar detalles completos de la composición, pero puede no ser necesario si los riesgos se pueden evaluar adecuadamente. Debe proporcionarse lo siguiente, excepto cuando el nombre o la concentración de un ingrediente en una mezcla sea información confidencial que pueda omitirse de conformidad con la sección 2.6:

  1. una descripción de los componentes principales, incluida su naturaleza química;
  2. la identidad y concentraciones de los componentes que son peligrosos para la seguridad y la salud
  3. la identidad y la concentración máxima que se puede encontrar de los componentes que se encuentran en la concentración o superan la concentración a la que están clasificados como peligrosos para la seguridad y la salud en las listas aprobadas o reconocidas por la autoridad competente, o que están prohibidos en concentraciones superiores por la autoridad competente autoridad.

 

c) Identificación de peligros

Los peligros más importantes, incluidos los peligros para la salud, físicos y ambientales más significativos, deben indicarse clara y brevemente, como una descripción general de la emergencia. La información debe ser compatible con la que se muestra en la etiqueta.

d) Medidas de primeros auxilios

Se deben explicar cuidadosamente las medidas de primeros auxilios y de autoayuda. Deben describirse las situaciones en las que se requiera atención médica inmediata e indicarse las medidas necesarias. Cuando corresponda, se debe enfatizar la necesidad de arreglos especiales para el tratamiento específico e inmediato.

e) Medidas de lucha contra incendios

Deben incluirse los requisitos para combatir un incendio que involucre un producto químico; por ejemplo:

  1. agentes extintores adecuados;
  2. agentes extintores que no deben utilizarse por razones de seguridad;
  3. Equipo de protección especial para los bomberos.

También se debe dar información sobre las propiedades del producto químico en caso de incendio y sobre los riesgos especiales de exposición como consecuencia de los productos de la combustión, así como las precauciones que deben tomarse.

f) Medidas en caso de liberación accidental

Debería proporcionarse información sobre las medidas que se tomarán en caso de una liberación accidental del producto químico. La información debe incluir:

  1. precauciones de salud y seguridad: eliminación de fuentes de ignición, provisión de ventilación suficiente, provisión de equipo de protección personal adecuado;
  2. precauciones ambientales: alejarse de los desagües, necesidad de alertar a los servicios de emergencia y posible necesidad de alertar al vecindario inmediato en caso de riesgo inminente;
  3. métodos de seguridad y limpieza: uso de materiales absorbentes adecuados, evitando la producción de gases/humos por agua u otro diluyente, uso de agentes neutralizantes adecuados;
  4. Advertencias: advierten contra acciones peligrosas razonablemente previsibles.

 

g) Manipulación y almacenamiento

Se debe dar información sobre las condiciones recomendadas por el proveedor para el almacenamiento y manejo seguros, incluyendo:

  1. diseño y ubicación de cuartos o recipientes de almacenamiento;
  2. separación de los lugares de trabajo y edificios ocupados;
  3. materiales incompatibles;
  4. condiciones de almacenamiento (p. ej., temperatura y humedad, evitar la luz solar);
  5. evitación de fuentes de ignición, incluidas disposiciones particulares para evitar la acumulación de electricidad estática;
  6. provisión de ventilación local y general;
  7. métodos de trabajo recomendados y los que deben evitarse.

 

(h) Controles de exposición y protección personal

Se debe dar información sobre la necesidad de equipo de protección personal durante el uso de un producto químico y sobre el tipo de equipo que proporciona una protección adecuada y apropiada. Cuando corresponda, se debe recordar que los controles primarios deben ser proporcionados por el diseño y la instalación de cualquier equipo utilizado y por otras medidas de ingeniería, y se debe brindar información sobre prácticas útiles para minimizar la exposición de los trabajadores. Se deben proporcionar parámetros de control específicos, como límites de exposición o estándares biológicos, junto con los procedimientos de monitoreo recomendados.

(i) Propiedades físicas y químicas

Se debe dar una breve descripción de la apariencia del producto químico, ya sea sólido, líquido o gas, y su color y olor. Se deben dar ciertas características y propiedades, si se conocen, especificando la naturaleza de la prueba para determinarlas en cada caso. Las pruebas utilizadas deben estar de acuerdo con las leyes y criterios nacionales aplicables en el lugar de trabajo del empleador y, en ausencia de leyes o criterios nacionales, los criterios de prueba del país exportador deben usarse como guía. El alcance de la información proporcionada debe ser apropiado para el uso del producto químico. Ejemplos de otros datos útiles incluyen:

  • viscosidad
  • punto de congelación/intervalo de congelación
  • punto de ebullición/intervalo de ebullición
  • punto de fusión/intervalo de fusión
  • punto de inflamabilidad
  • Temperatura de ignición espontánea
  • propiedades explosivas
  • propiedades oxidantes
  • Presión de vapor
  • peso molecular
  • gravedad específica o densidad
  • pH
  • solubilidad
  • coeficiente de reparto (agua/n-octano)
  • parámetros como la densidad del vapor
  • miscibilidad
  • tasa de evaporación y conductividad.

 

j) Estabilidad y reactividad

Debe indicarse la posibilidad de reacciones peligrosas bajo ciertas condiciones. Deben indicarse las condiciones a evitar, tales como:

  1. condiciones físicas (p. ej., temperatura, presión, luz, golpes, contacto con la humedad o el aire);
  2. proximidad a otros productos químicos (por ejemplo, ácidos, bases, agentes oxidantes o cualquier otra sustancia específica que pueda causar una reacción peligrosa).

Cuando se desprendan productos de descomposición peligrosos, éstos deberán especificarse junto con las precauciones necesarias.

k) Información toxicológica

Esta sección debe brindar información sobre los efectos en el cuerpo y sobre las posibles vías de entrada al cuerpo. Debe hacerse referencia a los efectos agudos, tanto inmediatos como retardados, ya los efectos crónicos de la exposición tanto a corto como a largo plazo. También se debe hacer referencia a los peligros para la salud como resultado de una posible reacción con otros productos químicos, incluidas las interacciones conocidas, por ejemplo, como resultado del uso de medicamentos, tabaco y alcohol.

(l) Información ecológica

Deben describirse las características más importantes que puedan tener un efecto sobre el medio ambiente. La información detallada requerida dependerá de las leyes y prácticas nacionales que se apliquen en el lugar de trabajo del empleador. La información típica que debe proporcionarse, cuando corresponda, incluye las rutas potenciales de liberación de la sustancia química de interés, su persistencia y degradabilidad, potencial de bioacumulación y toxicidad acuática, y otros datos relacionados con la ecotoxicidad (p. ej., efectos en las obras de tratamiento de agua). .

(m) Consideraciones de disposición

Deben proporcionarse métodos seguros de eliminación del producto químico y de los envases contaminados, que pueden contener residuos de productos químicos peligrosos. Se debe recordar a los empleadores que puede haber leyes y prácticas nacionales sobre el tema.

(n) Información de transporte

Debería darse información sobre las precauciones especiales que los empleadores deberían conocer o tomar mientras transportan el producto químico dentro o fuera de sus instalaciones. También se puede incluir información relevante proporcionada en las Recomendaciones de las Naciones Unidas sobre el Transporte de Mercancías Peligrosas y en otros acuerdos internacionales.

(o) Información reglamentaria

Aquí se debe proporcionar la información requerida para el marcado y etiquetado del producto químico. Se debe hacer referencia a las normas o prácticas nacionales específicas que se aplican al usuario. Se debe recordar a los empleadores que consulten los requisitos de las leyes y prácticas nacionales.

p) Otra información

Debería incluirse otra información que pueda ser importante para la salud y la seguridad de los trabajadores. Algunos ejemplos son consejos de formación, usos recomendados y restricciones, referencias y fuentes de datos clave para compilar la ficha de datos de seguridad química, el punto de contacto técnico y la fecha de emisión de la ficha.

 

Atrás

En un estudio de casos y controles que analizó los factores ambientales y ocupacionales de las malformaciones congénitas (Kurppa et al. 1986), se identificaron 1,475 casos del Registro finlandés de malformaciones congénitas durante el período comprendido entre 1976 y 1982 (ver tabla 1). Una madre cuyo parto precedió inmediatamente a un caso, y estaba en el mismo distrito, sirvió como control para ese caso. La exposición a unidades de visualización (PVD) durante el primer trimestre del embarazo se evaluó mediante entrevistas cara a cara realizadas en la clínica durante una visita posparto o en el hogar. La clasificación de uso probable u obvio de pantallas de visualización fue determinada por higienistas ocupacionales, ciegos a los resultados del embarazo, utilizando los títulos de trabajo y las respuestas a preguntas abiertas que pedían describir la jornada laboral ordinaria. No hubo evidencia de un mayor riesgo entre las mujeres que informaron exposición a las pantallas de visualización (OR 0.9; IC del 95 %: 0.6 a 1.2) ni entre las mujeres cuyos cargos indicaban una posible exposición a las pantallas de visualización (235 casos/255 controles).

Se identificó una cohorte de mujeres suecas de tres grupos ocupacionales a través de un enlace del censo ocupacional y el Registro Médico de Nacimientos durante 1980–1981 (Ericson y Kallen 1986). Se realizó un estudio de base de casos dentro de esa cohorte: los casos fueron 412 mujeres hospitalizadas por aborto espontáneo y otras 110 con otros resultados (como muerte perinatal, malformaciones congénitas y peso al nacer inferior a 1500 g). Los controles fueron 1,032 mujeres de edad similar que tuvieron hijos sin ninguna de estas características, escogidas del mismo registro. Usando cocientes de probabilidades crudos, hubo una relación exposición-respuesta entre la exposición a pantallas de visualización en horas estimadas por semana (divididas en categorías de cinco horas) y los resultados del embarazo (excluyendo el aborto espontáneo). Después de controlar el tabaquismo y el estrés, el efecto del uso de pantallas de visualización en todos los resultados adversos del embarazo no fue significativo.

Centrándose en uno de los tres grupos ocupacionales identificados a partir de un estudio anterior de Ericson, se realizó un estudio de cohortes utilizando 4,117 embarazos entre empleados de la seguridad social en Suecia (Westerholm y Ericson 1986). Las tasas de aborto espontáneo hospitalizado, bajo peso al nacer, mortalidad perinatal y malformaciones congénitas en esta cohorte se compararon con las tasas en la población general. La cohorte se dividió en cinco grupos de exposición definidos por representantes sindicales y patronales. No se encontraron excesos para ninguno de los resultados estudiados. El riesgo relativo general de aborto espontáneo, estandarizado para la edad de la madre, fue de 1.1 (IC del 95%: 0.8 a 1.4).

Se realizó un estudio de cohorte que involucró 1,820 nacimientos entre mujeres que alguna vez trabajaron en el Norwegian Postal Giro Centre entre 1967 y 1984 (Bjerkedal y Egenaes 1986). Se estimaron las tasas de mortinatalidad, muerte en la primera semana, muerte perinatal, bajo y muy bajo peso al nacer, parto prematuro, parto múltiple y malformaciones congénitas para los embarazos ocurridos durante el empleo en el centro (990 embarazos), y los embarazos ocurridos antes o después del empleo en el centro. el centro (830 embarazos). También se estimaron las tasas de resultados adversos del embarazo para tres períodos de seis años (1967–1972), (1973–1978) y (1979–1984). La introducción de las pantallas de visualización comenzó en 1972 y se utilizaron ampliamente en 1980. El estudio concluyó que no había indicios de que la introducción de las pantallas de visualización en el centro hubiera provocado un aumento en la tasa de resultados adversos del embarazo.

Se identificó una cohorte de 9,564 embarazos a través de registros de pruebas de embarazo en orina de tres clínicas de California en 1981-1982 (Goldhaber, Polen y Hiatt. 1988). La cobertura de un plan médico del norte de California era un requisito para ser elegible para el estudio. Se encontraron resultados de embarazo para todos menos 391 embarazos identificados. De esta cohorte, 460 de 556 casos de aborto espontáneo (<28 semanas), 137 de 156 casos de anomalías congénitas y 986 de 1,123 controles (correspondientes a cada quinto nacimiento normal en la cohorte original), respondieron a un cuestionario postal retrospectivo sobre exposiciones químicas ambientales. incluyendo pesticidas y uso de pantallas de visualización durante el embarazo. Los cocientes de probabilidades para las mujeres con uso de pantallas de visualización durante el primer trimestre durante más de 20 horas a la semana, ajustados por once variables que incluyen edad, aborto espontáneo o defecto congénito previo, tabaquismo y alcohol, fueron 1.8 (IC del 95%: 1.2 a 2.8) para el aborto espontáneo y 1.4 (IC del 95% IC 0.7 – 2.9) para defectos de nacimiento, en comparación con mujeres trabajadoras que no informaron usar pantallas de visualización.

En un estudio realizado en 11 unidades de maternidad de hospitales en el área de Montreal durante un período de dos años (1982–1984), se entrevistó a 56,012 51,855 mujeres sobre factores ocupacionales, personales y sociales después del parto (4,127 1988) o tratamiento por aborto espontáneo (XNUMX) ( McDonald et al. XNUMX).Estas mujeres también proporcionaron información sobre 48,637 embarazos anteriores. Los resultados adversos del embarazo (aborto espontáneo, muerte fetal, malformaciones congénitas y bajo peso al nacer) se registraron tanto para el embarazo actual como para el anterior. Se calcularon las proporciones de las tasas observadas y esperadas por grupo de empleo para embarazos actuales y embarazos anteriores. Las tasas esperadas para cada grupo de empleo se basaron en el resultado de la muestra completa y se ajustaron para ocho variables, incluida la edad, el tabaquismo y el alcohol. No se encontró un aumento en el riesgo entre las mujeres expuestas a las pantallas de visualización.

Se llevó a cabo un estudio de cohortes entre 1,475 mujeres que comparó las tasas de amenaza de aborto, la duración de la gestación, el peso al nacer, el peso de la placenta y la hipertensión inducida por el embarazo entre mujeres que usaron pantallas de visualización y mujeres que no las usaron (Nurminen y Kurppa 1988).La cohorte se definió como todos los no casos de un estudio previo de casos y controles de malformaciones congénitas. La información sobre los factores de riesgo se recopiló mediante entrevistas cara a cara. Las proporciones de tasas brutas y ajustadas para los resultados estudiados no mostraron efectos estadísticamente significativos para trabajar con pantallas de visualización.

En 344–1984 se realizó un estudio de casos y controles que involucró 1985 casos de aborto espontáneo hospitalizado que ocurrieron en tres hospitales de Calgary, Canadá (Bryant y Love 1989). Se eligieron hasta dos controles (314 prenatales y 333 posparto) entre mujeres que habían dado a luz o eran susceptibles de dar a luz en los hospitales del estudio. Los controles se emparejaron con cada caso en función de la edad en el último período menstrual, la paridad y el hospital previsto para el parto. El uso de PVD en el hogar y en el trabajo, antes y durante el embarazo, se determinó a través de entrevistas en los hospitales para controles posnatales y aborto espontáneo, y en el hogar, trabajo o consultorio del estudio para controles prenatales. El estudio controló por variables socioeconómicas y obstétricas. El uso de PVD fue similar entre los casos y los controles prenatales (OR=1.14; p=0.47) y posnatales (OR=0.80; p=0.2).

En un condado de California se llevó a cabo un estudio de casos y controles de 628 mujeres con aborto espontáneo, identificadas a través de envíos de muestras de patología, cuyo último período menstrual ocurrió en 1986, y 1,308 controles que habían nacido vivos (Windham et al. 1990). Los controles se seleccionaron al azar, en una proporción de dos a uno, entre mujeres emparejadas por fecha del último período menstrual y hospital. Las actividades durante las primeras 20 semanas de embarazo se identificaron a través de entrevistas telefónicas. También se preguntó a los participantes sobre el uso de pantallas de visualización en el trabajo durante este período. Los odds ratios brutos para el aborto espontáneo y el uso de pantallas de visualización menos de 20 horas por semana (1.2; IC del 95 %: 0.88 a 1.6) y al menos 20 horas por semana (1.3; IC del 95 %: 0.87 a 1.5), mostraron pocos cambios cuando se ajustaron por variables que incluyen grupo de empleo, edad materna, pérdida fetal previa, consumo de alcohol y tabaquismo. En un análisis posterior entre las mujeres del grupo de control, los riesgos de bajo peso al nacer y retraso del crecimiento intrauterino no aumentaron significativamente.

Se realizó un estudio de casos y controles dentro de una base de estudio de 24,352 embarazos ocurridos entre 1982 y 1985 entre 214,108 empleados comerciales y de oficina en Dinamarca (Brandt y Nielsen 1990). Los casos, 421 encuestadas entre las 661 mujeres que dieron a luz a niños con anomalías congénitas y que estaban trabajando en el momento del embarazo, se compararon con 1,365 encuestadas entre los 2,252 embarazos seleccionados al azar entre mujeres trabajadoras. Los embarazos, sus resultados y el empleo se determinaron a través de un enlace de tres bases de datos. La información sobre el uso de pantallas de visualización (sí/no/horas por semana) y los factores personales y relacionados con el trabajo, como el estrés, la exposición a solventes, el estilo de vida y los factores ergonómicos, se determinaron a través de un cuestionario postal. En este estudio, el uso de pantallas de visualización durante el embarazo no se asoció con un mayor riesgo de anomalías congénitas.

Utilizando la misma base de estudio que en el estudio anterior sobre anomalías congénitas (Brandt y Nielsen 1990), 1,371 de 2,248 mujeres cuyos embarazos terminaron en un aborto espontáneo hospitalizado se compararon con 1,699 embarazos seleccionados al azar (Nielsen y Brandt 1990). Si bien el estudio se llevó a cabo entre trabajadoras comerciales y de oficina, no todos los embarazos correspondieron a momentos en que las mujeres tenían un empleo remunerado como trabajadoras comerciales o de oficina. La medida de asociación utilizada en el estudio fue la relación entre la tasa de uso de pantallas de visualización entre las mujeres con aborto espontáneo y la tasa de uso de pantallas de visualización entre la muestra de población (que representaba todos los embarazos, incluidos los que terminaron en aborto espontáneo). La razón de tasas ajustada para cualquier exposición a pantallas de visualización y aborto espontáneo fue de 0.94 (IC del 95%: 0.77 a 1.14).

Se llevó a cabo un estudio de casos y controles entre 573 mujeres que dieron a luz niños con malformaciones cardiovasculares entre 1982 y 1984 (Tikkanen y Heinonen 1991). Los casos fueron identificados a través del registro finlandés de malformaciones congénitas. El grupo de control consistió en 1,055 mujeres, seleccionadas al azar entre todos los partos hospitalarios durante el mismo período de tiempo. El uso de PVD, registrado como nunca, regular u ocasional, se evaluó a través de una entrevista realizada 3 meses después de la entrega. No se encontró asociación estadísticamente significativa entre el uso de pantallas de visualización, en el trabajo o en el hogar, y las malformaciones cardiovasculares.

Se llevó a cabo un estudio de cohortes entre 730 mujeres casadas que reportaron embarazos entre 1983 y 1986 (Schnorr et al. 1991). Estas mujeres estaban empleadas como operadoras de asistencia de directorio o como operadoras telefónicas generales en dos compañías telefónicas en ocho estados del sureste de los Estados Unidos. Solo los operadores de asistencia de directorio usaban pantallas de visualización en el trabajo. El uso de VDU se determinó a través de los registros de la empresa. Los casos de aborto espontáneo (pérdida fetal a las 28 semanas de gestación o antes) se identificaron a través de una entrevista telefónica; Los certificados de nacimiento se utilizaron posteriormente para comparar los informes de las mujeres con los resultados del embarazo y, cuando fue posible, se consultó a los médicos. Se midieron las fuerzas de los campos eléctricos y magnéticos a frecuencias muy bajas y extremadamente bajas para una muestra de las estaciones de trabajo. Las estaciones de trabajo con VDU mostraron intensidades de campo más altas que las que no usaban VDU. No se encontró un exceso de riesgo para las mujeres que usaron pantallas de visualización durante el primer trimestre del embarazo (OR 0.93; IC del 95 %: 0.63 a 1.38) y no hubo una relación exposición-respuesta aparente cuando se observó el tiempo de uso de pantallas de visualización por semana.

Se utilizó una cohorte de 1,365 trabajadoras comerciales y de oficina danesas que tenían un empleo remunerado en el momento del embarazo, e identificadas a través de un estudio previo (Brandt y Nielsen 1990; Nielsen y Brandt 1990), para estudiar las tasas de fecundidad, en relación con el uso de pantallas de visualización ( Brandt y Nielsen 1992). La fecundidad se midió como el tiempo desde que se dejó de usar el control de la natalidad hasta el momento de la concepción, y se determinó a través de un cuestionario postal. Este estudio mostró un mayor riesgo relativo de espera prolongada hasta el embarazo para el subgrupo con al menos 21 horas semanales de uso de pantallas de visualización. (RR 1.61; IC 95% 1.09 – 2.38).

Se utilizó una cohorte de 1,699 trabajadores comerciales y administrativos daneses, compuesta por mujeres empleadas y desempleadas en el momento del embarazo, identificadas a través del estudio informado en el párrafo anterior, para estudiar el bajo peso al nacer (434 casos), el parto prematuro (443 casos) , pequeños para la edad gestacional (749 casos) y mortalidad infantil (160 casos), en relación con los patrones de uso de pantallas de visualización (Nielsen y Brandt 1992). El estudio no pudo mostrar ningún aumento en el riesgo de estos resultados adversos del embarazo entre las mujeres con uso de pantallas de visualización.

En un estudio de casos y controles, se entrevistó a 150 mujeres nulíparas con aborto espontáneo clínicamente diagnosticado y 297 mujeres nulíparas trabajadoras que asistieron a un hospital en Reading, Inglaterra, para recibir atención prenatal entre 1987 y 1989 (Roman et al. 1992). Las entrevistas se realizaron cara a cara en el momento de su primera visita prenatal para los controles y tres semanas después del aborto para las mujeres con aborto espontáneo. Para las mujeres que mencionaron el uso de pantallas de visualización, se evaluaron las estimaciones del tiempo de exposición en horas por semana y el tiempo calendario de la primera exposición. También se evaluaron otros factores como las horas extras, la actividad física en el trabajo, el estrés y la comodidad física en el trabajo, la edad, el consumo de alcohol y el aborto espontáneo previo. Las mujeres que trabajaban con pantallas de visualización tenían una razón de probabilidad de aborto espontáneo de 0.9 (IC del 95%: 0.6 a 1.4), y no hubo relación con la cantidad de tiempo que pasaban usando pantallas de visualización. El ajuste por otros factores como la edad materna, el tabaquismo, el alcohol y el aborto espontáneo previo no alteró los resultados.

A partir de una base de estudio de empleados bancarios y oficinistas en tres empresas en Finlandia, se identificaron 191 casos de aborto espontáneo hospitalizado y 394 controles (nacidos vivos) de los registros médicos finlandeses de 1975 a 1985 (Lindbohm et al. 1992). El uso de las pantallas de visualización se definió a partir de los informes de los trabajadores y la información de la empresa. Las intensidades de los campos magnéticos se evaluaron retrospectivamente en un entorno de laboratorio utilizando una muestra de las pantallas de visualización que se habían utilizado en las empresas. La razón de probabilidad para el aborto espontáneo y el trabajo con pantallas de visualización fue de 1.1 (IC del 95%: 0.7 a 1.6). Cuando los usuarios de pantallas de visualización se separaron en grupos según las intensidades de campo de sus modelos de pantallas de visualización, la razón de probabilidad fue de 3.4 (IC del 95 %: 1.4 a 8.6) para los trabajadores que habían utilizado pantallas de visualización con una intensidad de campo magnético alta en el ancho de banda de frecuencia extremadamente baja (0.9 μT), en comparación con los que trabajan con VDU con niveles de intensidad de campo por debajo de los límites de detección (0.4 μT). Esta relación de probabilidades cambió solo ligeramente cuando se ajustó a factores ergonómicos y de carga de trabajo mental. Al comparar trabajadores expuestos a campos magnéticos de alta intensidad con trabajadores no expuestos a pantallas de visualización, la razón de posibilidades dejó de ser significativa.

Se llevó a cabo un estudio entre funcionarias públicas que trabajaban para las oficinas de impuestos del gobierno británico (Bramwell y Davidson 1994), que analizaba los resultados adversos del embarazo y la fertilidad. De los 7,819 cuestionarios enviados por correo en la primera etapa del estudio, se devolvieron 3,711. El uso de pantallas de visualización se determinó a través de este primer cuestionario. La exposición se evaluó como horas por semana de uso de pantallas de visualización durante el embarazo. Un año después, se envió un segundo cuestionario para evaluar la incidencia de resultados adversos del embarazo entre estas mujeres; Respondieron 2,022 de los participantes originales. Los posibles factores de confusión incluyeron antecedentes de embarazo, factores ergonómicos, factores estresantes en el trabajo, consumo de cafeína, alcohol, cigarrillos y tranquilizantes. No hubo relación entre la exposición evaluada un año antes y la incidencia de resultados adversos del embarazo.

 

Atrás

Jueves, 27 Octubre 2011 19: 57

Fórmulas y Definiciones

En general, existe una relación de raíz cuadrada entre el espesor d de una capa de aire estática y la velocidad del aire v. La función exacta depende del tamaño y la forma de la superficie, pero para el cuerpo humano una aproximación útil es:

El aire quieto actúa como una capa aislante con una conductividad (una constante del material, independientemente de la forma del material) de 026 W/mK, que tiene un coeficiente de transferencia de calor h (unidades de ) (la propiedad conductiva de una losa de material) de:

(Kerslake 1972).

Flujo de calor radiante () entre dos superficies es aproximadamente proporcional a su diferencia de temperatura:

donde T es la temperatura absoluta promedio (en Kelvin) de las dos superficies, es el coeficiente de absorción y es la constante de Stefan-Boltzmann ( ). La cantidad de intercambio de radiación está inversamente relacionada con el número de capas interceptoras (n):

Aislamiento de ropa () se define mediante las siguientes ecuaciones:

donde es aislamiento intrínseco, es aislamiento de aire (adyacente), es aislamiento total, es la temperatura media de la piel, es la temperatura media de la superficie exterior de la ropa, es la temperatura del aire, es el flujo de calor seco (calor convectivo y radiante) por unidad de área de piel y es el factor del área de la ropa. Este coeficiente ha sido subestimado en estudios más antiguos, pero estudios más recientes convergen en la expresión

A menudo I se expresa en la unidad clo; un clo es igual .

McCullough et al. (1985) dedujo una ecuación de regresión a partir de datos sobre una mezcla de conjuntos de ropa, utilizando el grosor del tejido (, en mm) y porcentaje de superficie corporal cubierta () como determinantes. Su fórmula para el aislamiento de prendas de vestir individuales () es:

La resistencia evaporativa R (unidades de s/m) se puede definir como:

(o algunas veces en )

Para capas de tela, el equivalente de aire () es el espesor de aire que ofrece la misma resistencia a la difusión que el tejido. El vapor asociado y calor latente () los flujos son:

donde D es el coeficiente de difusión (), C la concentración de vapor () y el calor de evaporación (2430 J/g).

(de Lotens 1993). está relacionado con R por:

dónde:

D es el coeficiente de difusión del vapor de agua en el aire, .

 

Atrás

I. Índice de estrés térmico (ITS)

El mejorado ecuación de balance de calor :

donde se requiere la evaporación para mantener el balance de calor,  es la carga solar y la producción de calor metabólico H se utiliza en lugar de la tasa metabólica para dar cuenta del trabajo externo. Una mejora importante es el reconocimiento de que no todo el sudor se evapora (p. ej., algunos goteos), por lo que la tasa de sudor requerida está relacionada con la tasa de evaporación requerida por:

donde NSC es la eficiencia de la sudoración.

En interiores, la transferencia de calor sensible se calcula a partir de:

Para condiciones exteriores con carga solar,  se reemplaza con y se tiene en cuenta la carga solar (RS ) por:

Las ecuaciones utilizadas se ajustan a los datos experimentales y no son estrictamente racionales.

Máxima pérdida de calor por evaporación :

y la eficiencia de la transpiración viene dada por:

but

nsc = 1, если

and

nsc = 0.29, если

El índice de estrés térmico. (SU) en g/h viene dada por:

donde  es la tasa de evaporación requerida, 0.37 se convierte en g/h yNSC es la eficiencia de la transpiración (McIntyre 1980).

II. Tasa de sudor requerida

Similar a los otros índices racionales, se deriva de los seis parámetros básicos (temperatura del aire (), temperatura radiante ( ), humedad relativa velocidad del aire (v), aislamiento de ropa ( ), tasa metabólica (M) y trabajo externo (W)). También se requieren valores del área de radiación efectiva para la postura (sentado = 0.72, de pie = 0.77). A partir de esto, la evaporación requerida se calcula a partir de:

Se proporcionan ecuaciones para cada componente (ver tabla 8 y tabla 9). La temperatura media de la piel se calcula a partir de una ecuación de regresión lineal múltiple o se asume un valor de 36°C.

De la evaporación requerida (Ereg) y evaporación máxima (Emax) y eficiencia de sudoración (r), se calcula lo siguiente:

Humectación de la piel requerida 

Tasa de sudor requerida 

tercero Tasa de sudor prevista de 4 horas (P4SR)

Trámites realizados para obtener la P4SR McIntyre (1980) resume el valor del índice de la siguiente manera:

If , aumente la temperatura de bulbo húmedo en .

Si la tasa metabólica M > 63 , aumente la temperatura de bulbo húmedo en la cantidad indicada en la tabla (consulte la figura 6).

Si los hombres están vestidos, aumente la temperatura de bulbo húmedo en .

Las modificaciones son aditivas.

El (P4SR) se determina a partir de la figura 6. El P4SR es entonces:

IV. Ritmo cardiaco

donde M es la tasa metabólica, es la temperatura del aire en °C y Pa es la presión de vapor en Mb.

Givoni y Goldman (1973) proporcionan ecuaciones para predecir el ritmo cardíaco de personas (soldados) en ambientes calurosos. Definen un índice para la frecuencia cardíaca (RSI) de una modificación de la temperatura rectal de equilibrio predicha,

RSI es entonces:

donde M = tasa metabólica (vatios), = trabajo mecánico (vatios), clo = aislamiento térmico de la ropa,  = temperatura del aire = carga total de calor metabólico y ambiental (vatios), = capacidad de enfriamiento por evaporación para la ropa y el medio ambiente (vatios).

La frecuencia cardíaca de equilibrio (en latidos por minuto) viene dada por:

para el RSI 225

es decir, una relación lineal (entre la temperatura rectal y la frecuencia cardíaca) para frecuencias cardíacas de hasta aproximadamente 150 latidos por minuto. Para RSI > 225:

es decir, una relación exponencial a medida que la frecuencia cardíaca se acerca al máximo, donde:

= frecuencia cardíaca de equilibrio (lpm),

65 = frecuencia cardíaca en reposo asumida en condiciones cómodas (lpm), y t = tiempo en horas.

V. Índice de temperatura de globo y bulbo húmedo (WBGT)

La temperatura del globo de bulbo húmedo viene dada por:

para condiciones con radiación solar, y:

para condiciones interiores sin radiación solar, donde Tnwb= temperatura de un termómetro de bulbo húmedo con ventilación natural, Ta = temperatura del aire, y Tg = temperatura de un termómetro de globo negro de 150 mm de diámetro.

 

Atrás

Jueves, 27 Octubre 2011 19: 36

Estudio de caso: ¿Qué significa dosis?

Hay varias formas de definir una dosis de radiación ionizante, cada una apropiada para diferentes propósitos.

Dosis absorbida

La dosis absorbida se parece más a la dosis farmacológica. Mientras que la dosis farmacológica es la cantidad de sustancia administrada a un sujeto por unidad de peso o superficie, la dosis radiológica absorbida es la cantidad de energía transmitida por la radiación ionizante por unidad de masa. La dosis absorbida se mide en Grays (1 Gray = 1 julio/kg).

Cuando los individuos se exponen de manera homogénea, por ejemplo, por irradiación externa de rayos cósmicos y terrestres o por irradiación interna de potasio-40 presente en el cuerpo, todos los órganos y tejidos reciben la misma dosis. En estas circunstancias, es apropiado hablar de todo el cuerpo dosis. Sin embargo, es posible que la exposición no sea homogénea, en cuyo caso algunos órganos y tejidos recibirán dosis significativamente más altas que otros. En este caso, es más relevante pensar en términos de dosis de órgano. Por ejemplo, la inhalación de descendientes de radón da como resultado la exposición esencialmente solo de los pulmones, y la incorporación de yodo radiactivo da como resultado la irradiación de la glándula tiroides. En estos casos, podemos hablar de dosis pulmonar y dosis tiroidea.

Sin embargo, también se han desarrollado otras unidades de dosis que tienen en cuenta las diferencias en los efectos de los diferentes tipos de radiación y las diferentes sensibilidades a la radiación de los tejidos y órganos.

Dosis equivalente

El desarrollo de efectos biológicos (p. ej., inhibición del crecimiento celular, muerte celular, azoospermia) depende no solo de la dosis absorbida, sino también del tipo específico de radiación. La radiación alfa tiene un potencial ionizante mayor que la radiación beta o gamma. La dosis equivalente tiene en cuenta esta diferencia aplicando factores de ponderación específicos de la radiación. El factor de ponderación para las radiaciones gamma y beta (bajo potencial de ionización) es igual a 1, mientras que para las partículas alfa (alto potencial de ionización) es 20 (ICRP 60). La dosis equivalente se mide en Sieverts (Sv).

Dosis efectiva

En casos de irradiación no homogénea (por ejemplo, la exposición de varios órganos a diferentes radionucleidos), puede ser útil calcular una dosis global que integre las dosis recibidas por todos los órganos y tejidos. Esto requiere tener en cuenta la sensibilidad a la radiación de cada tejido y órgano, calculada a partir de los resultados de estudios epidemiológicos de cánceres inducidos por radiación. La dosis efectiva se mide en Sieverts (Sv) (ICRP 1991). La dosis efectiva se desarrolló con fines de protección radiológica (es decir, gestión de riesgos) y, por lo tanto, no es adecuada para su uso en estudios epidemiológicos de los efectos de la radiación ionizante.

Dosis colectiva

La dosis colectiva refleja la exposición de un grupo o población y no de un individuo, y es útil para evaluar las consecuencias de la exposición a la radiación ionizante a nivel de población o grupo. Se calcula sumando las dosis individuales recibidas, o multiplicando la dosis individual promedio por el número de individuos expuestos en los grupos o poblaciones en cuestión. La dosis colectiva se mide en man-Sieverts (man Sv).

 

Atrás

80° período de sesiones de la OIT, 2 de junio de 1993

80° período de sesiones de la OIT, 2 de junio de 1993

PARTE I. ALCANCE Y DEFINICIONES

Artículo 1

1. El propósito de este Convenio es la prevención de accidentes mayores que involucren sustancias peligrosas y la limitación de las consecuencias de tales accidentes...

Artículo 3

Para los efectos de esta Convención:

(a) el término "sustancia peligrosa" significa una sustancia o mezcla de sustancias que, en virtud de sus propiedades químicas, físicas o toxicológicas, ya sea por separado o en combinación, constituye un peligro;

(b) el término “cantidad umbral” significa, para una determinada sustancia peligrosa o categoría de sustancias, esa cantidad, prescrita en las leyes y reglamentos nacionales con referencia a condiciones específicas, que, si se excede, identifica una instalación de riesgo mayor;

(c) el término “instalación de riesgo mayor” significa una que produce, procesa, manipula, utiliza, elimina o almacena, ya sea de manera permanente o temporal, una o más sustancias peligrosas o categorías de sustancias en cantidades que exceden la cantidad umbral;

(d) el término “accidente mayor” significa un suceso repentino, como una emisión importante, un incendio o una explosión, en el curso de una actividad dentro de una instalación de riesgo mayor, que involucra una o más sustancias peligrosas y que genera un peligro grave para los trabajadores , el público o el medio ambiente, ya sea inmediato o diferido;

(e) el término “informe de seguridad” significa una presentación escrita de la información técnica, de gestión y operativa que cubre los peligros y riesgos de una instalación de riesgo mayor y su control y proporciona una justificación de las medidas tomadas para la seguridad de la instalación;

(f) el término “casi accidente” significa cualquier evento repentino que involucre una o más sustancias peligrosas que, de no ser por los efectos, acciones o sistemas de mitigación, podría haber escalado hasta convertirse en un accidente mayor.

PARTE II. PRINCIPIOS GENERALES

Artículo 4

1. A la luz de las leyes y reglamentos, condiciones y prácticas nacionales, y en consulta con las organizaciones de empleadores y de trabajadores más representativas y con otras partes interesadas que puedan verse afectadas, cada Miembro deberá formular, implementar y revisar periódicamente una política nacional coherente relativo a la protección de los trabajadores, el público y el medio ambiente contra el riesgo de accidentes graves.

2. Esta política se implementará a través de medidas preventivas y de protección para las instalaciones de riesgo mayor y, cuando sea factible, promoverá el uso de las mejores tecnologías de seguridad disponibles.

Artículo 5

1. La autoridad competente, o un organismo aprobado o reconocido por la autoridad competente, previa consulta a las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores y otras partes interesadas que puedan verse afectadas, establecerá un sistema para la identificación de las instalaciones de riesgo mayor definidas en el artículo 3, letra c), sobre la base de una lista de sustancias peligrosas o de categorías de sustancias peligrosas o de ambas, junto con sus respectivas cantidades umbral, de conformidad con las leyes y reglamentos nacionales o las normas internacionales.

2. El sistema mencionado en el apartado 1 anterior se revisará y actualizará periódicamente.

Artículo 6

La autoridad competente, previa consulta a las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores interesadas, tomará medidas especiales para proteger la información confidencial que le haya sido transmitida o puesta a su disposición de conformidad con los artículos 8, 12, 13 o 14, cuya divulgación pudiera causar perjuicio a negocio de un empleador, siempre que esta disposición no conlleve un riesgo grave para los trabajadores, el público o el medio ambiente.

PARTE III. IDENTIFICACIÓN DE RESPONSABILIDADES DE LOS EMPLEADORES

Artículo 7

Los empresarios identificarán cualquier instalación de riesgo mayor bajo su control sobre la base del sistema a que se refiere el artículo 5.

NOTIFICACIÓN

Artículo 8

1. Los empresarios notificarán a la autoridad competente cualquier instalación de riesgo mayor que hayan identificado:

(a) dentro de un marco de tiempo fijo para una instalación existente;

(b) antes de su puesta en funcionamiento en el caso de una nueva instalación.

2. Los empresarios también deberán notificar a la autoridad competente cualquier cierre definitivo de una instalación de riesgo mayor.

Artículo 9

Con respecto a cada instalación de riesgo mayor, los empleadores deben establecer y mantener un sistema documentado de control de riesgos mayores que incluya disposiciones para:

a) la identificación y el análisis de peligros y la evaluación de riesgos, incluida la consideración de posibles interacciones entre sustancias;

(b) medidas técnicas, incluyendo diseño, sistemas de seguridad, construcción, elección de productos químicos, operación, mantenimiento e inspección sistemática de la instalación;

c) medidas organizativas, incluida la formación e instrucción del personal, el suministro de equipos para garantizar su seguridad, los niveles de dotación de personal, las horas de trabajo, la definición de responsabilidades y los controles de los contratistas externos y los trabajadores temporales en el lugar de la instalación;

(d) planes y procedimientos de emergencia, incluyendo:

(i) la preparación de planes y procedimientos de emergencia efectivos del sitio, incluyendo
procedimientos médicos de emergencia, que se aplicarán en caso de accidentes graves o amenazas
de los mismos, con pruebas periódicas y evaluación de su eficacia y revisión según
necesario;

(ii) el suministro de información sobre accidentes potenciales y planes de emergencia del sitio para
autoridades y organismos encargados de la elaboración de planes de emergencia y
procedimientos para la protección del público y el medio ambiente fuera del sitio de
la instalación;

(iii) cualquier consulta necesaria con dichas autoridades y organismos;

e) medidas para limitar las consecuencias de un accidente grave;

(f) consulta con los trabajadores y sus representantes;

g) mejora del sistema, incluidas medidas para recopilar información y analizar accidentes y cuasi accidentes. Las lecciones así aprendidas se discutirán con los trabajadores y sus representantes y se registrarán de conformidad con la legislación y la práctica nacionales...

* * *

PARTE IV. RESPONSABILIDADES DE LAS AUTORIDADES COMPETENTES

PREPARACIÓN PARA EMERGENCIAS FUERA DEL SITIO

Artículo 15

Teniendo en cuenta la información proporcionada por el empleador, la autoridad competente se asegurará de que se establezcan planes y procedimientos de emergencia que contengan disposiciones para la protección del público y el medio ambiente fuera del emplazamiento de cada instalación de riesgo mayor, actualizados a intervalos apropiados y coordinados con el autoridades y organismos pertinentes.

Artículo 16

La autoridad competente se asegurará de que:

a) la información sobre las medidas de seguridad y el comportamiento correcto a adoptar en caso de accidente grave se difunda a los miembros del público que puedan verse afectados por un accidente grave sin que tengan que solicitarlo y que dicha información se actualice y se vuelva a difundir en intervalos apropiados;

(b) se dé una advertencia tan pronto como sea posible en caso de un accidente grave;

(c) cuando un accidente grave pueda tener efectos transfronterizos, la información requerida en (a) y (b) anteriores se proporcione a los Estados interesados, para ayudar en los arreglos de cooperación y coordinación.

Artículo 17

La autoridad competente establecerá una política integral de ubicación que disponga la separación adecuada de las instalaciones propuestas para riesgos mayores de las áreas de trabajo y residenciales y las instalaciones públicas, y las medidas apropiadas para las instalaciones existentes. Dicha política deberá reflejar los Principios Generales establecidos en la Parte II de la Convención.

INSPECCIÓN

Artículo 18

1. La autoridad competente deberá contar con personal debidamente calificado y capacitado, con las habilidades apropiadas y suficiente apoyo técnico y profesional, para inspeccionar, investigar, evaluar y asesorar sobre los asuntos tratados en este Convenio y para asegurar el cumplimiento de las leyes y reglamentos nacionales. .

2. Los representantes del empleador y los representantes de los trabajadores de una instalación de riesgo mayor tendrán la oportunidad de acompañar a los inspectores que supervisen la aplicación de las medidas prescritas en virtud del presente Convenio, a menos que los inspectores consideren, a la luz de las instrucciones generales de la autoridad competente, que ello pueda perjudicar el desempeño de sus funciones.

Artículo 19

La autoridad competente tendrá derecho a suspender cualquier operación que suponga una amenaza inminente de accidente grave.

TITULO V. DERECHOS Y DEBERES DE LOS TRABAJADORES Y SUS REPRESENTANTES

Artículo 20

Los trabajadores y sus representantes en una instalación de riesgo mayor deberán ser consultados a través de mecanismos de cooperación apropiados para garantizar un sistema de trabajo seguro. En particular, los trabajadores y sus representantes deberán:

(a) estar adecuada y convenientemente informado de los peligros asociados con la instalación de riesgo mayor y sus posibles consecuencias;

(b) ser informado de cualquier orden, instrucción o recomendación emitida por la autoridad competente;

(c) ser consultado en la preparación de, y tener acceso a, los siguientes documentos:

(i) el informe de seguridad;

(ii) planes y procedimientos de emergencia;

(iii) partes de accidentes;

d) recibir instrucción y formación periódicas sobre las prácticas y los procedimientos para la prevención de accidentes graves y el control de acontecimientos que puedan conducir a un accidente grave y sobre los procedimientos de emergencia que deben seguirse en caso de accidente grave;

(e) dentro del ámbito de su trabajo, y sin verse en desventaja, tomar medidas correctivas y, si es necesario, interrumpir la actividad cuando, sobre la base de su formación y experiencia, tengan motivos razonables para creer que existe un peligro inminente de un accidente grave, y notificar a su supervisor o dar la alarma, según corresponda, antes o tan pronto como sea posible después de tomar tal acción;

(f) discutir con el empleador cualquier peligro potencial que considere capaz de generar un accidente mayor y tener el derecho de notificar a la autoridad competente de esos peligros.

Artículo 21

Los trabajadores empleados en el sitio de una instalación de riesgo mayor deberán:

(a) cumplir con todas las prácticas y procedimientos relacionados con la prevención de accidentes mayores y el control de desarrollos que puedan conducir a un accidente mayor dentro de la instalación de riesgo mayor;

(b) cumplir con todos los procedimientos de emergencia en caso de que ocurra un accidente grave.

PARTE VI. RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS EXPORTADORES

Artículo 22

Cuando, en un Estado miembro exportador, se prohíba el uso de sustancias, tecnologías o procesos peligrosos como fuente potencial de un accidente grave, el Estado miembro exportador pondrá a disposición de cualquier importador la información sobre esta prohibición y las razones de la misma. país.

Fuente: Extractos, Convenio núm. 174 (OIT 1993).

 

Atrás

Página 1 de 122

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de instalaciones y servicios de atención médica

Abdo, R y H Chriske. 1990. HAV-Infektionsrisiken im Krankenhaus, Altenheim und Kindertagesstätten. En Arbeitsmedizin im Gesundheitsdienst, Banda 5, editado por F Hofmann y U Stössel. Stuttgart: Gentner Verlag.

Acton, W. 1848. Sobre las ventajas del caouchoue y la gutapercha en la protección de la piel contra el contagio de venenos animales. un artículo del XNUMX de Lancet, 12: 588.

Ahlin, J. 1992. Estudios de casos interdisciplinarios en oficinas en Suecia. En Espacio Corporativo y Arquitectura. vol. 2. París: Ministére de l'équipment et du logement.

Akinori, H y O Hiroshi. 1985. Análisis de fatiga y condiciones de salud entre enfermeras de hospitales. J Ciencia del Trabajo 61: 517-578.

Allmeers, H, B Kirchner, H Huber, Z Chen, JW Walter y X Baur. 1996. El período de latencia entre la exposición y los síntomas en la alergia al látex natural: Sugerencias para la prevención. Dtsh Med Wochenschr 121 (25/26):823-828.

Alter, MJ. 1986. Susceptibilidad al virus varicela zoster entre adultos con alto riesgo de exposición. Infec Contr Hosp Epid 7: 448-451.

—. 1993. La detección, transmisión y resultado de la infección por hepatitis C. Infectar agentes dis 2: 155-166.

Alter, MJ, HS Margolis, K Krawczynski, FN Judson, A Mares, WJ Alexander, PY Hu, JK Miller, MA Gerber y RE Sampliner. 1992. La historia natural de la hepatitis C adquirida en la comunidad en los Estados Unidos. Nueva Engl J Med 327: 1899-1905.

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1991. Documentación de los Valores Límite Umbral e Índices de Exposición Biológica, 6ª edición. Cincinnati, OH: ACGIH.

—. 1994. TLV: valores límite de umbral e índices de exposición biológica para 1994-1995. Cincinnati, Ohio: ACGIH.

Asociación Americana de Hospitales (AHA). 1992. Implementación de prácticas de agujas más seguras. Chicago, Illinois: AHA.

Instituto Americano de Arquitectos. 1984. Determinación de los requisitos de espacio del hospital. Washington, DC: Prensa del Instituto Americano de Arquitectos.

Comité del Instituto Americano de Arquitectos sobre Arquitectura para la Salud. 1987. Directrices para la Construcción y Equipamiento de Instalaciones Hospitalarias y Médicas. Washington, DC: Instituto Americano de Acrchitects Press.

Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE). 1987. Instalaciones de salud. En Manual de ASHRAE: Sistemas y aplicaciones de calefacción, ventilación y aire acondicionado. Atlanta, Georgia: ASHRAE.

Luego. 1996. Nuevos medicamentos para la infección por VIH. Carta Médica de Medicamentos y Terapéutica 38: 37.

Axelsson, G, R Rylander y I Molin. 1989. Resultado del embarazo en relación con horarios de trabajo irregulares e inconvenientes. Brit J Ind Med 46: 393-398.

Beatty, JSK Ahern y R Katz. 1977. La privación del sueño y la vigilancia de los anestesiólogos durante la cirugía simulada. En Vigilancia, editado por RR Mackie. Nueva York: Plenum Press.

Beck-Friis, B, P Strang y PO Sjöden. 1991. Estrés laboral y satisfacción laboral en la atención domiciliaria hospitalaria. Revista de cuidados paliativos 7 (3): 15 21-.

Benenson, AS (ed.). 1990. Control de enfermedades transmisibles en el hombre, 15ª edición. Washington, DC: Asociación Estadounidense de Salud Pública.

Bertold, H, F Hofmann, M Michaelis, D Neumann-Haefelin, G Steinert y J Wölfle. 1994. Hepatitis C—Risiko für Beschäftigte im Gesundheitsdienst? En Arbeitsmedizin im Gesundheitsdienst, Banda 7, editado por F Hofmann, G Reschauer y U Stössel. Stuttgart: Gentner Verlag.

Bertram, DA. 1988. Características de los turnos y actuación de los residentes de segundo año en un servicio de urgencias. NY State J Med 88: 10-14.

Berufsgenossenschaft für Gesundheitsdienst und Wohlfahrtspflege (BGW). 1994. Geschäftsbericht.

Bissel, L y R Jones. 1975. Médicos discapacitados ignorados por sus pares. Presentado en la Conferencia de la Asociación Médica Estadounidense sobre el Médico Incapacitado, 11 de abril, San Francisco, CA.

Biker, TE. 1976. Llegando al médico deprimido. JAMA 236 (15): 1713 1716-.

Blanchard, M, MM Cantel, M Faivre, J Girot, JP Ramette, D Thely y M Estryn-Béhar. 1992. Incidence des rythmes biologiques sur le travail de nuit. En Ergonomie à l'hôpital, editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Toulouse: Edición Octares.

Blanpain, C y M Estryn-Béhar. 1990. Measures d'ambiance physique dans dix services hospitaliers. Actuaciones 45: 18-33.

Blaycock, B. 1995. Alergias al látex: descripción general, prevención e implicaciones para el cuidado de enfermería. Manejo de heridas de ostomía 41(5):10-12,14-15.

Blazer, MJ, FJ Hickman, JJ Farmer y DJ Brenner. 1980. Salmonella typhi: El laboratorio como reservorio de infección. Journal of Infectious Diseases 142: 934-938.

Golpe, RJ y MIV Jayson. 1988. Dolor de espalda. En Aptitud para el trabajo: el enfoque médico, editado por FC Edwards, RL McCallum y PJ Taylor. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

Boehm, G y E Bollinger. 1990. Importancia de los factores ambientales en los volúmenes de alimentación enteral tolerados para pacientes en unidades de cuidados intensivos neonatales. Praxis infantil 58 (6): 275 279-.

Bongers, P, RD Winter, MAJ Kompier y VV Hildebrandt. 1992. Factores Psicosociales en el Trabajo y Enfermedades Musculoesqueléticas. Revisión de la literatura. Leiden, Países Bajos: TNO.

Bouhnik, C, M Estryn-Béhar, B Kapitaniak, M Rocher y P Pereau. 1989. Le roulage dans les établissements de soins. Documento para la medicina del trabajo. INRS 39: 243-252.

Boulard, R. 1993. Les indices de santé mentale du staff infirmier: l'impact de la charge de travail, de l'autonomie et du soutien social. En La psicologie du travail à l'aube du XXI° siècle. Actes du 7° Congrès de psychologie du travail de langue française. Issy-les-Moulineaux: Ediciones EAP.

Bien, GM. 1989. Enfrentando la Violencia Física. Londres: Sociedad Psicológica Británica.

Bruce, DL y MJ Bach. 1976. Efectos de las trazas de concentración de gases anestésicos en el desempeño conductual del personal de quirófano. DHEW (NIOSH) Publicación No. 76-169. Cincinnati, OH: NIOSH.

Bruce, DL, KA Eide, HW Linde y JE Eckenhoff. 1968. Causas de muerte entre anestesiólogos: una encuesta de 20 años. Anestesiología 29: 565-569.

Bruce, DL, KA Eide, NJ Smith, F Seltzer y MH Dykes. 1974. Una encuesta prospectiva de la mortalidad de los anestesiólogos, 1967-1974. Anestesiología 41: 71-74.

Burhill, D, DA Enarson, EA Allen y S Grzybowski. 1985. Tuberculosis en enfermeras de la Columbia Británica. Can Med Assoc J 132: 137.

Burke, FJ, MA Wilson y JF McCord. 1995. Alergia a los guantes de látex en la práctica clínica: Informes de casos. Quintaesencia int 26 (12): 859 863-.

Buring, JE, CH Hennekens, SL Mayrent, B Rosner, ER Greenberg y T Colton. 1985. Experiencias en salud del personal de quirófano. Anestesiología 62: 325-330.

Burton, R. 1990. St. Mary's Hospital, Isla de Wight: Un trasfondo adecuado para el cuidado. Brit Med J 301: 1423-1425.

Büssing, A. 1993. Estrés y burnout en enfermería: Estudios en diferentes estructuras de trabajo y horarios de trabajo. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Cabal, C, D Faucon, H Delbart, F Cabal y G Malot. 1986. Construction d'une blanchisserie industrielle aux CHU de Saint-Etienne. Arco Mal Prof 48 (5): 393 394-.

Callan, JR, RT Kelly, ML Quinn, JW Gwynne, RA Moore, FA Muckler, J Kasumovic, WM Saunders, RP Lepage, E Chin, I Schoenfeld y DI Serig. 1995. Evaluación de factores humanos de la braquiterapia de carga diferida remota. NUREG/CR-6125. vol. 1. Washington, DC: Comisión Reguladora Nuclear

Cammock, R. 1981. Edificios de Atención Primaria de Salud: Informe y Guía de Diseño para Arquitectos y sus Clientes. Londres: Prensa arquitectónica.

Cardo, D, P Srivastava, C Ciesielski, R Marcus, P McKibben, D Culver y D Bell. 1995. Estudio de casos y controles de la seroconversión del VIH en trabajadores de la salud después de la exposición percutánea a sangre infectada con el VIH (resumen). Infectar Control Hosp Epidemiol 16 suplementos: 20.

Carillo, T, C Blanco, J Quiralte, R Castillo, M Cuevas, and F Rodríguez de Castro. 1995. Prevalencia de alergia al látex entre trabajadores de invernadero. J Allergy Clin Inmunol 96(5/1):699-701.

Catananti, C y A Cambieri. 1990. Igiene e Tecnica Ospedaliera (Higiene y Organización Hospitalaria). Roma: II Pensiero Scientifico Editore.

Catananti, C, G Damiani, G Capelli y G Manara. 1993. Diseño de edificios y selección de materiales y mobiliario en el hospital: Una revisión de las directrices internacionales. En Indoor Air '93, Actas de la 6ª Conferencia Internacional sobre Clima y Calidad del Aire Interior 2: 641-646.

Catananti, C, G Capelli, G Damiani, M Volpe y GC Vanini. 1994. Evaluación de criterios múltiples en la planificación de selección de materiales para establecimientos de salud. Identificación preliminar de criterios y variables. En Edificios Saludables '94, Actas de la 3ra Conferencia Internacional 1: 103-108.

Cats-Baril, WL y JW Frymoyer. 1991. La economía de los trastornos de la columna. En La columna vertebral adulta, editado por JW Frymoyer. Nueva York: Raven Press.

Centros para el Control de Enfermedades (CDC). 1982. Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA): Precauciones para el personal de laboratorio clínico. Representante semanal de Morb Mortal 31: 577-580.

—. 1983. Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA): Precauciones para trabajadores de la salud y profesionales afines. Representante semanal de Morb Mortal 32: 450-451.

—. 1987a. Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana en trabajadores de la salud expuestos a sangre de pacientes infectados. Representante semanal de Morb Mortal 36: 285-289.

—. 1987b. Recomendaciones para la prevención de la transmisión del VIH en entornos de atención de la salud. Morb Mortal Semanal Rep 36 suplemento 2:3S-18S.

—. 1988a. Precauciones universales para la prevención de la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana, el virus de la hepatitis B y otros patógenos transmitidos por la sangre en entornos de atención de la salud. Representante semanal de Morb Mortal 37:377-382,387-388.

—. 1988b. Directrices para la prevención de la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana y el virus de la hepatitis B a los trabajadores de la salud y la seguridad pública. Representante semanal de Morb Mortal 37 suplemento 6:1-37.

—. 1989. Directrices para la prevención de la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana y el virus de la hepatitis B a los trabajadores de la salud y la seguridad pública. Representante semanal de Morb Mortal 38 suplemento 6.

—. 1990. Declaración del Servicio de Salud Pública sobre el manejo de la exposición ocupacional al virus de la inmunodeficiencia humana, incluidas las consideraciones sobre el uso posterior a la exposición. Representante semanal de Morb Mortal 39 (Nº RR-1).

—. 1991a. Virus de la hepatitis B: una estrategia integral para eliminar la transmisión en los Estados Unidos a través de la vacunación infantil universal: recomendaciones del Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP). Representante semanal de Morb Mortal 40 (Nº RR-13).

—. 1991b. Recomendaciones para prevenir la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana y el virus de la hepatitis B a pacientes durante procedimientos invasivos propensos a la exposición. Representante semanal de Morb Mortal 40 (Nº RR-8).

—. 1993a. Prácticas recomendadas para el control de infecciones en odontología. Representante semanal de Morb Mortal 42 (Nº RR-8):1-12.

—. 1993b. Bioseguridad en Laboratorios Microbianos y Biomédicos, 3ª edición. DHHS (CDC) Publicación No. 93-8395. Atlanta, GA: CDC.

—. 1994a. Informe de vigilancia del VIH/SIDA. vol. 5(4). Atlanta, GA: CDC.

—. 1994b. Boletín de prevención del VIH/SIDA. vol. 5(4). Atlanta, GA: CDC.

—. 1994c. Virus de la inmunodeficiencia humana en entornos domésticos: Estados Unidos. Representante semanal de Morb Mortal 43: 347-356.

—. 1994d. Informe de vigilancia del VIH/SIDA. vol. 6(1). Atlanta, GA: CDC.

—. 1994e. Directrices para prevenir la transmisión de Mycobacterium tuberculosis en establecimientos de salud. Representante semanal de Morb Mortal 43 (Nº RR-13):5-50.

—. 1995. Estudio de casos y controles de la seroconversión del VIH en trabajadores de la salud después de la exposición percutánea a sangre infectada con el VIH: Francia, Reino Unido y Estados Unidos. Representante semanal de Morb Mortal 44: 929-933.

—. 1996a. Informe de Vigilancia del VIH/SIDA. Vol. 8 (2). Atlanta, GA: CDC.

—. 1996b. Actualización: Recomendaciones del Servicio de Salud Pública Provisional para la quimioprofilaxis después de la exposición ocupacional al VIH. Representante semanal de Morb Mortal 45: 468-472.

Charney, W (ed.). 1994. Fundamentos de la seguridad hospitalaria moderna. Boca Ratón, FL: Lewis Publishers.

Chou, T, D Weil y P Arnmow. 1986. Prevalencia de anticuerpos contra el sarampión en el personal hospitalario. Infec Contr Hosp Epid 7: 309-311.

Chriske, H y A Rossa. 1991. Hepatitis-C-Infektionsgefährdung des medizinischen Personals. En Arbeitsmedizin im Gesundheitsdienst, Banda 5, editado por F Hofmann y U Stössel. Stuttgart: Gentner Verlag.

Clark, DC, E Salazar-Gruesco, P Grabler, J Fawcett. 1984. Predictores de depresión durante los primeros 6 meses de pasantía. Am J Psychiatry 141: 1095-1098.

Clemens, R, F Hofmann, H Berthold y G Steinert. 1992. Prävalenz von Hepatitis, A, B und C bei Bewohern einer Einrichtung für geistig Behinderte. Sozialpädiatrie 14: 357-364.

Cohen, EN. 1980. Exposición a anestésicos en el lugar de trabajo. Littleton, MA: PSG Publishing Co.

Cohen, EN, JW Bellville y BW Brown, Jr. 1971. Anestesia, embarazo y aborto espontáneo: un estudio de enfermeras y anestesistas de quirófano. Anestesiología 35: 343-347.

—. 1974. Enfermedad ocupacional entre el personal de quirófano: un estudio nacional. Anestesiología 41: 321-340.

—. 1975. Una encuesta sobre los peligros anestésicos para la salud entre los dentistas. Asociación J Am Dent 90: 1291-1296.

Comisión de las Comunidades Europeas. 1990. Recomendación de la Comisión del 21 de febrero de 1990 sobre Protección de las Personas contra la Exposición al Radón en Ambientes Interiores. 90/143/Euratom (traducción al italiano).

Cooper, JB. 1984. Hacia la prevención de percances anestésicos. Clínicas Internacionales de Anestesiología 22: 167-183.

Cooper, JB, RS Newbower y RJ Kitz. 1984. Un análisis de los principales errores y fallas del equipo en el manejo de la anestesia: Consideraciones para la prevención y detección. Anestesiología 60 (1): 34 42-.

Costa, G, R Trinco y G Schallenberg. 1992. Problemas de confort térmico en un quirófano equipado con sistema de flujo de aire laminar En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar M, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Cristofari, MF, M Estryn-Béhar, M Kaminski y E Peigné. 1989. Le travail des femmes à l'hôpital. Informaciones Hospitalarias 22 / 23: 48-62.

Consejo de las Comunidades Europeas. 1988. Directiva de 21 de diciembre de 1988, para Acercar las Leyes de los Países Miembros sobre Productos de Construcción. 89/106/CEE (traducción al italiano).

de Chambost, M. 1994. Alarmes sonnantes, soignantes trébuchantes. Objetos de sonido 26: 63-68.

de Keyser, V y AS Nyssen. 1993. Les erreurs humaines en anesthésies. Le Travail humano 56(2/3):243-266.

Decreto del Presidente del Consejo de Ministros. 1986. Directiva a las Regiones sobre Requisitos para Establecimientos Privados de Salud. 27 de junio.

Dehlin, O, S Berg, GBS Andersson y G Grimby. 1981. Efecto del entrenamiento físico y el asesoramiento ergonómico sobre la percepción psicosocial del trabajo y sobre la valoración subjetiva de la insuficiencia lumbar. Rehabilitación Scan J 13: 1-9.

Delaporte, MF, M Estryn-Béhar, G Brucker, E Peigne y A Pelletier. 1990. Pathologie dermatologique et exercice professionnel en milieu hospitalier. Arco Mal Prof 51 (2): 83 88-.

Denisco, RA, JN Drummond y JS Gravenstein. 1987. El efecto de la fatiga en el desempeño de una tarea de monitoreo anestésico simulado. J Clin Monitor 3: 22-24.

Devienne, A, Léger D, Paillard M, Dômont A. 1995. Troubles du sommeil et de la vigilance chez des généralistes de garde en région parisienne. Arch Mal Prof. 56(5):407-409.

Donovan, R, PA Kurzman y C Rotman. 1993. Mejorando la vida de los trabajadores de atención domiciliaria: una asociación de trabajo social y laboral. trabajo social 38(5):579-585..

Edling, C. 1980. Los gases anestésicos como riesgo laboral. Una revisión. Scand J Trabajo Medio Ambiente Salud 6: 85-93.

Ehrengut, W y T Klett. 1981. Rötelnimmunstatus von Schwesternschülerinnen en Hamberger Krankenhäusern im Jahre 1979. Monatsschrift kinderheilkdunde 129: 464-466.

Elias, J, D Wylie, A Yassi y N Tran. 1993. Eliminación de la exposición de los trabajadores al óxido de etileno de los esterilizadores hospitalarios: una evaluación del costo y la eficacia de un sistema de aislamiento. Aplicación Occup Environ Hyg 8 (8): 687 692-.

Engels, J, TH Senden y K Hertog. 1993. Posturas de trabajo de las enfermeras en residencias de ancianos. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Englade J, E Badet y G Becque. 1994. Vigilance et qualité de sommeil des soignants de nuit. Revue de l'infirmière 17: 37-48.

Ernst, E y V Fialka. 1994. Dolor lumbar idiopático: impacto actual, direcciones futuras. Revista Europea de Medicina Física y Rehabilitación 4: 69-72.

Escribà Agüir, V. 1992. Actitudes de las enfermeras hacia el trabajo por turnos y la calidad de vida, Scan J Soc Med 20 (2): 115 118-.

Escribà Agüir V, S Pérez, F Bolumar, and F Lert. 1992. Retentissement des horaires de travail sur le sommeil des infirmiers. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Estryn-Béhar, M. 1990. Les groupes de parole: Une stratégie d'amélioration des Relations avec les malades. El concurso médico 112 (8): 713 717-.

—. 1991. Guía de riesgos profesionales del personal de servicios de soins. París: Ediciones Lamarre.

Estryn-Béhar, M y N Bonnet. 1992. Le travail de nuit à l'hôpital. Quelques constats à mieux prendre en compte. Arco Mal Prof 54 (8): 709 719-.

Estryn-Béhar, M y F Fonchain. 1986. Les problemes du sommeil du personal hospitalier effectuant un travail de nuit en continu. Arco Mal Prof 47(3):167-172;47(4):241.

Estryn-Béhar, M y JP Fouillot. 1990a. Estudio de la carga física del personal soignant, Documents pour le médecin du travail. INRS: 27, 33.

—. 1990b. Estudio de la carga mental y enfoque de la carga psíquica del personal soignante. Analice du travail des infirmières et aides-soignantes dans 10 services de soins. Documents pour le médecin du travail INRS 42: 131-144.

Estryn-Béhar, M y C Hakim-Serfaty. 1990. Organisation de l'espace hospitalier. hospicio tecnológico 542: 55-63.

Estryn-Béhar, M y G Milanini. 1992. Concevoir les espaces de travail en services de soins. Técnica Hospitalaria 557: 23-27.

Estryn-Béhar, M y H Poinsignon. 1989. Travailler à l'hopital. París: Berger Levrault.

Estryn-Béhar, M, C Gadbois y E Vaichere. 1978. Effets du travail de nuit en équipes fixes sur une population féminine. Résultats d'une enquête dans le secteur hospitalier. Arco Mal Prof 39 (9): 531 535-.

Estryn-Béhar, M, C Gadbois, E Peigné, A Masson y V Le Gall. 1989b. Impacto de los turnos de noche en el personal hospitalario masculino y femenino, en Trabajo por turnos: salud y rendimiento, editado por G Costa, G Cesana, K Kogi y A Wedderburn. Actas del Simposio Internacional sobre Trabajo Nocturno y por Turnos. Fráncfort: Peter Lang.

Estryn-Béhar, M, M Kaminski y E Peigné. 1990. Condiciones de trabajo extenuantes y trastornos musculoesqueléticos entre trabajadoras de hospitales. Int Arch Occup Salud Ambiental 62: 47-57.

Estryn-Béhar, M, M Kaminski, M Franc, S Fermand y F Gerstle F. 1978. Grossesse er conditiones de travail en milieu hospitalier. revista franç gynec 73 (10) 625-631.

Estryn-Béhar, M, M Kaminski, E Peigné, N Bonnet, E Vaichère, C Gozlan, S Azoulay y M Giorgi. 1990. Estrés en el trabajo y estado de salud mental. Br. J. Ind. Med. 47: 20-28.

Estryn-Béhar, M, B Kapitaniak, MC Paoli, E Peigné y A Masson. 1992. Aptitud para el ejercicio físico en una población de trabajadoras hospitalarias. Int Arch Occup Salud Ambiental 64: 131-139.

Estryn Béhar, M, G Milanini, T Bitot, M Baudet y MC Rostaing. 1994. La sectorisation des soins: Une organization, un espace. Gestión hospitalaria 338: 552-569.

Estryn-Béhar, M, G Milanini, MM Cantel, P Poirier, P Abriou y el grupo de estudio de la UCI. 1995a. Interés de la metodología ergonómica participativa para mejorar una unidad de cuidados intensivos. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, segunda edición, editada por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

—. 1995b. Metodología ergonómica participativa para el nuevo equipamiento de una unidad de cuidados intensivos cardiológicos. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, segunda edición, editada por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Estryn-Béhar, M, E Peigné, A Masson, C Girier-Desportes, JJ Guay, D Saurel, JC Pichenot, and J Cavaré. 1989a. Les femmes travaillant à l'hôpital aux différents horarioires, qui sont-elles? Que décrivent-elles comme conditiones de travail? Que souhaitent-elles? Arco Mal Prof 50 (6): 622 628-.

Falk, SA y NF Woods. 1973. Niveles de ruido en hospitales y peligros potenciales para la salud. Nueva Inglaterra J Med 289: 774-781.

Fanger, PO. 1973. Evaluación del confort térmico del hombre en la práctica. Br. J. Ind. Med. 30: 313-324.

—. 1992. Caracterización sensorial de la calidad del aire y fuentes de contaminación. En Aspectos químicos, microbiológicos, de salud y confort de la calidad del aire interior: estado del arte en SBS, editado por H Knoppel y P Wolkoff. Dordrecht, NL: Kluwer Academic Publishers.

Favrot-Laurens. 1992. Tecnologías avanzadas y organización del trabajo de los equipos hospitalarios. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

—. 1992. Caracterización sensorial de la calidad del aire y fuentes de contaminación. En Aspectos químicos, microbiológicos, de salud y confort de la calidad del aire interior: estado del arte en el síndrome del edificio enfermo, editado por H Koppel y P Wolkoff. Bruselas y Luxemburgo: CEE.

Ferstandig, LL. 1978. Concentraciones traza de gases anestésicos: una revisión crítica de su potencial de enfermedad. Analg 57: 328-345.

Finley, GA y AJ Cohen. 1991. Urgencia percibida y el anestesista: Respuestas a las alarmas comunes del monitor de quirófano. Can J Anaesth 38 (8): 958 964-

Ford, CV y ​​DK Wentz. 1984. El año de pasantía: un estudio del sueño, estados de ánimo y parámetros psicofisiológicos. South Med J 77: 1435-1442.

Friedman, RC, DS Kornfeld y TJ Bigger. 1971. Problemas psicológicos asociados con la privación del sueño en internos. Revista de educación médica 48: 436-441.

Friele, RD y JJ Knibbe. 1993. Seguimiento de las barreras con el uso de elevadores de pacientes en la atención domiciliaria según la percepción del personal de enfermería. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg Lech: Ecomed Verlag.

Gadbois, CH. 1981. Aides-soignantes et infirmières de nuit. En Condiciones de travail et vie quotidienne. Montrougs: Agencia Nacional para la Mejora de las Condiciones de Trabajo.

Gadbois, C, P Bourgeois, MM Goeh-Akue-Gad, J Guillaume y MA Urbain. 1992. Contraintes temporelles et structure de l'espace dans le processus de travail des équipes de soins. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Juegos, WP y W Tatton-Braen. 1987. Diseño y Desarrollo de Hospitales. Londres: Prensa arquitectónica.

Gardner, Urgencias y RC Hall. 1981. El síndrome de estrés profesional. Psicosomática 22: 672-680.

Gaube, J, H Feucht, R Laufs, D Polywka, E Fingscheidt y HE Müller. 1993. Hepatitis A, B und C als desmoterische Infecktionen. Gessundheitwesen y Desinfección 55: 246-249.

Gerberding, JL. Dakota del Norte Ensayo abierto de quimioprofilaxis posterior a la exposición a zidovudina en trabajadores de la salud con exposiciones ocupacionales al virus de la inmunodeficiencia humana. Guión SFGH.

—. 1995. Manejo de exposiciones ocupacionales a virus transmitidos por la sangre. Nueva Engl J Med 332: 444-451.

Ginesta, J. 1989. Gases anestésicos. En Riesgos del Trabajo del Personal Sanitario, editado por JJ Gestal. Madrid: Editorial Interamericana McGraw-Hill.

Gold, DR, S Rogacz, N Bock, TD Tosteson, TM Baum, FE Speizer y CA Czeiler. 1992. Turnos rotativos, sueño y accidentes relacionados con la somnolencia en enfermeras hospitalarias. Am J Public Health 82 (7): 1011 1014-.

Goldman, LI, MT McDonough y GP Rosemond. 1972. Estrés que afectan el rendimiento quirúrgico y el aprendizaje: correlación de frecuencia cardíaca, electrocardiograma y operación registrada simultáneamente en cintas de video. Res. quirúrgica J 12: 83-86.

Graham, C, C Hawkins y W Blau. 1983. Práctica innovadora del trabajo social en el cuidado de la salud: manejo del estrés. En Trabajo social en un mundo turbulento, editado por M Dinerman. Washington, DC: Asociación Nacional de Trabajadores Sociales.

Green, A. 1992. Cómo las enfermeras pueden garantizar que los sonidos que escuchan los pacientes tengan un efecto positivo en lugar de negativo sobre la recuperación y la calidad de vida. Revista de enfermería de cuidados intensivos y críticos 8 (4): 245 248-.

Griffin, Virginia Occidental. 1995. Trabajador social y agencia de seguridad. En Enciclopedia de Trabajo Social, 19ª edición. Washington, DC: Asociación Nacional de Trabajadores Sociales.

Grob, PJ. 1987. Grupo de transmisión de hepatitis B por un médico. un artículo del XNUMX de Lancet, 339: 1218-1220.

Guardino, X y MG Rosell. 1985. Exposición laboral a gases anestésicos. En Notas Técnicas de Prevención. Núm. 141. Barcelona: INSHT.

—. 1992. Exposición en el trabajo a gases anestésicos. ¿Un riesgo controlado? Janus 12: 8-10.

—. 1995. Monitoreo de exposición a gases anestésicos. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagburg, F Hoffmann, U Stössel y G Westlander. Solna: Instituto Nacional de Salud Ocupacional.

Hagberg, M, F Hofmann, U Stössel y G Westlander (eds.). 1993. Salud Ocupacional para Trabajadores de la Salud. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Hagberg, M, F Hofmann, U Stössel y G Westlander (eds.). 1995. Salud ocupacional para trabajadores de la salud. Singapur: Comisión Internacional de Salud Ocupacional.

Haigh, R. 1992. La aplicación de la ergonomía al diseño del lugar de trabajo en los edificios sanitarios del Reino Unido. Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Halm, MA y MA Alpen, 1993. El impacto de la tecnología en el paciente y sus familias. Clínicas de Enfermería de América del Norte 28 (2): 443 457-.

Harber, P, L Peña y P Hsu. 1994. Historia personal, formación y lugar de trabajo como predictores de dolor de espalda de enfermeras. Soy J Ind Med 25: 519-526.

Hasselhorn, HM. 1994. Antiretrovirale prophylaxe nach kontakt mit HIV-jontaminierten. En Flüssigkeiten en Infektiologie, editado por F. Hofmann. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Hasselhorn, HM y E Seidler.1993. Atención terminal en Suecia: nuevos aspectos de la atención profesional de la muerte. En Salud ocupacional para el cuidado de la salud Workers, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel U y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Heptonstall, J, K Porter y N Gill. 1993. Transmisión ocupacional del VIH: resumen de los informes publicados. Londres: Centro de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles Centro de SIDA.

Hesse, A, Lacher A, HU Koch, J Kublosch, V Ghane y KF Peters. 1996. Actualización en el tema de la alergia al látex. Hauzarzt 47 (11): 817 824-.

Ho, DD, T Moudgil y M Alam. 1989. Cuantificación del virus de inmunodeficiencia humana tipo 1 en la sangre de personas infectadas. Nueva Engl J Med 321: 1621-1625.

Hodge, B y JF Thompson. 1990. Contaminación acústica en el quirófano. un artículo del XNUMX de Lancet, 335: 891-894.

Hofmann, F y H Berthold. 1989. Zur Hepatitis-B-Gefährdung des Krankenhauspersonals-Möglichkeiten der prae-und postexpositionellen Prophylaxe. Mundo médico 40: 1294-1301.

Hofmann, F y U Stössel. 1995. Salud ambiental en las profesiones del cuidado de la salud: peligros para la salud biológicos, físicos, psíquicos y sociales. Reseñas sobre Salud Ambiental 11: 41-55.

Hofmann, F, H Berthold y G Wehrle. 1992. Inmunidad a la hepatitis A en personal hospitalario. Eur J Clin microbiol Infect Dis 11 (12): 1195.

Hofmann, F, U Stössel y J Klima. 1994. Lumbalgia en enfermeras (I). Revista Europea de Rehabilitación Física y Médica 4: 94-99.

Hofmann, F, B Sydow y M Michaelis. 1994a. Paperas—berufliche Gefährdung und Aspekte der epidemiologischen Entwicklung. Gessundheitwesen y Desinfección 56: 453-455.

—. 1994b. Zur epidemiologischen Bedeutung der Varizellen. Gessundheitwesen y Desinfección 56: 599-601.

Hofmann, F, G Wehrle, K Berthold y D Köster. 1992. La hepatitis A como riesgo laboral. Vacune 10 suplemento 1:82-84.

Hofmann, F, U Stössel, M Michaelis y A Siegel. 1993. Tuberculosis: ¿riesgo laboral para los trabajadores de la salud? En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Hofmann, F, M Michaelis, A Siegel y U Stössel. 1994. Wirbelsäulenerkrankungen im Pflegeberuf. Medizinische Grundlagen und Prävention. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Hofmann, F, M Michaelis, M Nübling y FW Tiller. 1995. Hepatitis europea: estudio A. Publicación en Vorereitung.

Hofmann, H y C Kunz. 1990. Bajo riesgo de los trabajadores de la salud de infección por el virus de la hepatitis C. Infección 18: 286-288.

Holbrook, TL, K Grazier, JL Kelsey y RN Stauffer. 1984. La frecuencia de ocurrencia, impacto y costo de condiciones musculoesqueléticas seleccionadas en los Estados Unidos. Park Ridge, Il: Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos.

Hollinger, FB. 1990. Virus de la hepatitis B. En Virología, editado por BN Fiedles y DM Knipe. Nueva York: Raven Press.

Hopps, J y P Collins. 1995. Visión general de la profesión de trabajo social. En Enciclopedia de Trabajo Social, 19ª edición. Washington, DC: Asociación Nacional de Trabajadores Sociales.

Hubacova, L, I Borsky y F Strelka. 1992. Problemas de fisiología del trabajo de enfermeras que trabajan en departamentos de hospitalización. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Hunt, LW, AF Fransway, CE Reed, LK Miller, RT Jones, MC Swanson y JW Yunginger. 1995. Una epidemia de alergia ocupacional al látex que involucra a los trabajadores de la salud. J Ocupar Medio Ambiente 37 (10): 1204 1209-.

Jacobson, SF y HK Mac Grath. 1983. Enfermeras bajo estrés. Nueva York: John Wiley & Sons.

Jacques, CHM, MS Lynch y JS Samkoff. 1990. Los efectos de la pérdida de sueño en el rendimiento cognitivo de los médicos residentes. J Fam Pract 30: 223-229.

Jagger, J, EH Hunt, J Brand-Elnagger y RD Pearson. 1988. Tasas de lesiones por pinchazo de aguja causadas por varios dispositivos en un hospital universitario. Nueva Engl J Med 319: 284-288.

Johnson, JA, RM Buchan y JS Reif. 1987. Efecto de la exposición a gases y vapores anestésicos residuales sobre el resultado reproductivo en personal veterinario. Am Ind Hyg Assoc J 48 (1): 62 66-.

Jonasson, G, JO Holm y J Leegard. Alergia al caucho: ¿un problema de salud creciente? Tuidsskr Nor Laegeforen 113 (11): 1366 1367-.

Kandolin, I. 1993. Agotamiento de enfermeras y enfermeros en el trabajo por turnos. Ergonomía 36(1/3):141-147.

Kaplan, RM y RA Deyo. 1988. Dolor de espalda en trabajadores de la salud. En Dolor de espalda en trabajadores, editado por RA Deyo. Filadelfia, Pensilvania: Hanley & Belfus.

Katz, R. 1983. Causas de muerte entre enfermeras. Ocupar Med 45: 760-762.

Kempe, P, M Sauter y I Lindner. 1992. Características especiales de las enfermeras de ancianos que hicieron uso de un programa de formación dirigido a reducir los síntomas de burn-out y primeros resultados sobre el resultado del tratamiento. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Kerr, JH. 1985. Dispositivos de advertencia. Br J Anaesth 57: 696-708.

Kestin, IG, RB Miller y CJ Lockhart. 1988. Alarmas auditivas durante la monitorización anestésica. Anestesiología 69 (1): 106 109-.

Kinloch-de-los, S, BJ Hirschel, B Hoen, DA Cooper, B Tindall, A Carr, H Sauret, N Clumeck, A Lazzarin y E Mathiesen. 1995. Un ensayo controlado de zidovudina en la infección primaria por el virus de la inmunodeficiencia humana. New Engl J Med 333: 408-413.

Kivimäki, M y K Lindström. 1995. El papel crucial de la enfermera jefe en una sala de hospital. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Klaber Moffet, JA, SM Chase, I Portek y JR Ennis. 1986. Un estudio controlado para evaluar la efectividad de la escuela del dolor de espalda en el alivio del dolor lumbar crónico. Espina 11: 120-122.

Kleczkowski, BM, C Montoya-Aguilar y NO Nilsson. 1985. Enfoques para la planificación y el diseño de instalaciones de atención médica en áreas en desarrollo. vol. 5. Ginebra: OMS.

Klein, BR y AJ Platt. 1989. Planificación y Construcción de Establecimientos de Salud. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

Kelin, R, K Freemann, P Taylor, C Stevens. 1991. Riesgo ocupacional de infección por el virus de la hepatitis C entre los dentistas de la ciudad de Nueva York. un artículo del XNUMX de Lancet, 338: 1539-1542.

Kraus, H. 1970. Tratamiento clínico del dolor de espalda y cuello. Nueva York: McGraw-Hill.

Kujala, VM y KE Reilula. 1995. Síntomas dérmicos y respiratorios inducidos por guantes entre trabajadores de la salud en un hospital finlandés. Soy J Ind Med 28 (1): 89 98-.

Kurumatani, N, S Koda, S Nakagiri, K Sakai, Y Saito, H Aoyama, M Dejima y T Moriyama. 1994. Los efectos de la rotación frecuente del trabajo por turnos en el sueño y la vida familiar de las enfermeras de hospitales. Ergonomía 37: 995-1007.

Lagerlöf, E y E Broberg. 1989. Lesiones y enfermedades profesionales. En Riesgos Laborales en las Profesiones de la Salud, editado por DK Brune y C Edling. Boca Ratón, FL: CRC Press.

Lahaye, D, P Jacques, G Moens y B Viaene. 1993. El registro de datos médicos obtenidos por exámenes médicos preventivos en trabajadores de la salud. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, F, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Lampher, BP, CC Linneman, CG Cannon, MM DeRonde, L Pendy y LM Kerley. 1994. Infección por el virus de la hepatitis C en trabajadores de la salud: riesgo de exposición e infección. Infectar Control Hosp Epidemiol 15: 745-750.

Landau, C, S Hall, SA Wartman y MB Macko. 1986. Estrés en las relaciones sociales y familiares durante la residencia médica. Revista de educación médica 61: 654-660.

Landau, K. 1992. La tensión psicofísica y el fenómeno del agotamiento entre los profesionales de la salud. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Landewe, MBM y HT Schröer. 1993. Desarrollo de un nuevo programa integrado de capacitación en transferencia de pacientes: prevención primaria del dolor lumbar. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Lange, M. 1931. Die Muskelhärten (Miogelosen). Múnich: JF Lehman Verlag.

Lange, W y KN Masihi. 1986. Durchseuchung mit Hepatitis-A- und B-Virus bei medizinischem Personal. Bundesgesundheitsol 29, 183-87.

Lee, KA. 1992. Trastornos del sueño autoinformados en mujeres empleadas. Calidad de Sueño15 (6): 493 498-.

Lempereur, JJ. 1992. Prévention des dorso-lombalgies. Influence du vêtement de travail sur le comportement gestuel. Especificaciones ergonómicas. Cah Kinésither 156,:4.

Leppanen, RA y MA Olkinuora. 1987. Estrés psicológico experimentado por el personal sanitario. Scand J Trabajo Medio Ambiente Salud 13: 1-8.

Lert, F, MJ Marne y A Gueguen. 1993. Evolution des conditions de travail des infirmières des hôpitaux publics de 1980 a 1990. Revue de l'Epidémiologie et de santé publique 41: 16-29.

Leslie, PJ, JA Williams, C McKenna, G Smith y RC Heading. 1990. Horas, volumen y tipo de trabajo de los funcionarios de la casa de preinscripción. Brit Med J 300: 1038-1041.

Lettau, LA, HJ Alfred, RH Glew, HA Fields, MJ Alter, R Meyer, SC Hadler y JE Maynard. 1986. Transmisión nosocomial de la hepatitis delta. Ann Intern Med 104: 631-635.

Levin, H. 1992. Edificios saludables: ¿dónde estamos, adónde vamos? En Aspectos Químicos, Microbiológicos, de Salud y Confort de la Calidad del Aire Interior: Estado del Arte en el Síndrome del Edificio Enfermo, editado por H Knoppel y P Wolkoff. Bruselas y Luxemburgo: CEE.

Lewittes, LR y VW Marshall. 1989. Fatiga e inquietudes sobre la calidad de la atención entre los internos y residentes de Ontario. Can Med Assoc J 140: 21-24.

Lewy, R. 1990. Empleados en Riesgo: Protección y Salud de los Trabajadores de la Salud. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

Lindström, A y M Zachrisson. 1973. Ryggbesvär och arbetssoförmaga Ryyggskolan. Ett Försok hasta mer rationeli fysikalist terapi. Socialmet T 7: 419-422.

Lippert. 1971. Viajes en unidades de enfermería. Factores humanos 13 (3): 269 282-.

Ljungberg, AS, A Kilbom y MH Goran. 1989. Levantamiento ocupacional por auxiliares de enfermería y trabajadores de almacén. Ergonomía 32: 59-78.

Llewelyn-Davies, R y J Wecks. 1979. Áreas de hospitalización. En Enfoques para la planificación y el diseño de establecimientos de atención médica en áreas en desarrollo, editado por BM Kleczkowski y R Piboleau. Ginebra: OMS.

Loeb, RG, BR Jones, KH Behrman y RJ Leonard. 1990. Los anestesistas no pueden identificar alarmas audibles. Anestesiología 73(3A):538.

Lotas, MJ. 1992. Efectos de la luz y el sonido en el ambiente de la unidad de cuidados intensivos neonatales en el bebé con bajo peso al nacer. Cuestiones clínicas de NAACOGS en enfermería de salud perinatal y de la mujer 3 (1): 34 44-.

Lurie, HE, B Rank, C Parenti, T Wooley y W Snoke. 1989. ¿Cómo pasan las noches los oficiales de la casa? Un estudio de tiempo del personal de la casa de medicina interna de guardia. Nueva Engl J Med 320: 1673-1677.

Luttman, A, M Jäger, J Sökeland y W Laurig. 1996. Estudio electromiográfico sobre cirujanos en urología II. Determinación de la fatiga muscular. Ergonomía 39 (2): 298 313-.

Makino, S. 1995. Problemas de salud en trabajadores de la salud en Japón. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsbeg/Lech: Ecomed Verlag.

Malchaire, JB. 1992. Análisis de la carga de trabajo de las enfermeras. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Manuaba, A. 1992. El enfoque sociocultural es imprescindible en el diseño de hospitales en países en desarrollo, Indonesia como estudio de caso. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Maruna, H. 1990. Zur Hepatitis-B-Durchseuchung in den Berufen des Gesundheits und Fürsorgewesens der Republik Österreichs, Arbeitsmed. Präventivmed. socialmed 25: 71-75.

Matsuda, A. 1992. Enfoque ergonómico de la atención de enfermería en Japón. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

McCall, T. 1988. El impacto de las largas horas de trabajo en los médicos residentes. Nueva Engl J Med 318 (12): 775 778-.

McCloy, E. 1994. Hepatitis y la Directiva EEC. Presentado en la 2ª Conferencia Internacional sobre Salud Ocupacional para Trabajadores de la Salud, Estocolmo.

McCormick, RD, MG Meuch, IG Irunk y DG Maki. 1991. Epidemiología de las lesiones agudas en hospitales: un estudio prospectivo de 14 años en la era anterior al SIDA y el SIDA. Am J Med 3B:3015-3075.

McCue, JD. 1982. Los efectos del estrés en los médicos y su práctica médica. Nueva Engl J Med 306: 458-463.

McIntyre, JWR. 1985. Ergonomía: uso de alarmas auditivas en el quirófano por parte de los anestesistas. Int J Clin Monitor Cómputo 2:47-55

McKinney, PW, MM Horowitz y RJ Baxtiola. 1989. Susceptibility of hospital-based health care personal a la infección por el virus varicela zoster. Control de infecciones Am J 18: 26-30.

Melleby, A. 1988. Programa de ejercicios para una espalda sana. En Diagnóstico y tratamiento del dolor muscular. Chicago, IL: Libros de quintaesencia.

Meyer, TJ, SE Eveloff, MS Bauer, WA Schwartz, NS Hill y PR Millman. 1994. Condiciones ambientales adversas en la unidad de cuidados intensivos médicos y respiratorios. Tórax 105: 1211-1216.

Miller, E, J Vurdien y P Farrington. 1993. Cambio de edad en la varicela. un artículo del XNUMX de Lancet, 1: 341.

Miller, JM. 1982. William Stewart Halsted y el uso del guante quirúrgico de goma. La cirugía 92: 541-543.

Mitsui, T, K Iwano, K Maskuko, C Yanazaki, H Okamoto, F Tsuda, T Tanaka y S Mishiros. 1992. Infección por el virus de la hepatitis C en personal médico después de accidentes con agujas. Hepatología 16: 1109-1114.

Modig, B. 1992. Ergonomía hospitalaria en una perspectiva biopsicosocial. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Momtahan, K, R Hétu y B Tansley. 1993. Audibilidad e identificación de alarmas auditivas en quirófano y unidad de cuidados intensivos. Ergonomía 36 (10): 1159 1176-.

Momtahan, KL y BW Tansley. 1989. Un análisis ergonómico de las señales de alarma auditiva en el quirófano y la sala de recuperación. Presentado en la Reunión Anual de la Asociación Acústica Canadiense, 18 de octubre, Halifax, NS.

Montoliu, MA, V Gonzalez, B Rodriguez, JF Quintana, and L Palenciano.1992. Condiciones de trabajo en la blanchisserie centrale des grands hôpitaux de Madrid. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Moore, RM, YM Davis y RG Kaczmarek. 1993. Una visión general de los riesgos laborales entre los veterinarios, con especial referencia a las mujeres embarazadas. Asociación Am J Ind Hyg 54 (3): 113 120-.

Morel, O. 1994. Los agentes de los servicios hospitalarios. Vécu et santé au travail. arch mal prof 54 (7): 499 508-.

Nachemson, AL y GBJ Anderson. 1982. Clasificación del dolor lumbar. Scand J Trabajo Medio Ambiente Salud 8: 134-136.

Servicio Nacional de Salud (NHS). 1991a. Guía de diseño. El diseño de hospitales comunitarios. Londres: Oficina de Papelería de Su Majestad.

—. 1991b. Edificio de Salud Nota 46: Local de Práctica Médica General para la Prestación del Servicio de Atención Primaria de Salud. Londres: Oficina de Papelería de Su Majestad.

Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). 1975. Desarrollo y Evaluación de Métodos para la Eliminación de Gases y Vapores Anestésicos Residuales en Hospitales. DHEW (NIOSH) Publicación No. 75-137. Cincinnati, OH: NIOSH.

—. 1997a. Control de Exposición Ocupacional a N2O en el Operario Dentral. DHEW (NIOSH) Publicación No. 77-171. Cincinnati, OH: NIOSH.

—. 1977b. Criterios para un estándar recomendado: exposición ocupacional a gases y vapores anestésicos residuales. DHEW (NIOSH) Publicación No. 77-1409. Cincinnati, OH: NIOSH.

—. 1988. Pautas para proteger la seguridad y la salud de los trabajadores de la salud. Publicación n.º 88-119 del DHHS (NIOSH). Cincinnati, OH: NIOSH.

—. 1994. Alerta de NIOSH: Solicitud de asistencia para controlar la exposición al óxido nitroso durante la administración de anestésicos. Publicación n.º 94-100 del DHHS (NIOSH). Cincinnati, OH: NIOSH.

Niu, MT, DS Stein y SM Schnittmann. 1993. Infección primaria por el virus de la inmunodeficiencia humana tipo 1: revisión de la patogenia y las intervenciones de tratamiento temprano en infecciones por retrovirus humanos y animales. J Infect Dis 168: 1490-1501.

Noweir, MH y MS al-Jiffry. 1991. Estudio de la contaminación acústica en los hospitales de Jeddah. Revista de la Asociación Egipcia de Salud Pública 66 (3/4):291-303.

Nyman, yo y A Knutsson. 1995. Bienestar psicosocial y calidad del sueño en trabajadores hospitalarios diurnos y nocturnos. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Objetivo Prevención No especial. 1994. Le lève personne sur rail au plafond: Outil de travail indispensable. Objetivo Prevención 17 (2): 13 39-.

O'Carroll, TM. 1986. Encuesta de alarmas en una unidad de terapia intensiva. Anestesia 41: 742-744.

Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). 1991. Exposición ocupacional a patógenos transmitidos por la sangre: Regla final. 29 CFR Parte 1910.1030. Washington, DC: OSHA.

Oeler, JM. 1993. Cuidado del desarrollo de bebés con bajo peso al nacer. Clínicas de Enfermería de América del Norte 28 (2): 289 301-.

Öhling, P y B Estlund. 1995. Técnica de trabajo para trabajadores de la salud. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander G. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Ollagnier, E y Lamarche MJ. 1993. Una intervención ergonómica en un hospital suizo: Impacto en la salud de la organización del personal y de los pacientes. En Ergonomía y salud, editado por D Ramaciotti y A Bousquet. Actas del XXVIIIe congreso de la SELF. Ginebra: SELF.

Ott, C, M Estryn-Béhar, C Blanpain, A Astier y G Hazebroucq. 1991. Conditionnement du médicament et erreurs de médication. J Pharm Clin 10: 61-66.

Patkin, M. 1992. Arquitectura hospitalaria: una debacle ergonómica. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Pagador, L. 1988. Medicina y cultura: la variedad de tratamientos en los Estados Unidos, Inglaterra, Alemania Occidental y Francia. Nueva York: H. Holt.

Payne, R y J Firth-Cozens (eds.). 1987. Estrés en las profesiones de la salud. Nueva York: John Wiley & Sons.

—. 1995. Determinación de óxido de dinitrógeno (N2O) en orina como control a la exposición anestésica. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hoffmann, U Stössel y G Westlander. Solna: Instituto Nacional de Salud Ocupacional.

Pelikan, JM. 1993. Mejora de la salud ocupacional para los trabajadores de la salud dentro del hospital promotor de la salud: Experiencias del proyecto modelo de la OMS de Viena "salud y hospital". En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Pérez, L, R De Andrés, K. Fitch, and R Najera. 1994. Seroconversiones a VIH tras Sanitarios en Europa. Presentado en la 2ª Reunión Nacional sobre el SIDA Cáceres.

Philip, RN, KRT Reinhard y DB Lackman. 1959. Observaciones sobre una epidemia de paperas en una población “virgen”. soy j hyg 69: 91-111.

Pottier, M. 1992. Ergonomie à l'hôpital-ergonomía hospitalaria. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Poulton, EC, GM Hunt, A Carpenter y RS Edwards. 1978. El desempeño de los médicos de hospital junior después de la reducción del sueño y largas horas de trabajo. Ergonomía 21: 279-295.

Pöyhönen, T y M Jokinen. 1980. SEl estrés y otros problemas de salud ocupacional que afectan a las enfermeras hospitalarias. Vantaa, Finlandia: Tutkimuksia.

Raffray, M. 1994. Estudio de la carga física de la AS por medida de la frecuencia cardíaca. Objetos de sonido 26: 55-58.

Ramaciotti, D, S Blaire, A Bousquet, E Conne, V Gonik, E Ollagnier, C Zummermann y L Zoganas. 1990. Processus de régulation des contraintes économiques fisiologiques et sociales pour différents groupes de travail en horaires irréguliers et de nuit. El trabajo humano 53 (3): 193 212-.

Rubén, DB. 1985. Síntomas depresivos en médicos internos: Efectos del nivel de formación y rotación laboral. Arch Intern Med 145: 286-288.

Reznick, RK y JR Folse. 1987. Efecto de la privación del sueño en el desempeño de los residentes de cirugía. Am J Surg 154: 520-52.

Rhoads, JM.1977. Trabajo excesivo. JAMA 237: 2615-2618.

Rodary, C y A Gauvain-Piquard 1993. Stress et épuisement professionnel. Objetos de sonido 16: 26-34.

Roquelaure, Y, A Pottier y M Pottier. 1992. Aproximación ergonómica comparativa de dos enregistreurs electroencéphalographiques. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Rosell, MG, P Luna y X Guardino. 1989. Evaluación y Control de Contaminantes Químicos en Hospitales. Documento Técnico nº 57. Barcelona: INSHT.

Rubin, R, P Orris, SL Lau, DO Hryhorczuk, S Furner y R Letz. 1991. Efectos neuroconductuales de la experiencia de guardia en médicos de planta. J Ocupar Med 33: 13-18.

Saint-Arnaud, L, S Gingras, R Boulard., M Vezina y H Lee-Gosselin. 1992. Les symptomes psychologiques en milieu hospitalier. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Samkoff, JS, CHM Jacques. 1991. Una revisión de estudios sobre los efectos de la privación del sueño y la fatiga en el desempeño de los residentes. Academia Med 66: 687-693.

Sartori, M, G La Terra, M Aglietta, A Manzin, C Navino, and G Verzetti. 1993. Transmisión de la hepatitis C a través de salpicaduras de sangre en la conjuntiva. Scan J Infect Dis 25: 270-271.

Saurel, D. 1993. CHSCT Central, Enquete “Raquialgias” Résultats. París: Assistance Publique-Höpitaux de Paris, Dirección del personal y de las relaciones sociales.

Saurel-Cubizolles, MJ, M Hay y M Estryn-Béhar. 1994. Trabajo en quirófanos y resultado del embarazo entre enfermeras. Int Arch Occup Salud Ambiental 66: 235-241.

Saurel-Cubizolles, MJ, MKaminski, J Llhado-Arkhipoff, C Du Mazaubrum, M Estryn-Behar, C Berthier, M Mouchet y C Kelfa. 1985. Embarazo y su resultado en personal hospitalario según ocupación y condición de trabajo. Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria 39: 129-134.

Schröer, CAP, L De Witte y H Philipsen. 1993. Efectos del trabajo por turnos en la calidad del sueño, problemas de salud y consumo médico de enfermeras. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Senevirane, SR, De A y DN Fernando. 1994. Influencia del trabajo en el resultado del embarazo. Int J Gynecol Obstet VOLUMEN: 35-40.

Shapiro, ET, H Pinsker y JH Shale. 1975. El médico mentalmente enfermo como practicante. JAMA 232 (7): 725 727-.

Shapiro, RA y T Berland. 1972. Ruido en el quirófano. Nueva Engl J Med 287 (24): 1236 1238-.

Shindo, E. 1992. La condición actual de la ergonomía de enfermería en Japón. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Siegel, A, M Michaelis, F Hofmann, U Stössel y W Peinecke. 1993. Uso y aceptación de aparatos de elevación en hospitales y geriátricos. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Smith, MJ, MJ Colligan, IJ Frocki y DL Tasto. 1979. Tasas de lesiones ocupacionales entre enfermeras en función del horario de turnos. Revista de investigación de seguridad 11 (4): 181 187-.

Smith-Coggins, R, MR Rosekind, S Hurd y KR Buccino. 1994. Relación entre el sueño diurno y el nocturno con el desempeño y el estado de ánimo del médico. Ann Emerg Med 24: 928-934.

Snook, SH. 1988a. Aproximaciones al control del dolor de espalda en la industria. En Dolor de espalda en trabajadores, editado por RA Deyo. Filadelfia: Hanley & Belfus.

—. 1988b. Los costos del dolor de espalda en la industria. En Dolor de espalda en trabajadores, editado por RA Deyo. Filadelfia: Hanley & Belfus.

Sur, MA, JL Sever y L Teratogen. 1985. Actualización: El síndrome de rubéola congénita. Teratología 31: 297-392.

Spencer, AA. 1987. Contaminación ambiental por anestésicos inhalatorios. Br J Anaesth 59: 96-103.

Stellman, JM. 1976. Trabajo de la Mujer, Salud de la Mujer: Mitos y Realidades. Nueva York: Panteón.

Steppacher, RC y JS Mausner. 1974. Suicidio en médicos hombres y mujeres. JAMA 228 (3): 323 328-.

Sterling, DA. 1994. Visión general de la salud y la seguridad en el entorno de atención de la salud. En Fundamentos de la seguridad hospitalaria moderna, editado por W Charney. Boca Ratón, FL: Lewis Publishers.

Stoklov, M, P Trouiller, P Stieglitz, Y Lamalle, F Vincent, A Perdrix, C Marka, R de Gaudemaris, JM Mallion y J Faure. 1983. L'exposition aux gaz anethésiques: Risques et prévention. Sem Hos 58(29/39):2081-2087.

Storer, JS, HH Floyd, WL Gill, CW Giusti y H Ginsberg. 1989. Efectos de la privación del sueño en la capacidad y habilidades cognitivas de los residentes de pediatría. Academia Med 64: 29-32.

Stubbs, DA, PW Buckle y PM Hudson. 1983. Dolor de espalda en la profesión de enfermería; I Epidemiología y metodología piloto. Ergonomía 26: 755-765.

Sundström-Frisk C y M Hellström.1995. El riesgo de cometer errores en el tratamiento, un estresor laboral. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Swann-D'Emilia, B, JCH Chu y J Daywalt. 1990. Mala administración de la dosis de radiación prescrita. Dosimetría Médica 15: 185-191.

Sydow, B y F Hofmann. 1994. Resultados no publicados.

Tannenbaum, TN y RJ Goldberg. 1985. Exposición a gases anestésicos y resultado reproductivo: una revisión de la literatura epidemiológica. J Ocupar Med 27: 659-671.

Teyssier-Cotte, C, M Rocher y P Mereau. 1987. Les lits dans les établissements de soins. Documents pour le médecin du travail. INRS 29: 27-34.

Theorell, T. 1989. El ambiente de trabajo psicosocial. En Riesgos Laborales en las Profesiones de la Salud, editado por DK Brune y C Edling. Boca Ratón, FL: CRC Press.

Theorell T. 1993. Sobre el ambiente psicosocial en el cuidado. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Tintori, R y M Estryn-Béhar. 1994. Comunicación: Où, quand, comment? Criterios ergonómicos para mejorar la comunicación en los servicios de sonido. Gestiones Hospitalarias 338: 553-561.

Tintori, R, M Estryn-Behar, J De Fremont, T Besse, P Jacquenot, A Le Vot y B Kapitaniak. 1994. Evaluación des lits à hauteur variable. Une démarche de recherche en soins infirmiers. Gestiones Hospitalarias 332: 31-37.

Tokars, JI, R Marcus, DH Culver, CA Schable, PS McKibben, CL Bandea y DM Bell. 1993. Vigilancia de la infección por VIH y el uso de zidovudina entre los trabajadores de la salud después de la exposición ocupacional a sangre infectada con VIH. Ann Intern Med 118: 913-919.

Toomingas, A. 1993. La situación sanitaria entre los trabajadores sanitarios suecos. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Topf, M. 1992. Efectos del control personal sobre el ruido del hospital en el sueño. Investigación en enfermería y salud 15 (1): 19 28-.

Tornquist, A y P Ullmark. 1992. Espacio Corporativo y Arquitectura, Actores y Procedimientos. París: Ministère de l'équipement du logement et des transports.

Townsend, M. 1994. ¿Solo un guante? Enfermeras de teatro Br J 4 (5): 7,9 10-.

Tran, N, J Elias, T Rosenber, D Wylie, D Gaborieau y A Yassi. 1994. Evaluación de gases anestésicos residuales, estrategias de seguimiento y correlación entre niveles de óxido nitroso y síntomas de salud. Am Ind Hyg Assoc J 55 (1): 36 42-.

Turner, AG, CH King y G. Craddock. 1975. Medición y reducción del ruido. El perfil de ruido del hospital muestra que incluso las áreas "tranquilas" son demasiado ruidosas. Hospital JAHA 49: 85-89.

Grupo de trabajo de servicios preventivos de EE. UU. 1989. Guía de Servicios Clínicos Preventivos: Una Evaluación de la Eficacia de 169 intervenciones. Baltimore: Williams & Wilkins.

Vaillant, GE, NC Sorbowale y C McArthur. 1972. Algunas vulnerabilidades psicológicas de los médicos. Nueva Engl J Med 287: 372-375.

Vaisman, AI. 1967. Condiciones de trabajo en cirugía y sus efectos en la salud de los anestesiólogos. Eskp Khir Anesteziol 12: 44-49.

Valentino, M, MA Pizzichini, F Monaco y M Governa. 1994. Asma inducida por látex en cuatro trabajadores de la salud en un hospital regional. Ocupar Med (Oxf) 44 (3): 161 164-.

Valko, RJ y PJ Clayton. 1975. Depresión en las prácticas. Sistema nervioso 36: 26-29.

Van Damme, P y GA Tormanns. 1993. Modelo de riesgo europeo. En Actas de la Conferencia europea sobre la hepatitis B como riesgo laboral. 10-12.

Van Damme, P, R Vranckx, A Safari, FE Andre y A Mehevs. 1989. Eficacia protectora de una vacuna contra la hepatitis B de ácido desoxirribonucleico recombinante en clientes institucionalizados con discapacidad mental. Am J Med 87(3A):265-295.

Van der Star, A y M Voogd. 1992. Participación de los usuarios en el diseño y evaluación de un nuevo modelo de cama hospitalaria. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Van Deursen, CGL, CAM Mul, PGW Smulders y CR De Winter. 1993. Salud y situación laboral de las enfermeras diurnas en comparación con un grupo emparejado de enfermeras en turnos rotativos. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Van Hogdalem, H. 1990. Directrices de diseño para arquitectos y usuarios. En Construyendo para Personas en Hospitales, Trabajadores y Consumidores. Luxemburgo: Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo.

Van Waggoner, R y N Maguire. 1977. Un estudio de la pérdida de audición entre los empleados de un gran hospital urbano. Revista Canadiense de Salud Pública 68: 511-512.

Verhaegen, P, R Cober, DE Smedt, J Dirkx, J Kerstens, D Ryvers y P Van Daele. 1987. La adaptación de las enfermeras nocturnas a los diferentes horarios de trabajo. Ergonomía 30 (9): 1301 1309-.

Villeneuve, J. 1992. Une demarche d'ergonomie participative dans le secteur hôspitalier. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

—. 1994. PARC: Des fundaciones sólidas para un proyecto de renovación o construcción. Objetivo de prevención (Montreal) 17(5):14-16.

Wade, JG y WC Stevens. 1981. Isoflurano: ¿Un anestésico para los años ochenta? Analg 60 (9): 666 682-.

Wahlen, L. 1992. Ruido en el entorno de cuidados intensivos. Revista canadiense de enfermería de cuidados críticos, 8/9(4/1):9-10.

Walz, T, G Askerooth y M Lynch. 1983. El nuevo estado de bienestar al revés. En Trabajo social en un mundo turbulento, editado por M Dinerman. Washington, DC: Asociación Nacional de Trabajadores Sociales.

Varitas, SE y A Yassi. 1993. Modernización de una planta procesadora de ropa: ¿Es realmente una mejora? Aplicación Ergon 24 (6): 387 396-.

Weido, AJ y TC Sim. 1995. El floreciente problema de la sensibilidad al látex. Los guantes quirúrgicos son solo el comienzo. Posgrado med 98(3):173-174,179-182,184.

Wiesel, SW, HL Feffer y RH Rothmann. 1985. Dolor lumbar industrial. Charlottesville, Virginia: Michie.

Wigaeus Hjelm, E, M Hagberg y S Hellstrom. 1993. Prevención de trastornos musculoesqueléticos en auxiliares de enfermería mediante el entrenamiento físico. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Landsberg/Lech: Ecomed Verlag.

Wigand, R y Y Grenner. 1988. Personaluntersuchungen auf Immunität gegen Masern, Varizellen und Röteln, Saarländ. Arztebl 41: 479-480.

Wilkinson, RT, PD Tyler y CA Varey. 1975. Horas de trabajo de los jóvenes médicos de hospital: Efectos sobre la calidad del trabajo. Psicología ocupacional J 48: 219-229.

Willett, KM. 1991. Pérdida de audición inducida por ruido en el personal ortopédico. J Bone Joint Surg 73: 113-115.

Williams, M y JD Murphy. 1991. Ruido en unidades de cuidados intensivos: un enfoque de aseguramiento de la calidad. Revista de Calidad de Atención de Enfermería 6 (1): 53 59-.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1990. Directrices sobre el SIDA y primeros auxilios en el lugar de trabajo. OMS AIDS Series No. 7. Ginebra: OMS.

—. 1991. Directrices de Bioseguridad para Laboratorios de Diagnóstico e Investigación que Trabajan con VIH. OMS AIDS Series No. 9. Ginebra: OMS.

—. 1995. Informe Epidemiológico Semanal (13 de enero).

Wugofski, L. 1995. Accidente de trabajo en trabajadores de la salud—Epidemiología y prevención. En Salud ocupacional para trabajadores de la salud, editado por M Hagberg, F Hofmann, U Stössel y G Westlander. Singapur: Comisión Internacional de Salud Ocupacional.

Yassi, A. 1994. Agresión y abuso de trabajadores de la salud en un gran hospital universitario. Can Med Assoc J 151 (9): 1273 1279-.

Yassi, A y M McGill. 1991. Determinantes de la exposición a sangre y fluidos corporales en un gran hospital universitario: Peligros del procedimiento intravenoso intermitente. American Journal of Infection Control 19 (3): 129 135-.

—. 1995. Eficacia y rentabilidad de un sistema de acceso intravenoso sin aguja. American Journal of Infection Control 22 (2): 57 64-.

Yassi, A, J Gaborieau, J Elias y D Willie. 1992. Identificación y control de niveles peligrosos de ruido en un complejo hospitalario. En Ergonomie à l'hôpital (Ergonomía hospitalaria), editado por M Estryn-Béhar, C Gadbois y M Pottier. Simposio Internacional París 1991. Toulouse: Ediciones Octares.

Yassi, A, Gaborieau D, I Gi