bandera 17

 

101. Servicios públicos y gubernamentales

Editor del capítulo: David LeGrande


Índice del contenido

Tablas y Figuras

Peligros para la salud y la seguridad en el trabajo en los servicios públicos y gubernamentales
David LeGrande

     Informe de caso: Violencia y guardabosques urbanos en Irlanda
     Daniel Murphy

Servicios de inspección
jonathan rosen

Servicios postales
Roxana Cabral

Telecomunicaciones
David LeGrande

Peligros en las plantas de tratamiento de aguas residuales (residuos)
María O. Brophy

Recogida de Residuos Domésticos
Madeleine Bourdouxhe

Limpieza de calles
JC Gunther, Jr.

Tratamiento de Aguas Residuales
M. Agamenón

Industria Municipal de Reciclaje
David E Malter

Operaciones de Eliminación de Residuos
James W Platner

La Generación y Transporte de Residuos Peligrosos: Aspectos Sociales y Éticos
Colin L. Soskolne

Mesas

Haga clic en un enlace a continuación para ver la tabla en el contexto del artículo.

1. Peligros de los servicios de inspección
2. Objetos peligrosos encontrados en los residuos domésticos
3. Accidentes en la recogida de residuos domésticos (Canadá)
4. Lesiones en la industria del reciclaje.

Figuras

Apunte a una miniatura para ver el título de la figura, haga clic para ver la figura en el contexto del artículo.

PGS040F2PGS040F1PGS065F1PGS065F3PGS065F2PGS100F1PGS100F2


Haga clic para volver a la parte superior de la página

Los servicios públicos y gubernamentales abarcan una amplia variedad de categorías industriales y ocupacionales. Por ejemplo, se incluyen los trabajadores empleados en los servicios postales y de telecomunicaciones, los servicios de inspección y de campo, así como las operaciones de tratamiento de aguas residuales, reciclaje, vertederos y residuos peligrosos. Según el país individual, las categorías industriales como las telecomunicaciones y los servicios postales pueden ubicarse dentro del sector público o privado.

Los peligros para la seguridad y la salud ocupacional y ambiental en los servicios públicos y gubernamentales incluyen la exposición a productos químicos, ergonomía, patógenos transmitidos por la sangre, tuberculosis, peligros de maquinaria, violencia, vehículos motorizados y materiales inflamables. En el futuro, a medida que los servicios públicos y gubernamentales continúen creciendo y volviéndose más complejos, se prevé que los riesgos para la seguridad y la salud en el trabajo aumentarán y se generalizarán. A su vez, lideradas por iniciativas tripartitas (laboral, gerencia y gobierno), las mejoras en el reconocimiento y control de los peligros para la seguridad y la salud en el trabajo proporcionarán una mejor resolución de los peligros identificados.

Problemas de salud y patrones de enfermedad

Los patrones o tendencias identificables de los problemas de salud ocupacional se han asociado con el tipo de trabajo (es decir, el uso de pantallas de visualización (PVD) o productos químicos), así como con el lugar donde se realiza el trabajo (es decir, en interiores o exteriores).

trabajo interior

Los principales peligros asociados con el trabajo en interiores son una ergonomía física y de organización del trabajo deficiente o inadecuada, calidad del aire interior o sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado inadecuados, productos químicos, amianto, violencia en el lugar de trabajo y campos electromagnéticos (radiación de bajo nivel).

Los síntomas de salud y los trastornos o enfermedades se han asociado con la exposición a estos peligros. Desde mediados de la década de 1980, se han informado una gran cantidad de enfermedades físicas de las extremidades superiores relacionadas con la ergonomía. Los trastornos incluyen síndrome del túnel carpiano, desviación cubital, síndrome de salida torácica y tendinitis. Muchos de estos están relacionados con la introducción de nuevas tecnologías, en particular las pantallas de visualización, así como con el uso de herramientas y equipos manuales. Las causas de las enfermedades identificadas incluyen factores físicos y de organización del trabajo.

Desde la ingeniería y construcción de “edificios herméticos” en la década de 1970, se ha observado un patrón de incidencia creciente de síntomas y enfermedades de las vías respiratorias superiores y de la salud dermatológica. Dichos problemas de salud están asociados con el mantenimiento inadecuado de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado; contaminantes químicos y agentes microbiológicos; y la provisión inadecuada de aire fresco y flujo de aire.

La exposición a productos químicos en entornos de trabajo en interiores se ha relacionado con síntomas y enfermedades de las vías respiratorias superiores y de la salud dermatológica. Una variedad de diferentes contaminantes químicos son emitidos por fotocopiadoras, muebles, alfombras, materiales de limpieza (disolventes) y el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado. Un síndrome particular, la sensibilidad química múltiple, se ha asociado con exposiciones químicas en ambientes de trabajo en interiores.

La exposición al asbesto puede ocurrir cuando se realizan trabajos de mantenimiento y renovación de edificios y los productos o materiales de asbesto se deterioran o dañan, lo que provoca que las fibras de asbesto se dispersen por el aire.

Desde la década de 1980, la violencia en el lugar de trabajo y los problemas de seguridad y salud asociados se han generalizado cada vez más. Los entornos de trabajo donde se han documentado índices crecientes de violencia en el lugar de trabajo se caracterizan de la siguiente manera: manejo de dinero, trabajo con el público, trabajo solo, contacto con pacientes o clientes que pueden ser violentos y atención de clientes o quejas de clientes.

Las preocupaciones de salud incluyen daño físico y muerte. Por ejemplo, el homicidio fue la segunda causa principal de muerte en el lugar de trabajo de EE. UU. en 1992, y representó el 17% de todas las muertes en el lugar de trabajo. Además, de 1980 a 1989 el homicidio fue la principal causa de muerte en el lugar de trabajo para las mujeres, como se analiza con más detalle en el capítulo Violencia en este Enciclopedia.

El trabajo y la exposición a equipos electrónicos y campos electromagnéticos relacionados o radiación no ionizante se ha convertido en un lugar común, al igual que la exposición a productos que emiten radiación no ionizante de alta frecuencia, como equipos de transmisión de láser y microondas, selladores térmicos de radiofrecuencia y herramientas y generadores eléctricos. equipo. La relación entre dichas exposiciones y los consiguientes efectos sobre la salud, como el cáncer y los trastornos visuales y de la piel, aún no está clara y aún se necesita mucha investigación. Varios capítulos de este Enciclopedia se dedican a estas áreas.

Trabajo al aire libre

Los riesgos laborales del entorno de trabajo al aire libre incluyen la exposición a productos químicos, plomo, residuos sólidos y peligrosos, condiciones ambientales, ergonomía inadecuada, vehículos motorizados, equipos eléctricos y mecánicos y emisiones de campos electromagnéticos.

La exposición a productos químicos ocurre en varias categorías ocupacionales identificadas, incluidas las operaciones de eliminación de desechos, los servicios de agua y saneamiento, el tratamiento de aguas residuales, la recolección de desechos domésticos, la recolección postal y los trabajos técnicos en telecomunicaciones. Dicha exposición se ha relacionado con enfermedades de las vías respiratorias superiores, dermatológicas, cardiovasculares y del sistema nervioso central. La exposición al plomo se produce entre los trabajadores de telecomunicaciones mientras realizan operaciones de empalme y extracción de cables de telecomunicaciones de plomo. Tal exposición se ha relacionado con una variedad de síntomas de salud y enfermedades, que incluyen anemia, trastornos del sistema nervioso periférico y central, esterilidad, daño renal y defectos de nacimiento.

Los entornos de trabajo peligrosos son comunes a las operaciones de eliminación de desechos, los servicios de agua y saneamiento, el tratamiento de aguas residuales y la recolección de desechos domésticos. Los riesgos para la seguridad y la salud en el trabajo incluyen desechos microbiológicos y médicos, productos químicos, ergonomía inadecuada, vehículos de motor, espacios confinados y equipos eléctricos y mecánicos. Los síntomas y enfermedades de salud identificados incluyen problemas respiratorios superiores, dermatológicos, musculoesqueléticos de las extremidades superiores e inferiores, cardiovasculares, del sistema nervioso central y visuales. Preocupaciones adicionales incluyen laceraciones, agotamiento por calor y accidente cerebrovascular.

Las herramientas y equipos de trabajo diseñados inadecuadamente son comunes a todas las ocupaciones de servicios públicos y gubernamentales externos. Los peligros comprenden herramientas manuales y eléctricas, maquinaria y vehículos motorizados mal diseñados. Los problemas de salud asociados incluyen síntomas y enfermedades musculoesqueléticos de las extremidades superiores e inferiores. Las preocupaciones relacionadas con la seguridad incluyen problemas visuales, torceduras, esguinces y huesos fracturados y rotos.

Los peligros asociados con los vehículos motorizados incluyen equipos mal diseñados (p. ej., tolvas, cajas de compactación y equipos aéreos), así como maquinaria y equipos que no funcionan correctamente. Los problemas de salud asociados comprenden lesiones musculoesqueléticas y muerte. Los accidentes automovilísticos representan la mayor cantidad de lesiones y muertes al aire libre.

Los peligros asociados con los equipos eléctricos y mecánicos incluyen equipos mal diseñados, descargas eléctricas y electrocución, así como exposiciones químicas. Los problemas de salud incluyen distensiones, esguinces, huesos rotos, trastornos del sistema nervioso central y cardiovascular, así como trastornos respiratorios y dermatológicos superiores y la muerte.

El trabajo con o cerca de equipos de transmisión eléctrica y los campos electromagnéticos asociados de emisiones de radiación no ionizante se ha relacionado con la aparición de ciertos síntomas y trastornos del sistema nervioso central, así como con el cáncer. Sin embargo, la investigación científica y epidemiológica, hasta el momento, no ha definido claramente el grado de daño que representan los campos electromagnéticos.

Las actividades de servicios públicos y gubernamentales al aire libre presentan varios problemas ambientales y de salud pública. Por ejemplo, los productos químicos, los agentes microbiológicos, las aguas residuales y los desechos domésticos se pueden usar y desechar de manera inadecuada, y así llegar a la capa freática, así como a los arroyos, lagos y océanos, causando contaminación ambiental. A su vez, dichos desechos pueden conducir a la contaminación de los suministros públicos de agua, así como a la creación de vertederos o sitios tóxicos. Dicha contaminación se ha relacionado con el deterioro y destrucción del medio ambiente así como de la salud pública. Los efectos asociados a la salud humana incluyen síntomas y trastornos dermatológicos, del sistema nervioso central y del sistema cardiovascular, así como ciertos tipos de cáncer.

 

Atrás

Los guardabosques de los parques de las grandes ciudades irlandesas se emplean para “mantener la paz”, para “servir de enlace con el público” (es decir, desalentar el vandalismo y responder a cualquier queja que pueda presentarse) y para realizar “tareas de limpieza ligera” (es decir, limpiar basura y desperdicios como botellas rotas, agujas y jeringas desechadas por drogadictos y condones usados). Sus horarios son poco sociables: se presentan alrededor del mediodía y permanecen de servicio hasta el anochecer, cuando se supone que deben cerrar las puertas del parque. Esto significa largas horas en el verano que son algo compensadas por los días más cortos en invierno.

La mayoría de los parques cuentan con un solo guardabosques que trabaja solo, aunque puede haber otros empleados de las autoridades locales que realizan tareas de paisajismo, jardinería y otros trabajos en el parque. Por lo general, el único edificio en el parque es el depósito donde se guarda el equipo de jardinería y donde el personal puede refugiarse en condiciones climáticas muy adversas. Para evitar estropear el ambiente, los depósitos generalmente se ubican en áreas apartadas fuera de la vista del público, donde están sujetos a mal uso por parte de vándalos y bandas de jóvenes merodeadores.

Los guardaparques están frecuentemente expuestos a la violencia. Una política de empleo que favorecía la contratación de personas con discapacidades leves como guardabosques fue suplantada recientemente cuando se percató de que el conocimiento público de tales problemas hacía que estos guardabosques estuvieran listos para ataques violentos. Las autoridades públicas no estaban cubiertas por la legislación irlandesa en materia de salud y seguridad que, hasta hace poco, se aplicaba únicamente a fábricas, obras de construcción, muelles y otras industrias de procesos. Como resultado, no hubo arreglos formales para hacer frente a la violencia contra los trabajadores del parque quienes, a diferencia de sus contrapartes en algunos otros países, no recibieron armas de fuego u otras armas. Tampoco hubo acceso a asesoramiento posterior a la violencia.

La tendencia a asignar guardabosques que vivían en el vecindario inmediato a un parque en particular significaba que era más probable que pudieran identificar a los alborotadores que probablemente habían sido los perpetradores de actos violentos. Sin embargo, esto también aumentó el peligro de represalias para el guardabosques por haber “tocado” a los culpables, haciéndolo menos propenso a presentar denuncias formales contra sus agresores.

La falta de una presencia policial adecuada en los parques y la liberación muy temprana de prisión de los perpetradores condenados fueron a menudo golpes demoledores para la moral de las víctimas de la violencia.

Los sindicatos que representan a los guardabosques y otro personal de las autoridades públicas se han mostrado activos en la promoción de los esfuerzos para hacer frente a la violencia. Ahora incluyen capacitación para reconocer y prevenir la violencia en los cursos que patrocinan para los representantes de seguridad.

Aunque la legislación irlandesa sobre salud y seguridad cubre ahora a los trabajadores de las autoridades públicas, sería beneficiosa la creación de un comité nacional que se ocupe tanto del control de la violencia como de la atención posterior a las víctimas. Si bien las directrices sobre la prevención de la violencia ya están disponibles para ayudar a quienes participan en la evaluación de los riesgos de violencia en los lugares de trabajo, su uso debe ser obligatorio para todas las ocupaciones donde la violencia es un riesgo. Además, son deseables mayores recursos y una mejor coordinación con la policía de la ciudad para hacer frente al problema de la violencia y las agresiones en los parques públicos.

La capacitación sobre cómo tratar con individuos y grupos que puedan ser violentos debe estar disponible para todos los trabajadores que enfrentan este riesgo en sus trabajos. Dicha capacitación podría incluir cómo acercarse y tratar a las personas que presenten indicios de agresión violenta, así como maniobras de autodefensa.

También sería útil mejorar las comunicaciones para informar situaciones problemáticas y solicitar ayuda. La instalación de teléfonos en todos los depósitos del parque sería un primer paso útil, mientras que las radios "walkie-talkie" y los teléfonos celulares serían útiles cuando estén lejos del depósito. Los sistemas de cámaras de video para la vigilancia de áreas sensibles, como los depósitos del parque y las instalaciones deportivas, podrían ayudar a disuadir la violencia.

 

Atrás

Lunes, marzo de 28 2011 19: 19

Servicios de inspección

Las unidades gubernamentales nacionales, estatales o provinciales, municipales y otras locales emplean inspectores en una variedad de agencias para verificar el cumplimiento de las leyes, ordenanzas y reglamentos destinados a promover y proteger la salud y la seguridad tanto de los trabajadores como del público. Este es el papel tradicional del gobierno de promulgar leyes para abordar los riesgos socialmente inaceptables y luego asignar agencias para establecer programas para lograr la conformidad con los estándares regulatorios. El inspector o investigador es la persona clave en la primera línea para hacer cumplir las normas reglamentarias.

Un ejemplo de tal mandato legislativo es el papel de la inspección de los lugares de trabajo para las prácticas de salud y seguridad. Los inspectores del lugar de trabajo visitan los lugares de trabajo para verificar el cumplimiento de las normas que rigen el lugar de trabajo, los posibles riesgos laborales y ambientales, las herramientas, máquinas y equipos que se utilizan, y la forma en que se realiza el trabajo, incluido el uso de equipo de protección personal (PPE). Los inspectores tienen la autoridad para iniciar sanciones (citaciones, multas monetarias y, en casos atroces, enjuiciamiento penal) cuando se encuentran deficiencias. Según las leyes promulgadas en algunas localidades, las autoridades regionales comparten responsabilidades para realizar inspecciones con los poderes federales.

Otras áreas en las que las agencias gubernamentales tienen responsabilidades de inspección incluyen la protección ambiental, la regulación de alimentos y medicamentos, la energía nuclear, el comercio interestatal y la aviación civil, la salud pública y la protección del consumidor. Las inspecciones de ingeniería y construcción generalmente se organizan a nivel local.

En todo el mundo, las funciones y protecciones básicas que abordan los servicios de inspección son similares, aunque la legislación particular y las estructuras gubernamentales varían. Estos se discuten en otra parte de este Enciclopedia.

Para proteger a los trabajadores y la propiedad, para evitar sanciones legales y la publicidad adversa que las acompaña y para minimizar la responsabilidad legal y los costos de los beneficios de compensación para trabajadores, las empresas del sector privado a menudo realizan inspecciones y auditorías internas para asegurarse de que están cumpliendo con los reglamentos Estas auto-auditorías pueden ser realizadas por miembros del personal debidamente calificados o se pueden contratar consultores externos. Una tendencia reciente notable en los EE. UU. y algunos otros países desarrollados ha sido la proliferación de organizaciones privadas de consultoría y departamentos académicos que ofrecen servicios de seguridad y salud ocupacional a los empleadores.

Peligros

En general, los inspectores se enfrentan a los mismos peligros que deben identificar y corregir. Por ejemplo, los inspectores de salud y seguridad en el lugar de trabajo pueden visitar lugares de trabajo que tienen ambientes tóxicos, niveles de ruido dañinos, agentes infecciosos, radiación, riesgos de incendio o explosión y edificios y equipos inseguros. A diferencia de los trabajadores en un entorno fijo, los inspectores deben anticipar los tipos de peligros que encontrarán en un día determinado y asegurarse de que tienen las herramientas y el PPE que puedan necesitar. En cada caso, deben prepararse para el peor de los casos. Por ejemplo, al ingresar a una mina, los inspectores deben estar preparados para una atmósfera deficiente en oxígeno, incendios, explosiones y derrumbes. Los inspectores que controlan las unidades de aislamiento en los centros de salud deben protegerse contra organismos contagiosos.

El estrés laboral es un peligro principal para los inspectores. Se deriva de una serie de factores:

  • El estrés laboral aumenta a medida que los recortes fiscales provocan reducciones en los presupuestos de las agencias, lo que a menudo resulta en escasez de personal. Esto genera presión para administrar una carga de trabajo cada vez mayor que inevitablemente afecta la capacidad de mantener la calidad y la integridad de las inspecciones.
  • También existe el estrés de tener que hacer cumplir las minucias de las pautas y reglamentos que el inspector puede reconocer como injustificados en situaciones particulares. Y, cuando las circunstancias no permiten que se pasen por alto, el inspector puede soportar la peor parte del abuso por hacer cumplir normas y reglamentos impopulares.
  • Los empleadores, ya veces también los trabajadores, pueden resentir la “intrusión” del inspector en el lugar de trabajo y su necesidad de mantener un alto nivel de sospecha con respecto a subterfugios y encubrimientos. Esto a menudo hace que el trabajo sea desagradable y estresante para el inspector. Este antagonismo puede convertirse en amenazas y violencia real.
  • El inspector puede tener sentimientos de responsabilidad cuando los peligros descuidados o no reconocidos en el lugar de trabajo resultan en la pérdida de la vida o de un miembro de un trabajador o, peor aún, en un desastre que involucra a muchas personas.
  • Al igual que muchos empleados que trabajan en el campo por su cuenta, los inspectores pueden sufrir de males burocráticos tales como supervisión distante y/o inadecuada, falta de apoyo, trámites interminables y separación del hogar, la familia y los amigos.
  • La necesidad de ingresar a barrios inseguros puede exponerlos al crimen y la violencia.
  • Finalmente, particularmente cuando se les exige que usen uniformes, pueden ser vistos como enemigos por aquellos que guardan rencor contra la agencia en particular o el gobierno en su conjunto. Esto puede culminar en abuso o incluso agresiones violentas. El bombardeo de 1996 del edificio de oficinas federales en la ciudad de Oklahoma, Oklahoma, en los Estados Unidos, es una indicación de tal hostilidad hacia el gobierno.

 

Las agencias que emplean inspectores deben tener políticas de salud y seguridad claramente escritas que describan las medidas apropiadas para proteger la salud y el bienestar de los inspectores, particularmente aquellos que trabajan en el campo. En los EE. UU., por ejemplo, OSHA incluye dicha información en sus directivas de cumplimiento. En algunos casos, esta agencia requiere que los inspectores documenten el uso del equipo de protección apropiado mientras realizan una inspección. La integridad de la inspección puede verse comprometida si el propio inspector viola las normas y procedimientos de salud y seguridad.

La educación y la capacitación son la clave para preparar a los inspectores para que se protejan adecuadamente. Cuando se promulgan nuevas normas y se emprenden nuevas iniciativas o programas, los inspectores deben estar capacitados en la prevención de enfermedades y lesiones a sí mismos, así como ser instruidos en los nuevos requisitos y procedimientos de cumplimiento. Desafortunadamente, este tipo de formación rara vez se ofrece.

Como parte de los programas para aprender a lidiar con el estrés laboral, que también rara vez se ofrecen, los inspectores deben recibir capacitación en habilidades de comunicación y cómo lidiar con personas enojadas y abusivas.

La Tabla 1 enumera algunas de las categorías de inspectores gubernamentales y los peligros a los que pueden estar expuestos. Se puede encontrar información más detallada sobre el reconocimiento y control de tales peligros en otras partes de este Enciclopedia.

Tabla 1. Riesgos de los servicios de inspección.

Ocupaciones

tareas

Peligros asociados

Oficiales de cumplimiento de seguridad y salud en el trabajo

Investigar y citar los peligros para la seguridad y la salud.

Una amplia variedad de riesgos para la seguridad y la salud

Inspectores agrícolas

Investigar la salud y seguridad agrícola y de los trabajadores agrícolas

Equipos agrícolas, productos químicos, plaguicidas, agentes biológicos y
ambiente al aire libre

Inspectores ambientales

Investigar sitios industriales y agrícolas en busca de aire, agua y suelo contaminados.

Peligros químicos, físicos, biológicos y de seguridad

inspectores de salud

Investigar asilos de ancianos y hospitales para verificar el cumplimiento de las normas de salud y seguridad hospitalaria.

Peligros infecciosos, químicos, radiactivos y de seguridad

inspectores de alimentos

Investigar y citar la seguridad y los establecimientos de productos alimenticios.

Insectos, alimañas y agentes microbiológicos asociados; agentes químicos; violencia y perros

Inspectores de ingeniería y construcción

Investigar el cumplimiento de la construcción de edificios y los códigos de operación y mantenimiento contra incendios.

Estructuras, edificios y equipos y materiales de construcción inseguros

inspectores de aduanas

Investigar contrabando y materiales peligrosos que ingresan a los límites territoriales

Explosivos, drogas, peligros biológicos y químicos

 

Un fenómeno reciente en muchos países que preocupa a muchos es la tendencia hacia la desregulación y la disminución del énfasis en la inspección como mecanismo de cumplimiento. Esto ha llevado a la subfinanciación, degradación y reducción de los organismos y la erosión de sus servicios de inspección. Existe una preocupación creciente no solo por la salud y la seguridad de los cuadros de inspectores, sino también por la salud y el bienestar de los trabajadores y del público al que deben proteger.

 

Atrás

Lunes, marzo de 28 2011 19: 22

Servicios postales

Si bien la obligación social de la mayoría de las administraciones postales (recolección, clasificación, entrega y procesamiento del correo internacional preservando la seguridad del correo nacional) ha permanecido sin cambios durante el último siglo, los métodos por los cuales se lleva a cabo esta obligación se han transformado debido a la rápidos avances de la tecnología y aumentos en los volúmenes de correo. Australia, Francia, Alemania, Suecia, el Reino Unido y otros países industrializados procesan miles de millones de piezas de correo cada año. En 1994, el Servicio Postal de EE. UU. entregó casi doscientos mil millones de piezas de correo, un aumento en el volumen de correo del 67 % desde 1980. La competencia de los transportistas privados que ingresan al mercado, particularmente para la entrega de paquetes y el servicio de entrega urgente, así como de otros avances tecnológicos , como las máquinas de facsímil (fax), los módems de computadora, el correo electrónico, la transferencia electrónica de fondos y los sistemas satelitales, también han cambiado las comunicaciones personales y comerciales. Dado que los transportistas privados realizan muchas de las mismas operaciones que los servicios postales, sus trabajadores enfrentan muchos de los mismos peligros.

La mayoría de las administraciones postales son propiedad y están operadas por el gobierno, aunque esto está cambiando. Por ejemplo, Argentina, Australia, Canadá, Alemania, los Países Bajos, Suecia, el Reino Unido y los Estados Unidos, en diversos grados, han privatizado sus operaciones postales. La franquicia o contratación de trabajos y servicios es cada vez más común entre las administraciones postales del mundo industrializado.

Las administraciones postales, especialmente en los países industrializados, suelen ser uno de los mayores empleadores del país; emplean hasta varios cientos de miles de personas en algunos países. Aunque los avances tecnológicos no han cambiado drásticamente la forma en que se estructuran las administraciones postales, han alterado los métodos mediante los cuales se clasifica y entrega el correo. Dado que los servicios postales han sido durante mucho tiempo muy intensivos en mano de obra (con salarios y beneficios que representan hasta el 80% de los costos operativos totales en algunos países), los esfuerzos para reducir estos costos, así como para mejorar la productividad y aumentar la eficiencia operativa han promovido el avance tecnológico a través del capital. inversiones. Para muchas naciones industrializadas, el objetivo es automatizar por completo el procesamiento del correo hasta el punto de entrega.

Operaciones

Las operaciones postales se dividen en tres fases principales: recogida, clasificación y entrega. Los servicios administrativos y de mantenimiento también son aspectos integrales de las operaciones postales. Los cambios tecnológicos en los métodos operativos, especialmente para la fase de clasificación, han llevado a una disminución de la demanda de trabajadores. Como resultado, los trabajadores están más aislados porque se requiere menos personal para operar el equipo postal más nuevo. La tecnología mejorada también ha llevado a una reducción de las habilidades requeridas en la fuerza laboral, ya que las computadoras han reemplazado tareas como memorizar códigos postales y realizar pruebas de diagnóstico en equipos mecánicos.

El trabajo por turnos sigue siendo una práctica común en las operaciones postales, ya que la mayor parte del correo se recoge al final del día y luego se transporta y clasifica por la noche. Muchas administraciones postales ofrecen entrega de correo doméstico y comercial seis días a la semana. La frecuencia del servicio requiere que la mayoría de las operaciones postales funcionen las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana. En consecuencia, el estrés psicológico y físico del trabajo por turnos y el trabajo nocturno siguen siendo un problema para muchos trabajadores postales, especialmente durante el ajetreado turno de noche en los grandes centros de procesamiento.

La mayoría de las administraciones postales del mundo industrializado están organizadas con grandes centros de procesamiento que dan soporte a pequeñas oficinas minoristas y de entrega. A menudo, varios pisos de altura y ocupando varios miles de metros cuadrados, los centros de procesamiento están equipados con grandes piezas de maquinaria, equipos de manejo de materiales, vehículos de motor y talleres de reparación y pintura similares a los entornos de trabajo en otros lugares de trabajo industriales. Sin embargo, las oficinas minoristas más pequeñas son generalmente más limpias y menos ruidosas y más parecidas a los entornos de oficina.

Riesgos y su prevención

Si bien la tecnología ha eliminado muchas tareas peligrosas y monótonas realizadas por los trabajadores postales, han surgido diferentes peligros que, si no se abordan adecuadamente, pueden poner en peligro la salud y la seguridad de los trabajadores postales.

Servicios de venta al por menor

Para los empleados que trabajan en ventanillas postales minoristas, las tareas laborales dependen del tamaño de la oficina postal y del tipo de servicios ofrecidos por la administración postal. Los deberes generales del empleado minorista incluyen vender sellos y giros postales, pesar y cotizar cartas y paquetes y proporcionar información postal a los clientes. Dado que el personal minorista está directamente involucrado en el intercambio de dinero con el público, el riesgo de robo violento aumenta para estos trabajadores. Para el personal minorista que trabaja solo, en las proximidades de áreas de alta criminalidad o tarde en la noche o temprano en la mañana, la violencia en el lugar de trabajo puede ser un riesgo laboral importante si no se toman las medidas de protección adecuadas. El potencial de tal violencia en el lugar de trabajo también contribuye al estrés mental indebido. Además, la presión diaria de tratar con el público y la responsabilidad de cantidades de dinero relativamente grandes son factores que contribuyen al estrés.

Las condiciones ambientales y el diseño físico de la estación de trabajo del empleado minorista también pueden contribuir a los riesgos para la salud y la seguridad. Los problemas de calidad del aire interior, como el polvo, la falta de aire fresco y las variaciones de temperatura pueden causar molestias al dependiente. Las estaciones de trabajo mal diseñadas que requieren que el operador trabaje en posturas incómodas debido a la ubicación del equipo minorista (p. ej., caja registradora, báscula, contenedores de correo y paquetería), posturas prolongadas de pie o sentado en sillas incómodas e inajustables, y levantando paquetes pesados ​​pueden conducen a trastornos musculoesqueléticos.

Las medidas preventivas que abordan estos peligros incluyen mejorar la seguridad mediante la instalación de luces brillantes externas e internas, puertas, ventanas y mamparas de vidrio a prueba de balas y alarmas silenciosas, garantizar que los empleados no trabajen solos, proporcionar capacitación en respuesta defensiva y de emergencia y garantizar que el público tenga acceso limitado y controlado a las instalaciones. Las evaluaciones ergonómicas y de la calidad del aire interior también pueden contribuir a mejorar las condiciones de trabajo del personal minorista.

clasificación

La transición de operaciones manuales a sistemas mecanizados y automatizados ha afectado en gran medida la fase de manipulación y clasificación de las operaciones postales. Por ejemplo, mientras que antes se requería que los trabajadores postales memorizaran varios códigos que correspondían a las rutas de entrega de direcciones, esa tarea ahora está informatizada. Desde principios de la década de 1980, la tecnología ha mejorado de modo que muchas máquinas ahora pueden "leer" una dirección y aplicar un código. En los países industrializados, la tarea de clasificar el correo ha pasado de los humanos a las máquinas.

Manejo de materiales

Aunque la tecnología ha reducido la cantidad de cartas manuales y clasificación de paquetes pequeños, ha tenido menos impacto en el movimiento de contenedores, paquetes y sacos de correo dentro de una instalación postal. El correo que se transporta en camiones, aviones, trenes o barcos a grandes centros de procesamiento y clasificación puede transferirse internamente a diferentes áreas de clasificación mediante complejos sistemas de cintas o transportadores. Las carretillas elevadoras, los volquetes mecánicos y las cintas transportadoras más pequeñas ayudan a los empleados postales a descargar y cargar camiones y a colocar el correo en los complejos sistemas de cintas transportadoras. Sin embargo, algunas tareas de manejo de materiales, especialmente las que se realizan en instalaciones postales más pequeñas, aún deben realizarse manualmente. Las operaciones de selección que separan el correo que debe procesarse por máquina del correo que debe clasificarse a mano es una tarea que no se ha automatizado por completo. Según las normas de la administración postal o las normas nacionales de salud y seguridad, se pueden imponer límites en el peso de las cargas para evitar que los empleados tengan que levantar y transportar contenedores de correo y paquetes demasiado pesados ​​(consulte la figura 1).

Figura 1. El levantamiento manual de paquetes pesados ​​es un riesgo ergonómico grave. Los límites de peso y tamaño en los paquetes son necesarios.

PGS040F2

Las tareas de manejo de materiales también exponen a los trabajadores postales a peligros eléctricos y piezas de máquinas que pueden lesionar el cuerpo. Aunque el polvo del papel es una molestia para casi todos los trabajadores postales, los empleados que realizan principalmente tareas de manipulación de materiales suelen inhalar el polvo cuando abren las bolsas de correo, los contenedores y los sacos por primera vez. Los trabajadores de manejo de materiales también son los primeros empleados en entrar en contacto con cualquier material biológico o químico que pueda haberse derramado durante el transporte.

Los esfuerzos para reducir la fatiga y las lesiones de espalda incluyen la automatización de algunas de las tareas manuales de levantamiento y transporte. El transporte de paletas de correo con montacargas, el uso de contenedores rodantes para transportar el correo dentro de una instalación y la instalación de descargadores automáticos de contenedores son métodos para automatizar las tareas de manejo de materiales. Algunas naciones industrializadas están utilizando la robótica para ayudar en las tareas de manejo de materiales, como cargar contenedores en cintas transportadoras. Regular la cantidad de peso que los trabajadores levantan y transportan y capacitar a los trabajadores en las técnicas adecuadas de levantamiento también puede ayudar a reducir la incidencia de lesiones y dolores de espalda.

Para controlar la exposición a sustancias químicas y biológicas, algunas administraciones postales imponen prohibiciones sobre el tipo y la cantidad de materiales peligrosos que se pueden enviar por correo y también exigen que estos materiales sean identificables para los trabajadores postales. Dado que, sin duda, algunos correos se enviarán sin las advertencias adecuadas, los trabajadores deben estar capacitados para responder a los escapes de materiales potencialmente peligrosos.

Manual/mecanizado

A medida que mejora la tecnología de clasificación, la clasificación manual de cartas se está eliminando rápidamente. Sin embargo, sigue siendo necesaria cierta clasificación manual de cartas en muchas administraciones postales, especialmente en los países en desarrollo. La clasificación manual de cartas implica que los trabajadores coloquen cartas individuales en ranuras o "casilleros" en una caja. Luego, el trabajador agrupa el correo de cada ranura y coloca los paquetes en contenedores o bolsas de correo para su envío. La clasificación manual es una actividad repetitiva que el trabajador realiza de pie o sentado en un taburete.

La clasificación manual de paquetes también la siguen realizando los trabajadores postales. Dado que los paquetes son generalmente de mayor tamaño y mucho más pesados ​​que las cartas, los trabajadores a menudo deben colocar los paquetes en cestas o contenedores separados que se colocan alrededor de ellos. Los trabajadores que realizan la clasificación manual de paquetes a menudo corren el riesgo de sufrir trastornos traumáticos acumulativos que afectan los hombros, los brazos y la espalda.

La automatización ha abordado muchos de los riesgos ergonómicos asociados con la clasificación manual de cartas y paquetes. Cuando la tecnología de automatización no esté disponible, los trabajadores deben tener la oportunidad de rotar entre diferentes tareas para aliviar la fatiga de un área del cuerpo en particular. También se deben proporcionar descansos apropiados a los trabajadores que realizan tareas repetitivas.

En los sistemas de clasificación modernos y mecanizados, los trabajadores se sientan frente a un teclado mientras las cartas se pasan mecánicamente frente a ellos (figura 2). Los escritorios de codificación están dispuestos uno al lado del otro o uno detrás del otro en una línea. Los operadores a menudo deben memorizar cientos de códigos que corresponden a diferentes zonas e ingresar un código para cada letra en un teclado. A menos que se ajusten correctamente, los teclados pueden requerir que el operador use más fuerza para presionar las teclas que los teclados de computadora modernos. El operador procesa aproximadamente de cincuenta a sesenta cartas cada minuto. Según el código ingresado por el operador, las cartas se separan en diferentes contenedores y luego los trabajadores postales las retiran, empaquetan y envían.

Figura 2. Operadores de la mesa de codificación clasificando cartas con la ayuda de máquinas computarizadas.

PGS040F1

Los peligros ergonómicos que conducen a trastornos musculoesqueléticos, particularmente tendinitis y síndrome del túnel carpiano, son el mayor problema para los operadores de clasificación mecanizada. Muchas de estas máquinas se diseñaron hace varias décadas cuando los principios ergonómicos no se aplicaban con el mismo grado de diligencia que se aplican hoy. Los equipos de clasificación automatizados y las pantallas de visualización están reemplazando rápidamente estos sistemas de clasificación mecanizados. En muchas administraciones postales donde la clasificación mecanizada sigue siendo el sistema principal, los trabajadores pueden rotar a otros puestos y/o tomar descansos a intervalos regulares. Proporcionar sillas cómodas y ajustar la fuerza del teclado son otras modificaciones que pueden mejorar el trabajo. Aunque una molestia y una incomodidad para el operador, el ruido y el polvo del correo generalmente no son peligros importantes.

 

 

 

 

Unidades de visualización

Los terminales de clasificación basados ​​en unidades de visualización están comenzando a reemplazar a los clasificadores mecanizados. En lugar de presentar las piezas de correo reales al operador, aparecen imágenes ampliadas de las direcciones en la pantalla. Gran parte del correo que se procesa mediante la clasificación de VDU ha sido previamente rechazado o descartado como no apto para máquinas por los clasificadores automáticos.

La ventaja de la clasificación de VDU es que no es necesario ubicarla muy cerca del correo. Los módems de computadora pueden enviar las imágenes a las pantallas de visualización que se encuentran en otra instalación o incluso en una ciudad diferente. Para el operador de la pantalla de visualización, esto significa que el entorno de trabajo es generalmente más cómodo, sin el ruido de fondo de las máquinas clasificadoras ni el polvo del correo. Sin embargo, clasificar con la pantalla de visualización es un trabajo visualmente muy exigente y, a menudo, implica una sola tarea, codificar a partir de imágenes de letras. Como ocurre con la mayoría de las tareas de clasificación, el trabajo es monótono pero al mismo tiempo requiere una intensa concentración por parte del operador para mantener los niveles de productividad requeridos.

Las molestias musculoesqueléticas y la fatiga visual son las quejas más comunes de los operadores de pantallas de visualización. Los pasos para reducir la fatiga física, visual y mental incluyen proporcionar equipos ajustables, como teclados y sillas, mantener una iluminación adecuada para reducir el deslumbramiento y programar descansos regulares. Además, dado que los operadores de pantallas de visualización suelen trabajar en un entorno tipo oficina, se deben tener en cuenta las quejas sobre la calidad del aire interior.

Automatización

El tipo de clasificación más avanzado reduce la necesidad de que los trabajadores participen directamente en la codificación y segregación de piezas de correo individuales. En general, solo se requieren 2 o 3 trabajadores para operar un clasificador automático. En un extremo de la máquina, un trabajador carga el correo en una cinta mecánica que alimenta cada carta frente a un lector óptico de caracteres (OCR). El OCR lee o escanea la carta y se imprime un código de barras en ella. Luego, las cartas se segregan automáticamente en docenas de contenedores ubicados en el otro extremo de la máquina. Luego, los trabajadores retiran los paquetes de correo segregado de los contenedores y los transportan a la siguiente etapa del proceso de clasificación. Los clasificadores automáticos más grandes pueden procesar entre 30,000 40,000 y XNUMX XNUMX piezas de correo por hora.

Aunque dicha automatización ya no requiere un teclado para codificar el correo, los trabajadores todavía están expuestos a tareas monótonas y repetitivas que los ponen en riesgo de sufrir trastornos musculoesqueléticos. Retirar los paquetes de correo segregado de los diferentes contenedores y colocarlos en contenedores u otros equipos de manejo de materiales genera tensión física en los hombros, la espalda y los brazos del operador. Los operadores también se quejan de problemas en las muñecas y las manos debido a que constantemente agarran puñados de correo. La exposición al polvo a veces es más problemática para los trabajadores de clasificadores automáticos que para otros empleados postales debido al mayor volumen de correo procesado.

Muchas administraciones postales han adquirido recientemente equipos de clasificación automatizados. A medida que aumentan las quejas por molestias musculoesqueléticas, los diseñadores e ingenieros de equipos se verán obligados a incorporar principios ergonómicos más a fondo en sus intentos de equilibrar las necesidades de productividad con el bienestar de los empleados. Por ejemplo, en los Estados Unidos, los funcionarios gubernamentales de seguridad y salud han llegado a la conclusión de que algunos de los equipos automatizados de clasificación de correo presentan graves deficiencias ergonómicas. Si bien se pueden hacer intentos para modificar el equipo o los métodos de trabajo para reducir los riesgos de molestias musculoesqueléticas, dichas modificaciones no son tan efectivas como el diseño adecuado del equipo (y los métodos de trabajo) en primer lugar.

Otro problema es el riesgo de lesiones durante la eliminación de atascos o durante las operaciones de mantenimiento y reparación. Para estas operaciones se necesita capacitación adecuada y procedimientos de bloqueo/etiquetado.

Entrega

Las operaciones postales se basan en muchos métodos de transporte para distribuir el correo, incluidos el aire, el ferrocarril, el agua y la carretera. Para distancias cortas y entrega local, el correo se transporta en vehículos de motor. El correo que viaja por lo general a menos de varios cientos de kilómetros desde los grandes centros de procesamiento hasta las oficinas de correos más pequeñas suele transportarse en trenes o camiones grandes, mientras que los viajes por aire y mar se reservan para las distancias más largas entre los grandes centros de procesamiento.

Dado que el uso de vehículos de motor para los servicios de entrega ha aumentado drásticamente durante las últimas dos décadas, los accidentes y lesiones que involucran camiones postales, jeeps y automóviles se han convertido para algunas administraciones postales en el mayor y más grave problema de seguridad y salud en el trabajo. Los accidentes vehiculares constituyen la principal causa de fatalidad laboral. Además, si bien el mayor uso de vehículos motorizados para la entrega y la instalación de más cajas de almacenamiento de correo en la calle han ayudado a reducir la cantidad de tiempo que los carteros pasan caminando, las molestias musculoesqueléticas y las lesiones en la espalda siguen siendo problemáticas debido a las pesadas bolsas de correo que transportan. deben llevar en sus rutas. Además, los robos y otros ataques violentos contra los carteros van en aumento. Las lesiones causadas por resbalones, tropezones y caídas, particularmente durante condiciones climáticas adversas, y los ataques de perros son otros peligros graves que enfrentan los carteros. Desafortunadamente, aparte de una mayor conciencia, no se puede hacer mucho para eliminar estos peligros particulares.

Los pasos diseñados para reducir la probabilidad de accidentes vehiculares incluyen la instalación de frenos antibloqueo y espejos adicionales para mejorar la visibilidad, aumentar el uso del cinturón de seguridad, mejorar la capacitación de los conductores, realizar inspecciones de mantenimiento de vehículos más frecuentes y mejorar las carreteras y el diseño de los vehículos. Para hacer frente a los riesgos ergonómicos asociados con levantar y transportar correo, algunas administraciones postales proporcionan carros con ruedas o bolsas de correo especializadas donde el peso se distribuye de manera más uniforme sobre los hombros del trabajador en lugar de concentrarse en un lado. Para reducir el riesgo de violencia en el lugar de trabajo, los carteros pueden llevar dispositivos de comunicación de dos vías y sus vehículos pueden estar equipados con un sistema de rastreo. Además, para abordar las preocupaciones ambientales y las inquietudes sobre la exposición a los gases de escape diésel, algunos vehículos postales funcionan con gas natural o electricidad.

Reparación y mantenimiento

Los trabajadores que son responsables del mantenimiento, la limpieza y la reparación diarios de las instalaciones y equipos postales, incluidos los vehículos motorizados, se enfrentan a peligros similares a los de los empleados de mantenimiento en otras operaciones industriales. La exposición a operaciones de soldadura, peligros eléctricos, caídas desde andamios, productos químicos que se encuentran en los líquidos de limpieza y lubricantes de máquinas, el asbesto de las pastillas de freno y el polvo son ejemplos de peligros asociados con las tareas de mantenimiento.

 

Atrás

Lunes, marzo de 28 2011 19: 29

Telecomunicaciones

Las telecomunicaciones son el acto de comunicarse con otros mediante el uso de equipos electrónicos como teléfonos, módems de computadora, satélites y cables de fibra óptica. Los sistemas de telecomunicaciones comprenden cables de telecomunicaciones desde el usuario hasta la oficina de conmutación local (bucles locales), las instalaciones de conmutación que proporcionan la conexión de comunicaciones al usuario, los troncales o canales que transmiten llamadas entre las oficinas de conmutación y, por supuesto, el usuario.

Desde principios hasta mediados del siglo XX, se introdujeron las centrales telefónicas, los sistemas de conmutación electromecánicos, los cables, los repetidores, los sistemas portadores y los equipos de microondas. Después de este acontecimiento, los sistemas de telecomunicaciones se extendieron a las áreas industrializadas del mundo.

Desde la década de 1950 hasta 1984, los avances tecnológicos continuaron apareciendo. Por ejemplo, se introdujeron en toda la industria de las comunicaciones los sistemas satelitales, los sistemas de cable mejorados, el uso de tecnología digital, la fibra óptica, la computarización y la videotelefonía. Estos cambios permitieron la expansión de los sistemas de telecomunicaciones en más áreas del mundo.

En 1984, un fallo judicial en los Estados Unidos provocó la disolución del monopolio de telecomunicaciones que ostentaba American Telegraph and Telephone (AT&T). Esta ruptura coincidió con muchos cambios rápidos e importantes en la tecnología de la propia industria de las telecomunicaciones.

Hasta la década de 1980, los servicios de telecomunicaciones se consideraban servicios públicos que operaban dentro de un marco legislativo que otorgaba el estatus de monopolio en prácticamente todos los países. Junto con el desarrollo de la actividad económica, el advenimiento de las nuevas tecnologías ha llevado a la privatización de la industria de las telecomunicaciones. Esta tendencia culminó con la desinversión de AT&T y la desregulación del sistema de telecomunicaciones estadounidense. Se están llevando a cabo actividades de privatización similares en varios otros países.

Desde 1984, los avances tecnológicos han producido y ampliado los sistemas de telecomunicaciones que pueden brindar un servicio universal a todas las personas en todo el mundo. Esto ocurre cuando la tecnología de las telecomunicaciones está ahora convergiendo con otras tecnologías de la información. Están involucrados campos relacionados como la electrónica y el procesamiento de datos.

El impacto de la introducción de nuevas tecnologías en el empleo ha sido mixto. Sin duda, ha reducido los niveles de empleo y producido la descualificación de los puestos de trabajo, alterando radicalmente las tareas de los trabajadores de telecomunicaciones así como la cualificación y experiencia que se les exige. Sin embargo, algunos anticipan que el crecimiento del empleo ocurrirá en el futuro como resultado de la nueva actividad empresarial estimulada por la industria de telecomunicaciones desregulada que generará muchos puestos de trabajo altamente calificados.

Las ocupaciones dentro de la industria de las telecomunicaciones se pueden categorizar como oficios calificados o trabajos de oficina. Los trabajos artesanales incluyen empalmadores de cables, instaladores, técnicos de planta externa, técnicos de oficina central y técnicos de marcos. Estos trabajos son altamente calificados, particularmente como resultado de los nuevos equipos tecnológicos. Por ejemplo, los empleados deben ser muy competentes en los campos eléctrico, electrónico y/o mecánico en relación con la instalación, servicio y mantenimiento de equipos de telecomunicaciones. La formación se adquiere a través de la formación en el aula y en el puesto de trabajo.

Las ocupaciones administrativas incluyen operadores de asistencia de directorio, representantes de servicio al cliente, representantes de cuentas y empleados de ventas. En general, estas tareas implican la operación de equipos de comunicaciones, tales como VDU, centrales telefónicas privadas (PBX) y máquinas de fax que se utilizan para establecer conexiones locales y/o de larga distancia, realizar trabajos de oficina comercial dentro o fuera del lugar de trabajo y manejar contactos de ventas con clientes. .

Riesgos y controles

Los riesgos para la seguridad y la salud en el trabajo dentro de la industria de las telecomunicaciones se pueden categorizar según el tipo de tareas o servicios realizados.

Operaciones de edificación y construcción.

En general, se presentan los mismos riesgos que en las operaciones de construcción y edificación. Sin embargo, dentro de las actividades específicas de telecomunicaciones cabe destacar los trabajos en altura sobre postes o torres, la instalación de sistemas de cableado de telecomunicaciones y la excavación para el tendido de cables. Los medios habituales de protección, tales como garfios, arneses de seguridad, líneas y plataformas elevadas y apuntalamiento adecuado para excavaciones, son de aplicación en telecomunicaciones. A menudo, este trabajo se realiza durante las reparaciones de emergencia necesarias por tormentas, deslizamientos de tierra o inundaciones.

Electricidad

El uso seguro de la electricidad y los equipos eléctricos es extremadamente importante cuando se realizan trabajos de telecomunicaciones. Las medidas preventivas normales contra electrocución, descarga eléctrica, cortocircuitos e incendios o explosiones son de plena aplicación a las telecomunicaciones. Además, puede surgir una fuente grave de peligro cuando los cables de telecomunicaciones y electricidad están muy cerca unos de otros.

Tendido y mantenimiento de cables

Un problema importante de seguridad y salud es el tendido y mantenimiento de cables. El trabajo en cables subterráneos, tuberías y cámaras de empalme implica el manejo de tambores de cable pesados ​​y el tendido de cables en las tuberías con cabrestantes accionados por motor y equipo de cable, así como empalmes o empalmes de cables y aislamiento o impermeabilización. Durante los trabajos de aislamiento y empalme de cables, los trabajadores están expuestos a peligros para la salud como el plomo, los solventes y los isocianatos. Las medidas preventivas incluyen el uso de productos químicos menos tóxicos, ventilación adecuada y equipo de protección personal. A menudo, el trabajo de mantenimiento y reparación se realiza en espacios confinados como pozos de acceso y bóvedas. Tal trabajo requiere equipo especial de ventilación, arnés y equipo de elevación y la provisión de un trabajador estacionado sobre el suelo que sea capaz de realizar actividades de reanimación cardiopulmonar (RCP) y rescate de emergencia.

Otro problema de salud y seguridad es trabajar con cables de telecomunicaciones de fibra óptica. Los cables de fibra óptica se están instalando como una alternativa a los cables revestidos de plomo y poliuretano porque transportan muchas más transmisiones de comunicaciones y son mucho más pequeños en tamaño. Los problemas de salud y seguridad implican posibles quemaduras en los ojos o la piel debido a la exposición al rayo láser cuando los cables se desconectan o se rompen. Cuando esto ocurre, se deben proporcionar controles y equipos de ingeniería de protección.

Además, los trabajos de instalación y mantenimiento de cables realizados en edificios implican una exposición potencial a los productos de asbesto. La exposición ocurre como resultado del deterioro o la ruptura de productos de asbesto como tuberías, compuestos para parches y cintas adhesivas, baldosas para pisos y techos y rellenos de refuerzo en pinturas y selladores. A fines de la década de 1970, se prohibieron los productos de asbesto o se desalentó su uso en muchos países. El cumplimiento de una prohibición mundial eliminará la exposición y los trastornos de salud resultantes para las generaciones futuras de trabajadores, pero todavía hay grandes cantidades de asbesto con las que lidiar en los edificios más antiguos.

Servicios de telégrafo

Los trabajadores del telégrafo utilizan pantallas de visualización y, en algunos casos, equipos de telégrafo para realizar su trabajo. Un peligro frecuente asociado con este tipo de trabajo es el trauma acumulativo musculoesquelético de las extremidades superiores (particularmente la mano y la muñeca). Estos problemas de salud pueden minimizarse y prevenirse prestando atención a los puestos de trabajo ergonómicos, el entorno de trabajo y los factores de organización del trabajo.

servicio de telecomunicaciones

Los circuitos de conexión y conmutación automática son los componentes de operaciones mecánicas de los sistemas de telecomunicaciones modernos. Las conexiones generalmente se realizan mediante ondas de microondas y radiofrecuencia, además de cables y alambres. Los peligros potenciales están asociados con las exposiciones a microondas y radiofrecuencia. Según los datos científicos disponibles, no hay indicios de que la exposición a la mayoría de los tipos de equipos de telecomunicaciones emisores de radiación esté directamente relacionada con trastornos de la salud humana. Sin embargo, los trabajadores artesanales pueden estar expuestos a altos niveles de radiación de radiofrecuencia mientras trabajan cerca de líneas eléctricas. Se han recopilado datos que sugieren una relación entre estas emisiones y el cáncer. Se están realizando más investigaciones científicas para determinar con mayor claridad la gravedad de este peligro, así como los equipos y métodos de prevención adecuados. Además, los problemas de salud se han asociado con las emisiones de los equipos de telefonía celular. Se están realizando más investigaciones para sacar conclusiones sobre los posibles peligros para la salud.

La gran mayoría de los servicios de telecomunicaciones se realizan con el uso de pantallas de visualización. El trabajo con pantallas de visualización está asociado con la aparición de trastornos de trauma musculoesquelético acumulativo en las extremidades superiores (particularmente la mano y la muñeca). Muchos sindicatos de telecomunicaciones, como Communications Workers of America (EE. UU.), Seko (Suecia) y Communication Workers Union (Reino Unido), han identificado tasas catastróficas de trastornos de trauma musculoesquelético acumulativo en el lugar de trabajo de VDU entre los trabajadores que representan. El diseño adecuado del lugar de trabajo de la pantalla de visualización con atención al puesto de trabajo, el entorno laboral y las variables de organización del trabajo minimizarán y evitarán estos problemas de salud.

Otros problemas de salud incluyen el estrés, el ruido y las descargas eléctricas.

 

Atrás

Sin el tratamiento de los desechos, la concentración actual de personas e industrias en muchas partes del mundo haría muy rápidamente que partes del medio ambiente fueran incompatibles con la vida. Aunque la reducción de la cantidad de residuos es importante, el tratamiento adecuado de los residuos es esencial. Dos tipos básicos de desechos ingresan a una planta de tratamiento, desechos humanos/animales y desechos industriales. Los seres humanos excretan alrededor de 250 gramos de desechos sólidos per cápita por día, incluidos 2000 millones de bacterias coliformes y 450 millones de estreptococos por persona por día (Mara 1974). Las tasas de producción de desechos sólidos industriales van desde 0.12 toneladas por empleado por año en instituciones profesionales y científicas hasta 162.0 toneladas por empleado por año en aserraderos y cepilladoras (Salvato 1992). Aunque algunas plantas de tratamiento de residuos se dedican exclusivamente al manejo de uno u otro tipo de material, la mayoría de las plantas manejan tanto residuos animales como industriales.

Riesgos y su prevención

El objetivo de las plantas de tratamiento de aguas residuales es eliminar la mayor cantidad posible de contaminantes sólidos, líquidos y gaseosos dentro de las limitaciones técnicamente factibles y financieramente alcanzables. Hay una variedad de procesos diferentes que se utilizan para eliminar los contaminantes de las aguas residuales, incluida la sedimentación, la coagulación, la floculación, la aireación, la desinfección, la filtración y el tratamiento de lodos. (Consulte también el artículo “Tratamiento de aguas residuales” en este capítulo). El peligro específico asociado con cada proceso varía según el diseño de la planta de tratamiento y los productos químicos utilizados en los diferentes procesos, pero los tipos de peligro pueden clasificarse como físicos, microbiano y químico. La clave para prevenir y/o minimizar los efectos adversos asociados con el trabajo en plantas de tratamiento de aguas residuales es anticipar, reconocer, evaluar y controlar los peligros.

Figura 1. Boca de acceso con la tapa quitada.

PGS065F1

María O. Brophy

Peligros físicos

Los peligros físicos incluyen espacios confinados, activación inadvertida de máquinas o partes de máquinas y tropiezos y caídas. El resultado de un encuentro con peligros físicos a menudo puede ser inmediato, irreversible y grave, incluso fatal. Los riesgos físicos varían según el diseño de la planta. Sin embargo, la mayoría de las plantas de tratamiento de aguas residuales tienen espacios confinados que incluyen bóvedas subterráneas o subterráneas con acceso limitado, bocas de inspección (figura 1) y tanques de sedimentación cuando se han vaciado de contenido líquido durante, por ejemplo, reparaciones (figura 2). Los equipos de mezcla, los rastrillos de lodos, las bombas y los dispositivos mecánicos utilizados para una variedad de operaciones en las plantas de tratamiento de aguas residuales pueden mutilar, e incluso matar, si se activan inadvertidamente cuando un trabajador los está reparando. Las superficies mojadas, que a menudo se encuentran en las plantas de tratamiento de aguas residuales, contribuyen a los riesgos de resbalones y caídas.

Figura 2. Tanque vacío en una planta de tratamiento de aguas residuales.

PGS065F3

María O. Brophy

La entrada a espacios confinados es uno de los peligros más comunes y más serios que enfrentan los trabajadores de tratamiento de aguas residuales. Una definición universal de un espacio confinado es difícil de alcanzar. Sin embargo, en general, un espacio confinado es un área con medios limitados de entrada y salida que no fue diseñada para la habitación humana continua y que no tiene ventilación adecuada. Los peligros ocurren cuando el espacio confinado está asociado con una deficiencia de oxígeno, la presencia de un químico tóxico o un material envolvente, como el agua. Los niveles reducidos de oxígeno pueden ser el resultado de una variedad de condiciones que incluyen el reemplazo de oxígeno con otro gas, como metano o sulfuro de hidrógeno, el consumo de oxígeno por la descomposición del material orgánico contenido en las aguas residuales o la eliminación de moléculas de oxígeno en el proceso de oxidación de alguna estructura dentro del espacio confinado. Debido a que los niveles bajos de oxígeno en espacios confinados no pueden detectarse mediante la observación humana sin ayuda, es extremadamente importante utilizar un instrumento que pueda determinar el nivel de oxígeno antes de ingresar a cualquier espacio confinado.

La atmósfera terrestre se compone de 21% de oxígeno al nivel del mar. Cuando el porcentaje de oxígeno en el aire respirable cae por debajo del 16.5%, la respiración de una persona se vuelve más rápida y superficial, el ritmo cardíaco aumenta y la persona comienza a perder la coordinación. Por debajo del 11%, la persona experimenta náuseas, vómitos, incapacidad para moverse y pérdida del conocimiento. La inestabilidad emocional y el juicio deteriorado pueden ocurrir en niveles de oxígeno en algún lugar entre estos dos puntos. Cuando las personas ingresan a una atmósfera con niveles de oxígeno por debajo del 16.5%, pueden desorientarse demasiado de inmediato para salir y, finalmente, sucumbir a la inconsciencia. Si el agotamiento de oxígeno es lo suficientemente grande, las personas pueden perder el conocimiento después de una respiración. Sin rescate, pueden morir en cuestión de minutos. Incluso si es rescatado y reanimado, pueden producirse daños permanentes (Wilkenfeld et al. 1992).

La falta de oxígeno no es el único peligro en un espacio confinado. Los gases tóxicos pueden estar presentes en un espacio confinado en un nivel de concentración lo suficientemente alto como para causar daños graves, incluso la muerte, a pesar de los niveles adecuados de oxígeno. Los efectos de los productos químicos tóxicos que se encuentran en espacios confinados se analizan más adelante. Una de las formas más efectivas de controlar los peligros asociados con los niveles bajos de oxígeno (por debajo del 19.5 %) y las atmósferas contaminadas con productos químicos tóxicos es ventilar a fondo y adecuadamente el espacio confinado con ventilación mecánica antes de permitir que alguien ingrese. Esto generalmente se hace con un conducto flexible a través del cual se sopla aire exterior al espacio confinado (consulte la figura 3). Se debe tener cuidado para asegurarse de que los humos de un generador o del motor del ventilador no se expulsen también al espacio confinado (Brophy 1991).

Figura 3. Unidad de movimiento de aire para ingresar a un espacio confinado.

PGS065F2

María O. Brophy

Las plantas de tratamiento de aguas residuales a menudo tienen grandes piezas de maquinaria para mover lodos o aguas residuales sin tratar de un lugar a otro de la planta. Cuando se realizan reparaciones en este tipo de equipo, se debe desenergizar toda la máquina. Además, el interruptor para volver a energizar el equipo debe estar bajo el control de la persona que realiza las reparaciones. Esto evita que otro trabajador de la planta active el equipo sin darse cuenta. El desarrollo y la implementación de procedimientos para lograr estos objetivos se denomina programa de bloqueo/etiquetado. La mutilación de partes del cuerpo, como dedos, brazos y piernas, el desmembramiento e incluso la muerte pueden resultar de programas de bloqueo/etiquetado ineficaces o inadecuados.

Las plantas de tratamiento de aguas residuales a menudo contienen grandes tanques y contenedores de almacenamiento. A veces, las personas necesitan trabajar encima de los contenedores o caminar por pozos que se han vaciado de agua y pueden contener una caída de 8 a 10 pies (2.5 a 3 m) (consulte la figura 4). Debería proporcionarse a los trabajadores suficiente protección contra caídas, así como una adecuada formación en seguridad.

peligros microbianos

Los peligros microbianos se asocian principalmente con el tratamiento de desechos humanos y animales. Aunque a menudo se agregan bacterias para alterar los sólidos contenidos en las aguas residuales, el peligro para los trabajadores de tratamiento de aguas residuales proviene principalmente de la exposición a los microorganismos contenidos en los desechos humanos y animales. Cuando se usa aireación durante el proceso de tratamiento de aguas residuales, estos microorganismos pueden pasar al aire. No se ha evaluado de manera concluyente el efecto a largo plazo sobre el sistema inmunitario de las personas expuestas a estos microorganismos durante períodos prolongados. Además, los trabajadores que eliminan los desechos sólidos de la corriente afluente antes de comenzar cualquier tratamiento a menudo están expuestos a los microorganismos contenidos en el material que salpican su piel y entran en contacto con las membranas mucosas. Los resultados de encontrarse con microorganismos que se encuentran en las plantas de tratamiento de aguas residuales durante largos períodos de tiempo suelen ser más sutiles que los que resultan de exposiciones agudas e intensas. Sin embargo, estos efectos también pueden ser irreversibles y graves.

Las tres categorías principales de microbios relevantes para esta discusión son hongos, bacterias y virus. Los tres pueden causar enfermedades agudas y enfermedades crónicas. Se han informado síntomas agudos que incluyen dificultad respiratoria, dolores abdominales y diarrea en trabajadores de tratamiento de desechos (Crook, Bardos y Lacey 1988; Lundholm y Rylander 1980). Las enfermedades crónicas, como el asma y la alveolitis alérgica, se han asociado tradicionalmente con la exposición a altos niveles de microbios transportados por el aire y, recientemente, con la exposición microbiana durante el tratamiento de desechos domésticos (Rosas et al. 1996; Johanning, Olmstead y Yang 1995). Están comenzando a publicarse informes de concentraciones significativamente elevadas de hongos y bacterias en plantas de tratamiento de desechos, deshidratación de lodos y compostaje (Rosas et al. 1996; Bisesi y Kudlinski 1996; Johanning Olmstead y Yang 1995). Otra fuente de microbios transportados por el aire son los tanques de aireación que se utilizan en muchas plantas de tratamiento de aguas residuales.

Además de la inhalación, los microbios pueden transmitirse por ingestión y por contacto con la piel que no está intacta. La higiene personal, incluido el lavado de manos antes de comer, fumar e ir al baño, es importante. Los alimentos, bebidas, utensilios para comer, cigarrillos y todo lo que se lleve a la boca deben mantenerse alejados de las áreas de posible contaminación microbiana.

Peligros químicos

Los encuentros con productos químicos en las plantas de tratamiento de residuos pueden ser tanto inmediatos como fatales, así como prolongados. Se utiliza una variedad de productos químicos en el proceso de coagulación, floculación, desinfección y tratamiento de lodos. El producto químico de elección está determinado por el contaminante o contaminantes en las aguas residuales sin tratar; algunos desechos industriales requieren un tratamiento químico algo exótico. Sin embargo, en general, los peligros principales de los productos químicos utilizados en los procesos de coagulación y floculación son la irritación de la piel y las lesiones oculares debido al contacto directo. Esto es especialmente cierto para las soluciones que tienen un pH (acidez) inferior a 3 o superior a 9. La desinfección de los efluentes a menudo se logra mediante el uso de cloro líquido o gaseoso. El uso de cloro líquido puede causar lesiones en los ojos si se salpica en los ojos. También se utiliza ozono y luz ultravioleta para lograr la desinfección del efluente.

Una forma de monitorear la efectividad del tratamiento de aguas residuales es medir la cantidad de material orgánico que permanece en el efluente después de que se completa el tratamiento. Esto se puede hacer determinando la cantidad de oxígeno que se requeriría para biodegradar el material orgánico contenido en 1 litro de líquido durante un período de 5 días. Esto se conoce como la demanda biológica de oxígeno de 5 días (BOD5).

Los peligros químicos en las plantas de tratamiento de aguas residuales surgen de la descomposición de la materia orgánica que resulta en la producción de sulfuro de hidrógeno y metano, de los desechos tóxicos vertidos en las líneas de alcantarillado y de los contaminantes producidos por las operaciones realizadas por los propios trabajadores.

El sulfuro de hidrógeno casi siempre se encuentra en las plantas de tratamiento de residuos. El sulfuro de hidrógeno, también conocido como gas de alcantarillado, tiene un olor distintivo y desagradable, a menudo identificado como huevos podridos. La nariz humana, sin embargo, se acostumbra rápidamente al olor. Las personas que están expuestas al sulfuro de hidrógeno a menudo pierden la capacidad de detectar su olor (es decir, fatiga olfativa). Además, incluso si el sistema olfativo puede detectar el sulfuro de hidrógeno, no puede juzgar con precisión su concentración en la atmósfera. El sulfuro de hidrógeno interfiere bioquímicamente con el mecanismo de transporte de electrones y bloquea la utilización de oxígeno a nivel molecular. El resultado es la asfixia y finalmente la muerte debido a la falta de oxígeno en las células del tronco encefálico que controlan la frecuencia respiratoria. Altos niveles de sulfuro de hidrógeno (más de 100 ppm) pueden ocurrir, ya menudo ocurren, en los espacios confinados que se encuentran en las plantas de tratamiento de aguas residuales. La exposición a niveles muy altos de sulfuro de hidrógeno puede provocar una supresión casi instantánea del centro respiratorio en el tronco encefálico. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional de EE. UU. (NIOSH) ha identificado 100 ppm de sulfuro de hidrógeno como peligro inmediato para la vida y la salud (IDLH). Los niveles más bajos de sulfuro de hidrógeno (menos de 10 ppm) casi siempre están presentes en algunas áreas de las plantas de tratamiento de aguas residuales. En estos niveles más bajos, el sulfuro de hidrógeno puede ser irritante para el sistema respiratorio, estar asociado con dolores de cabeza y provocar conjuntivitis (Smith 1986). El sulfuro de hidrógeno se produce cada vez que se descompone la materia orgánica e, industrialmente, durante la producción de papel (proceso Kraft), el curtido del cuero (depilación con sulfuro de sodio) y la producción de agua pesada para reactores nucleares.

El metano es otro gas producido por la descomposición de la materia orgánica. Además de desplazar el oxígeno, el metano es explosivo. Se pueden alcanzar niveles que dan como resultado una explosión cuando se introduce una chispa o una fuente de ignición.

Las plantas que manejan desechos industriales deben tener un conocimiento profundo de los productos químicos utilizados en cada una de las plantas industriales que utilizan sus servicios y una relación de trabajo con la gerencia de esas plantas para que estén informados con prontitud de cualquier cambio en los procesos y contenidos de los desechos. El vertido de solventes, combustibles y cualquier otra sustancia en los sistemas de alcantarillado presenta un peligro para los trabajadores de tratamiento no solo por la toxicidad del material vertido sino también porque el vertido no se prevé.

Siempre que se realice una operación industrial, como soldadura o pintura en aerosol, en un espacio confinado, se debe tener especial cuidado para proporcionar suficiente ventilación para evitar el riesgo de explosión, así como para eliminar el material tóxico producido por la operación. Cuando una operación realizada en un espacio confinado produce una atmósfera tóxica, a menudo es necesario equipar al trabajador con un respirador porque la ventilación del espacio confinado puede no asegurar que la concentración del químico tóxico pueda mantenerse por debajo del límite de exposición permisible. La selección y ajuste de un respirador adecuado cae dentro del ámbito de la práctica de higiene industrial.

Otro peligro químico grave en las plantas de tratamiento de aguas residuales es el uso de cloro gaseoso para descontaminar el efluente de la planta. El cloro gaseoso viene en una variedad de contenedores que pesan desde 70 kg hasta aproximadamente 1 tonelada. Algunas de las plantas de tratamiento de aguas residuales más grandes usan cloro entregado en vagones de ferrocarril. El cloro gaseoso es extremadamente irritante para la porción alveolar de los pulmones, incluso en niveles tan bajos como unas pocas ppm. La inhalación de concentraciones más altas de cloro puede causar inflamación de los alvéolos del pulmón y producir el síndrome de dificultad respiratoria del adulto, que tiene una tasa de mortalidad del 50%. Cuando una planta de tratamiento de aguas residuales utiliza grandes cantidades de cloro (1 tonelada o más), el peligro existe no solo para los trabajadores de la planta, sino también para la comunidad circundante. Desafortunadamente, las plantas que usan la mayor cantidad de cloro a menudo se encuentran en grandes centros metropolitanos con alta densidad de personas. Están disponibles otros métodos de descontaminación de los efluentes de las plantas de tratamiento de aguas residuales, incluido el tratamiento con ozono, el uso de una solución de hipoclorito líquido y la radiación ultravioleta.

 

Atrás

Lunes, marzo de 28 2011 19: 39

Recogida de Residuos Domésticos

En muchos lugares, la recolección de residuos domésticos la realizan empleados municipales. En otros, por empresas privadas. Este artículo proporciona una descripción general de los procesos y peligros que se basan en observaciones y experiencias en la provincia de Quebec, Canadá. Editor.

General

Además de los pocos trabajadores empleados por los municipios de la provincia de Quebec, Canadá, que tienen sus propias juntas de recolección de residuos, miles de recolectores de residuos y conductores están empleados en cientos de empresas del sector privado.

Muchas empresas privadas dependen, total o parcialmente, de intermediarios que alquilan o poseen camiones y son responsables de los recolectores que trabajan para ellos. La competencia en el sector es alta, ya que los contratos municipales se otorgan al mejor postor y hay una rotación anual regular de empresas. La alta competencia también da como resultado tasas de recolección de desechos domésticos bajas y estables, y la recolección de desechos representa la proporción más baja de los impuestos municipales. Sin embargo, a medida que se llenan los vertederos existentes, aumentan los costos de los vertederos, lo que obliga a los municipios a considerar sistemas integrados de gestión de residuos. Todos los trabajadores municipales están sindicalizados. La sindicalización de los trabajadores del sector privado comenzó en la década de 1980 y entre el 20% y el 30% de ellos están ahora sindicalizados.

Procesos de trabajo

La recolección de residuos es un oficio peligroso. Si reconocemos que los camiones de basura son similares a las prensas hidráulicas, se deduce que la recolección de residuos es como trabajar en una prensa industrial móvil en condiciones mucho más exigentes que las que se encuentran en la mayoría de las fábricas. En la recolección de residuos, la máquina viaja a través del tráfico en todas las estaciones y los trabajadores deben alimentarla corriendo detrás de ella y arrojando dentro de ella objetos irregulares de volumen y peso variable, que contienen objetos invisibles y peligrosos. En promedio, los recolectores manejan 2.4 toneladas de residuos por hora. La eficiencia de las operaciones de recolección de desechos depende completamente de los determinantes de la tasa y el ritmo de trabajo. La necesidad de evitar el tráfico en hora punta y las colas en los puentes crea presiones de tiempo en los puntos de recogida y durante el transporte. La velocidad vuelve a ser importante durante la descarga en vertederos e incineradores.

Varios aspectos de la recolección de desechos influyen en la carga de trabajo y los peligros. En primer lugar, la remuneración es a tanto alzado, es decir, el territorio especificado por contrato debe estar completamente limpio de residuos domésticos el día de la recogida. Dado que el volumen de residuos depende de las actividades de los residentes y varía de un día a otro y de una estación a otra, la carga de trabajo varía enormemente. En segundo lugar, los trabajadores están en contacto directo con los objetos y residuos recogidos. Esto es bastante diferente de la situación en los sectores de recolección de desechos comerciales e industriales, donde los contenedores llenos de desechos son recolectados por camiones de carga frontal equipados con montacargas automáticos o por camiones rodantes. Esto significa que los trabajadores de esos sectores no manipulan los contenedores de residuos y no están en contacto directo con los residuos. Por lo tanto, las condiciones de trabajo de estos recolectores se asemejan más a las de los conductores de residuos domésticos que a las de los recolectores de residuos domésticos.

La recogida domiciliaria (también conocida como recogida doméstica) es, por otro lado, fundamentalmente manual, y los trabajadores siguen manipulando una gran variedad de objetos y envases de tamaño, naturaleza y peso variable. Algunos municipios suburbanos y rurales han implementado la recolección semiautomática, lo que implica el uso de contenedores de basura domésticos móviles y recolectores de carga lateral (figura 1). Sin embargo, la mayoría de los residuos domésticos se siguen recogiendo de forma manual, especialmente en las ciudades. La principal característica de este trabajo es, pues, un importante esfuerzo físico.

Figura 1. Recolector de basura automático de carga lateral.

PGS100F1

Compañía de fabricación Pak Mor

Peligros

Un estudio que involucró observaciones y mediciones de campo, entrevistas con la gerencia y los trabajadores, análisis estadístico de 755 accidentes laborales y análisis de secuencias de video reveló una serie de peligros potenciales (Bourdouxhe, Cloutier y Guertin 1992).

carga de trabajo

En promedio, los recolectores de residuos manejan diariamente 16,000 kg repartidos en 500 puntos de recolección, lo que equivale a una densidad de recolección de 550 kg/km. La recogida tarda casi 6 horas, equivalente a 2.4 toneladas/hora, y supone caminar 11 km durante una jornada laboral total de 9 horas. La velocidad de recolección promedia 4.6 km/h, en un territorio de casi 30 km de aceras, calles y carriles. Los períodos de descanso se limitan a unos pocos minutos en precario equilibrio sobre la plataforma trasera o, en el caso de los conductores-recolectores de camiones de carga lateral, al volante. Esta exigente carga de trabajo se ve exacerbada por factores tales como la frecuencia con la que se sube y baja el camión, la distancia recorrida, los modos de viaje, el esfuerzo estático necesario para mantener el equilibrio en la plataforma trasera (un mínimo de 13 kg de fuerza), la frecuencia de manipulación operaciones por unidad de tiempo, la variedad de posturas requeridas (movimientos de flexión), la frecuencia de lanzamientos y movimientos de torsión del tronco y la alta tasa de recolección por unidad de tiempo en algunos sectores. El hecho de que el estándar de peso adaptado para manipulación manual de la Association française de normalization (AFNOR) se superara en el 23 % de los viajes observados es un testimonio elocuente del impacto de estos factores. Si se tienen en cuenta las capacidades de los trabajadores (establecidas en 3.0 t/hora para los camiones de carga trasera y 1.9 t/hora para los de carga lateral), la frecuencia con la que se supera la norma AFNOR asciende al 37%.

Diversidad y naturaleza de los objetos manipulados.

La manipulación de objetos y contenedores de peso y volumen variable interrumpe el flujo fluido de las operaciones y rompe los ritmos de trabajo. Los objetos de esta categoría, a menudo ocultos por los residentes, incluyen objetos pesados, grandes o voluminosos, objetos afilados o puntiagudos y materiales peligrosos. Los peligros más frecuentes se enumeran en la tabla 1.

 


Tabla 1. Objetos peligrosos encontrados en la recogida de residuos domésticos.

Vidrio, cristales de ventanas, tubos fluorescentes

Ácido de batería, latas de solvente o pintura, envases de aerosol, cilindros de gas, aceite de motor

Residuos de construcción, polvo, yeso, aserrín, cenizas de hogar

Trozos de madera con clavos en ellos

Jeringas, desechos médicos

Residuos de jardín, hierba, rocas, tierra

Muebles, electrodomésticos, otra basura doméstica grande

Residuos precompactados (en edificios de apartamentos)

Cantidades excesivas de contenedores pequeños de pequeñas empresas y restaurantes

Grandes cantidades de residuos vegetales y animales en sectores rurales

Bolsas extragrandes

Recipientes prohibidos (p. ej., sin asas, peso excesivo, bidones de aceite de 55 galones, bidones de cuello delgado, botes de basura sin tapa)

Bolsas pequeñas, aparentemente livianas, pero en realidad pesadas

Cantidad excesiva de bolsas pequeñas

Bolsas de papel y cajas que se rasgan

Todo residuo que se oculta por su excesivo peso o toxicidad, o que sorprende a los trabajadores no preparados

Contenedores comerciales que deben vaciarse con un sistema improvisado, muchas veces inapropiado y peligroso


 

Los trabajadores reciben una gran ayuda al hacer que los residentes clasifiquen los desechos en bolsas codificadas por colores y contenedores domésticos móviles que facilitan la recolección y permiten un mejor control del ritmo y el esfuerzo de trabajo.

Condiciones climáticas y naturaleza de los objetos transportados

Las bolsas de papel mojadas y las bolsas de plástico de mala calidad que se rompen y desparraman su contenido por la acera, los cubos de basura congelados y los contenedores domésticos atrapados en los bancos de nieve pueden provocar percances y peligrosas maniobras de recuperación.

Horario de trabajo

La necesidad de apresurarse, los problemas de tráfico, los autos estacionados y las calles llenas de gente pueden contribuir a situaciones peligrosas.

En un intento por reducir su carga de trabajo y mantener un ritmo de trabajo alto pero constante frente a estas limitaciones, los trabajadores a menudo intentan ahorrar tiempo o esfuerzo adoptando estrategias de trabajo que pueden ser peligrosas. Las estrategias más comúnmente observadas incluyeron patear bolsas o cajas de cartón hacia el camión, zigzaguear por la vía para recolectar de ambos lados de la calle, agarrar bolsas mientras el camión está en movimiento, llevar las bolsas debajo del brazo o contra el cuerpo, usar el muslo para ayudar a cargar bolsas y cubos de basura, recogida manual de residuos esparcidos por el suelo y compactación manual (empujar la basura que rebosa la tolva con las manos cuando el sistema de compactación no es capaz de procesar la carga con la suficiente rapidez). Por ejemplo, en la recogida de cercanías con camión de carga trasera se observaron casi 1,500 situaciones por hora que podían derivar en accidentes o aumentar la carga de trabajo. Estos incluyeron:

  • 53 montajes y desmontajes de la plataforma trasera del camión
  • 38 tiradas cortas
  • 482 movimientos de flexión
  • 203 lanzamientos
  • 159 movimientos de torsión
  • 277 acciones potencialmente peligrosas (incluidas 255 estrategias de trabajo destinadas a reducir la carga de trabajo ahorrando tiempo o esfuerzo)
  • 285 instancias de aumento de la carga de trabajo, incluidas 11 actividades de recuperación de percances
  • 274 objetos o contenedores peligrosos o pesados.

 

La recogida con camiones de carga lateral (ver figura 1) o pequeños contenedores domésticos móviles reduce la manipulación de objetos pesados ​​o peligrosos y la frecuencia de situaciones que pueden derivar en accidentes o aumento de la carga de trabajo.

Uso de la vía pública

La calle es el lugar de trabajo de los coleccionistas. Esto los expone a peligros tales como el tráfico vehicular, el acceso bloqueado a los recipientes de basura de los residentes, la acumulación de agua, nieve, hielo y perros del vecindario.

Vehículos

Los camiones de carga trasera (figura 2) a menudo tienen escalones demasiado altos o poco profundos y plataformas traseras que son difíciles de montar y hacen que los descensos sean peligrosamente similares a los saltos. Los pasamanos demasiado altos o demasiado cerca de la carrocería del camión solo empeoran la situación. Estas condiciones aumentan la frecuencia de caídas y colisiones con estructuras adyacentes a la plataforma trasera. Además, el borde superior de la tolva es muy alto y los trabajadores más bajos deben gastar energía adicional levantando objetos desde el suelo. En algunos casos, los trabajadores utilizan las piernas o los muslos como apoyo o fuerza adicional al cargar la tolva.

Figura 2. Camión compactador cerrado de carga trasera.

PGS100F2

Consejo Nacional de Seguridad (EE. UU.) La hoja del obturador desciende a unos centímetros del borde de la plataforma. La hoja tiene la capacidad de cortar objetos sobresalientes.

Las características de los camiones de carga lateral y las operaciones relacionadas con su carga dan como resultado movimientos repetitivos específicos que pueden causar problemas musculares y articulares en el hombro y la parte superior de la espalda. Los conductores-recolectores de camiones de carga lateral tienen una limitación adicional, ya que deben hacer frente tanto al esfuerzo físico de la recolección como al esfuerzo mental de la conducción.

Equipo de protección personal

Si bien el valor teórico del EPP está fuera de toda duda, sin embargo, puede resultar inadecuado en la práctica. En términos concretos, el equipo puede ser inadecuado para las condiciones en las que se lleva a cabo la recogida. Las botas, en particular, son incompatibles con la estrecha altura útil de las plataformas traseras y el alto ritmo de trabajo que exige la forma en que se organiza la recolección. Los guantes fuertes, resistentes a los pinchazos pero flexibles son valiosos para proteger contra lesiones en las manos.

Organización del trabajo

Algunos aspectos de la organización del trabajo aumentan la carga de trabajo y, por extensión, los peligros. Al igual que con la mayoría de las situaciones de tarifa plana, la principal ventaja para los trabajadores de este sistema es la capacidad de administrar su tiempo de trabajo y ahorrar tiempo al adoptar un ritmo de trabajo rápido como mejor les parezca. Esto explica por qué los intentos, basados ​​en consideraciones de seguridad, de reducir el ritmo de trabajo no han tenido éxito. Algunos horarios de trabajo superan la capacidad de los trabajadores.

El papel de las innumerables variaciones del comportamiento de los residentes en la creación de peligros adicionales merece un estudio en sí mismo. Los desechos prohibidos o peligrosos hábilmente escondidos en desechos regulares, contenedores no estándar, objetos excesivamente grandes o pesados, desacuerdos sobre los tiempos de recolección y el incumplimiento de los estatutos aumentan la cantidad de peligros y el potencial de conflictos entre los residentes y los recolectores. Los recolectores a menudo se reducen al papel de "policía de basura", educadores y amortiguadores entre municipios, empresas y residentes.

La recogida de materiales para reciclar no está exenta de problemas a pesar de una baja densidad de residuos y tasas de recogida muy por debajo de las de la recogida tradicional (a excepción de la recogida de hojas para compostaje). La frecuencia horaria de situaciones que podrían resultar en accidentes suele ser alta. Hay que tener en cuenta que se trata de un nuevo tipo de trabajo para el que pocos trabajadores han sido formados.

En varios casos, los trabajadores se ven obligados a realizar actividades tan peligrosas como subirse a la caja compactadora del camión para meterse en los compartimentos y mover montones de papeles y cartones con los pies. También se han observado varias estrategias de trabajo destinadas a acelerar el ritmo de trabajo, por ejemplo, la reclasificación manual del material a reciclar y sacar los objetos de la caja de reciclaje y llevarlos al camión, en lugar de llevar la caja al camión. La frecuencia de percances e interrupciones de la actividad laboral habitual en este tipo de recogida es especialmente alta. Estos percances son el resultado de trabajadores que realizan actividades ad hoc que son en sí mismas peligrosas.

Accidentes de Trabajo y Prevención

La recogida de residuos domésticos es un oficio peligroso. Las estadísticas respaldan esta impresión. La siniestralidad media anual en esta industria, para todo tipo de empresa, camión y comercio, es de casi 80 accidentes por cada 2,000 horas de recogida. Esto equivale a que 8 trabajadores de cada 10 sufran una lesión al menos una vez al año. Se producen cuatro accidentes por cada 1,000 camiones de 10 toneladas. En promedio, cada accidente resulta en 10 días de trabajo perdidos y una compensación por accidente de $820 (canadiense). Los índices de frecuencia y gravedad de las lesiones varían entre las empresas, observándose tasas más altas en las empresas municipales (74 accidentes/100 trabajadores frente a 57/100 trabajadores en empresas privadas) (Bourdouxhe, Cloutier y Guertin 1992). Los accidentes más comunes se enumeran en la tabla 2.

Tabla 2. Accidentes más comunes en la recolección de residuos domésticos, Quebec, Canadá.

Lesiones y accidentes

Causa

Porcentaje de accidentes estudiados

Dolor de espalda o de hombro

Movimientos de lanzamiento o torsión durante la recogida de bolsas.

19

Lesiones en la espalda

Esfuerzos excesivos al levantar objetos

18

Los esguinces de tobillo

Caídas o resbalones al bajarse del camión o moverse en sus proximidades

18

Manos, dedos, brazos o rodillas aplastados

Golpeado por contenedores u objetos pesados, quedar atrapado entre el vehículo y los contenedores, o colisiones con parte del vehículo o autos estacionados

18

Laceraciones en manos y muslos de profundidad variable

Vidrio, clavos o jeringas, que ocurren durante la carga de la tolva

15

Raspones y contusiones

Contacto o colisiones

5

Irritación de los ojos o de las vías respiratorias

Polvo o salpicaduras de líquidos que se producen durante el trabajo cerca de la tolva durante la compactación

5

Otro

 

2

 

Los recolectores suelen sufrir laceraciones en manos y muslos, los conductores suelen sufrir esguinces en los tobillos como resultado de caídas durante el desmontaje de la cabina y los conductores-recolectores de camiones de carga lateral suelen sufrir dolor en los hombros y la parte superior de la espalda como resultado de los movimientos de lanzamiento. La naturaleza de los accidentes también depende del tipo de camión, aunque esto también puede verse como un reflejo de los oficios específicos asociados con los camiones de carga trasera y lateral. Estas diferencias están relacionadas con el diseño de los equipos, el tipo de movimientos requeridos y la naturaleza y densidad de los residuos recogidos en los sectores en los que se utilizan estos dos tipos de camiones.

Prevención

Las siguientes son diez categorías en las que las mejoras podrían hacer que la recolección de desechos domésticos sea más segura:

  1. gestión de la salud y la seguridad (por ejemplo, el desarrollo de programas de prevención de accidentes basados ​​en el conocimiento de los trabajadores sobre los riesgos laborales que se adaptan mejor a las tareas reales)
  2. formación y contratación
  3. organización del trabajo, organización de la recogida y volumen de trabajo
  4. vehículos
  5. formación y condiciones de trabajo de los trabajadores auxiliares, ocasionales y temporales
  6. contratos de cobranza
  7. gestión pública
  8. colaboración entre patronales (municipales y privados), trabajadores y órganos de decisión municipales o autonómicos
  9. estabilidad de la fuerza de trabajo
  10. investigaciones sobre equipos de protección personal, diseño ergonómico de camiones, subcontratación de trabajadores y seguridad.

 

Conclusión

La recolección de desechos domésticos es una actividad importante pero peligrosa. La protección de los trabajadores se hace más difícil cuando este servicio se subcontrata a empresas del sector privado que, como en la provincia de Quebec, pueden subcontratar el trabajo a muchos trabajadores más pequeños. Un gran número de riesgos ergonómicos y de accidentes, agravados por las cuotas de trabajo, el clima adverso y los problemas locales de tráfico y calles, deben ser enfrentados y controlados si se quiere mantener la salud y la seguridad de los trabajadores.

 

Atrás

Lunes, marzo de 28 2011 19: 50

Tratamiento de Aguas Residuales

Adaptado de la 3ra edición, Enciclopedia de Salud y Seguridad Ocupacional.

Las aguas residuales se tratan para eliminar los contaminantes y cumplir con los límites establecidos por la ley. Para ello se intenta insolubles los contaminantes del agua en forma de sólidos (p. ej., lodos), líquidos (p. ej., aceite) o gases (p. ej., nitrógeno) mediante la aplicación de tratamientos adecuados. A continuación, se utilizan técnicas bien conocidas para separar las aguas residuales tratadas que se devolverán a los cursos de agua naturales de los contaminantes insolubles. Los gases se dispersan en la atmósfera, mientras que los residuos líquidos y sólidos (lodos, aceites, grasas) suelen digerirse antes de someterse a un tratamiento posterior. Puede haber tratamientos de una o varias etapas según las características de las aguas residuales y el grado de depuración requerido. El tratamiento de aguas residuales se puede subdividir en procesos físicos (primarios), biológicos (secundarios) y terciarios.

Procesos físicos

Los diversos procesos de tratamiento físico están diseñados para eliminar los contaminantes insolubles.

examen en línea.

Las aguas residuales se hacen pasar a través de filtros que retienen sólidos gruesos que pueden bloquear o dañar los equipos de las obras de tratamiento (por ejemplo, válvulas y bombas). Las proyecciones se procesan de acuerdo con las situaciones locales.

Eliminación de arena

La arena contenida en las aguas residuales debe eliminarse ya que tiende a depositarse en las tuberías debido a su alta densidad y provoca abrasión en los equipos (por ejemplo, separadores centrífugos y turbinas). La arena generalmente se elimina haciendo pasar el agua residual a través de un canal de sección transversal constante a una velocidad de 15 a 30 cm/s. La arena se acumula en el fondo del canal y puede usarse, después de lavarla para eliminar la materia putrescible, como material inerte, por ejemplo, para la construcción de carreteras.

Eliminación de aceite

Los aceites y grasas no emulsionables tienen que ser eliminados porque se adherirían a los equipos de las plantas de tratamiento (p. ej., balsas y clarificadores) e interferirían con el tratamiento biológico posterior. Las partículas de aceite y grasa se acumulan en la superficie haciendo pasar el agua residual a una velocidad apropiada a través de tanques de sección transversal rectangular; se desnatan mecánicamente y pueden utilizarse como combustible. Los separadores de placas múltiples de diseño compacto y alta eficiencia se utilizan con frecuencia para la eliminación de aceite: las aguas residuales se hacen pasar desde arriba a través de pilas de placas inclinadas planas; el aceite se adhiere a las superficies inferiores de las placas y se mueve hacia la parte superior donde se recoge. Con estos dos procesos, el agua desaceitada se descarga en el fondo.

Sedimentación, flotación y coagulación.

Estos procesos permiten eliminar los sólidos de las aguas residuales, los pesados ​​(mayores de 0.4 μm de diámetro) por sedimentación y los livianos (menores de 0.4 μm) por flotación. Este tratamiento también se basa en las diferencias de densidad de los sólidos y del flujo de agua residual que pasa a través de tanques de sedimentación y tanques de flotación hechos de hormigón o acero. Las partículas a separar se acumulan en el fondo o en la superficie, asentándose o ascendiendo a velocidades que son proporcionales al cuadrado del radio de las partículas ya la diferencia entre la densidad de las partículas y la densidad aparente del agua residual. Las partículas coloidales (p. ej., proteínas, látex y emulsiones oleosas) con tamaños de 0.4 a 0.001 μm no se separan, ya que estos coloides se hidratan y normalmente se cargan negativamente por adsorción de iones. En consecuencia, las partículas se repelen entre sí de modo que no pueden coagularse y separarse. Sin embargo, si estas partículas se “desestabilizan”, se coagulan para formar copos de más de 4 μm, que pueden separarse como lodos en tanques convencionales de sedimentación o flotación. La desestabilización se obtiene por coagulación, es decir, añadiendo de 30 a 60 mg/l de un coagulante inorgánico (sulfato de aluminio, sulfato de hierro (II) o cloruro de hierro (III)). El coagulante se hidroliza en determinadas condiciones de pH (acidez) y forma iones metálicos polivalentes positivos, que neutralizan la carga negativa del coloide. La floculación (la aglomeración de partículas coaguladas en copos) se facilita añadiendo de 1 a 3 mg/l de polielectrolitos orgánicos (agentes de floculación), lo que da como resultado copos de 0.3 a 1 μm de diámetro que son más fáciles de separar. Pueden utilizarse tanques de sedimentación del tipo de flujo horizontal; tienen sección transversal rectangular y fondos planos o inclinados. El agua residual entra por uno de los lados de la cabeza, y el agua clarificada sale por el borde por el lado opuesto. También se pueden usar tanques de sedimentación de flujo vertical que son de forma cilíndrica y tienen un fondo como un cono circular recto invertido; el agua residual entra por el medio, y el agua clarificada sale del tanque por el borde superior dentado para ser recogida en un canal circunferencial externo. Con los dos tipos de tanque, el lodo se deposita en el fondo y se transporta (si es necesario mediante un mecanismo de rastrillado) a un colector. La concentración de sólidos en los lodos es de 2 a 10%, mientras que la del agua clarificada es de 20 a 80 mg/l.

Los tanques de flotación suelen tener forma cilíndrica y tienen instalados difusores de aire de burbujas finas en sus fondos, las aguas residuales ingresan a los tanques en el centro. Las partículas se adhieren a las burbujas, flotan en la superficie y se desnatan, mientras que el agua clarificada se descarga debajo. En el caso de los “tanques flotantes de aire disuelto” más eficientes, el agua residual se satura con aire a una presión de 2 a 5 bares y luego se deja expandir en el centro del tanque flotante, donde se forman las diminutas burbujas resultantes de la la descompresión hace que las partículas floten hacia la superficie.

En comparación con la sedimentación, la flotación produce un lodo más espeso a una mayor velocidad de separación de partículas y, por lo tanto, el equipo requerido es más pequeño. Por otro lado, el costo de operación y la concentración de sólidos en el agua clarificada son mayores.

Se requieren varios tanques dispuestos en serie para coagular y flocular un sistema coloidal. Se añade al agua residual un coagulante inorgánico y, si es necesario, un ácido o un álcali para corregir el valor del pH en el primer tanque, que está equipado con un agitador. Luego, la suspensión se pasa a un segundo tanque equipado con un agitador de alta velocidad; aquí, el polielectrolito se agrega y se disuelve en unos pocos minutos. El crecimiento de la parvada se lleva a cabo en un tercer tanque con un agitador de marcha lenta y se lleva a cabo durante 10 a 15 minutos.

Procesos Biológicos

Los procesos de tratamiento biológico eliminan los contaminantes orgánicos biodegradables mediante el uso de microorganismos. Estos organismos digieren el contaminante por un proceso aeróbico o anaeróbico (con o sin aporte de oxígeno atmosférico) y lo convierten en agua, gases (dióxido de carbono y metano) y una masa microbiana sólida insoluble que se puede separar del agua tratada. Especialmente en el caso de efluentes industriales se deben asegurar las condiciones adecuadas para el desarrollo de microorganismos: presencia de compuestos de nitrógeno y fósforo, trazas de microelementos, ausencia de sustancias tóxicas (metales pesados, etc.), temperatura y valor de pH óptimos. El tratamiento biológico incluye procesos aeróbicos y anaeróbicos.

Procesos aeróbicos

Los procesos aeróbicos son más o menos complejos según el espacio disponible, el grado de depuración requerido y la composición de las aguas residuales.

Estanques de estabilización

Estos son generalmente rectangulares y de 3 a 4 m de profundidad. Las aguas residuales entran por un extremo, se dejan entre 10 y 60 días y salen del estanque en parte por el extremo opuesto, en parte por evaporación y en parte por infiltración en el suelo. La eficiencia de depuración oscila entre el 10 y el 90 % según el tipo de efluente y la demanda biológica de oxígeno residual de 5 días (DBO5) contenido (<40 mg/l). El oxígeno proviene de la atmósfera por difusión a través de la superficie del agua y de las algas fotosintéticas. Los sólidos en suspensión en las aguas residuales y los producidos por la actividad microbiana se depositan en el fondo, donde son estabilizados por procesos aeróbicos y/o anaeróbicos según la profundidad de las balsas lo que afecta la difusión tanto del oxígeno como de la luz solar. La difusión de oxígeno es frecuentemente acelerada por aireadores de superficie, que permiten reducir el volumen de los estanques.

 

Este tipo de tratamiento es muy económico si se dispone de espacio, pero requiere un suelo arcilloso para evitar la contaminación de las aguas subterráneas por efluentes tóxicos.

Lodo activado

Se utiliza para un tratamiento acelerado realizado en depósitos de hormigón o acero de 3 a 5 m de profundidad donde el agua residual entra en contacto con una suspensión de microorganismos (2 a 10 g/l) que se oxigena mediante aireadores de superficie o soplando aire. Después de 3 a 24 horas, la mezcla de agua tratada y microorganismos se pasa a un tanque de sedimentación donde se separa el lodo formado por microorganismos del agua. Los microorganismos se devuelven en parte al tanque aireado y en parte se evacuan.

Hay varios tipos de procesos de lodos activados (p. ej., sistemas de estabilización por contacto y uso de oxígeno puro) que producen eficiencias de purificación superiores al 95 % incluso para efluentes industriales, pero requieren controles precisos y un alto consumo de energía para el suministro de oxígeno.

Filtros percoladores

Con esta técnica los microorganismos no se mantienen en suspensión en el agua residual, sino que se adhieren a la superficie de un material de relleno sobre el que se rocía el agua residual. El aire circula a través del material y suministra el oxígeno necesario sin ningún consumo de energía. Según el tipo de agua residual y para aumentar la eficiencia, parte del agua tratada se recircula a la parte superior del lecho filtrante.

Cuando se dispone de terreno, se utilizan materiales de relleno de bajo costo y tamaño adecuado (p. ej., piedra triturada, clinker y piedra caliza) y, debido al peso del lecho, el filtro percolador se construye generalmente como un tanque de hormigón de 1 m de altura, generalmente hundido. en el suelo. Si no hay suficiente terreno, los materiales de embalaje livianos más costosos, como los medios de nido de abeja de plástico de alta calidad, con hasta 250 metros cuadrados de área de superficie/metro cúbico de medio, se apilan en torres de percolación de hasta 10 m de altura.

El agua residual se distribuye sobre el lecho filtrante mediante un mecanismo de aspersión móvil o fijo y se recoge en el suelo para ser finalmente recirculada a la parte superior y pasar a un tanque de sedimentación donde se depositan los lodos formados. Las aberturas en la parte inferior del filtro percolador permiten la circulación de aire a través del lecho del filtro. Se logran eficiencias de eliminación de contaminantes del 30 al 90%. En muchos casos se disponen varios filtros en serie. Esta técnica, que requiere poca energía y es fácil de operar, ha encontrado un uso generalizado y se recomienda para casos donde hay tierra disponible, por ejemplo, en países en desarrollo.

biodiscos

Un conjunto de discos planos de plástico montados en paralelo sobre un eje giratorio horizontal se sumergen parcialmente en el agua residual contenida en un tanque. Debido a la rotación, el fieltro biológico que recubre los discos se pone en contacto con los efluentes y el oxígeno atmosférico. El lodo biológico procedente de los biodiscos queda en suspensión en el agua residual, y el sistema actúa como lodo activado y tanque de sedimentación al mismo tiempo. Los biodiscos son adecuados para pequeñas y medianas fábricas industriales y comunidades, ocupan poco espacio, son fáciles de operar, requieren poca energía y tienen eficiencias de hasta el 90 %.

Procesos anaerobios

Los procesos anaerobios son llevados a cabo por dos grupos de microorganismos:bacterias hidrolíticas, que descomponen sustancias complejas (polisacáridos, proteínas, lípidos, etc.) en ácido acético, hidrógeno, dióxido de carbono y agua; y bacterias metanogénicas, que convierten estas sustancias en biomasa (que se puede eliminar de las aguas residuales tratadas mediante sedimentación) y en biogás que contiene entre un 65 y un 70 % de metano, siendo el resto dióxido de carbono y con un valor calorífico elevado.

Estos dos grupos de microorganismos, muy sensibles a los contaminantes tóxicos, actúan simultáneamente en ausencia de aire a un valor de pH casi neutro, requiriendo algunos una temperatura de 20 a 38oC (bacterias mesófilas) y otras más delicadas, 60 a 65oC (bacterias termófilas). El proceso se realiza en hormigón agitado, cerrado o acero digestores, donde la temperatura requerida se mantiene mediante termostatos. Típico es el proceso de contacto, donde al digestor le sigue un tanque de sedimentación para separar los lodos, que son parcialmente recirculados al digestor, del agua tratada.

Los procesos anaeróbicos no necesitan oxígeno ni energía para el suministro de oxígeno y producen biogás, que puede usarse como combustible (bajos costos operativos). Por otro lado, son menos eficientes que los procesos aeróbicos (DBO residual5: 100 a 1,500 mg/l), son más lentos y más difíciles de controlar, pero permiten destruir los microorganismos fecales y patógenos. Se utilizan para el tratamiento de residuos fuertes, como lodos de sedimentación de aguas residuales, lodos en exceso de lodos activados o tratamientos con filtros percoladores y efluentes industriales con DBO5 hasta 30,000 mg/l (p. ej., de destilerías, cervecerías, refinerías de azúcar, mataderos y fábricas de papel).

Procesos Terciarios

Los procesos terciarios, más complejos y costosos, hacen uso de reacciones químicas o técnicas físicas o químicas específicas para eliminar contaminantes no biodegradables solubles en agua, tanto orgánicos (p. ej., colorantes y fenoles) como inorgánicos (p. ej., cobre, mercurio, níquel, fosfatos , fluoruros, nitratos y cianuros), especialmente de aguas residuales industriales, ya que no pueden ser eliminados por otros tratamientos. El tratamiento terciario también permite obtener un alto grado de depuración del agua, pudiéndose utilizar el agua así tratada como agua potable o para procesos de fabricación (generación de vapor, sistemas de refrigeración, agua de proceso para fines particulares). Los procesos terciarios más importantes son los siguientes.

Precipitación

La precipitación se lleva a cabo en reactores construidos con un material apropiado y equipados con agitadores donde se agregan reactivos químicos a temperatura y valor de pH controlados para convertir el contaminante en un producto insoluble. El precipitado obtenido en forma de lodo se separa por técnicas convencionales del agua tratada. En las aguas residuales de la industria de fertilizantes, por ejemplo, los fosfatos y fluoruros se vuelven insolubles por reacción con cal a temperatura ambiente y pH alcalino; el cromo (industria del curtido), el níquel y el cobre (talleres de galvanoplastia) se precipitan como hidróxidos a pH alcalino después de haber sido reducidos con m-disulfito a un pH de 3 o inferior.

Oxidación química

El contaminante orgánico se oxida con reactivos en reactores similares a los que se utilizan para la precipitación. La reacción generalmente continúa hasta que se obtienen agua y dióxido de carbono como productos finales. Los cianuros, por ejemplo, se destruyen a temperatura ambiente agregando hipoclorito de sodio e hipoclorito de calcio a pH alcalino, mientras que los colorantes de azo y antraquinona se descomponen con peróxido de hidrógeno y sulfato ferroso a pH 4.5. Los efluentes coloreados de la industria química que contienen de 5 a 10 % de sustancias orgánicas no biodegradables se oxidan a 200 a 300 °C a alta presión en reactores hechos de materiales especiales al inyectar aire y oxígeno en el líquido (oxidación húmeda); A veces se utilizan catalizadores. Los patógenos que quedan en las aguas residuales urbanas después del tratamiento se oxidan mediante cloración u ozonización para potabilizar el agua.

Absorción

Algunos contaminantes (p. ej., fenoles en las aguas residuales de las plantas de coque, colorantes en el agua para fines industriales o para beber y tensioactivos) se eliminan eficazmente mediante la absorción en polvo o gránulos de carbón activado que son muy porosos y tienen una gran superficie específica (de 1000 m2/g o más). El polvo de carbón activado se agrega en cantidades medidas al agua residual en tanques agitados y, de 30 a 60 minutos más tarde, el polvo gastado se elimina como lodo. El carbón activado granulado se utiliza en torres dispuestas en serie por las que pasa el agua contaminada. El carbón gastado se regenera en estas torres, es decir, el contaminante absorbido se elimina mediante tratamiento químico (p. ej., los fenoles se lavan con soda) o por oxidación térmica (p. ej., colorantes).

Intercambio iónico

Ciertas sustancias naturales (p. ej., zeolitas) o compuestos artificiales (p. ej., Permutit y resinas) intercambian, de forma estequiométrica y reversible, los iones ligados a ellas con los contenidos, incluso fuertemente diluidos, en las aguas residuales. El cobre, el cromo, el níquel, los nitratos y el amoníaco, por ejemplo, se eliminan de las aguas residuales por percolación a través de columnas llenas de resinas. Cuando las resinas se gastan, se reactivan lavando con soluciones regeneradoras. Los metales se recuperan así en una solución concentrada. Este tratamiento, aunque costoso, es eficaz y aconsejable en los casos en que se requiera un alto grado de pureza (por ejemplo, para aguas residuales contaminadas con metales tóxicos).

Osmosis inversa

En casos especiales es posible extraer agua de alta pureza, apta para beber, a partir de aguas residuales diluidas haciéndolas pasar a través de membranas semipermeables. En el lado de las aguas residuales de la membrana, los contaminantes (cloruros, sulfatos, fosfatos, colorantes, ciertos metales) quedan como soluciones concentradas que deben eliminarse o tratarse para su recuperación. El agua residual diluida se somete a presiones de hasta 50 bares en una planta especial que contiene membranas sintéticas hechas de acetato de celulosa u otros polímeros. El costo operativo de este proceso es bajo y se pueden obtener eficiencias de separación superiores al 95%.

Tratamiento de Lodos

Hacer que los contaminantes sean insolubles durante el tratamiento de aguas residuales da como resultado la producción de cantidades considerables de lodo (20 a 30 % de la demanda química de oxígeno (DQO) eliminada que está fuertemente diluida (90 a 99 % de agua)). La eliminación de estos lodos de forma aceptable para el medio ambiente presupone tratamientos con un coste de hasta el 50% de los necesarios para la depuración de aguas residuales. Los tipos de tratamiento dependen del destino de los lodos, dependiendo a su vez de sus características y de las situaciones locales. Los lodos pueden tener como destino:

  • fertilización o vertido al mar si está sustancialmente libre de sustancias tóxicas y contiene compuestos de nitrógeno y fósforo (lodos del tratamiento biológico), mediante emisarios fijos, camiones o barcazas
  • relleno sanitario en pozos excavados en el suelo, alternando capas de lodo y suelo. La impermeabilización de las turbas es necesaria si el lodo contiene sustancias tóxicas que pueden ser arrastradas por las precipitaciones atmosféricas. Los pozos deben estar alejados de los estratos acuíferos. El lodo orgánico no estabilizado generalmente se mezcla con 10 a 15% de cal para retardar la putrefacción.
  • incineración en hornos rotatorios o de lecho fluidizado si el lodo es rico en sustancias orgánicas y libre de metales volátiles; si es necesario, se agrega combustible y se purifica el humo emitido.

 

Los lodos se deshidratan antes de su eliminación para reducir tanto su volumen como el coste de su tratamiento, y con frecuencia se estabilizan para evitar su putrefacción y hacer inofensivas las sustancias tóxicas que puedan contener.

Drenaje

El desaguado incluye espesamientos previos en espesadores, similares a los tanques de sedimentación, donde los lodos se dejan entre 12 y 24 horas y pierden parte del agua que se acumula en la superficie, mientras que los lodos espesados ​​se descargan debajo. Los lodos espesados ​​se deshidratan, por ejemplo, por separación centrífuga o por filtración (al vacío o a presión) con equipos convencionales, o por exposición al aire en capas de 30 cm de espesor en lechos de secado de lodos constituidos por lagunas rectangulares de hormigón, de aproximadamente 50 cm de profundidad, con fondo inclinado cubierto con una capa de arena para facilitar el drenaje del agua. Los lodos que contengan sustancias coloidales deben ser previamente desestabilizados por coagulación y floculación, según las técnicas ya descritas.

Estabilización

La estabilización incluye la digestión y la desintoxicación. La digestión es un tratamiento a largo plazo del lodo durante el cual éste pierde del 30 al 50% de su materia orgánica, acompañado de un aumento en su contenido en sales minerales. Este lodo ya no es putrescible, se destruyen los patógenos y se mejora la filtrabilidad. La digestión puede ser del tipo aeróbica cuando los lodos se airean durante 8 a 15 días a temperatura ambiente en tanques de concreto, siendo el proceso similar al tratamiento con lodos activados. Puede ser de tipo anaeróbico si el lodo es digerido en plantas similares a las utilizadas para el tratamiento anaeróbico de residuos, a 35 a 40°C durante 30 a 40 días, con producción de biogás. La digestión puede ser de tipo térmico cuando el lodo se trata con aire caliente a 200 a 250°C y a una presión superior a 100 bares durante 15 a 30 minutos (combustión húmeda), o cuando se trata, en ausencia de aire, a 180°C ya presión autógena, durante 30 a 45 minutos.

La desintoxicación vuelve inofensivos los lodos que contienen metales (p. ej., cromo, níquel y plomo), que se solidifican mediante el tratamiento con silicato de sodio y se convierten autotérmicamente en los correspondientes silicatos insolubles.

 

Atrás

Lunes, marzo de 28 2011 19: 58

Limpieza de calles

Adaptado de la 3ra edición, Enciclopedia de Salud y Seguridad Ocupacional.

La prevención de enfermedades transmitidas por la suciedad, la prevención de daños a los vehículos por objetos dañinos y el placer de ver una ciudad ordenada y atractiva son todos los beneficios que se derivan de las calles limpias. Los animales arreados o los vehículos tirados por animales, que en épocas anteriores generaban condiciones insalubres, en general han dejado de ser un problema; sin embargo, la expansión de la población mundial con el aumento resultante en la generación de desechos, el aumento en el número y tamaño de las fábricas, el crecimiento en el número de vehículos y periódicos y la introducción de envases y productos desechables han contribuido a la cantidad de calles basura y se sumó al problema de la limpieza de las calles.

Organización y Procesos

Las autoridades municipales, que reconocen la amenaza para la salud que representan las calles sucias, han tratado de minimizar el peligro organizando secciones de limpieza de calles en los departamentos de obras públicas. En estas secciones, un superintendente responsable de programar la frecuencia de limpieza de varios distritos tendrá capataces responsables de operaciones de limpieza específicas.

Normalmente, los distritos comerciales se barrerán a diario, mientras que los caminos principales y las áreas residenciales se barrerán semanalmente. La frecuencia dependerá de la lluvia o nevada, la topografía y la educación de la población sobre la prevención de la basura.

El superintendente también decidirá los medios más efectivos para lograr calles limpias. Estos pueden ser el barrido a mano por un trabajador o un grupo, el lavado con manguera o el barrido o lavado con máquina. Por lo general, se utilizará una combinación de métodos, según la disponibilidad del equipo, el tipo de suciedad encontrada y otros factores. En áreas de fuertes nevadas, en ocasiones se pueden utilizar equipos especiales para quitar la nieve.

El barrido manual generalmente se realiza durante el día y se limita a la limpieza de canaletas o limpieza puntual de aceras o áreas adyacentes. El equipo utilizado consiste en escobas, raspadores y palas. Un barrendero generalmente patrulla una ruta específica y limpia alrededor de 9 km de acera por turno en condiciones favorables; sin embargo, esto puede reducirse en distritos comerciales congestionados.

La suciedad recolectada por el barrido de una sola persona se coloca en un carro que él o ella empuja y vuelca en cajas colocadas a intervalos a lo largo de su ruta; estas cajas se vacían periódicamente en camiones de basura. En el barrido en grupo, la suciedad se barre en montones a lo largo de las canaletas y se carga directamente en los camiones. Normalmente, un grupo de 8 barrenderos tendrá 2 trabajadores asignados como cargadores. El barrido en grupo es particularmente efectivo para trabajos de limpieza masivos, como después de tormentas, desfiles u otros eventos especiales.

Las ventajas del barrido manual son: se ajusta fácilmente para cumplir con las cargas de limpieza cambiantes; se puede utilizar en áreas inaccesibles a las máquinas; puede llevarse a cabo en tráfico pesado con mínima interferencia con el movimiento del vehículo; se puede hacer en climas helados y se puede usar en pavimentos donde las condiciones de la superficie no permiten la limpieza con máquina. Las desventajas son: el trabajo es peligroso en el tráfico; levanta polvo; la suciedad apilada en las canaletas puede ser dispersada por el viento o el tráfico si no se recoge con prontitud; y barrer a mano puede ser costoso en áreas de mano de obra costosa.

El lavado de mangueras no se considera una operación económica en la actualidad; sin embargo, es efectivo donde hay una gran cantidad de suciedad o lodo adherido a las superficies del pavimento, donde hay una gran cantidad de vehículos estacionados o en áreas de mercado. Generalmente se realiza de noche por un equipo de dos personas, una de las cuales maneja la boquilla de la manguera y dirige el chorro y la otra conecta la manguera al hidrante. El equipo consta de mangueras, boquillas de manguera y llaves para hidrantes.

Las máquinas barredoras consisten en chasis motorizados montados con cepillos, transportadores, rociadores y contenedores de almacenamiento. Por lo general, se utilizan al final de la tarde o temprano en la mañana en los distritos comerciales y durante el día en las zonas residenciales. La acción de limpieza se limita a las canaletas y áreas adyacentes donde se acumula la mayor parte de la suciedad.

La máquina es operada por un trabajador y se espera que limpie aproximadamente 36 km de bordillos durante un turno de 8 horas. Los factores que afectan la producción son: el número de veces y la distancia que se debe recorrer para descargar la tierra o recoger el agua de riego; densidad de tráfico; y cantidad de suciedad recogida.

Las ventajas de las máquinas barredoras son: limpian bien, rápidamente y no levantan polvo cuando se utilizan aspersores; recogen la suciedad mientras limpian; se pueden usar por la noche; y son relativamente económicos. Las desventajas son: no pueden limpiar debajo de autos estacionados o en áreas fuera del pavimento; no son efectivos en calles ásperas, mojadas o embarradas; el rociador no se puede usar en climas helados y el barrido en seco levanta polvo; y requieren operadores calificados y personal de mantenimiento.

Las máquinas de lavado son esencialmente tanques de agua montados en un chasis motorizado que está equipado con una bomba y una boquilla para proporcionar presión y dirigir el chorro de agua contra la superficie del pavimento. Se puede esperar que la máquina limpie unos 36 km de pavimento de 7 m de ancho durante un turno de 8 horas.

Las ventajas de las máquinas de lavado son: se pueden utilizar con eficacia en pavimentos húmedos o embarrados; limpian rápido, bien y debajo de los autos estacionados sin levantar polvo; y pueden operar de noche o con tráfico ligero. Las desventajas son: requieren una limpieza adicional para ser efectivos donde las condiciones de la calle, la basura o el alcantarillado no son favorables; molestan a los peatones oa los conductores de vehículos que son salpicados; no se pueden usar en climas helados; y requieren operadores calificados y personal de mantenimiento.

Riesgos y su prevención

La limpieza de calles es una ocupación peligrosa por el hecho de que se realiza en medio del tráfico y se ocupa de la suciedad y los desechos, con posibilidad de infección, cortes por vidrios rotos, latas, etc. En áreas concurridas, las barredoras manuales pueden estar expuestas a una cantidad considerable de monóxido de carbono ya un alto nivel de ruido.

Los peligros del tráfico se protegen capacitando a los barrenderos en formas de evitar el peligro, como organizar el trabajo contra el flujo del tráfico y proporcionarles ropa muy visible, así como colocar banderas rojas u otros dispositivos de advertencia en sus carros. Las máquinas barredoras y limpiadoras de agua se hacen visibles equipándolas con luces intermitentes, ondeando banderas y pintándolas de manera distintiva.

Los barrenderos, y en particular los barrenderos manuales, están expuestos a todos los caprichos del clima y ocasionalmente pueden tener que trabajar en condiciones muy severas. Las enfermedades, infecciones y accidentes de manejo pueden prevenirse en parte mediante el uso de EPP y en parte mediante la capacitación. El equipo mecánico, como el que se utiliza para limpiar la nieve, debe ser operado únicamente por trabajadores capacitados.

Debe haber un punto central convenientemente accesible que proporcione buenas instalaciones de lavado (incluidas duchas cuando sea posible), un guardarropa con arreglos para cambiarse y secar la ropa, un comedor y una sala de primeros auxilios. Es deseable un examen médico periódico.

Preocupaciones ambientales de la eliminación de nieve

La remoción y eliminación de nieve presenta un conjunto de preocupaciones ambientales relacionadas con la posible deposición de escombros, sales, aceite, metales y partículas en los cuerpos de agua locales. Existe un peligro particular por la concentración de partículas, como el plomo, que se originan en las emisiones atmosféricas de las áreas industrializadas y los automóviles. El peligro de la escorrentía del agua de deshielo para los organismos acuáticos y el riesgo de contaminación del suelo y las aguas subterráneas se ha contrarrestado mediante la adopción de prácticas de manipulación seguras que protegen las áreas sensibles de la exposición. Se han adoptado pautas de eliminación de nieve en varias provincias canadienses (p. ej., Quebec, Ontario, Manitoba).

 

Atrás

Lunes, marzo de 28 2011 20: 00

Industria Municipal de Reciclaje

General

Reciclar significa diferentes cosas para diferentes personas. Para los consumidores, reciclar puede significar sacar botellas y latas para su recolección en la acera. Para un fabricante de productos, un fabricante de materias primas o un fabricante de bienes, significa incluir materiales reciclados en el proceso. Para los proveedores de servicios de reciclaje, reciclar puede significar brindar servicios rentables de recolección, clasificación y envío. Para los basureros, significa seleccionar los materiales reciclables de la basura y los botes de basura y venderlos a los depósitos de reciclaje. Para los encargados de formular políticas públicas en todos los niveles de gobierno, significa establecer normas que rijan la recolección y la utilización, así como reducir el volumen de desechos que se eliminarán y obtener ingresos de la venta de materiales reciclados. Para que el reciclaje funcione de manera efectiva y segura, estos diversos grupos deben ser educados para trabajar juntos y compartir la responsabilidad de su éxito.

La industria del reciclaje ha estado creciendo constantemente desde su inicio hace un siglo. Hasta la década de 1970, se mantuvo básicamente sin cambios como un esfuerzo voluntario del sector privado realizado en gran parte por chatarreros. Con el advenimiento de la incineración en la década de 1970, se volvió deseable separar ciertos materiales antes de colocar los desechos en los hornos. Este concepto se introdujo para abordar los problemas de emisión creados por metales, baterías, plásticos y otros materiales desechados en los desechos urbanos que estaban provocando el cierre de muchos incineradores antiguos por contaminar el medio ambiente. La creciente preocupación por el medio ambiente proporcionó el impulso principal para la separación organizada de plásticos, aluminio, hojalata, papel y cartón del flujo de residuos residenciales. Inicialmente, la industria del reciclaje no era económicamente viable como negocio autosuficiente, pero a mediados de la década de 1980, la necesidad de los materiales y el aumento de sus precios llevaron al desarrollo de muchas nuevas instalaciones de reciclaje de materiales (MRF) para manejar materiales reciclables mezclados. materiales en los EE.UU. y Europa.

Fuerza de trabajo

La amplia gama de habilidades y experiencia hace que el rango de empleo para un MRF sea muy amplio. Ya sea que se trate de una MRF de servicio completo o de una operación de una sola línea de clasificación, generalmente se emplean los siguientes grupos de trabajadores:

  • Operadores de equipo pesado (cargadores frontales, garfios, bulldozers, etc.) trabajan en el piso de volteo, coordinando el movimiento de desechos desde el área de preparación del piso de volcado hasta el área donde se clasifican los materiales.
  • Clasificadores de materiales, la mayoría de la plantilla, segrega y clasifica los materiales reciclables por producto y/o color. Esto se puede hacer completamente a mano o con la ayuda de equipo. A continuación, los materiales clasificados se embalan o embalan.
  • Operadores de montacargas son responsables de mover los fardos terminados desde la garganta de la empacadora hasta el área de almacenamiento y desde allí hasta los camiones u otros medios de transporte.
  • Trabajadores de mantenimiento se están volviendo cada vez más importantes a medida que la tecnología avanza y las máquinas y equipos se vuelven más complicados.

 

Procesos e Instalaciones

La industria del reciclaje ha crecido muy rápidamente y ha desarrollado muchos procesos y procedimientos diferentes a medida que avanza la tecnología de clasificación de materiales reciclables. Los tipos de instalación más comunes incluyen MRF de servicio completo, MRF sin flujo de desechos y sistemas simples de clasificación y procesamiento.

MRF de servicio completo

El MRF de servicio completo recibe materiales reciclables mezclados en los flujos de residuos residenciales. Por lo general, el residente coloca los materiales reciclables en bolsas de plástico de colores que luego se colocan en el contenedor de residuos residenciales. Esto permite a la comunidad combinar materiales reciclables con otros desechos residenciales, eliminando la necesidad de vehículos y contenedores de recolección por separado. Una secuencia típica de operaciones incluye los siguientes procedimientos:

  • Las bolsas de residuos y reciclables se depositan desde el vehículo de recogida en el suelo de recogida/vertedero.
  • La mezcla de desechos y materiales reciclables se mueve con una garra o un cargador frontal a un transportador en el piso.
  • El transportador mueve el material al área de clasificación donde un trommel giratorio (un tamiz cilíndrico) abre las bolsas y permite que las partículas muy pequeñas de suciedad, arena y grava pasen a través de las aberturas a un contenedor de recolección para su eliminación.
  • El resto de materiales se clasifican de forma semiautomática mediante cribas o discos según peso y voluminosidad. El vidrio se clasifica por su mayor peso, los plásticos por su menor peso y los materiales de fibra de papel por su volumen.
  • Los empleados clasifican manualmente los materiales, generalmente desde una posición elevada sobre los búnkeres en los que se pueden almacenar los materiales. Los materiales se clasifican según el grado del papel, el color del vidrio, las propiedades físicas del plástico, etc.
  • Los desperdicios y otros desechos son recogidos y retirados por cargas de camiones con remolque.
  • Los materiales separados se mueven desde las tolvas mediante un montacargas o mediante un “piso móvil” (es decir, una cinta transportadora) hasta una empacadora o una operación de trituración y empacado.
  • La paca formada se descarga de la empacadora y se traslada al área de almacenamiento mediante una carretilla elevadora.
  • Los fardos recogidos se envían por ferrocarril o por camión con remolque. En lugar de empacar, algunos MRF cargan los materiales a granel en un vagón de ferrocarril o en un remolque de tractor.

 

MRF de flujo sin desperdicios

En este sistema, solo los reciclables son entregados al MRF; los desechos residenciales van a otra parte. Se trata de un sistema de proceso de clasificación y procesamiento avanzado y semiautomático en el que todos los pasos son los mismos que los descritos anteriormente. Debido al volumen más pequeño, hay menos empleados involucrados.

Sistema simple de clasificación/procesamiento

Este es un sistema intensivo en mano de obra en el que la clasificación se realiza manualmente. Por lo general, se utiliza una cinta transportadora para mover material de una estación de trabajo a otra y cada clasificador retira un tipo de material a medida que la cinta pasa por su estación. Una secuencia típica para un sistema de procesamiento tan simple y económico incluiría estos procesos:

  • Los materiales reciclables mixtos se reciben en un piso basculante y se mueven mediante un cargador frontal a la cinta transportadora de clasificación principal.
  • Las botellas de vidrio se separan manualmente por color (piedra, ámbar, verde, etc.).
  • Los contenedores de plástico se clasifican por grado y se acumulan para embalarlos.
  • Las latas de aluminio se retiran manualmente y se alimentan a un compactador o empacadora.
  • Los materiales restantes se descargan en una pila o contenedor de residuos para su eliminación.

 

Equipo y maquinaria

La maquinaria y el equipo que se utiliza en un MRF está determinado por el tipo de proceso y los volúmenes de materiales que se manejan. En un MRF semiautomático típico, incluiría:

  • abridores de bolsas
  • separadores magnéticos
  • tamices (discos, agitadores o trommel)
  • equipos de clasificación de materiales (mecánicos o neumáticos)
  • trituradoras de vidrio
  • empacadoras y compactadoras
  • separadores de corrientes de Foucault (para la separación de metales no ferrosos)
  • cintas transportadoras
  • material rodante.

 

Riesgos para la salud y la seguridad

Los trabajadores de MRF enfrentan una gran variedad de peligros ambientales y laborales, muchos de los cuales son impredecibles ya que el contenido de los desechos cambia continuamente. Destacan entre ellos:

  • enfermedades infecciosas de desechos biológicos y médicos
  • toxicidad aguda y crónica de productos químicos domésticos, disolventes y otros productos químicos desechados. Este riesgo no es muy grande (excepto cuando los desechos industriales llegan a la corriente residencial), ya que los productos químicos domésticos no suelen ser muy tóxicos y solo están presentes en cantidades relativamente pequeñas.
  • disolventes y combustibles y gases de escape (especialmente operadores de vehículos y trabajadores de mantenimiento)
  • exposiciones al calor, al frío y al mal tiempo, ya que muchos MRF están expuestos a los elementos
  • ruido a niveles nocivos cuando las máquinas pesadas operan en espacios confinados
  • peligros físicos como resbalones y caídas, heridas punzantes, laceraciones y abrasiones, distensiones musculares, esguinces y lesiones por movimientos repetitivos. Los clasificadores suelen estar de pie continuamente, mientras que los operadores de vehículos a veces deben lidiar con asientos y controles operativos mal diseñados.
  • polvo y partículas en el aire.

 

La Tabla 1 enumera los tipos de lesiones más comunes en la industria del reciclaje.

Tabla 1. Lesiones más frecuentes en la industria del reciclaje.

Tipo de lesión

Causa de la lesión

parte del cuerpo afectada

Cortes, abrasiones y laceraciones

Contacto con materiales cortantes

manos y antebrazos

Tensión

Lifting

Espalda baja

Partículas en el ojo

Polvo en el aire y objetos voladores

Ojo

Movimiento repetitivo

Clasificación manual

Extremidades superiores

 

Prevención

Los trabajadores de MRF tienen el potencial de estar expuestos a cualquier tipo de desechos que reciban, así como al entorno en constante cambio en el que trabajan. La dirección de la instalación debe estar constantemente al tanto del contenido del material que se entrega, la capacitación y supervisión de los trabajadores y el cumplimiento de las normas y reglamentos de seguridad, el uso adecuado de los EPP y el mantenimiento de las máquinas y equipos. Las siguientes consideraciones de seguridad merecen constante atención:

  • precauciones de bloqueo/etiquetado
  • quehacer general
  • mantenimiento de salida
  • preparación para emergencias y, cuando sea necesario, acceso a primeros auxilios y asistencia médica
  • programas de conservación de la audición
  • protección contra patógenos transmitidos por la sangre
  • mantenimiento preventivo de maquinas y equipos
  • patrones de tráfico y peligro para los peatones del material rodante
  • espacios confinados
  • formación y prevención de incendios y equipos para la extinción de incendios
  • gestión de residuos domésticos peligrosos
  • disponibilidad y uso de EPP de alta calidad y del tamaño adecuado.

 

Conclusión

El reciclaje municipal es una industria relativamente nueva que está cambiando rápidamente a medida que crece y su tecnología avanza. La salud y seguridad de su fuerza laboral dependen del diseño adecuado de los procesos y equipos y de la adecuada capacitación y supervisión de sus trabajadores.

 

Atrás

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de Servicios Públicos y Gubernamentales

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1989. Directrices para la Evaluación de Bioaerosoles en el Ambiente Interior. Cincinnati, OH: ACGIH.

Angerer, J, B Heinzow, DO Reimann, W Knorz y G Lehnert. 1992. Exposición interna a sustancias orgánicas en un incinerador de residuos municipales. Int Arch Occup Environ Health; 64(4):265-273.

Asante-Duah, DK, FK Saccomanno y JH Shortreed. 1992. El comercio de residuos peligrosos: ¿Se puede controlar? Environ Sci Technol 26:1684-1693.

Beede, DE y DE Bloom. 1995. La economía de los residuos sólidos municipales. Observador de investigación del Banco Mundial. 10(2):113-115.

Belin, L. 1985. Problemas de salud causados ​​por actinomicetos y mohos en el ambiente industrial. Suplemento para alergias 40:24-29.

Bisesi, M y D Kudlinski. 1996. Medición de bacterias gramnegativas en el aire en áreas seleccionadas de un edificio de deshidratación de lodos. Presentado en la Conferencia y Exposición Estadounidense de Higiene Industrial, del 20 al 24 de mayo, Washington, DC.

Botros, BA, AK Soliman, M Darwish, S el Said, JC Morrill y TG Ksiazek. 1989. Seroprevalencia de tifus murino y fiebre botonosa en ciertas poblaciones humanas en Egipto. J Trop Med Hyg. 92(6):373-378.

Bourdouxhe, M, E Cloutier y S Guertin. 1992. Étude des risques d'accidents dans la collecte des ordures ménagères. Montreal: Institut de recherche en santé de la sécurité du travail.

Bresnitz, EA, J Roseman, D Becker y E Gracely. 1992. Morbilidad entre los trabajadores de incineradores de residuos municipales. Am J Ind Med 22 (3): 363-378.

Brophy, M. 1991. Programas de entrada a espacios confinados. Boletín de Seguridad y Salud de la Federación de Control de la Contaminación del Agua (primavera):4.

Brown, JE, D Masood, JI Couser y R Patterson. 1995. Neumonitis por hipersensibilidad del compostaje residencial: pulmón del compostador residencial. Ann Allergy, Asthma & Immunol 74:45-47.

Clark, CS, R Rylander y L Larsson. 1983. Niveles de bacterias gramnegativas, aspergillus fumigatus, polvo y endotoxinas en plantas de compostaje. Appl Environ Microbiol 45:1501-1505.

Cobb, K y J Rosenfield. 1991. Programa de Estudio Domiciliario de Manejo Municipal de Compostaje. Ithaca, NY: Instituto de Gestión de Residuos de Cornell.

Cointreau-Levine, SJ. 1994. Participación del sector privado en los servicios de RSU en los países en desarrollo: el sector formal, vol. 1. Washington, DC: Banco Mundial.

Colombi, A. 1991. Riesgos para la salud de los trabajadores de la industria de eliminación de residuos (en italiano). Med Lav 82(4):299-313.

Coughlin, SS. 1996. Justicia ambiental: El papel de la epidemiología en la protección de las comunidades sin poder de los peligros ambientales. Sci Medio ambiente total 184: 67-76.

Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS). 1993. Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos. Ginebra: CIOMS.

Cray, C. 1991. Waste Management Inc.: una enciclopedia de delitos ambientales y otros
Fechorías, 3ª edición (revisada). Chicago, IL: Greenpeace USA.

Crook, B, P Bardos y J Lacey. 1988. Plantas de compostaje de residuos domésticos como fuente de microorganismos transportados por el aire. En Aerosoles: su generación, comportamiento y aplicación, editado por WD Griffiths. Londres: Aerosol Society.

Desbaumes, P. 1968. Estudio de los riesgos inherentes a las industrias de tratamiento de basuras y aguas residuales (en francés). Rev Med Suisse Romande 88(2):131-136.

Ducel, G, JJ Pitteloud, C Rufener-Press, M Bahy y P Rey. 1976. La importancia de la exposición bacteriana en los empleados de saneamiento cuando recogen basura (en francés). Soz Praventivmed 21(4):136-138.

Asociación Holandesa de Salud Ocupacional. 1989. Protocol Onderzoeksmethoden Micro-biologische Binnenlucht-verontreinigingen [Métodos de investigación en contaminación biológica del aire interior]. Informe del grupo de trabajo. La Haya, Países Bajos: Asociación Holandesa de Salud Ocupacional.

Emery, R, D Sprau, YJ Lao y W Pryor. 1992. Liberación de aerosoles bacterianos durante la compactación de desechos infecciosos: una evaluación inicial de riesgos para los trabajadores de la salud. Am Ind Hyg Assoc J 53(5):339-345.

Gellin, GA y MR Zavon. 1970. Dermatosis ocupacionales de los trabajadores de residuos sólidos. Arch Environ Health 20(4):510-515.

Paz verde. 1993. ¡Nos han tenido! Plásticos de Montreal vertidos en el extranjero. Informe de Comercio Internacional de Tóxicos de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

—. 1994a. La invasión de desechos de Asia: un inventario de Greenpeace. Informe de comercio tóxico de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

—. 1994b. Incineración. Inventario de tecnologías tóxicas de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

Gustavsson, P. 1989. Mortalidad entre los trabajadores de una incineradora de residuos municipales. Am J Ind Med 15(3):245-253.

Heida, H, F Bartman y SC van der Zee. 1975. Exposición ocupacional y monitoreo de la calidad del aire interior en una instalación de compostaje. Am Ind Hyg Assoc J 56(1): 39-43.

Johanning, E, E Olmsted y C Yang. 1995. Problemas médicos relacionados con el compostaje de residuos municipales. Presentado en la Conferencia y Exposición Estadounidense de Higiene Industrial, del 22 al 26 de mayo, Kansas City, KS.

Knop W. 1975. Work safety in incinerator plants (en alemán) Zentralbl Arbeitsmed 25(1):15-19.

Kramer, MN, VP Kurup y JN Fink. 1989. Aspergilosis broncopulmonar alérgica de un vertedero contaminado. Am Rev Respir Dis 140:1086-1088.

Lacey, J, PAM Williamson, P King y RP Barbos. 1990. Microorganismos aerotransportados asociados con el compostaje de desechos domésticos. Stevenage, Reino Unido: Laboratorio Warren Spring.

Lundholm, M y R Rylander. 1980. Síntomas ocupacionales entre los trabajadores del compost. J Occup Med 22(4):256-257.

Malkin, R, P Brandt-Rauf, J Graziano y M Parides. 1992. Niveles de plomo en sangre en trabajadores de incineradores. Medio Ambiente Res 59(1):265-270.

Malmros, P y P Jonsson. 1994. Gestión de residuos: Planificación para la seguridad de los trabajadores del reciclaje. Gestión de residuos y recuperación de recursos 1:107-112.

Malmros, P, T Sigsgaard y B Bach. 1992. Problemas de salud ocupacional debido a la clasificación de basura. Gestión e Investigación de Residuos 10:227-234.

Mara, DD. 1974. Bacteriología para Ingenieros Sanitarios. Londres: Churchill Livingstone.

Maxey, MN. 1978. Peligros del manejo de desechos sólidos: problemas bioéticos, principios y prioridades. Perspectiva de Salud Ambiental 27:223-230.

Millner, PD, SA Olenchock, E Epstein, R Rylander, J Haines y J Walker. 1994. Bioaerosoles asociados con instalaciones de compostaje. Ciencia y utilización del compost 2:3-55.

Mozzon, D, DA Brown y JW Smith. 1987. Exposición ocupacional a polvo transportado por el aire, cuarzo respirable y metales derivados del manejo, quema y vertido de desechos. Am Ind Hyg Assoc J 48(2):111-116.

Nersting, L, P Malmros, T Sigsgaard y C Petersen. 1990. Riesgo biológico para la salud asociado con la recuperación de recursos, clasificación de residuos reciclados y compostaje. Grana 30:454-457.

Paull, JM y FS Rosenthal. 1987. Tensión por calor y estrés por calor para trabajadores que usan trajes protectores en un sitio de desechos peligrosos. Am Ind Hyg Assoc J 48(5):458-463.

Puckett, J y C Fogel 1994. Una victoria para el medio ambiente y la justicia: la prohibición de Basilea y cómo sucedió. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

Rahkonen, P, M Ettala y I Loikkanen. 1987. Condiciones de trabajo e higiene en los rellenos sanitarios de Finlandia. Ann Occup Hyg 31(4A):505-513.

Robazzi, ML, E Gir, TM Moriya y J Pessuto. 1994. El servicio de recolección de basura: Riesgos laborales versus daños a la salud (en portugués). Rev Esc Enferm USP 28(2):177-190.

Rosas, I, C Calderón, E Salinas, and J Lacey. 1996. Microorganismos aerotransportados en una estación de transferencia de desechos domésticos. En Aerobiología, editado por M Muilenberg y H Burge. Nueva York: Lewis Publishers.

Rummel-Bulska, I. 1993. El Convenio de Basilea: un enfoque global para la gestión de desechos peligrosos. Documento presentado en la Conferencia de la Cuenca del Pacífico sobre Residuos Peligrosos, Universidad de Hawái, noviembre.

Salvato, JA. 1992. Ingeniería Ambiental y Saneamiento. Nueva York: John Wiley and Sons.

Schilling, CJ, IP Tams, RS Schilling, A Nevitt, CE Rossiter y B Wilkinson. 1988. Una encuesta sobre los efectos respiratorios de la exposición prolongada a cenizas de combustible pulverizadas. Br J Ind Med 45(12):810-817.

Shrivastava, DK, SS Kapre, K Cho y YJ Cho. 1994. Enfermedad pulmonar aguda después de la exposición a cenizas volantes. Cofre 106(1):309-311.

Sigsgaard, T, A Abel, L Donbk y P Malmros. 1994. Cambios en la función pulmonar entre trabajadores de reciclaje expuestos a polvo orgánico. Am J Ind Med 25:69-72.

Sigsgaard, T, B Bach y P Malmros. 1990. Insuficiencia respiratoria entre los trabajadores de una planta de manejo de basura. Am J Ind Med 17(1):92-93.

Smith, RP. 1986. Respuestas tóxicas de la sangre. En Toxicología de Casarett y Doull, editado por CD Klaassen, MO Amdur y J Doull. Nueva York: Macmillan Publishing Company.

Soskolne, C. 1997. Transporte internacional de desechos peligrosos: Comercio legal e ilegal en el contexto de la ética profesional. Bioética Global (septiembre/octubre).

Spinaci, S, W Arossa, G Forconi, A Arizio y E Concina. 1981. Prevalencia de obstrucción bronquial funcional e identificación de grupos de riesgo en una población de trabajadores industriales (en italiano). Med Lav 72(3):214-221.

Noticias Southam. 1994. Se propone la prohibición de exportar desechos tóxicos. Diario de Edmonton (9 de marzo): A12.

van der Werf, P. 1996. Bioaerosoles en una instalación de compostaje canadiense. Biociclo (septiembre): 78-83.
Vir, AK. 1989. Comercio tóxico con África. Medio Ambiente Sci Technol 23:23-25.

Weber, S, G Kullman, E Petsonk, WG Jones, S Olenchock y W Sorensen. 1993. Exposición a polvo orgánico por manipulación de compost: presentación de casos y evaluación de la exposición respiratoria. Am J Ind Med 24:365-374.

Wilkenfeld, C, M Cohen, SL Lansman, M Courtney, MR Dische, D Pertsemlidis y LR Krakoff. 1992. Trasplante de corazón por miocardiopatía terminal causada por un feocromocitoma oculto. J Heart Lung Transplant 11:363-366.